Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

miércoles, 6 de noviembre de 2019

La dieta de los primeros europeos
by LB Paleorama - 0

Fragmentos de hueso con marcas de corte de hace 1,4 millones de años, yacimientos de Orce (Granada). Foto: Espigares et alii.

El yacimiento de Orce conserva las huellas de corte sobre hueso más antiguas de Europa (1,4 MA)

Los yacimientos de Orce (Baza, Granada) continúan revelándose como un enclave fundamental para entender a los primeros grupos humanos que habitaron Europa. La antigüedad de los restos de fauna y herramientas encontrados así lo respaldan. Ahora se publica un estudio en Nature sobre las numerosas huellas de corte identificadas en fragmentos óseos del yacimiento, que nos permite entender como era la dieta de estos homínidos hace más de un millón de años.

Fecha de Publicación
6 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Diario SurGranada HoyLa Vanguardia
Fuente de las imágenes
Nature Scientific Reports
Palabras clave:
Prehistoria, Paleolítico inferior, Pleistoceno inferior, Orce, Granada, Andalucía, España, hueso, huellas de corte, alimentación, dieta, gastronomía
Bibliografía científica, publicación original
Nature Scientific Reports
Las investigaciones en Orce siguen avanzando campaña a campaña, en los distintos enclaves conocidos, y también en el laboratorio. Estos trabajos nos han permitido conocer cómo era el sur de la península hace un millón de años, qué animales lo habitaban, y vislumbrar la huella de los primeros homínidos en el continente europeo.

Un reciente estudio publicado en Nature se centra en el análisis de las huellas de corte y rotura identificadas en restos óseos de fauna recuperados en el conjunto de yacimientos de Orce. Para ello se han revisado unos 15.000 fragmentos de hueso fósil, entre los que se han localizado 227 ejemplares con evidencias de modificación intencional.

La investigación ha sido liderada por María Patrocinio Espigares, profesora del Departamento de Ecología y Geología de la Universidad de Málaga (UMA), en colaboración el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona y el Museo de Historia Natural de Los Ángeles (California, EE UU).

¿Qué comían?

Los huesos incluidos en el estudio fueron recuperados en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva-3. De todos ellos se deduce que en la dieta de estos grupos humanos se incluían tanto grandes mamíferos como animales de pequeño tamaño, entre los que hay evidencias de tortugas. De las especies más voluminosas se obtendría tanto carne como grasa y médula ósea, el preciado tuétano. Otras especies de pequeño tamaño consumidas son roedores, conejos o liebres y aves.

Espigares explica que las marcas identificadas fueron realizadas con herramientas de sílex y caliza, lo que avala que se trate de evidencias del aprovechamiento por parte de antiguos homínidos. En otros casos se han identificado mordeduras de hienas, roedores o puercoespines.

Los distintos tipos de marcas documentados (incisiones, aserrados, raspados, tajos) nos indican que los cuerpos de estos animales fueron despellejados, desarticulados, descarnados y eviscerados. Además, las marcas de fractura revelan la búsqueda del tuétano en su interior.

Probablemente la dieta de estos grupos se completase con pequeños mamíferos, anfibios, reptiles, huevos de aves y caracoles. De todo ello se han documentado ejemplos durante las excavaciones.

Leer Más

lunes, 4 de noviembre de 2019

Neandertales adornados con garras de águila imperial en Tarragona
by LB Paleorama - 0

Falange de águila imperial ibérica procesada por neandertales en Cova Forada (Calafell, Tarragona). Foto: Antonio Rodríguez-Hidalgo, IDEA.

Se documenta por primera vez este tipo de práctica en la península Ibérica, en una fecha especialmente tardía

Ya sabíamos que hace al menos 130.000 años los neandertales habían comenzado a desarrollar una cultura material que incluía la fabricación de adornos con garras de águila, y que probablemente desembocaría en el desarrollo de la cultura chatelperroniense a finales del Paleolítico medio. Por primera vez se han localizado evidencias de la fabricación de este tipo de adornos en la península Ibérica, concretamente con garras de águila imperial ibérica, y han resultado ser sorprendentemente modernas.

Fecha de Publicación
1 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SincDicytLa Vanguardia
Fuente de las imágenes
Science Advances
Palabras clave:
neandertales, paleolítico medio, chatelperroniense, águila, adorno, colgante, Cova Forada, Calafell, Tarragona, Cataluña, España, moda
Bibliografía científica, publicación original
Science Advances

  • Mapa con el área de distribución de los neandertales y los yacimientos con evidencias de falanges de rapaz procesadas. Foto: Rodríguez Hidalgo et alii.
  •  
  • Análisis de la morfología de las marcas de corte usando el microscopio digital HIROX KH-8700 3D. Foto: Antonio Rodríguez-Hidalgo, IDEA.
  •  
Una pequeña falange, de algo menos de tres centímetros de longitud, es la prueba del procesado de garras de águila por parte de los neandertales que habitaron Cueva Forada de Calafell hace unos 39.000 años. Nada que no hubieran hecho ya miles de años antes sus congéneres en otros puntos del sur de Europa, pero por primera vez se ha podido documentar esta actividad entre los últimos neandertales de la península Ibérica, expandiendo tanto geográficamente como cronológicamente este tipo de prácticas.

El completo estudio de este hallazgo ha sido publicado en la revista Science Advances. Su autor principal, Antonio Rodríguez-Hidalgo, es investigador del Instituto de Evolución Humana en África (IDEA) y de la Universidad de Barcelona. Gracias al trabajo de este equipo de investigación, con miembros de centros de investigación españoles, franceses y canadienses, hemos podido saber que la falange documentada corresponde a un ejemplar de águila imperial ibérica (Aquila adalberti), y que se trata de la falange 1 del primer dedo (Hallux) del pie izquierdo.

En este hueso se han podido identificar doce marcas de corte en la parte dorsal de la diáfisis, que cubren aproximadamente dos tercios de la longitud total de la falange. Casi todos los cortes están orientados de forma oblicua con respecto al eje principal del hueso.

La ubicación y profundidad de las marcas concuerdan con los trabajos experimentales publicados por Romandini et alii. Estas estrías se asociarían con la desarticulación de la garra y el dedo completo del tarsometatarso.

A parte de esta falange, identificada como FO15/IV1/E6/1339, ningún otro resto de águila o de rapaz en Cova Forada muestra hasta ahora modificaciones de origen antrópico.

En todo caso, cabe resaltar que todos los restos de águila recuperados pertenecen a sus extremidades, entre los que solo se ha recuperado una garra. Este hecho debe ser tomado en consideración ya que no se corresponde con la representación esqueletal de los abundantes restos de pequeños pájaros localizados en la cueva.

Rodríguez-Hidalgo ha relatado a Sinc que “Las garras de rapaces prácticamente no contienen nutrientes. Además, este tipo de águila es muy escasa en los ecosistemas, ¿las usarían entonces como comida gourmet? Por último, no encontramos marcas de mordeduras o cocinado ni otras partes del cuerpo del águila, por lo que se descarta que se usaran para el consumo”.

Juan Ignacio Morales, tambien coautor de la investigación, considera que el uso de las garras de águila como elementos de adorno podría haber pasado de los neandertales a los humanos modernos, ya que los segundos no iniciaron esta práctica hasta que llegaron a Europa.

Los trabajos en Cueva Forada se iniciaron en 1997. Se trata del yacimiento chatelperroniense ubicado más al sur de Europa, y supuso un cambio en los estudios sobre el paso del Paleolítico medio al Paleolítico superior hace unos 40.000 años.

Leer Más

jueves, 31 de octubre de 2019

Curso nuevas tecnologías para el estudio del registro arqueológico en la UVA
by LB Paleorama - 0

Curso de introducción: Nuevas Tecnologías aplicadas a la Digitalización, Estudio y Análisis Espacial del Registro Arqueológico, Universidad de Valladolid

Se celebra del 11 al 15 de noviembre en la Universidad de Valladolid

Interesante curso donde se aprende el manejo de diferentes programas como database SIRA, Blender, SPSS o QGIS, y técnicas como RTI (Reflectance Transformation Imaging) o la creación de moldes de silicona de alta resolución para el estudio de marcas de desgaste/cortes/mordeduras. Todo ello a través de un caso práctico arqueológico.

Fecha de Publicación
31 de octubre de 2019
Palabras clave:
agenda, cursos, Universidad de Valladolid, nuevas tecnologías, registro arqueológico


  • Tríptico del curso (1)
  •  
  • Tríptico del curso (2)
  •  
La Universidad de Valladolid organiza este curso de introducción totalmente práctico y presencial en el que se utilizarán diferentes tecnologías relacionadas con la digitalización y análisis espacial del registro arqueológico.

Para alcanzar los objetivos y competencias se irá aprendiendo el uso de los diferentes softwares siguiendo el hilo conductor de una reconstrucción virtual de un contexto arqueológico formado por una cerámica de paredes finas que contiene los restos de un Equus caballus. Primer bloque: uso del database SIRA (Sistema Informatizado de Registro Arqueológico) para identificar la tipología cerámica e introducir tanto los datos de la excavación como los de diferentes materiales. Además, se documentará mediante fotogrametría tanto el contexto del hallazgo como el recipiente cerámico. Segundo bloque: uso de Blender para editar los materiales digitales obtenidos con el objetivo de restituir en 3D la cerámica. También, mediante la técnica RTI (Reflectance Transformation Imaging) se documentará la marca de alfarero del recipiente. A diferencia de una fotografía típica, la información de reflectancia permite una visión aumentada de la superficie del objeto en 2D similar a la obtenida con una lupa binocular, pero con atributos 3D. Gracias a la restitución en Blender de la parte fracturada de la cerámica se aprenden conceptos básicos necesarios para imprimir en 3D tales fragmentos de cara a la musealización de la pieza arqueológica. Identificación de restos arqueofaunísticos y estudio mediante moldes de silicona de alta resolución para crear cápsulas de resina de epoxi (MARS-EPOXI) que permite el paso de la luz polarizada. Así se pueden observar nítidamente marcas de desgaste/cortes/mordeduras, gracias al uso de lupas binoculares y microscopios portátiles de alta resolución. Procesado de los restos faunísticos con el software SPSS y la aplicación de sus operaciones básicas trabajando con diferentes variables estadísticas (nominales, ordinales y escala; así como dicotómicas y politómicas). Con el software QGIS se podrá crear un mapa de localización tanto de los restos (micro-escala) como del yacimiento a gran escala. Todas las técnicas que se imparten en el curso son de corte transversal por lo que pueden ser de gran utilidad para aplicar en investigaciones de diferentes áreas de conocimiento como el Patrimonio Cultural, la Arqueología, la Historia, el Arte, la Restauración o la Arquitectura. Así mismo, el alumnado tendrá acceso desde el primer día a una plataforma online donde podrá descargar tanto los materiales como los videotutoriales y presentaciones de los diferentes módulos del curso. Plaza limitadas. Información e inscripciones: sonia.diaz@uva.es

Leer Más

miércoles, 30 de octubre de 2019

Samaín por los rincones de España
by LB Paleorama - 0

Samain 2016 en Garray, Soria. Festival de las Ánimas.

La fiesta celta que cruzó el océano y vuelve con fuerza, apelando a las tradiciones precristianas peninsulares

Hace ya tiempo que venimos recordando el origen europeo de la celebración de Halloween, aunque hoy en día sea más bien una fiesta de ida y vuelta. Ya que aquí quedó cristianizada en la Noche de Difuntos y festividad de Todos los Santos, pero cada vez más pueblos reivindican su tradición precristiana.

Fecha de Publicación
30 de octubre de 2019
Palabras clave:
samain, halloween, agenda, calendario celta, fiestas


  • Festival de las Ánimas, Garray (Soria).
  •  
  • #SAMAÍNeANDO en Lugo
  •  
  • Fiestas de Samaín en Sada
  •  
  • Samaín en Ourense
El Samain era para los pueblos de tradición celta el auténtico fin de año. Terminaban las cosechas y comenzaba la mitad oscura del año, y todo cristalizaba en la celebración de una noche muy especial, en la que los límites entre el mundo de los vivos y los muertos se disolvían, y sus espíritus podían caminar entre nosotros.

Por aquí os dejamos una recopilación de eventos relacionados con Samain que se celebran estos días sobre todo en el noroeste peninsular. ¿Nos falta alguna cerca de tu casa? Déjanosla en comentarios ;)

Festival de las Ánimas. Samaín en Garray (Soria)

Actividades polo Samaín 2019 en Lugo: #SAMAÍNeANDO

Fiestas de Samaín 2019 en Sada

Samaín 2019 en Laviana

Samaín Mieres 2019 - Nun ye Halloween, ye Samaín

Festa do Samaín (2019) en Ourense

Samaín 2019 en Cedeira

Noche del Samaín en Vigo

Samaín 2019 en La Felguera

Leer Más

miércoles, 23 de octubre de 2019

Neandertales en la isla griega de Naxos
by LB Paleorama - 0

Localización del yacimiento arqueológico de Stelida e hipotéticas rutas de dispersión de homininos durante el mínimo glaciar MIS8. Foto: Justin Holcomb.

Herramientas de tipo musteriense parecen señalar su presencia en el complejo de extracción de materias primas de Stelida (Naxos, Grecia)

La evolución de nuestra relación con el medio acuático, nuestra capacidad para adentrarnos en el mar, es algo que llama poderosamente nuestra atención. Las excavaciones en la cantera de materias primas de Stelida, en la isla de Naxos (Grecia) han permitido recuperar más de 9.000 artefactos líticos distribuidos en una amplia cronología que va desde hace 200.000 años hasta hace 13.000. En ese intervalo, además, los cambios en el nivel del mar hicieron que las islas griegas estuvieran en determinados momentos parcialmente unidas al continente. Entre los hallazgos se encuentran herramientas de tipo musteriense, que podrían indicar la presencia de neandertales en la ahora isla.

Fecha de Publicación
17 de octubre de 2019
Fuente de las imágenes
Europa PressScience Advances
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, paleolítico superior, Stelida, Naxos, Grecia, neandertales, musteriense, Homo sapiens, auriñaciense, glaciación, MIS8, gente
Bibliografía científica, publicación original
Science Advances

  • Estructura geoarqueológica e interpretación estratigráfica de la colina de Stelida y la unidad DG-A/001. Foto:  Justin Holcomb y Panagiotis Karkanas.
  •  
  • Artefactos selectos recuperados durante la excavación arqueológica. Foto: J. Lau y N. Thompson.
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.

Las islas griegas se han considerado durante mucho tiempo un área marginal en la dispersión de los distintos homínidos fuera del continente africano. Pero investigaciones como las que se vienen realizando en la cantera de sílex de Stelida, en la isla de Naxos, pueden cambiar profundamente esta visión.

Naxos se encuentra en mitad de la Cuenca del Egeo, donde diferentes dataciones sugieren que hubo homininos habitando la zona hace unos 200.000 años. Estos grupos accedieron a la cantera de Stelida probablemente durante un mínimo glaciar que propició la conexión de las islas con Anatolia y el sureste de Europa. Pudieron llegar allí a través de las tierras emergidas, empleando cierta navegación o combinando ambas formas. Durante el resto del Pleistoceno, esta región fue ocupada y/o atravesada al menos esporádicamente, incluyendo Homo sapiens tempranos hace entre 40.000 y 30.000 años (que pudieron llegar allí en barco). Posteriormente, a comienzos del Holoceno, se observan evidencias de poblaciones mesolíticas de cazadores-recolectores, que habrían llegado indiscutiblemente a través de la navegación.

La investigación iniciada en 2013 en el yacimiento de Stelida, y recientemente publicada en Science Advances presenta la primera secuencia estratigráfica excavada en el Egeo central con hallazgos procedentes de contextos sellados y datados desde el Pleistoceno medio hasta el Holoceno.

La cultura material recuperada es exclusivamente lítica, ya que la materia orgánica tiene serias dificultades para conservarse en los suelos calcáreos de Stelida. Las axcavaciones han permitido recuperar aproximadamente 12.000 piezas, de las que más de 9.000 proceden de estratos sellados y datados del Pleistoceno.

Como sucede en otras canteras prehistóricas, los conjuntos recuperados contienen principalmente materiales en las primeras fases de su procesado. Los objetos acabados que frecuentemente se utilizan para asignaciones cronológicas y culturales apenas aparecen, presumiblemente porque habrían sido transportados para su uso en cualquier otro lugar.

Las excavaciones, análisis de los artefactos y las dataciones obtenidas en Stelida proporcionan la primera evidencia de actividad cultural en el Pleistoceno medio en el Egeo central. Previamente, solo se consideraban la Grecia continental y Anatolia como lugares habitados por neandertales y homininos anteriores en la región.

La posibilidad de que los neandertales, u otras poblaciones de homininos, fueran capaces de acceder a la cuenca del Egeo sugiere que las poblaciones de pre-sapiens tenían opciones alternativas para alcanzar la Europa continental, y no habrían tenido que usar necesariamente la ruta Mármara-Tracia tradicionalmente aceptada. Su presencia en Stelida es además consistente con actuales modelos de rutas de dispersión de homininos en Eurasia, que parecen indicar una preferencia por entornos que ofrezcan materias primas para la fabricación de herramientas y acceso a agua dulce.

Leer Más

lunes, 21 de octubre de 2019

Los microlitos más antiguos del sur asiático
by LB Paleorama - 0

Microlitos de la cueva de Fa-Hien Lena (Sri Lanka). Foto: Wedage et alii.

Excavaciones en la cueva Fa-Hien Lena (Sri Lanka) revelan herramientas de este tipo de más de 45.000 años de antigüedad

Una tecnología muy avanzada para sobrevivir en un medio tan complejo como las selvas del sur de Asia. Los microlitos se suelen interpretar como partes de proyectiles complejos que permitieron a Homo sapiens mejorar sus estrategias de caza. Estos localizados en una cueva de Sri Lanka son igual de antiguos o incluso más que los conocidos en Europa, y nos dan una idea de cómo estos antepasados de nuestra especie lograron adaptarse al entorno en estas grandes selvas.

Fecha de Publicación
21 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
La VanguardiaEuropa Press
Fuente de las imágenes
Plos One
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, industria lítica, microlitos, Fa-Hien Lena, Sri Lanka, Asia, adaptación, tecnología, economía
Bibliografía científica, publicación original
Plos One

  • Núcleos de las fases D y C. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
  •  
  • Lascas de las fases D y C. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
  •  
  • Herramientas microlíticas en la fase D. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
  •  
  • Núcleos de las fases B y A. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
El eurocentrismo impidió que ya en la década de 1980 se comprendiese adecuadamente la presencia de este tipo de útiles en el registro arqueológico de Sri Lanka. Afortunadamente, la progresión de los trabajos arqueológicos en yacimientos como la cueva de Fa-Hien Lena va aportando importantes datos arqueológicos que dibujan un nuevo panorama sobre cómo vivían los primeros grupos de Homo sapiens en este ambiente de selvas, que durante décadas se interpretó como una barrera natural para su expansión.

Las evidencias recuperadas en Fa-Hien Lena han sido objeto de un estudio publicado en Plos One, donde sus investigadores aportan datos que revelan que se trata de los microlitos más antiguos documentados hasta ahora en el sur de Asia, con una antigüedad de c. 48,000–45,000 años cal. BP. Junto a estas herramientas, los trabajos han proporcionado también sólidas evidencias de la explotación de presas arbóreas de pequeño-mediano tamaño y plantas selváticas.

Los microlitos aparecen desde los primeros momentos de la ocupación de la cueva, hace unos 48.000 años, y se mantienen en el registro arqueológico hasta momentos mucho más recientes, hace cerca de 4.000 años. Para los investigadores, estos conjuntos de herramientas serían parte de la plasticidad ambiental que permitió a los grupos de Homo sapiens colonizar y especializarse en toda una diversidad de circunstancias ambientales durante su expansión a lo largo de África y más allá.

Siendo tan antiguos como los que se conocen en Europa (unos 45.000 años), los conjuntos de microlitos de Sri Lanka proporcionan una aproximación a su análisis más allá de los entornos costeros, sabanas o bosques. Parece que en el contexto de Sri Lanka, los microlitos habrían formado parte de tecnologías de proyectiles complejos que permitieran la captura especializada de presas arbóreas y semiarbóreas. Futuros trabajos sobre huellas de uso podrán confirmar estas suposiciones.

La milenaria estabilidad tecnológica en las industrias de piedra de las selvas tropicales asiáticas podría tener que ver con un alto uso de herramientas realizadas sobre materiales orgánicos, y por tanto perecederos.

Leer Más

jueves, 17 de octubre de 2019

El molde de Gánovce y la evolución del cerebro neandertal
by LB Paleorama - 0

Molde interior natural de cráneo neandertal hallado en Gánovce (Eslovaquia). Foto: Eisova et al.

Un fósil ya conocido y revisitado ahora para acercarlo a la comunidad científica

Este interesante fósil, el molde del interior del cráneo de un individuo neandertal que vivió hace 105.000 años, fue hallado en Eslovaquia en 1926, pero el hecho de que los escasos estudios sobre él fueran publicados en checo o eslovaco ha provocado que fuese relativamente desconocido. Un nuevo estudio publicado en Journal of Anthropological Sciences lo trae de nuevo a la actualidad.

Fecha de Publicación
17 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
DicytCENIEH
Fuente de las imágenes
CENIEH Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, neandertal, endocast, molde craneal, cerebro, Gánovce, Eslovaquia, evolución, gente
Bibliografía científica, publicación original
Journal of Anthropological Evolution

Lóbulos parietales pequeños y achatados, lóbulos occipitales pronunciados, y lóbulos frontales muy anchos. Estas son las principales características del molde de Gánovce, un molde endocraneal que se formó por procesos naturales de sedimentación, y que nos permiten identificar que perteneció a un individuo neandertal.

Este tipo de moldes naturales no se encuentran con frecuencia, pero son de gran utilidad para estudiar la morfología y los rasgos evolutivos del cerebro de nuestros antepasados, que por sus propias características no podríamos conocer de otro modo.

Este fósil no es de reciente aparición, sino que fue encontrado hace casi un siglo en Gánovce (Eslovaquia). Su existencia ha pasado bastante desapercibida para la comunidad científica internacional, ya que aunque se publicaron distintos estudios sobre él en las décadas de 1940 y 1960, fueron escritos en checo y eslovaco, lo que dificultó su alcance.

Una de la sprincipales características del fósil es que conserva su forma completa, aunque su nivel de detalle es pobre.

Un nuevo estudio recopila la literatura existente sobre el molde, que pertenece a un individuo que vivió hace 105.000 años, y añade un nuevo análisis mediante tomografía computerizada. Se han estudiado además sus características paleoneurológicas teniendo en cuenta el estado actual de la materia.

De las conclusiones del estudio, en el que ha participado Emiliano Bruner (CENIEH), se desprende que la morfología endocraneal neandertal estaba ya establecida hace más de 100.000 años. De este modo, las proporciones cerebrales neandertales habrían evolucionado mucho antes de que se produjese el aumento de tamaño cerebral descrito para poblaciones neandertales posteriores.

Leer Más