Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

miércoles, 16 de enero de 2019

Asistimos al pase de prensa de Ötzi. El hombre del hielo
by JMI Paleorama - 0

Cartel español de la película 'Ötzi. El Hombre del Hielo' (2017), dirigida y escrita por Felix Randau.

El día 25 de enero se estrena en España la película magníficamente ambientada "Ötzi, el hombre del hielo"

El cine europeo rinde un homenaje a uno de los hallazgos arqueológicos más interesantes de los últimos años, un hombre que apareció momificado por el hielo en las cumbres de los Alpes de Ötztal, cerca de Hauslabjoch (Austria). Considerados en un primer momento como los restos de un excursionista, poco después se pudo comprobar que era un hombre muerto hace unos 5.300 años. De estos restos se sabe ya casi todo: lo último que comió, cómo iba vestido, cómo se hicieron los tatuajes que lucía en todo su cuerpo, a qué se dedicaba este hombre... Pero hay una cosa que nunca podremos saber: por qué recibió el flechazo por la espalda que causó su muerte. Partiendo de un estudio arqueológico pormenorizado de los hallazgos y de su contexto cronológico, Felix Randau construye una historia ficticia que pudo desencadenar el final fatal. El director y guionista aprovecha para hablar también de la condición humana y la violencia como algo consustancial a ella.

Fecha de Publicación
16 de enero de 2019
Palabras clave:

agenda, prehistoria, cine, ötzi, calcolítico, película

  • Un momento de la rueda de prensa de Felix Randau en el Museo Arqueológico Nacional de España. Foto: Laura Benito.
  •  
  • Un momento de la rueda de prensa de Felix Randau en el Museo Arqueológico Nacional de España. Foto: Laura Benito.
  •  
  • n momento de la rueda de prensa de Felix Randau en el Museo Arqueológico Nacional de España. Foto: Laura Benito.
  •  
En unos días la ficción cinematográfica basada en la momia más famosa del mundo, popularmente conocida como Ötzi, llega por fin a las carteleras españolas. Hemos tenido la oportunidad de asistir al pase de prensa de la cinta en el Museo Arqueológico Nacional, que acogerá a su vez el preestreno al público el próximo viernes 18 de enero, y de hacer unas cuantas preguntas a Felix Randau, director y guionista de la película. Alerta de spoilers, ¡al final Ötzi muere! ;)

El punto de origen de esta aventura cinematográfica es precisamente su final, la muerte de Ötzi, documentada arqueológicamente a un nivel de detalle impresionante gracias al estupendo estado de conservación del cuerpo, de más de 5000 años de antigüedad.

A partir de ahí, y con una escrupulosa veracidad histórica hacia la cultura material del momento, Randau construye su relato en torno a la codicia y la violencia, representada como un círculo que se repite.

Los apabullantes paisajes alpinos y las fidedignas recreaciones basadas en la arqueología se acompañan magníficamente de la presencia de los actores, de los que entendemos todo sin comprender una palabra. Los escasos diálogos de la película se producen en una variación del rético, una lengua de la que existen evidencias históricas, y de la que se ha tratado de desarrollar una versión primitiva.

Randau afirma que el proceso de creación y documentación de la película ha estado plagado de sorpresas para él, ya que por su parte no esperaba que hace 5000 años nuestros antepasados contasen con tal nivel de desarrollo. Ha sido también una sorpresa para el público general. No queremos desvelar la trama, pero un espectador llegó a quejarse porque en un punto de la película nuestro protagonista salva la situación gracias a una cuerda 'demasiado moderna'.

Para nosotros ha sido un placer ver a Ötzi en acción con sus pertrechos, montando trampas para cazar, con su hacha de cobre al cinto, con su mochila repleta de cachivaches y su impermeable de fibras vegetales (estera o coroza) enrollado a cuestas. Todo ello conforma un equipamiento excepcional, ejemplo de la tecnología y el grado de desarrollo de las poblaciones del Calcolítico de esta zona del mundo.
  • Captura de imagen del tráiler oficial de la película.
  •  
  • Algunas imágenes de la proyección. Foto: Laura Benito.
  •  
  • Captura de imagen del tráiler oficial de la película.
  •  
  • Captura de imagen del tráiler oficial de la película.
La trama no deja de ser una ficción donde el único punto real es la conclusión, y que por el camino retrata la visión de Randau sobre la violencia y su impulso cíclico, que él centra en los personajes masculinos. De hecho, podríamos achacar a la película el convertir a las mujeres en meras espectadoras/víctimas, ya que el peso de la acción recae totalmente sobre sus compañeros masculinos. A nuestra pregunta sobre el tema, Randau nos contesta que tras consultar diversos estudios antropológicos, él ha plasmado en su película su propia visión sobre el asunto, en la que cree que hay un componente biológico en la violencia humana y que ésta es más acentuada de forma natural en los hombres como género. Para Randau, asociar estas conductas violentas a cuestiones culturales es casi "buenista".

Aquellos que sean más mayores, recordarán películas míticas basadas en obras literarias, como "En Busca del Fuego" o "El Clan del Oso Cavernario" que se ambientaban en la prehistoria más lejana, en el Paleolítico, para contar historias épicas de superación ante las adversidades, la capacidad de adaptación del ser humano ante sus propios congéneres y su entorno. "Ötzi, el Hombre del Hielo" es una digna sucesora de todas estas películas que, aprovechando los aspectos más fascinantes que nos ofrece la arqueología, construyen historias de humanidad.

Según comentaba el director, este tipo de películas suelen ser europeas, ya que en Estados Unidos no pueden prescindir de adornar la realidad y vanagloriar a sus referentes, cuando posiblemente la realidad sea mucho más impresionante. Por el contrario, también señalaba que en Europa no hacemos ese homenaje a nuestros grandes personajes, ni se potencia esa labor didáctica de dar a conocer a este tipo de personajes, origen de lo que somos.

En definitiva, una película para ver.

Aquí abajo te dejamos las respuestas de Randau a nuestras preguntas.

Leer Más

martes, 15 de enero de 2019

¿Para usar o para comprar? El mayor depósito de útiles calcolíticos de Europa
by LB Paleorama - 0

Hallazgo de 22 hachas de cobre y cabezas de martillo de cobre del quinto milenio a.C. en Bulgaria. Foto: Ruse Regional Museum of History

El escaso desgaste de las hachas hace pensar a los arqueólogos en usos funciones más complejas que su uso como herramientas

Los hallazgos de útiles pertenecientes al periodo calcolítico se reparten por toda Europa. En Bulgaria se ha encontrado el que parece ser el más grande conocido hasta la fecha. ¿Qué se había hecho con ellos? ¿Para que servían? ¿Dónde los fabricaron? Los investigadores tratan de aclarar los contextos de los hallazgos, para poder dibujar el mapa económico y social de una de las primeras civilizaciones prehistóricas de Europa, situada a las orillas del Mar Negro.

Fecha de Publicación
9 de enero de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Archaeology in Bulgaria
Fuente de las imágenes
Archaeology in Bulgaria
Palabras clave:
prehistoria, edad de los metales, calcolítico, Polkovnik Taslakovo, Bulgaria, cobre, herramientas, depósito, economía
Bibliografía científica, publicación original
Archaeologia Bulgarica

  • Dibujo de hachas y hachas con cabeza de martillo localizadas en el depósito de Polkovnik Taslakovo (Bulgaria). Foto: Archaeologia Bulgarica journal
  •  
Un depósito de hachas de 6.500 años de antigüedad, el más grande de Europa hasta la fecha, ha sido descubierto de manera fortuita en las cercanías de la localidad de Polkovnik Taslakovo, en el municipio de Dulovo, perteneciente al distrito de Silistra, al noreste de Bulgaria.

El descubrimiento de este depósito de hachas planas y de cabeza de martillo del Calcolítico ha sido recientemente anunciado por el arqueólogo Dimitar Chernakov de la ciudad de Ruse, a las orillas del Danubio.

Chernakov analiza el hallazgo en su artículo “A new found Hoard of Chalcolithic Heavy Copper Tools from North Eastern Bulgaria” dentro del último número de la revista científica “Archaeologia Bulgarica”. La foto del descubrimiento aparece en la portada de la publicación.

Este conjunto de hachas de cobre ha sido expuesto por primera vez al público en el Museo Regional de Historia en la ciudad de Silistra, situada a orillas del Danubio.

El depósito de útiles prehistóricos contiene un total de 22 herramientas, que incluyen 18 hachas planas y 4 hachas con cabeza de martillo. Su peso suma en conjunto 11,629 kilos.

La fabricación de las herramientas se realizó mediante el moldeado de una aleación de alto contenido en cobre.

La datación de las hachas se adscribe al periodo Calcolítico final, en torno al 4500-4200 años a.C.

Según sostiene el Museo de Historia de Ruse, “El hallazgo es el más grande de su categoría descubierto en Europa hasta la fecha. Constituye un testimonio del desarrollo y la sofisticación de la primera metalurgia en la historia de la humanidad”.

También se ha añadido que las hachas apenas muestran indicios de haber sido utilizadas como herramientas, lo que lleva a la suposición de que no estaban pensadas para usos prácticos, sino como indicador de prestigio o como valor de cambio.

En su artículo, el aqueólogo Dimitar Chernakov relaciona los objetos encontrados con la segunda o tercera fase del complejo cultural de Kodjadermen – Gumelnița – Karanovo VI.

Según argumenta el autor, la localización donde fueron encontradas las hachas se inscribe en la periferia de una serie de procesos demográficos y culturales que tuvieron lugar en un largo periodo de tiempo.

Chernakov no descarta que estas hachas pudieron ser fabricadas en uno de los grandes centros manufactureros pertenecientes a la civilización calcolítica del Mar Negro, como Varna, Durankulak o Sozopol.

El autor sostiene que “de allí las hachas fueron preparadas para su distribución en el interior de la Península Balcánica”.

El investigador señala que este depósito de tamaño inédito en Europa fue encontrado de manera fortuita por agricultores locales que araban el campo a una profundidad aproximada de un metro.

Dentro de la secuencia del hallazgo, y por encima del depósito de hachas se encontraba una piedra caliza de forma ovoide, además de fragmentos de vasijas de cerámica.

No obstante, y según el arqueólogo Valdimir Slavchey del Museo de Arqueología de Varna, e investigador del yacimiento, esos fragmentos de cerámica se adscriben al final de la Edad del Hierro.

Este yacimiento no ha sido excavado en su totalidad, por tanto no es posible establecer con toda seguridad si el depósito de hachas formaba parte de contextos del Calcolítico.

En el área del hallazgo se localizan cuatro túmulos relacionados con asentamientos prehistóricos, y Chernakov señala que el depósito podría estar relacionado con algunos de estos asentamientos.

El territorio de lo que hoy es Bulgaria, la costa occidental del Mar Negro, el valle inferior del Danubio y otras partes de la península de los Balcanes fueron habitadas en el quinto milenio a.C. por una civilización prehistórica avanzada, conocida entre otras cosas por el depósito de oro más viejo del mundo, el tesoro de oro de Varna, perteneciente a la necrópolis calcolítica de Varna. Y conocida a su vez por la ciudad más antigua de Europa, el asentamiento de Provadiya-Solnitsata.

En fechas recientes, se han realizado interesantes descubrimientos en otros lugares en el noreste de Bulgaria, como en la ciudad de Kamenovo, de los que se destaca un taller de extracción de industria lítica, con restos de producción y una necrópolis asociada, que incluía el enterramiento de un hombre que portaba un hacha de piedra utilizada como cetro.

Leer Más

jueves, 10 de enero de 2019

Documentan hueso de mamut con una punta de sílex aún clavada
by LB Paleorama - 0

Hueso de mamut con un fragmento de sílex profundamente clavado en su interior desde hace unos 25.000 años. Foto: P. Wojtal.

Con 25.000 años de antigüedad, se trata de la evidencia directa más antigua de la caza de estos enormes hervíboros

¿Cómo sería colocarse a distancia de tiro de lanza de un mamut durante la última glaciación? Y sobre todo, ¿dónde te metes después de herirlo? Durante décadas se ha conjeturado sobre cómo sería la captura de estos grandes hervíboros. Ahora un pequeño fragmento de 7 milímetros de sílex profundamente incrustado en una costilla de mamut desde hace 25.000 años es la más antigua evidencia directa de la caza con lanza de estos animales. El hueso procede de la mayor concentración de restos de mamut conocida en Europa, en la ciudad polaca de Cracovia. Un lugar, según sus investigadores, ideal para emboscarlos. En la zona se han documentado además gran número de puntas de sílex fracturadas, y otras herramientas del mismo material utilizadas para su despiece y aprovechamiento.

Fecha de Publicación
7 de enero de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Science in Poland
Fuente de las imágenes
Science in Poland
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, Cracovia, Polonia, mamut, hueso, sílex, caza, sucesos


  • Fragmento de hueso de mamut de 25.000 años de antigüedad que conserva un fragmento de sílex profundamente clavado en su interior. Ha sido hallado en Cracovia (Polonia). Foto: P. Wojtal.
  •  
  • Desarrollo de la excavación arqueológica. Foto: Jarosław Wilczyński.
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.

Durante la última glaciación, los habitantes de la actual Europa cazaban mamuts con jabalinas. La primera evidencia directa de ello es un fragmento de punta de sílex de 25.000 años de antigüedad descubierto en Cracovia (Polonia), incrustado en una costilla de mamut.

El hallazgo procede de uno de los mayores conjuntos de huesos de mamut de Europa, ubicado en la zona de la actual calle V. Hofman, cerca del monumento a Kościuszko, en Cracovia. Tras muchos años de excavaciones, los arqueólogos han descubierto los restos de al menos 110 mamuts de hace aproximadamente 25.000 años.

"Entre decenas de miles de huesos, durante un detallado análisis de los restos, dí con una costilla dañada de mamut. Resultó que un fragmento de punta de sílex estaba clavado en ella. ¡Este es el primer hallazgo de este tipo de la Edad de Hielo en Europa!", ha dicho el Doctor Piotr Wojtal al portal especializado de noticias Science in Poland. Wojtal pertenece al Institute of Systematics and Evolution of Animals PAS en Cracovia. Los estudios, cofinanciados con becas del Centro Nacional de Ciencia, los dirige Wojtal conjuntamente con el doctor Jarosław Wilczyński.

Wojtal recuerda que la comunidad científica ha estado discutiendo durante años cómo cazaban mamuts nuestros ancestros. Según algunos investigadores, estos animales eran atrapados con artimañas, persiguiéndolos hasta pozos o hacia cortes en el terreno, por donde caerían. Otros piensan que estas gentes se focalizarían enanimales más débiles o enfermos. Otros piensan que los mamuts eran cazados.

"Finalmente tenemos una "pistola humeante", la primera evidencia directa de cómo eran cazados estos animales", señala el arqueozoólogo.

Hasta ahora, solo se conocen hallazgos similares procedentes de dos yacimientos siberianos.

El hueso con la hoja de sílex fue descubierto en 2002. Pero debido a que la lesión es pequeña, el fragmento de sílex no fue descubierto hasta febrero de 2018 durante el desarrollo de análisis arqueozoológicos detallados. Durante esta investigación, cada uno de las decenas de miles de fragmentos de hueso es cuidadosamente inspeccionado.

El fragmento de hoja conservado en el hueso solo tiene 7 milímetros de longitud. Los científicos creen que es una punta de sílex partida en el momento de clavar la lanza en el cuerpo de un mamut.

Entre los huesos de mamuts y otros animales que conforman el gran conjunto de restos hallado en Cracovia, los arqueólogos han descubierto varios cientos de fragmentos de hojas de sílex (por lo que era un producto común), de las que aproximadamente la mitad estaban rotas por la punta, probablemente tras golpear un objeto duro. "La punta de una de ellas ha sido ahora encontrada dentro de un hueso", añade el científico.

"La lanza fue ciertamente lanzada al mamut desde la distancia, como evidencia la fuerza con la que se clavó en el animal. La hoja tuvo que perforar dos centímetros de gruesa piel y una capa de ocho centímetros de grasa para finalmente alcanzar el hueso", señala el experto.

El impacto en las costillas no fue fatal para el animal. Pero el ataque probablemente implicó a varios cazadores y uno de ellos habría alcanzado al animal en otra parte, lo que llevó a su muerte. "Probablemente directamente en tejidos blandos y uno de los órganos", añade Wojtal.

Los hallazgos similares del Paleolítico son muy raros. Hojas de sílex incrustadas en huesos solo se conservan en el caso de grandes animales. "Hay casos conocidos en Europa en restos de osos hallados en Alemania", dice Wojtal.

Los mamuts aparecieron en Europa hace unos 500.000 años. Sus restos más recientes procedentes de Polonia tienen unos 13.000 años de antigüedad. Estos animales alcanzaban los 3 metros de altura y pesaban hasta 6 toneladas.

Los mamuts comenzaron a extinguirse hace unos 15.000 años. Sobrevivieron más tiempo en Alaska y en el noreste de Rusia, en la isla de Wrangel (hasta el tercer milenio a.C.). Las cambiantes condiciones climáticas asociadas al final de la edad de hielo se consideran la causa principal de su extinción. Pero no se puede ignorar que los humanos también contribuyeron a la extinción de estos grandes mamíferos al final de la glaciación.

El conjunto de Cracovia de huesos de mamut es único en Europa. Entre los restos de animales, los arqueólogos también han encontrado cientos de variadas herramientas de sílex utilizadas para procesar las pieles y la carne.

El yacimiento fue accidentalmente descubierto en 1967. Desde entonces, los arqueólogos del Instituto de Arqueología de la Universidad Jagiellonian han estado trabajando allí durante numerosas temporadas. Según los investigadores, el área donde los huesos están siendo descubiertos era ideal para emboscar mamuts, quizá eran cazados cuando eran incapaces de escapar.

Leer Más

martes, 8 de enero de 2019

Descubriendo a nuestros antepasados achelenses del norte de África
by LB Paleorama - 0

Última camapaña de excavaciones en Oued Sarrat (Túnez), 700.000 BP. Los trabajos se reaundan tras una tormenta que inundó el área de excavación. Foto: IPHES.

Hace 700.000 años nuestros antepasados norteafricanos ya eran cazadores sistemáticos, según revelan los restos excavados en Oued Sarrat (Túnez)

Un infortunio que acaba siendo una oportunidad. A su llegada al yacimiento de Oued Sarrat (Túnez), el equipo arqueológico codirigido por el IPHES y la Universidad de Cartago se encontró con que una gran tormenta había inundado el área de excavación, que permaneció inaccesible durante tres días. Aprovechando la expedición, el equipo llevó a cabo una prospección del entorno, identificando nuevos puntos de afloramiento de fósiles del Pleistoceno medio (700.000 BP) y recuperando un cráneo de antílope en un estupendo estado de conservación. Pero este yacimiento ya era célebre por otros importantes hallazgos.

Fecha de Publicación
4 de enero de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
DicytIPHES noticias
Fuente de las imágenes
IPHES
Palabras clave:
prehistoria, pleistoceno medio, paleolítico medio, Oued Sarrat, Túnez, África, fauna, industria lítica, Achelense, Ateriense, economía
Bibliografía científica, publicación original


  • Cráneo completo de hembra de antílope, sin cuernos, en muy buen estado de conservación, en el yacimiento durante el proceso de excavación. Foto: IPHES
  •  
  • Herramienta de sílex localizada durante la anterior campaña de excavación en Oued Sarrat. Foto: IPHES.
  •  
Caballos, toros, gacelas, antílopes y tortugas destacan entre los restos óseos recuperados en el yacimiento Achelense de Oued Sarrat, en la provincia del Kef (Túnez), en las cercanías de la frontera con Argelia. Este importante yacimiento, datado en unos 700.000 años de antigüedad, nos habla de las rutinas de caza desarrolladas por nuestros antepasados en la zona.

Entre los abundantes restos óseos de fauna se ha documentado en campañas anteriores una nueva especie de perro fósil, Canis othmanii, que llegó al norte de África desde Eurasia en la transición del Pleistoceno inferior al medio, hace unos 800.000 años. También allí se ha recuperado el fósil más antiguo conocido hasta ahora de de toro moderno (Bos primigenius).

Durante la última intervención se ha podido recuperar un cráneo completo de hembra de antílope, en muy buen estado de conservación, aunque carece de cuernos. Este fósil fue localizado a unos 150 metros del corte de la excavación sistemática, como resultado de las prospecciones realizadas en el entorno de la excavación, y que han permitido identificar nuevos afloramientos con fósiles del Pleistoceno superior y también industria lítica Ateriense, correspondiente al Paleolítico medio tardío.

De hecho, estas prospecciones del entorno se llevaron a cabo debido a la inundación de la zona de excavación a causa de grandes lluvias al inicio de la campaña de excavación, lo que motivó que el equipo no pudiese acceder a la zona de excavación hasta tres días después.

La excavación ha sido codirigida por Bienvenido Martínez-Navarro, profesor de Investigación ICREA en el IPHES, y Narjess Karoui-Yaakoub, profesora de la Facultad de Ciencias de Bizerte-FSB (Universidad de Cartago), dentro del convenio de colaboración suscrito por ambas instituciones.

Leer Más

jueves, 3 de enero de 2019

Cestos de pesca medievales en el limo del estuario de Severn en Reino Unido
by JMI Paleorama - 0

Cestas de pesca halladas en Gales

Unos pescadores encuentran cestos de pesca de al menos 600 años de antigüedad en muy buen estado de conservación

Estas piezas, que podrían remontarse al siglo XIV, fueron descubiertas en el estuario de Severn después de unas tormentas recientes. Martin y Richard Morgan, dos pescadores que encontraron las cuatro canastas, dijeron que el nivel de detalle era increíble. Los cestos están hechos de sauce y avellano, en forma de urna y con un sistema de retención en el cuello. La longitud total es de alrededor de 60 centímetros. Las piezas serán documentadas y conservadas en el lugar para evitar su desintegración por cambios ambientales.

Fecha de Publicación
1 de enero de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
South Wales Argusbbc.comarchaeology.org
Fuente de las imágenes
South Wales Argusbbc.com
Palabras clave:
Edad Media, Reino Unido, Gales, artes de pesca, pesca, cestería

  • Los hermanos son miembros de Black Rock Lave Net Heritage Fishery
  •  
  • Cestas de pesca que datan de alrededor del siglo XII al XV fueron descubiertas en el estuario de Severn
  •  
  •  
Traducido por José Manuel Illán
Los pescadores, miembros de la asociación Black Rock Lave Net Fishery descubrieron las piezas de cestería en sus caladeros de la costa de Portskewett en Monmouthshire.
Las cestas habían sido enterradas en la orilla del río durante cientos de años, hasta que una reciente tormenta en el estuario arrasó las capas de lodo, arena y limo para mostrar una nueva ventana a la historia de la zona.
Todavía no es la temporada de pesca para los asociados del Black Rock Lave Net Fishery, pero los pescadores tienen la costumbre de observar los caladeros y, a menudo, encuentran muchas cosas de interés, como estas canastas.
Esta no es la primera vez que el grupo ha encontrado piezas como estas. Sin embargo, como explicó Martin Morgan, secretario de pesca, es inusual descubrir tantas canastas agrupadas.
El señor Morgan afirmó que "Las canastas se habrían colmatado y pegado al lecho del estuario durante la marea baja. La captura habría sido de 'anguilas verdes' y lamprea.
“Están hechos de sauce y avellana en forma de urna con un sistema de retención integrado en el cuello. La longitud total es de alrededor de dos pies / 60 centímetros".
Los hallazgos previos realizados por los pescadores han sido registrados por Cadw, el servicio de patrimonio del Gobierno de Gales, y el carbono fechado por la Universidad de Reading databa de alrededor del siglo XII al XV. Estas canastas se encontraron en la misma área y parecen tener un diseño similar.
El Sr. Morgan explicó que los miembros de la asociación esperaban obtener una fecha más reciente de las muestras de carbono, pero añaden que: “Una vez expuestos, son destruidos por la marea antes que nuestros pescadores puedan registrar todos sus detalles. El tiempo es esencial".
"La gente ha pescado este estuario durante miles de años, y es fantástico para nuestros pescadores descubrir y registrar algo de historia".
La pesca con red ('lave net'), como la que practican Morgan y sus colegas en Black Rock, es un método de pesca antiguo, registrado en el estuario desde el siglo XVII. Sin embargo, se cree que ha existido por mucho más tiempo.
Los pescadores con red de Black Rock son ahora el último grupo tradicional de pesca del salmón en este estuario de la región galesa.

Leer Más

viernes, 28 de diciembre de 2018

El cerebro de Little Foot: mitad homínido, mitad simio
by LB Paleorama - 0

Cráneo de Little Foot y recreación del molde interno de su cerebro. Foto: M. Lotter and R.J. Clarke/Wits University

Recrean el interior de la cavidad craneal de Little Foot para estudiar a nivel micro la morfología de su cerebro

El uso de la micro tomografía computerizada ha permitido obtener el molde interno del cerebro de uno de nuestros más antiguos ancestros conocidos. Se trata de Little Foot, el ejemplo de Australopithecus más antiguo que conocemos (3,67 millones de años), y que además presenta un buen estado de conservación. El equipo de investigación esperaba encontrar una morfología similar al cerebro de otros Australopithecus posteriores, pero en realidad se han llevado una sorpresa. La técnica obtiene datos tan detallados que ha sido posible comprobar la asimetría del cerebro o reconstruir la distribución de venas y arterias.

Fecha de Publicación
20 de diciembre de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
Live Science
Fuente de las imágenes
Live Science
Palabras clave:
evolución humana, cerebro, Little Foot, Australopithecus, micro tomografía computerizada, tecnología


  • Cráneo de Little Foot. Foto: Universidad de Witwatersrand.
Traducción: Laura Benito Díez.

El cerebro de uno de los más antiguos individuos de la especie Australopithecus que se hayan encontrado nunca tiene un aspecto a caballo entre el de los humanos y el de los simios.

En un nuevo estudio, los investigadores escanearon el interior de un raro ejemplar de cráneo casi completo de este ancestro de los homininos. Este término engloba a humanos modernos y extintos y todos sus ancestros directos, incluyendo a Australopithecus, que vivió hace entre 4 y 2 millones de años en África, y los primeros individuos del género Homo habrían evolucionado eventualmente a partir de los ancestros de Australopithecus.

El cerebro de los humanos modernos le debe un montón a este pequeño y peludo ancestro humano, pero sabemos muy poco de sus cerebros, según ha explicado Amélie Beaudet, paleontóloga en la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica.

Entre simio y humano

Beaudet y sus colegas han utilizado la micro tomografía computerizada (micro CT), una versión especialmente sensible del mismo tipo de tecnología que emplearía un cirujano para escanear una rodilla lesionada. Con esta herramienta, los investigadores han reconstruido el interior del cráneo de un Australopithecus realmente antiguo.

El cráneo pertenece al fósil conocido como "Little Foot", hayado hace dos décadas en las cuevas de Sterkfontein, cerca de Johanesburgo. Con una antigüedad de 3,67 millones de años, Little Foot se encuentra entre los ejemplares de Australopithecus más antiguos que se hayan encontrado, y su cráneo está prácticamente intacto. Los descubridores del fósil piensan que pudo pertenecer a una especie de Australopithecus completamente nueva.

Con la micro tomografía computarizadas, el equipo de investigación ha podido identificar las levísimas marcas donde una vez se situó el cerebro de Little Foot, incluyendo el registro de los recorridos de venas y arterias, como ha explicado Beaudet a Live Science. Así se ha podido inferir la forma del cerebro de Little Foot, a partir del molde interno del cráneo.

"Esperaba algo bastante similar a otros moldes internos que conocíamos de Australopithecus, pero Little Foot ha resultado ser diferente, en consonancia con su gran antigüedad", ha dicho Beaudet.

Los chimpancés y humanos actuales comparten un ancestro más antiguo que Little Foot: un simio "perdido" que dio pie a ambos linajes. El cerebro de Little Foot se parece mucho al aspecto que debería tener el cerebro de dicho ancestro, con un aspecto más cercano a los simios que a los humanos. Su córtex visual, en particular, ocupaba una proporción mucho mayor de cerebro que en los humanos actuales.

En los humanos, señala Beaudet, el cótex visual ha sido desplazado a un lado para acomodar la expansión del córtex parietal, un área implicada en actividades complejas como la fabricación de herramientas.

Cerebros cambiantes

El cerebro de Little Foot era asimétrico, con protrusiones ligeramente diferentes en cada lado, según han descubierto los investigadores. Esta es una característica compartida entre humanos y simios, y probablemente indica que Australopithecus tenía el cerebro lateralizado, lo que quiere decir que cada lado del cerebro realiza diferentes funciones. El hallazgo implicaría que la lateralización habría evolucionado de forma muy temprana en el linaje de los primates.

También es un cerebro diferente al de los especímenes posteriores de Australopithecus, según ha dicho Beaudet. El córtex visual, en particular, era más grande comparado con los cerebros de Australopithecus posteriores. Estas diferencias apuntan a que la evolución del cerebro fue un proceso fragmentado, ocurriendo cada vez en distintas partes del cerebro.

Los resultados de esta investigación aparecerán en un número especial sobre Little Foot que publicará la revista científica Journal of human Evolution.

Leer Más

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Tablero de juego grabado en roca hace 4.000 años por pastores nómadas
by LB Paleorama - 0

Tablero de juego grabado en roca en un abrigo en Azerbaiyán hace unos 4.000 años. Foto: Walter Crist/Gobustan National Park.

Corresponde al juego conocido como '58 agujeros' y está en un abrigo rocoso en Azerbaiyán

No es el juego más antiguo que se conoce, aunque estaba ampliamente extendido hace ya 4.000 años en Próximo Oriente. Entre otros lugares, este juego conocido como '58 agujeros' o también como 'sabuesos y chacales' fue documentado en la tumba del faraón Amenemhat IV por el británico Howard Carter. Este ejemplo grabado en la roca en un abrigo situado al suroeste de Azebaiyán indica que faraones y pastores nómadas encontraban placer en las mismas diversiones.

Fecha de Publicación
10 de diciembre de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
Live Science
Fuente de las imágenes
Live Science
Palabras clave:
Edad de los Metales, Edad del Bronce, Parque Nacional Gobustan, Azerbaiyán, grabado, juego, nómadas, moda

Traducción: Laura Benito Díez.

Un patrón de pequeños agujeros labrados en el suelo de un antiguo abrigo rocoso en Azerbaiyán muestra que uno de los juegos de tablero más antiguos del mundo se jugaba allí por parte de pastores nómadas hace unos 4.000 años, según el arqueólogo que ha investigado este hallazgo.

Walter Crist, investigador asociado del Museo Americano de Historia Natural en Nueva York, visitó el abrigo en un Parque Nacional en Azerbaiyán el año pasado, en busca de evidencias del antiguo juego conocido como '58 agujeros'.

El juego también se denomina a veces como 'sabuesos y chacales'. El arqueólogo británico Howard Carter encontró un tablero y piezas con la forma de estos animales en la tumba del antiguo faraón egipcio Amenemhat IV, quien vivió en el siglo XVIII a.C.

El distintivo patrón de agujeros redondos grabado en la roca del abrigo en Azerbaiyán es del mismo juego, según ha declarado Crist a Live Science. Pero la versión en roca puede ser incluso más antigua que el juego encontrado en la tumba del faraón.

Los grabados documentados en las rocas del entorno del abrigo sugieren que data del segundo milenio a.C., esto es, hace unos 4.000 años, cuando esta zona geográfica estaba poblada por pastores nómadas, ha indicado Crist. En ese momento, el juego estaba ampliamente extendido por todo Próximo Oriente, incluyendo Egipto, Mesopotamia y Anatolia.

"Aparece de pronto en todas partes a la vez", dice Crist. "Ahora mismo el más antiguo procede de Egipto, pero no por mucho. Así que podría ser solo porque no lo hemos encontrado más antiguo en alguna otra parte. Parece haberse extendido realmente rápido".

De viaje por Azerbaiyán

Crist estaba buscando los restos de otra copia de '58 agujeros' o 'sabuesos y chacales' que había visto en una foto en una revista de Azerbaiyán. Pero tras organizar su vuelo hasta allí, descubrió que un nuevo desarrollo urbanístico había enterrado el yacimiento arqueológico cerca de la capital del país, Bakú.

Así que Crist estuvo investigando otros yacimientos arqueológicos en Azerbaiyán, lo que le llevó hasta el Parque Nacional Gobustan, Patrimonio Mundial de la UNESCO, situado en el suroeste del país y afamado por sus antiguos grabados y pinturas rupestres.

Los arqueólogos del parque conocían ya los agujeros horadados en el abrigo, pero no que pudiera tratarse de un tablero de juego. Los agujeros están labrados en la roca del abrigo formando un patrón distintivo que refleja cómo se usaban, dice Crist.

A pesar de que las reglas del juego son desconocidas, muchos piensan que se jugaba de un modo similar al moderno backgammon, con fichas, como semillas o piedras, que se desplazan por el tablero hasta que alcanzan una meta.

Hay dos filas en el centro y agujeros que se distribuyen de forma curva por el exterior, y los agujeros quinto, décimo, decimoquinto y vigésimo siempre están marcados de algún modo. Y el agujero en la parte superior es un poco más grande que el resto, y suele ser interpretado como la meta o el punto final del juego".

Los jugadores podrían haber usado dados o lanzado palitos para regular el movimiento de las fichas por el tablero, pero hasta ahora no se ha encontrado ningún dado junto con los ejemplos conocidos del juego.

Aunque se ha comentado que el juego es un antecedente del backgammon, Crist rechaza esta idea, porque aunque tienen puntos en común, el backgammon deriva de un juego romano muy posterior, denominado Tabula.

El juego de '58 agujeros' es antiguo, pero no es el más antiguo que se haya encontrado. El Juego Real de Ur, que data del Tercer Milenio a.C., es más antiguo, por ejemplo. Crist también ha estudiado los antiguos tableros egipcios de Senet y Mehen, que comenzaron a aparecer en torno a 3000 a.C.

Antiguos jugadores

Crist considera que el uso de estos juegos antiguos a lo largo de grandes áreas refleja que eran capaces de cruzar límites culturales. "La gente está utilizando los juegos para interactuar unos con otros", dice. Los juegos eran algo únicamente humano, una especie de abstracción. Mover piedras por espacios en blanco en el suelo no tiene un efecto real en tu vida diaria, excepto por el hecho de que te ayuda a interactuar con otra persona. Así que el juego es una herramienta para la interacción, como el lenguaje, una forma compartida de ser capaz de interactuar con gente", indica Crist.

El investigador ha presentado sus hallazgos en la reunión anual de American Schools of Oriental Research en Denver el pasado mes de noviembre.

Leer Más

Singular enterramiento con caballos brotando de la tierra
by LB Paleorama - 0

Enterramiento de la Edad del Hierro en Pocklington (East Yorkshire, Reino Unido), con un carro tirado por dos caballos. Foto: The Yorkshire Post.

El hallazgo data de la Edad del Hierro, y se ha producido en Pocklington (East Yorkshire, Reino Unido)

Un carro puesto en pie, enganchado a dos caballos con las patas traseras encogidas y las delanteras levantadas, listos para saltar al más allá. Y dentro del carro, los restos de un hombre cerca de la cincuentena, acompañado por una ofrenda de al menos seis crías de cerdo. Eso es lo que se han encontrado los arqueólogos durante la construcción de unas viviendas en Pocklington (East Yorkshire, Reino Unido). El enterramiento data de la Edad del Hierro y no tiene paralelos conocidos en suelo británico. En sus proximidades, otro hallazgo insólito. El enterramiento de un joven de entre 17 y 25 años alanceado por unas 10 lanzas de hierro y hueso.

Fecha de Publicación
6 de diciembre de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
The Yorkshire PostThe Independent
Fuente de las imágenes
The Yorkshire Post
Palabras clave:
Edad de los Metales, Edad del Hierro, enterramiento, carro, caballos, Pocklington, East Yorkshire, Reino Unido, sucesos
Bibliografía científica, publicación original


  • Un escudo forma parte también del enterramiento de la edad del Hierro con un carro y dos caballos (East Yorkshire, Reino Unido). Foto: The Yorkshire Post.
  •  
  • Los restos de un escudo en un segundo enterramiento en que un hombre joven ha sido ritualmente alanceado (East Yorkshire, Reino Unido). Foto: The Yorkshire Post.
Traducción: Laura Benito Díez.

Los arqueólogos han hecho un descubrimiento "sin paralelos" en East Yorkshire. Se trata de un carro enterrado con dos caballos, que están colocados como si "estuviesen saltando hacia delante fuera de la tumba". Ambos fueron cuidadosamente depositados en una tumba de la Edad del Hierro en Pocklington con sus patas traseras dobladas y sus cascos justo sobre la tierra, listos para saltar hacia la siguiente vida.

El carro, con un hombre de más de 40 años colocado en posición fetal en su interior, también fue enterrado colocado sobre la tierra, como si estuviera preparado para rodar "hacia cualquier vida futura".

Los arqueólogos dicen que los caballos pudieron haber sido enterrados originalmente con sus cabezas sobresaliendo fuera de la tumba, aunque cuando fueron encontrados las cabezas no se conservaban.

El hallazgo se ha producido justo un año después de que otro carro de la Edad del Hierro y dos caballos bien conservados fueran descubiertos en otro solar de construcción en la ciudad.

Los caballos fueron enterrados con un "miembro muy considerado dentro de la comunidad", en torno a los 50 años de edad, cuya cabeza fue rodeada con los huesos de seis lechones (crías de cerdo), interpretados como una ofrenda, junto con un bien conservado escudo y un llamativo broche.

East Yorkshire es conocido por sus enterramientos en carros, pero Paula Ware de MAP Archaeological Practice explica que este tipo de enterramiento no tiene paralelos en suelo británico.

Ware ha dicho: "No podemos decir cómo fueron colocados en la tumba. Ambos estaban aún en pie y fueron colocados como si estuvieran en movimiento, saltando fuera de la tumba. Parece que sus cráneos fueron retirados hace siglos. Posiblemente las cabezas sobresalían de la tumba. ¿Quién sabe si fueron colocados vivos? No hay evidencias de ninguna rampa".

"Este es un nuevo ritual funerario que no había sido visto con anterioridad. Cuán espectacular es, y cuánto tiempo y esfuerzo se pusieron en ello y cuánta gente debió formar parte de este proceso de enterramiento, excavando esta tumba de 4,7 por 3,9 metros".

"Hay más huesos de cerdo en este enterramiento que los que han sido documentados en los enterramientos de todo el área de Wolds. El difunto fue honrado con al menos seis lechones, normalmente habría un cuarto de mandíbula. Era alguien muy importante".

En las cercanías se ha producido también otro hallazgo asombroso, un hombre joven de entre 17 y 25 años que habría sido "ritualmente alanceado" con 10 lanzas de hierro y hueso. Sus restos revelaban traumatismos indicativos de haber participado en un enfrentamiento. Frente a quienes han sugerios que podría tratarse de un ritual para impedir su regreso al mundo de los vivos, Paula Ware señala que podría ser un intento de liberar su espíritu, además de un signo de respeto por parte de su comunidad. "Nunca lo sabremos porque no existen fuentes escritas y solo podemos especular".


Leer Más