Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

lunes, 2 de diciembre de 2019

¿Comíamos lo mismo que los osos hace casi 2 millones de años?
by LB Paleorama - 0

Paladar de ursus etruscus procedente del yacimiento de Dmanisi (Georgia). Foto: Bienvenido Martínez Navarro - IPHES

Los restos de osos hallados en el yacimiento de Dmanisi (Georgia) nos dan la respuesta

En la década de 1990 los hallazgos del yacimiento de Dmanisi (Georgia) abrieron una ventana inmejorable al conocimiento de los primeros antepasados del género Homo fuera de África. Una investigación actual sobre los fósiles de osos hallados allí nos descubre cómo pudo ser la convivencia entre ambas especies hace 1,8 millones de años.

Fecha de Publicación
29 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SincIPHES
Fuente de las imágenes
SincIPHES
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, pleistoceno inferior, mascotas, osos, Dmanisi, Georgia, Europa, homínidos, alimentación, competencia
Bibliografía científica, publicación original
Nature Scientific Reports

  • Mandíbula de Ursus etruscus de Dmanisi. Foto: Bienvenido Martínez-Navarro (IPHES)
  •  
  • Mandíbula de oso hallada en Dmanisi. Foto: Bienvenido Martínez-Navarro/IPHES
  •  
  • Bienvenido Martínez-Navarro y Tsegai Medin, investigadores en el IPHES. Foto: IPHES
El yacimiento de Dmanisi, en Georgia, es un portal fundamental hacia nuestra evolución fuera de África. Allí se han localizado los fósiles más antiguos de nuestros antepasados más allá del continente africano. En las últimas décadas se han recuperado varios cráneos que señalan la presencia de individuos del género Homo hace ya 1,8 millones de años.

Junto a ellos, el entorno fue también ocupado por osos. A través del estudio de sus restos podemos no solo saber de qué especie se trataba, sino también lo que comía, e incluso deducir cómo pudo ser su relación con aquellos homínidos.

Esto es lo que están estudiando desde el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana y Evolució Social) y el ICP (Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont). A través de los fósiles de estos osos, y especialmente de sus restos mandibulares, los investigadores pueden reconstruir su dieta. Lo que hacen es analizar cuidadosamente las micromarcas dejadas por los alimentos sobre sus dientes, y compararlas con las de especímenes actuales de los que conocemos ya su alimentación. Así, el equipo científico ha podido averiguar que su dieta era omnívora, con un importante peso de la carne y el pescado.

La mayor estacionalidad climática del entorno de Dmanisi frente al África subtropical habría condicionado tanto la alimentación de los osos como la de los primeros homínidos de la zona. En palabras de Joan Madurell (ICP), probablemente ambas especies habrían tenido que optar por alimentarse de carroña en los meses más duros, debido a la escasez de plantas.

Es posible que se diese una cierta competencia entre ambas especies sobre algunos recursos, aunque los investigadores consideran que esto no fue un obstáculo para su coexistencia. La hibernación de los osos habría facilitado de hecho la supervivencia en los meses más complicados del año, permitiendo a los homínidos acaparar los escasos recursos disponibles.

Los jabalíes salieron peor parados tras la llegada de los homínidos. Según el estudio, los primeros se habrían extinguido en la zona después de que los homínidos comenzasen a habitar este entorno, quizá por una mayor competencia directa.

Una sola especie de oso

Los análisis realizados a los fósiles de osos nos dicen que por entonces solo habitaba una especie en el entorno de Dmanisi, Ursus etruscus, pero con un gran dimorfismo entre machos y hembras. Se trata además de los primeros representantes del linaje conocido como oso de las cavernas, que habitó posteriormente por toda Europa.

Leer Más

viernes, 29 de noviembre de 2019

Perro o lobo, el ADN no lo distingue
by LB Paleorama - 0

Cachorro de cánido recuperado en el permafrost (Yakutia, Siberia). Foto: Sergey Fedorov

Este cachorro vivió hace 18.000 años en Sajá-Yakutia (Siberia)

Un nuevo espectacular hallazgo liberado por el derretimiento del permafrost siberiano que podría ayudarnos a comprender cómo se produjo la domesticación de los lobos.

Fecha de Publicación
28 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Siberian Times
Fuente de las imágenes
Siberian Times
Palabras clave:
cánido, permafrost, paleolítico superior, Yakutia, Siberia, cachorro, perro, lobo, mascotas
Traducción: Laura Benito Díez.

Apenas alcanzaba los dos meses de edad cuando murió, como nos indican sus dientes de leche en forma de punta de flecha. El cachorro, un macho, fue hallado en el verano de 2018 en un bloque de suelo congelado cerca del río Indigirka, al noreste de Yakutsk. El permafrost había congelado todo su cuerpo, el morro e incluso sus bigotes y pestañas.

La causa de su muerte aún no ha podido ser determinada, aunque su posición no sugiere una situación de estrés, como sucedía en el caso del hallazgo de los cachorros de Tumat, hallados en 2015.

Los científicos se encuentran especialmente sorprendidos por este hallazgo, ya que los análisis genéticos iniciales realizados por el Centro Sueco de Paleogenética no han logrado determinar si se trata de un lobo o un perro. Love Dalén, profesor de Genética Evolutiva explica que este centro cuenta con el mayor banco de ADN de cánidos en Europa, con muestras procedentes de ejemplares de todo el mundo, y a pesar de ello no han podido discernir la naturaleza del cachorro al primer intento.

La datación por radiocarbono realizada sobre una de sus costillas ha arrojado una antigüedad de 18.000 años. Distintos expertos han debatido largo y tendido sobre el origen de la domesticación de los lobos y la aparición de los perros domésticos, algunos retrotraen este momento hasta hace 40.000 años, mientras otros piensan que sucedió en fechas más recientes. La información genética de Dogor (amigo en yakutio), como han llamado al animal, podría dar pistas sobre cómo se produjo este fenómeno.

Sergey Fedorov, del Instituto de Ecología Aplicada del Norte, en la Universidad Federal del Noreste (Yakutsk), afirma que serán necesarios nuevos análisis. "Hemos secuenciado su genoma a una cobertura de 2x. Pero aún no podemos decir si es un lobo o un perro. ¿Quizá es un ancestro común? ¡Necesitamos más secuenciación!.

Leer Más

jueves, 28 de noviembre de 2019

Primera momia egipcia completa de cachorro de león
by LB Paleorama - 0

Momia egipcia de cachorro de león recuperada en Saqqara. Foto: Mohamed Hossam/EFE

La momia ha sido hallada junto con las de otras especies animales en el área arqueológica de Saqqara

A pesar del enorme conocimiento sobre el mundo funerario egipcio que hemos ido acumulando en los últimos siglos, aún se producen hallazgos en el país del Nilo que provocan nuestra sorpresa. Junto al hallazgo hace meses de las primeras momias conocidas de escarabajo gigante, el conjunto arqueológico de saqqara vuelve a ser noticia por la aparición del primer cachorro momificado de león que se haya documentado hasta ahora.

Fecha de Publicación
23 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
La Vanguardia
Fuente de las imágenes
La Vanguardia
Palabras clave:
mundo clásico, egipcios, momia, león, Bastet, Saqqara, Egipto, mascotas
Perfectamente preservado para la posteridad gracias a las fabulosas artes de momificación desarrolladas durante el Egipto faraónico, así han encontrado los arqueólogos a este pequeño cachorro de león momificado. Un animal de gran carga simbólica para los antiguos egipcios, ya que los felinos representaban para ellos a Bastet, diosa de la felicidad y de la armonía, protectora de los humanos y del hogar.

Junto a ella se han recuperado también momias de otros animales, como pájaros, cocodrilos y gatos. Además se han localizado otros cinco felinos adultos, uno de ellos claramente un león. Los otros están aún en proceso de análisis para determinar su especie, podría tratarse de leopardos.

Las últimas excavaciones en Saqqara han permitido documentar junto a las momias de animales un importante conjunto de estatuas, de las que 75 representan gatos. Están realizadas en madera y bronce, y datan del último periodo de uso del lugar, entre 664 y 332 a.C.

Leer Más

viernes, 22 de noviembre de 2019

Estatuilla animal sobre marfil de mamut en Denisova
by LB Paleorama - 0

Figurilla de un león de las cavernas sobre marfil de mamut recuperada en Cueva Denisova (Siberia). Foto: Institute of Archeology and Ethnography.

Podría tratarse de la representación de un león de las cavernas

Asombrosamente delicada y tristemente incompleta. El equipo de investigación que trabaja actualmente en cueva Denisova ha dado a conocer esta pequeña figurilla de lo que parece ser un gran felino, quizá un león de las cavernas, realizada hace más de 40.000 años sobre el marfil de un mamut que habría vivido al menos a 100 kilómetros al norte de la cueva.

Fecha de Publicación
20 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
The Siberian Times
Fuente de las imágenes
The Siberian Times
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, paleolítico superior, cueva Denisova, Siberia, Rusia, figurilla, marfil, león de las cavernas, moda

  • Figurilla de un león de las cavernas sobre marfil de mamut recuperada en Cueva Denisova (Siberia). Foto: Institute of Archeology and Ethnography.
  •  
  • Figurilla de un león de las cavernas sobre marfil de mamut recuperada en Cueva Denisova (Siberia). Foto: Institute of Archeology and Ethnography.
  •  
  • Figurilla de un león de las cavernas sobre marfil de mamut recuperada en Cueva Denisova (Siberia). Foto: Institute of Archeology and Ethnography.
Traducción: Laura Benito Díez.

Este sensacional descubrimiento se produjo hace tres meses por parte de un equipo de arqueología del Instituto de Arqueología y Etnografía de Novosibirsk. Lo que se conserva de la diminuta figurilla tiene 42 milímetros de longitud, 11 milímetros de altura y 8 milímetros de grosor. Sus descubridores le atribuyen una antigüedad de entre 40.000 y 45.000 años, y fue recuperada en el nivel 11 de la galería sur de Cueva Denisova.

De confirmarse su cronología, se trataría de la más antigua escultura zoomorfa que se haya encontrado hasta ahora en Siberia, y en todo el territorio de Asia septentrional y central.

La cabeza del animal se ha perdido, pero se pueden observar sus patas traseras, ingles, lomo y vientre.Todo ello está decorado con pequeños grupos de cuatro líneas paralelas.

'La figurilla representa a un animal con el estómago contraído, sus patas traseras dobladas. Está galopando, saltando o preparado para saltar. El animal aparece en una posición típica en los grandes felinos en el momento en que están listos para capturar una presa', ha dicho Mikhail Shunkov, director del departamento de Arqueología Prehistórica del Instituto.

El marfil de mamut con que se realizó la figura procede de una fuente distante, según el equipo científico. HAbría sido transportado al menos 100 kilómetros desde las laderas de los Montes Altai.

Tras finalizar la talla, la persona que lo realizó utilizó ocre rojo para pintarlo. La mayoría de los trazos se han documentado en la zona del estómago, lo que hizo pensar que se podía tratar de la representación de heridas sobre el animal, pero el investigador Alexander Fedorchenko cree que más probablemente todo el animal habría estado cubierto de pigmento. El único punto de la cueva donde se ha documentado ocre hasta ahora es precisamente la galería sur.

Aunque la figura está incompleta, el equipo considera que es probable que se trate de la representación de un león de las cavernas, aunque al estar ausente la cabeza no se podría concretar si se trata de un macho o una hembra. Acerca de su uso o significado tampoco se puede precisar mucho más.

En cuanto a los responsables de su creación, para la cronología considerada nuestros antepasados sapiens ya habrían llegado a la zona, por lo que podría reflejar su interacción cultural con los denisovanos.

Los ejemplos conocidos más cercanos estilísticamente a la figurilla de Denisova son figuras de leones de las cavernas procedentes de Vogerfelt, al suroeste de Alemania, y de otras cuevas en el suroeste francés.

  •  
Leer Más

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Seminario Internacional The Neolithic Settlement of “La Marmotta”. A View on the Neolithic Expansion
by LB Paleorama - 0

Seminario internacional The Neolithic Settlement of “La Marmotta”. A View on the Neolithic Expansion.

Interesante seminario sobre los nuevos datos acerca del proceso de neolitización del Mediterráneo


Fecha de Publicación
20 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Archaeology of Social Dynamics (ADS-CSIC)
Fuente de las imágenes
Archaeology of Social Dynamics (ADS-CSIC)
Palabras clave:
agenda, seminario, La Marmotta, neolítico, Roma, Italia
La Marmotta es uno de esos fabulosos tesoros del pasado, un yacimiento neolítico suspendido en el tiempo bajo las aguas del lago de Bracciano. El próximo mes de diciembre el Museo delle Civiltà-Museo Preistorico Etnografico 'Luigi Pigorini' y la Escuela Española de Historia y Arqueología en Roma (EEHAR-CSIC) organizan un seminario internacional sobre los últimos avances en las investigaciones de este enclave privilegiado, y sobre su aportación a la visión del proceso que conocemos como neolitización.

Contará con la presencia de una veintena de especialistas. Entre ellos, el investigador Juan Francisco Gibaja, de la Institució Milá i Fontanals (CSIC), y la investigadora Miriam Cubas, de la Universidad de Alcalá de Henares.

Gibaja presentará junto a Niccolò Mazzucco los primeros resultados de análisis de las hoces recuperadas en el yacimiento a través del proyecto ÉXODO. Por su parte, Cubas presenta junto a Oliver Craigh (University of York) los resultados de sus análisis químicos sobre los residuos recuperados de diferentes cerámicas del yacimiento.

El seminario tendrá lugar los días 10 y 11 de diciembre en Roma. Encuentra toda la información en este enlace.

Leer Más

Joyería con dientes humanos en Çatalhöyük
by LB Paleorama - 0

Dientes humanos perforados de época neolítica procedentes de Çatalhöyük (Turquía). Foto: SCOTT HADDOW / UNIVERSITY OF COPENHAGEN

Documentan en la primera ciudad tres piezas dentales humanas perforadas a modo de colgantes

Una costumbre presente ya en el Paleolítico europeo que hasta ahora no había sido documentada en Próximo Oriente. El yacimiento de Çatalhöyük (Turquía), Patrimonio Mundial de la UNESCO, albergaba en sus niveles neolíticos al menos dos colgantes realizados con dientes humanos.

Fecha de Publicación
14 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Forbes
Fuente de las imágenes
Forbes
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, Çatalhöyük, Turquía, Próximo Oriente, joyería, dientes humanos, moda
Bibliografía científica, publicación original
Journal of Archaeological Science: Reports
Traducción: Laura Benito Díez.

La ciudad de Çatalhöyük, Patrimonio Mundial desde 2012, es un espectacular yacimiento arqueológico que estuvo habitado aproximadamente desde 7500 a.C. hasta 5700 a.C. Entre los múltiples restos arqueológicos localizados durante su excavación, que se lleva desarrollando desde la década de 1960, se han localizado diferentes elementos de adorno realizados con dientes de animales. Ahora se han localizado por primera vez tres dientes humanos perforados para ser utilizados presumiblemente como colgantes.

El uso de dientes humanos con fines ornamentales está documentado arqueológicamente desde el Paleolítico superior europeo, y sigue apareciendo de forma esporádica durante el Mesolítico, el Neolítico e incluso el Calcolítico. Sin embargo, hasta ahora no se conocían ejemplos de esta práctica en Próximo Oriente en esta amplia franja de tiempo.

Un estudio recientemente publicado en 'Journal of Archaeological Science: Reports' aborda el análisis de estos tres dientes humanos localizados en las fases neolíticas de Çatalhöyük (7100-6000 cal a.C.) que parecen haber sido modificados para ser usados como colgantes.

Para ello se han realizado análisis macroscópicos, microscópicos y radiográficos, que han conformado la modificación y el uso de dos de los tres ejemplos localizados. Los dos colgantes confirmados parecen haber sido extraídos de restos ya esqueletizados de personas de edad avanzada. Posteriormente fueron cuidadosamente perforados, y utilizados como colgantes durante un periodo de tiempo variable.

La rareza de estos objetos en el Próximo Oriente durante la Prehistoria sugiere un profundo significado simbólico de esta práctica y estos ornamentos, y nos proporciona una nueva percepción de las costumbres funerarias y la importancia simbólica del uso de partes del cuerpo humano durante el Neolítico en esta zona.

Leer Más

jueves, 14 de noviembre de 2019

A subasta el anfiteatro romano de León
by LB Paleorama - 0


Es el único anfiteatro conservado del noroeste peninsular, levantado al estilo de los anfiteatros centroeuropeos

El Diario de León recoge la noticia, aunque para estos solares la situación no es nueva, puesto que ya han estado a la venta con anterioridad. Un pedazo muy valioso de nuestra historia que de seguro podría ser un bien patrimonial que aportase aún más valor a la ciudad. Quizá esta situación de venta podría ser una estupenda oportunidad para que alguna administración pública, ya sea local, regional o estatal, adquiriese el terreno, garantizando la adecuada conservación de tan relevantes evidencias de nuestro pasado.

Fecha de Publicación
14 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Diario de León
Fuente de las imágenes
Diario de León
Palabras clave:
mundo grecorromano, romanos, anfiteatro, legiones, Legio VII Gemina, León, Castilla y León, España, subasta, sucesos

En 1994 aparecían durante la construcción de un edificio de viviendas los primeros restos de esta importante obra arquitectónica, el anfiteatro de la antigua Legio, que originalmente estuvo ubicado fuera del campamento romano que dio origen a la ciudad de León. Los hallazgos, situados en la calle Cascalerías, se han ido produciendo a lo largo de las últimas décadas en otros solares de la misma calle, completando la imagen del edificio, que probablemente contó con un graderío de madera, del que no se han conservado restos.

En Hispania, su singularidad se debe a ser el único anfiteatro que se sepa asociado a un campamento militar. Se estima que sus dimensiones podrían albergar a unos 5.000 espectadores, con una extensión mayor que la de la actual Plaza Mayor de la ciudad. Se erigió extramuros, en la zona de vivienda de la población civil. Su construcción data del siglo I d.C., pero fue reforzado en el siglo II, posiblemente por problemas de estabilidad de la estructura.

El solar que sale ahora a subasta por vía de apremio cuenta con 10 metros lineales del edificio, único anfiteatro conservado del noroeste peninsular, y que seguramente dio cobijo al entrenamiento de los legionarios, además de a diferentes espectáculos. Sigue los patrones constructivos de otros anfiteatros conocidos en el centro y noroeste europeo.

El Diario de León se hace eco del riesgo que amenaza ahora a estos valiosos restos arqueológicos, tan importantes para el conocimiento de la historia y evolución de la ciudad, y que nunca han sido mostrados al público. Sí se pueden o han podido visitar, sin embargo, los restos conservados bajo otros dos inmuebles de la misma calle.

El solar donde se ubican los restos, a la altura del sótano, ya estuvo a la venta hace cuatro años a través del portal Milanuncios. En aquella ocasión, se ofertaba para su división y uso como trasteros, presumiblemente porque los restos arqueológicos no permitirían otros usos compatibles con su conservación. Quizá esta situación de venta podría ser una estupenda oportunidad para que alguna administración pública, ya sea local, regional o estatal, adquiriese el terreno, garantizando la adecuada conservación de tan relevantes evidencias de nuestro pasado. Estos restos pasarían a ser además un nuevo elemento de valor para la ciudad, generando dinámicas de turismo cultural, y también como herramienta para conectar a los habitantes de la ciudad con su pasado.

Leer Más

Confirmado el hallazgo en México de un cazadero de mamuts
by LB Paleorama - 0

Tras casi diez meses de excavaciones, equipo del INAH ha recuperado 824 huesos de mamut en Tultepec (México). Foto: Edith Camacho, INAH.

Documentan un contexto inédito de caza y despiece de mamuts compuesto por varias fosas excavadas en el terreno

Nuestra visión de la caza de grandes mamíferos en la Prehistoria se ha transformado mucho a lo largo del tiempo. Distintas interpretaciones y evidencias arqueológicas nos habían llevado a construir un modelo oportunista de la caza de mamuts, que ahora se ve afectado por el hallazgo de una serie de trampas de caza para la captura de este animal localizadas en México. Estas evidencias darían peso al argumento de una explotación habitual y planificada de la caza de estos grandes (grandísimos) hervíboros.

Fecha de Publicación
6 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
INAH
Fuente de las imágenes
INAH
Palabras clave:
arqueología americana, prehistoria, mamuts, caza, trampas, Tultepec, México, mascotas


  • Restos óseos de mamuts. Foto: Arqueólogo Luis Córdoba Barradas, INAH.
  •  
  • Arqueólogos del INAH hacen recorrido de la zona en donde hallaron huesos de mamuts en Tultepec, Estado de México. Foto: Edith Camacho, INAH.
  •  
  • Restos óseos de mamuts. Foto: Arqueólogo Luis Córdoba Barradas, INAH.
  •  
  • Tras casi diez meses de excavaciones, equipo del INAH ha recuperado 824 huesos. Foto: Edith Camacho, INAH.
Mucho se ha disertado sobre las estrategias de caza de animales de gran tamaño durante el Paleolítico, especialmente acerca de la caza de mamuts. Dados los grandes riesgos que conllevaría, durante mucho tiempo se ha especulado sobre si el aprovechamiento de estos animales no habría sido más bien oportunista, centrándose en ejemplares heridos o moribundos. Ahora las evidencias de trampas para cazar mamuts documentadas en México equilibran de nuevo la balanza hacia una explotación planificada y regular de la carne de estos animales.

Se trata de una antigua zona lacustre, a orillas del desaparecido lago de Xaltocan, al norte de la ciudad de México. Allí, hace unos 15.000 años, grupos de cazadores recolectores habrían excavado en el terreno fangoso grandes fosas de paredes verticales, con una cierta alineación, cuyo fin habría sido atrapar a los mamuts y despiezarlos para su aprovechamiento.

El hallazgos quedó al descubierto a principios de año, al realizar un vaciado para un vertedero que finalmente no entró en uso. En los cortes laterales del vaciado quedaron ya a la vista algunos de los huesos.

La intervención arqueológica desarrollada por el INAH durante diez meses ha permitido recuperar 824 huesos, la mayoría de ellos sin conexión anatómica, pertenecientes al menos a 14 mamuts. Los huesos se encontraban en el interior de varias fosas excavadas en el terreno, con paredes prácticamente verticales de 1,70 metros de altura, y con un diámetro de unos 25 metros.

Entre los huesos se encuentran ocho cráneos, cinco mandíbulas, un centenar de vértebras, 179 costillas, 11 escápulas, cinco húmeros, junto a otros hueso de menor tamaño como cúbitos, pelvis, fémures o tibias.

En este enclave se han identificado tres fosas, pero los lugareños del entorno han indicado a los científicos al menos otros tres enclaves cercanos con más restos, por lo que podría tratarse de un sistema de trampas a gran escala.

Datando cambios en el clima

A falta de los resultados de dataciones más precisas, los investigadores ubican cronológicamente la excavación de las trampas hace unos 15.000 años, coincidiendo con un máximo glaciar que contribuyó a la desecación de la zona, haciendo retroceder las aguas del lago Xaltocan y dejando al descubierto parte de su lecho. Además, se han localizado capas de cenizas volcánicas entre y por encima de los huesos de los mamuts, que podrían pertenecer a una gran erupción del volcán Popocatépetl ocurrida hace unos 14.700 años. Las trampas pudieron estar en uso alrededor de 500 años, y posteriormente se colmatarían con el regreso de las aguas del lago. Se han documentado también restos de mamuts por encima de ese relleno, por lo que la zona habría continuado siendo un cementerio para estos animales.

Leer Más

miércoles, 6 de noviembre de 2019

La dieta de los primeros europeos
by LB Paleorama - 0

Fragmentos de hueso con marcas de corte de hace 1,4 millones de años, yacimientos de Orce (Granada). Foto: Espigares et alii.

El yacimiento de Orce conserva las huellas de corte sobre hueso más antiguas de Europa (1,4 MA)

Los yacimientos de Orce (Baza, Granada) continúan revelándose como un enclave fundamental para entender a los primeros grupos humanos que habitaron Europa. La antigüedad de los restos de fauna y herramientas encontrados así lo respaldan. Ahora se publica un estudio en Nature sobre las numerosas huellas de corte identificadas en fragmentos óseos del yacimiento, que nos permite entender como era la dieta de estos homínidos hace más de un millón de años.

Fecha de Publicación
6 de noviembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Diario SurGranada HoyLa Vanguardia
Fuente de las imágenes
Nature Scientific Reports
Palabras clave:
Prehistoria, Paleolítico inferior, Pleistoceno inferior, Orce, Granada, Andalucía, España, hueso, huellas de corte, alimentación, dieta, gastronomía
Bibliografía científica, publicación original
Nature Scientific Reports
Las investigaciones en Orce siguen avanzando campaña a campaña, en los distintos enclaves conocidos, y también en el laboratorio. Estos trabajos nos han permitido conocer cómo era el sur de la península hace un millón de años, qué animales lo habitaban, y vislumbrar la huella de los primeros homínidos en el continente europeo.

Un reciente estudio publicado en Nature se centra en el análisis de las huellas de corte y rotura identificadas en restos óseos de fauna recuperados en el conjunto de yacimientos de Orce. Para ello se han revisado unos 15.000 fragmentos de hueso fósil, entre los que se han localizado 227 ejemplares con evidencias de modificación intencional.

La investigación ha sido liderada por María Patrocinio Espigares, profesora del Departamento de Ecología y Geología de la Universidad de Málaga (UMA), en colaboración el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona y el Museo de Historia Natural de Los Ángeles (California, EE UU).

¿Qué comían?

Los huesos incluidos en el estudio fueron recuperados en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva-3. De todos ellos se deduce que en la dieta de estos grupos humanos se incluían tanto grandes mamíferos como animales de pequeño tamaño, entre los que hay evidencias de tortugas. De las especies más voluminosas se obtendría tanto carne como grasa y médula ósea, el preciado tuétano. Otras especies de pequeño tamaño consumidas son roedores, conejos o liebres y aves.

Espigares explica que las marcas identificadas fueron realizadas con herramientas de sílex y caliza, lo que avala que se trate de evidencias del aprovechamiento por parte de antiguos homínidos. En otros casos se han identificado mordeduras de hienas, roedores o puercoespines.

Los distintos tipos de marcas documentados (incisiones, aserrados, raspados, tajos) nos indican que los cuerpos de estos animales fueron despellejados, desarticulados, descarnados y eviscerados. Además, las marcas de fractura revelan la búsqueda del tuétano en su interior.

Probablemente la dieta de estos grupos se completase con pequeños mamíferos, anfibios, reptiles, huevos de aves y caracoles. De todo ello se han documentado ejemplos durante las excavaciones.

Leer Más