Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

jueves, 18 de julio de 2019

El cráneo más antiguo de H. sapiens en Europa estaba con un neandertal mucho más joven
by LB Paleorama - 0

Reconstrucción del cráneo Apidima 1. / Katerina Harvati, Eberhard Karls University of Tübingen

Este cráneo hallado en una cueva de Grecia tendría unos 210.000 años de antigüedad

Nuevo giro a la teoría sobre la evolución y salida de África de nuestra especie. Los cráneos de Apidima (Grecia), excavados en 1978 y estudiados ahora con tecnologías del siglo XXI, están proporcionando grandes sorpresas al respecto. Aparte de haberse identificado el cráneo de Homo sapiens más antiguo de Europa, nada menos que 210.000 años, se ha podido constatar que se encontraba a escasos 30 centímetros de un cráneo neandertal, aunque separado de él en realidad por un abismo de 40.000 años.

Fecha de Publicación
10 de julio de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SINCNature news
Fuente de las imágenes
SINC
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, evolución humana, neandertales, Homo sapiens, cueva de Apidima, Grecia, Europa, cráneo, gente
Bibliografía científica, publicación original
Nature
La cueva de Apidima (Grecia) proporcionó en la década de 1970 el hallazgo de dos cráneos fosilizados, Apidima 1 y Apidima 2, que han podido ser recientemente reconstruidos y estudiados con actuales técnicas de análisis, como la radiometría. El estudio ha sido publicado recientemente en Nature y ha resultado un revulsivo para la historia de la expansión fuera de África de nuestra especie, ya que los investigadores han concluido que uno de los cráneos, perteneciente a nuestra especie (Homo sapiens sapiens), tiene una antigüedad de 210.000 años. Pero vayamos por partes.

Hasta hace relativamente poco, se otorgaba a nuestra especie una antigüedad de unos 200.000 años, y se consideraba que su evolución se habría producido enteramente en África, ubicando su salida masiva del continente hace unos 90.000 años. Distintos hallazgos en los últimos años van matizando profundamente esta interpretación, como el hallazgo de fósiles arcaicos de nuestra especie datados en 300.000 años de antigüedad en Marruecos, muy lejos de la llamada 'cuna de la humanidad', o los restos identificados en Sudáfrica (Florisbad) con una antigüedad de unos 260.000 años. También la aparición de una mandíbula de H. sapiens en Israel que fue datada entre 200.000 y 175.000 años de antigüedad.

En el contexto actual, el cráneo parcial de Homo sapiens recuperado en Apidima es el fósil más antiguo de nuestra especie localizado en Europa, y es más de 160.000 años más antiguo que el siguiente fósil de humano moderno conocido en el continente. Lo más curioso es que se recuperó junto con otro cráneo, muy cerca uno de otro, pero en este caso perteneciente a un neandertal 'tan solo' 40.000 años más joven.

Ambos cráneos fueron recuperados de un mismo bloque de roca en el año 1978, pero entonces no fue posible su análisis ni su datación precisa. Apidima 2 conserva parte de la región facial y fue clasificado morfológicamente ya como neandertal, pero de Apidima 1 solo se recuperó la calota o parte posterior del cráneo y no había sido posible identificar su atribución a ninguna especie concreta.

El equipo liderado por Katerina Harvati ha usado la tomografía computerizada para escanear los fósiles, y ha generado una recosntrucción virtual 3D de cada especímen. Han analizado cada fósil para comprobar aspectos de su forma, y poder determinar sus similitudes con los de otras especies.

El extenso análisis comparado de Apidima 1 indica que es un ejemplar temprano de Homo sapiens. La parte posterior del cráneo es redondeada como la de esta especie, y carece de la clásica protuberancia o 'moño' que se observa en cráneos neandertales.

La datación anterior de un fragmento de Apidima 2 por el método de series de uranio le atribuía una edad mínima en torno a 160.000 años. Harvati y sus colegas han realizado un conjunto más extenso de dataciones por series de uranio, que sorprendentemente han revelado que Apidima 1 y Apidima 2 son de diferente antigüedad, a pesar de haber sido encontrados muy próximos entre sí.

Apidima 2 está en torno a 170.000 años de antigüedad, dentro del rango de otros fósiles neandertales hallados a lo largo de Europa. Apidima 1 está datado en al menos 210.000 años, lo que supone una antigüedad mucho mayor que ningún otro fósil de Homo saliendo ampliamente aceptado encontrado fuera de África.

Este hallazgo revela que al menos dos especies de homónimos habitaron el sudeste europeo hace aproximadamente 200.000 años. El descubrimiento de un fósil de Homo saliendo en Apidima suscita preguntas sobre qué le pasó a esta población. Teniendo en cuenta que este Homo sapiens existió en un momento en que hay claras evidencias de la presencia de neandertales en otros yacimientos europeos, ¿era parte de una población incapaz de competir de forma exitosa con los neandertales, especialmente en el clima inestable de la época?

Quizá más de una vez ambas especies se fueron remplazando una a la otra como el grupo principal de homónimos en esta región.

Leer Más

martes, 9 de julio de 2019

La Marmotta, neolítico sumergido en el corazón de Italia
by LB Paleorama - 0

Yacimiento neolítico subacuático de La Marmotta, cerca de Roma. Foto: Museo delle Civiltà.

Piraguas, arcos, cuencos, cucharas, hoces, o cestos preservados durante más de 7.000 años por las aguas del Lago de Bracciano

Un lugar condensado en el tiempo desde hace más de 7.000 años, preservado bajo 12 metros de agua en el lecho del Lago de Bracciano, donde la materia orgánica se conserva como si hubiese sido abandonada anteayer. Eso es La Marmotta, un yacimiento neolítico que puede guardar muchas respuestas sobre el desarrollo tecnológico y su transmisión entre las comunidades neolíticas y las sociedades indígenas con las que interactuaron, o sobre el medio ambiente en el que se desenvolvían. Un proyecto conjunto del CSIC y el Museo delle Civiltà de Roma busca aplicar a este yacimiento excepcional las técnicas de análisis más innovadoras del momento.

Fecha de Publicación
17 de abril de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Dicyt
Fuente de las imágenes
Dicyt
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, La Marmotta, Lago de Bracciano, Italia, subacuático, materia orgánica, madera, cuerda, hueso, fibras vegetales, internacional
Piraguas, arcos, cuencos, cucharas, hoces, cestos...todo ello va surgiendo del fondo del Lago de Bracciano, conservado como por arte de magia durante más de 7.000 años. Piezas que en otros lugares solo podemos imaginar, se encuentran casi en el mismo estado que cuando fueron dejadas allí por las personas que las fabricaron y utilizaron. Es el yacimiento neolítico de La Marmotta, situado a unos 60 kilómetros de la ciudad de Roma, oculto bajo las aguas del lago.

Este fabuloso enclave, similar al yacimiento de La Draga (Banyoles, Girona) por sus características y cronología, fue localizado en 1989, e investigado mediante excavaciones arqueológicas hasta 2006. Ahora el CSIC y el Museo delle Civiltà de Roma desarrollan allí un proyecto internacional para estudiar la tecnología y las técnicas de conservación de alimentos desarrolladas por estas comunidades.

Juan Francisco Gibaja es investigador del CSIC en la Institución Milá y Fontanals y uno de los responsables de este proyecto. Gibaja lo describe como un 'yacimiento excepcional', por la oportunidad que nos da para conocer objetos realizados en materiales perecederos, que en otro tipo de yacimientos es impensable poder recuperar. Dentro de este proyecto se van a aplicar al yacimiento las técnicas de análisis más innovadoras, como la microscopía confocal, los análisis isotópicos o los estudios de fitolitos.

Mario Mineo, conservador del Museo delle Civiltà y resposable también del proyecto, considera que 'Los resultados obtenidos en una excavación como ésta no sólo son útiles para reconstruir la vida en la prehistoria sino también para conocer el medio ambiente y los cambios que se han producido a lo largo del tiempo. Todo ello tiene aplicaciones prácticas, incluso en la actualidad'.

El proyecto se estará desarrollando hasta diciembre, y cuenta con la colaboración de la Escuela Española de Historia y Arqueología del CSIC en Roma.

Leer Más

lunes, 1 de julio de 2019

Todo lo que nos queda por descubrir de nuestros ancestros en Asia-Pacífico
by LB Paleorama - 0

Los cuatro dientes de Tongzi (China) que han sido reestudiados y podrían pertenecer a denisovanos. Foto: Song Xing et al.

Las investigaciones genéticas y de fósiles de homínidos en Asia están cambiando nuestra percepción sobre nuestro pasado evolutivo

El panorama que nos habíamos planteado durante mucho tiempo sobre la salida de África de nuestra especie y su encuentro con los neandertales ha saltado por los aires a golpe de arqueología y genética. Nuevos hallazgos, revisión de fósiles antiguos con el conocimiento actual, y cada vez más amplios estudios genéticos sobre poblaciones modernas dibujan un mosaico cada vez más complejo, con la presencia de incluso varios linajes de denisovanos, y nuevas especies como Homo luzonensis. Asia está resultando una caja de sorpresas para nuestra evolución. Aún queda mucho por saber, pero cada vez está más claro que las respuestas no van a ser sencillas.

Fecha de Publicación
10 de mayo de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SINCEuropa PressEuropa PressEfe FuturoSINC
Fuente de las imágenes
SINCSinc
Palabras clave:
prehistoria, evolución humana, genética, ADN, homininos, denisovanos, Homo luzonensis, Eurasia, Indonesia, gente
Bibliografía científica, publicación original NatureJournal of Human EvolutionCellNature Ecology & Evolution

  • Dentadura superior derecha de Homo luzonensis. Foto: Callao Cave Archaelogy Project
Mientras la llamada 'cuna de la humanidad' en África ha sido y es investigada con ahínco para tratar de determinar el origen de nuestra especie y de los homínidos que nos precedieron, los senderos de la evolución en el gran continente asiático han permanecido mucho más desconocidos. La identificación de los denisovanos a partir del ADN obtenido de los restos óseos de Cueva Denisova (Siberia) marcó una nueva línea, a la que se van sumando tanto nuevos hallazgos como nuevos estudios sobre viejos fósiles, además de estudios genéticos sobre poblaciones actuales que van enriqueciendo mucho nuestra visión sobre el asunto.

Sobre la posible expansión de los denisovanos a lo largo de Asia, leíamos hace poco la reciente atribución a esta especie de una mandíbula inferior recuperada en el Tíbet en 1980, datada en torno a 160.000 años de antigüedad. Los restos fueron hallados en una cueva de Xiahe, en la provincia china de Gansu. Sería el primer fósil de denisovano identificado fuera de cueva Denisova, y no solo eso, sino que además fue localizado a 3.280 metros de altitud. la investigación parece indicar que los denisovanos se habrían adaptado a entornos pobres en oxígeno mucho antes de la llegada de nuestra especie al 'techo del mundo' hace unos 40.000 años.

El estudio de la pieza ha sido complejo debido a su gran antigüedad. El equipo no ha logrado recuperar ADN viable, pero han podido analizar proteínas procedentes de un molar para establecer su especie. La datación de una dura capa de carbonato que estaba pegada a la mandíbula permitió atribuir una cronología fiable al fosil.

Otra evidencia arqueológica iluminada recientemente con una nueva luz son los restos de homínidos procedentes de la cueva de Yanhui, conocidos como los homínidos de Tongzi (sureste de China). Estos restos fueron recuperados entre 1972 y 1983, y fueron datados entre 240.000 y 172.000 años de antigüedad. María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro, directora e investigador del CENIEH, participan en el estudio actual de cuatro dientes recuperados en la cueva de Yanhui, y que habían sido interpretados como Homo erectus o sapiens arcaico. El trabajo, liderado por Song Xing del Institute of Vertebrate Paleontology and Palaeoanthropology de Pekín (IVVP), indica que el patrón morfológico de estos dientes no se corresponde con el de Homo erectus clásico, abriendo la puerta a su adscripción a los denisovanos.

La revista Cell publicó la pasada primavera un estudio basado en una nueva recopilación de datos de genomas actuales pertenecientes a personas que viven en Indonesia y Nueva Guinea. El estudio se había centrado en identificar fragmentos de ADN antiguo transmitidos a humanos modernos actuales, y ha revelado datos bastante sorprendentes precisamente sobre los denisovanos. En la ascendencia de estos grupos humanos parecen estar presentes dos linajes denisovanos diferentes. Estos dos linajes son tan diferentes entre sí, que los investigadores llegan a plantear si sería más idóneo identificar a uno de ellos como una nueva especie de homínido hasta ahora desconocida.

Otro dato curioso de este estudio es que papúes y uno de los grupos de denisovanos tuvieron una relación especialmente estrecha, por lo que probablemente estos denisovanos llegaron a habitar las islas. Este dato cambia la imagen que teníamos de esta especie como asentada en el norte, en regiones más frías.

También se han realizado estudios similares pero en el área interior de Eurasia, como el publicado en Nature ecology & evolution para el que se analizaron los genomas de más de 700 individuos. Los datos obtenidos se combinaron además con información arqueológica, histórica y lingüística. Este vasto estudio, que incluye la revisión de genomas antiguos, ha permitido identificar tres agrupaciones genéticas distintas. Los distintos grupos se ubican geográficamente en bandas este-oeste, que se extienden a lo largo de la región y se correlacionan generalmente con zonas ecológicas diferenciadas. La zona más al norte o 'bosque-tundra', incluye a rusos, a todos los hablantes de lengua urálica (húngaro, finlandés y estonio), y de idioma yeniseo, de los cuales solo uno permanece hoy y se habla en Siberia central. La zona central o 'estepa-bosque' agrupa a poblaciones de habla turca y mongólica del Volga y de la región alrededor de las montañas de Altai y Sayan, cerca de donde se encuentran Rusia, China, Mongolia y Kazajstán. Y la zona más al sur o 'estepa sur' incluye el resto de las poblaciones de habla turca y mongólica que viven más al sur, como los kazajos, kirguisos y uzbekos, así como los tayikes de lengua indoeuropea.

Y en mitad de toda esta complejidad de datos genéticos y arqueológicos, desde Filipinas nos llegaba la noticia de la identificación de una posible nueva especie de homínido, Homo luzonensis, que también habría coincidido cronológicamente con nuestra especie. Sus restos fueron localizados en la cueva del Callao, en la isla de Luzón (Filipinas). Nature recogía el hallazgo, al que se atribuye una antigüedad de entre 50.000 y 67.000 años. Su mezcla de rasgos es lo que ha motivado que los restos sean clasificados como pertenecientes a una nueva especie. Según sus investigadores, los restos de la cueva del Callao muestran más afinidades con especies del género Homo, que con otros géneros de hominino como Australopithecus o Paranthropus. Sin embargo, la falange del pie investigada entre los restos revela una morfología más cercana a Australopithecus. También sus dientes presentan una combinación de rasgos arcaicos y modernos. Los restos estudiados para identificar a la especie pertenecen a al menos tres homínidos.

A la luz de todas estas investigaciones, no queda más que aceptar que la complejidad de la evolución humana se resiste a clasificaciones y simplificaciones. Además, lo que sucediese a ese respecto en el continente asiático, aún poco conocido, puede cambiar significativamente nuestra comprensión sobre la evolución e interacción entre las distintas especies de homininos. Lo que es seguro es que una respuesta simple no va a ser posible.

Leer Más

jueves, 27 de junio de 2019

La ciudad visigoda de Recópolis aún guarda muchos secretos bajo el suelo
by LB Paleorama - 1

Vista aérea de la ciudad visigoda de Recópolis (Zorita de los Canes, Guadalajara) donde se integran los resutados de la prospección por georradar realizada en 2015. Foto: J. Henning and E. Fikrit Eyub; Henning, J. et al. Antiquity 2019.

La publicación de un estudio realizado por georradar ofrece una nueva imagen de la ciudad, e incluso revela una posible mezquita hasta ahora desconocida.

La ciudad visigoda de Recópolis, cuyos restos se alzan imponentes sobre el río Tajo a la altura del municipio de Zorita de los Canes (Guadalajara) es conocida desde antiguo gracias a las excavaciones pioneras de Juan Cabré a comienzos del siglo pasado. De ella conocemos bien sus edificios principales, aunque amplias zonas de su perímetro amurallado permanecen aún ocultas bajo el suelo. Un estudio de georradar realizado en 2015 que acaba de ver la luz revela un abigarrado urbanismo que se extiende incluso extramuros, y lo que es más llamativo, un edificio de grandes dimensiones que por su planta y orientación podría ser una mezquita. Además una de las más antiguas de Europa. ¿Confirmarán las excavaciones arqueológicas esta hipótesis?

Fecha de Publicación
20 de junio de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Live Science
Fuente de las imágenes
Live Science
Palabras clave:edad media, antigüedad tardía, visigodos, recópolis, zorita de los canes, guadalajara, ciudad, georradar, mezquita, vivienda

Bibliografía científica, publicación original
Antiquity

  • Plano de la antigua ciudad de Recópolis, que integra los restos excavados con el resultado de la prospección con georradar. Foto: Antiquity Publications Ltd; figure by K. Rassmann & H. Höhler-Brackmann; Henning, J. et al. Antiquity 2019.
La ciudad visigoda de Recópolis (Zorita de los Canes, Guadalajara) fue un imponente asentamiento amurallado sobre el río Tajo en su curso alto, del que se conoce gran parte de sus edificios monumentales. Pero hasta ahora, la mayor parte del trazado de la ciudad permanecía oculto bajo el subsuelo. En el año 2015, se realizó una prospección no invasiva con georradar, un estudio conjunto entre las universidades de Harvard y Alcalá de Henares, que acaba de ver la luz en la revista Antiquity.

¿Y qué sorpresas nos trae? Para empezar, comienza a llenar de manera considerable el trazado urbanístico más allá de la zona palacial situada en la parte más alta del Cerro de la Oliva. La imagen de georradar revela calles y edificios en alta densidad dentro del perímetro amurallado, e incluso lo que parece ser un pequeño suburbio frente a la única puerta de acceso documentada mediante excavación en la muralla hasta ahora.

"En cada espacio que hemos podido prospectar, hemos encontrado edificios y calles y callejones", ha declarado a Live Science el coautor del estudio Michael McCormick, medievalista y arqueólogo de la Universidad de Harvard.

"Gracias a esta prospección geomagnética, hemos descubierto que el espacio rodeado por la muralla de la ciudad estaba ampliamente desarrollado y que su población era lo suficientemente numerosa como para expandirse más allá de los muros de la ciudad", afirma Noel Lenski, profesor de Clásicas y de Historia en la Universidad de Yale, que no forma parte del equipo que ha realizado el estudio. "y lo que es igualmente importante, esto estaba ocurriendo en un periodo que siempre se ha considerado caracterizado por el declive de las ciudades y el colapso demográfico".

¿Hubo una mezquita en Recópolis?

Pero es un edificio de grandes dimensiones en la parte occidental del núcleo amurallado el que ha captado especialmente la atención de los autores del estudio (Joachim Henning, Michael McCormick, Lauro Olmo Enciso, Knut Rassmann y Eyub Fikrit Eyub). Por su estructura y orientación, cabe la posibilidad de que se trate de una mezquita. Su planta recuerda además a la de las mezquitas de Próximo Oriente, aunque solo las excavaciones arqueológicas podrán confirmar o desmentir esta interpretación. Si los investigadores están en lo cierto, podría tratarse de una de las más antiguas mezquitas conservadas en Europa.


Leer Más

lunes, 24 de junio de 2019

cronoloGEA, una gran base de datos para la Prehistoria Reciente
by LB Paleorama - 0

cronoloGEA, base de datos de dataciones por radiocarbono de la Prehistoria reciente del sur de la Penísula Ibérica.

Este proyecto recoge y sistematiza las dataciones radiocarbónicas de la Prehistoria Reciente del sur peninsular

El Grupo de Investigación "GEA. Cultura material e identidad social en la Prehistoria Reciente del sur de la Península Ibérica" puso en marcha en 2015 la base de datos 'cronoloGEA', para recopilar y dar libre acceso a las dataciones por radiocarbono de la prehistoria reciente del sur peninsular. Su labor en pro del conocimiento compartido para contribuir a los avances científicos ha reunido ya casi 1800 registros. ¡Enhorabuena!

Fecha de Publicación
19 de junio de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
GEA
Fuente de las imágenes
GEA
Palabras clave:
prehistoria, arqueología, dataciones, radiocarbono, península Ibérica, base de datos, prehistoria reciente, GEA, cronologea, ciencia

Acceso a la base de datos: cronoloGea
Desde el grupo de investigación "GEA. Cultura material e identidad social en la Prehistoria Reciente del sur de la Península Ibérica" han apostado siempre firmemente por el acceso abierto al conocimiento, especialmente a los resultados obtenidos a través de la investigación con presupuestos públicos, como se establece en la Declaración de Berlín de 2003, de alcance europeo, y en la Declaración de la Alhambra de mayo de 2010, referida a los países del sur de Europa.

Por ello pusieron en marcha en 2015 la base de datos CronoloGEA. En ella se recogen y sistematizan todas las dataciones radiocarbónicas que tienen que ver con las sociedades que se incluyen dentro de la Prehistoria Reciente del sur de la Península Ibérica. Se trata de una base de datos de acceso libre, en continuo proceso de ampliación y actualización, que está a punto de alcanzar los 1800 registros, y que pone al alcance de los equipos de investigación una información indispensable hoy día en los análisis de estas sociedades.

CronoloGEA permite al usuario la búsqueda y organización de la información de forma rápida y sencilla. Desde la web podemos acceder a un formulario de búsqueda con campos como el nombre del yacimiento, provincia, municipio, código, tipo de yacimiento, tipo de material e intervalo de fechas.

Una iniciativa formidable y un voluminoso trabajo basado en el conocimiento compartido, que ayuda al avance de la investigación. ¡Enhorabuena!

Leer Más

viernes, 21 de junio de 2019

Arqueomanía. Historias de la Arqueología
by LB Paleorama - 0

Presentación del libro 'Arqueomanía. Historias de la Arqueología' con Manuel Pimentel Siles y Manuel Navarro Espinosa en el Museo Arqueológico Nacional

Manuel Pimentel Siles y Manuel Navarro Espinosa firman este libro imprescindible para los enamorados de la arqueología.


Fecha de Publicación
21 de junio de 2019
Palabras clave:
libros, arqueologia, arqueomania, presentacion, museo arqueologico nacional, manuel pimentel, manuel navarro

  • Los autores firmando ejemplares de 'Arqueomanía. Historias de la Arqueología' en el Museo Arqueológico Nacional.
  •  
  • Enrique baquedano, director del Museo Arqueológico Regional, presentando las intervenciones de los autores.
  •  
  • Manuel Navarro, en su intervención durante la presentación del libro 'Arqueomanía. Historias de la Arqueología' en el Museo Arqueológico Nacional.
  •  
  • Manuel Pimentel, en su intervención durante la presentación del libro 'Arqueomanía. Historias de la Arqueología' en el Museo Arqueológico Nacional.
Al igual que a través de la pantalla el programa Arqueomanía nos conduce suavemente a lo largo de los grandes temas de la arqueología clásica y actual, ayer Manuel Pimentel y Manuel Navarro, con su charla amena y cercana, nos presentaban el espíritu de lo que es su libro, donde podemos comprobar, cual Schliemann del siglo XXI, que a veces los mitos encierran grandes relatos auténticos de nuestra Historia.

Desde la cuna de la humanidad en Tanzania, pasando por los neandertales y el nacimiento del arte, hasta el espectacular yacimiento tartésico de El Turuñuelo, Pimentel y Navarro nos guían en este apasionante recorrido, mostrándonos detalles, señalando aspectos menos conocidos, acercándonos la aventura de la arqueología. Este libro se convierte en un imprescindible para los enamorados de esta disciplina.

Un acierto además contar con Enrique Baquedano, director del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, como maestro de ceremonias. Alguien que lleva toda su vida trabajando por el patrimonio y la arqueología, y que tiene también tantísimo que contar.

Enhorabuena al Museo Arqueológico Nacional por dar cabida a este tipo de eventos, y ofrecer cada día más (si cabe) contenidos de calidad aptos para todos los públicos.

Leer Más

jueves, 20 de junio de 2019

La sauna castrexa mejor conservada, salvada de milagro
by LB Paleorama - 0

Parte de la estructura que ha aflorado durante unas obras de saneamiento en A Atalaia (San Cibrao, municipio lucense de Cervo). Foto: AXA ARQUEOLOXÍA

Unos trabajos de alcantarillado han permitido comenzar a documentar sus restos

Unas obras de alcantarillado permiten dar con la sauna castrexa mejor conservada del noroeste peninsular. Parece casi un milagro, ya que hace 15 años en este enclave de Lugo comenzaron las obras de construcción de 82 viviendas, luego paralizadas y finalmente abandonadas. La sauna, con su falsa bóveda intacta y su 'pedra formosa' en su sitio, se compone de un conjunto de estancias que conforman un edificio monumental. Ojalá este hallazgo dé el empujón definitivo a la recuperación del castro de A Atalaia, situado en una península rodeada de arena y mar.

Fecha de Publicación
19 de junio de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
El País
Fuente de las imágenes
El País
Palabras clave:
edad de los metales, edad del hierro, Castro da Atalaia, Cervo, Lugo, Galicia, cultura castexa, sauna, pedra formosa, vivienda
Bibliografía científica, publicación original


  • Restos del Castro da Atalaia a los pies del esqueleto sin demoler de la urbanización que paralizaron los vecinos.Foto: El País / XOSÉ MARRA
  •  
  • Vista parcial del supuesto tanque de agua con banco y una hornacina, arriba, a la derecha, en el yacimiento descubierto. Foto: AXA Arqueoloxía.
La pequeña península de A Atalaia (Cervo, Lugo) acogía en la Edad del Hierro a un castro o asentamiento fortificado perteneciente a la cultura castrexa. A pesar de conocerse ya su potencial valor patrimonial, en 2005 se autorizó la construcción en pleno yacimiento de una urbanización de 82 pisos repartidos en varios bloques. Afortunadamente, el proyecto no fue llevado a término, aunque sí se inició la construcción de uno de los bloques, cuyo esqueleto sigue alzándose sobre el paisaje.

Ahora, una reparación en el alcantarillado de la zona ha puesto al descubierto la que puede ser la sauna ritual castrexa mejor conservada hasta la fecha. El edificio, de grandes dimensiones, conserva varias estancias separadas, e incluso la falsa bóveda de cubierta, elemento prácticamente inexistente en casi todas las saunas conocidas.

Otro elemento que se ha podido identificar es el espacio denominado tanque, donde se colocaban las piedras calientes que generaban el vapor. Además, el conjunto conserva su 'pedra formosa', una gran losa de piedra especialmente decorada que compone por si sola la pared de cierre del espacio ritual. La piedra cuenta con un pequeño agujero en la parte inferior, una especie de gatera, por la que se accedía reptando al interior.

Esperamos que este gran hallazgo posibilite dar un empujón definitivo a la puesta en valor de este yacimiento,y que se puedan revertir en todo lo posible los daños provocados por el inicio de las obras de urbanización.

Leer Más