Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

viernes, 16 de agosto de 2019

Los secretos del sarcófago romano de plomo encontrado en Granada
by JMI Paleorama - 0

La pieza arqueológica hallada en pleno centro de la ciudad de Granada ha sido datada entre los siglos II y IV
La pieza arqueológica hallada en pleno centro de la ciudad de Granada ha sido datada entre los siglos II y IV

Después de la sorpresa del hallazgo de un sarcófago romano de plomo, el análisis y documentación del fallecido empieza a dar los primeros resultados

El sarcófago romano de entre los siglos II y IV encontrado en una excavación arqueológica en pleno centro de Granada, uno de los pocos que se ha hallado intacto, ha revelado rituales post mortem de la época. Entre las curiosidades, el cráneo del fallecido se ha encontrado completamente girado. Según el director de la intervención, Ángel Rodríguez, el hallazgo ha permitido conocer información histórica sobre los modos de inhumación en época romana y, aunque el fallecido aparentemente no contaba con ajuar, se han averiguado una serie de rituales post mortem que revelan "creencias y hábitos muy singulares".
Los primeros análisis del sarcófago de Villamena dicen que los restos corresponden a un varón noble de entre 35 y 40 años, de baja estatura y que no falleció de forma violenta.

Fecha de Publicación
16 de agosto de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
El EspañolGranada Hoyideal.es
Fuente de las imágenes
El EspañolGranada Hoyideal.es
Palabras clave:
época romana, Granada, necrológicas, sarcófago,

  • Arqueólogos trabajando sobre el sarcófago
  •  
  • Otra toma del interior del sarcófago
  •  
  • Sarcófago romano de entre los siglos II y IV encontrado en una excavación arqueológica en pleno centro de Granada
  •  
  • Director de la intervención dando explicaciones acerca del hallazgo
Un adulto, joven, de sexo masculino, posiblemente un patricio, que no conserva restos de ajuar y con unos restos de cuero a los pies de lo que podrían ser unas sandalias del ejército con restos de unas tachuelas de hierro. Es lo que en una primera fase de investigación ha salido a la luz del sarcófago romano de plomo encontrado en la plaza de Villamena.
El director de la intervención, Ángel Rodríguez ha afirmado que “hay pruebas de que la tumba fue abierta al poco tiempo del enterramiento, cuando aún no se había producido la esqueletización de todo el cuerpo, conservando algunos tejidos blandos.
En ese momento, probablemente unos meses tras el entierro, se hicieron algunos rituales consistentes en la alteración de algunos elementos del cuerpo, como por ejemplo la rótula, el cráneo y el pie”.
Los exámenes antropomórficos aportan muchos datos del fallecido. Se trata de un varón que murió cuando tenía entre 35 y 40 años, era de baja estatura y no sufrió una muerte violenta (tan sólo tenía señales de fractura en la muñeca izquierda).
Los investigadores han podido observar ciertos rituales o tradiciones post mortem. Al poco de morir, los familiares volvieron a abrir el ataúd, manipularon el cráneo y le quitaron las rótulas. Un ritual post morten que era habitual en los romanos, tal y como se pudo comprobar en otros enterramientos realizados en Granada, como el de los Mondragones o los que se localizaron en las obras del metropolitano.
Queda, por tanto, completamente descartada la hipótesis de que la sepultura, datada entre los siglos II y IV antes de Cristo, fuera expoliada. Y ésta es, precisamente, la gran singularidad de este sarcófago. Que está intacto y que aporta muchísima información sobre las 'liturgias' fúnebres de esa época.
Los arqueólogos que trabajan en el hallazgo afirman que era un individuo ilustre porque el material del sarcófago, el plomo, no estaba al alcance de la plebe, que sencillamente era inhumada envuelta en un sudario. También por el calzado que llevaba, unas sandalias militares con las típicas chinchetas de metal en la suela. Se pueden observar perfectamente a los pies del féretro. Un féretro, por cierto, que no tiene ningún tipo de inscripción. Se especula con la posibilidad de que fuera fabricado por algún artesano de la zona. Tampoco se ha hallado ningún tipo de ajuar, aunque aún queda por excavar la almohadilla de adobe sobre la que descansa el cráneo.
Los restos se han trasladado al laboratorio de la Universidad de Granada, y se han tomado todas las muestras necesarias para practicar pruebas como la del carbono 14, lo que permitirá una datación exacta. Muchos detalles están por desentrañar, en el siglo IV d.C se celebró el Concilio de Elvira y cambiaron los rituales religiosos relacionados con la muerte. Tendrán que pasar aún unos cuantos meses hasta tener unas conclusiones definitivas.
Respecto al futuro del sarcófago, Granados ya ha confirmado que quedará expuesto en el Museo Arqueológico de Granada, donde fue trasladado en julio para su estudio y para evitar riesgos como posibles expolios del yacimiento. Una comisión de expertos determinará en qué manera se enseñará. Si los restos por separado, como están ahora, si se llevará a cabo una restauración o si se reproducirá el enterramiento.

Fuente: ABC
Leer Más

martes, 13 de agosto de 2019

Telas para un sacrificio ritual en la Iberia del siglo V a.C.
by JMI Paleorama - 0

Restos de tejido encontrados en Casas de Turuñuelo (Antiquity)
Restos de tejido encontrados en Casas de Turuñuelo (Antiquity)

Se publican los resultados de los tejidos encontrados en el sacrificio de más de 50 animales ocurrido en Casas del Turuñuelo en el siglo V a.C.

Casas del Turuñuelo es un yacimiento impresionante del siglo V a.C. situado en el término municipal de Guareña (Badajoz). La cantidad y lo sorprendente de sus hallazgos lo han hecho popular en muy poco tiempo. Ahora, gracias a un artículo publicado en la revista Antiquity de la Universidad de Cambridge podemos conocer información única sobre la producción y el consumo ritual de textiles en la Edad del Hierro en Iberia. Casas del Turuñuelo fue un centro rural que fue quemado intencionalmente después de un banquete y el sacrificio de más de 50 animales domésticos. Entre las ofrendas que se han encontrado están los tejidos de lana y sarga más antiguos conocidos en la Península Ibérica. Según los autores, este conjunto representa la colección textil más diversa encontrada en la región hasta la fecha, y proporciona la primera visión del papel comercial y económico de la producción de textiles destinados a rituales y sacrificios en Iberia y en la Europa prehistórica en general.

Fecha de Publicación
13 de agosto de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
AntiquityLa Vanguardia
Fuente de las imágenes
Antiquity
Palabras clave:
Casas del Turuñuelo, Guareña, Badajoz, Turuñuelo, Edad del Hierro, textiles, economía
Bibliografía científica, publicación original
Marín-Aguilera, B., Rodríguez-González, E., Celestino, S., & Gleba, M. (2019). Dressing the sacrifice: Textiles, textile production and the sacrificial economy at Casas del Turuñuelo in fifth-century BC Iberia. Antiquity, 93(370), 933-953. doi:10.15184/aqy.2019.42. Enlace

  • Vista aérea superior) del piso superior con ubicaciones indicadas de esteras de esparto; abajo) fotografías de primer plano de la estera de esparto (figura de E. Rodríguez).Vista aérea superior) del piso superior con ubicaciones indicadas de esteras de esparto; abajo) fotografías de primer plano de la estera de esparto (figura de E. Rodríguez).
  •  
  • Espirales de huso y telares de Casas del Turuñuelo (figura de E. Rodríguez).Espirales de huso y telares de Casas del Turuñuelo (figura de E. Rodríguez).
  •  
  • Escaneo de micrografías electrónicas de textiles encontrados en Casas del Turuñuelo: a) atigrado de lino de UE 515; b) atigrado de lino del UE 606; c) sarga 2/2 de UE 606; d) sarga 2/1 de UE 606 (figura de M. Gleba).Escaneo de micrografías electrónicas de textiles encontrados en Casas del Turuñuelo: a) atigrado de lino de UE 515; b) atigrado de lino del UE 606; c) sarga 2/2 de UE 606; d) sarga 2/1 de UE 606 (figura de M. Gleba).
  •  
  • Micrografías electrónicas digitales y de escaneo de hilos y fibras encontrados en Casas del Turuñuelo: a) hilos de lino empalmados de UE 606; b) haces de fibra de lino del UE 606; c) esparto de hierba de la UE 112 (figura de M. Gleba y B. Marín-Aguilera).Micrografías electrónicas digitales y de escaneo de hilos y fibras encontrados en Casas del Turuñuelo: a) hilos de lino empalmados de UE 606; b) haces de fibra de lino del UE 606; c) esparto de hierba de la UE 112 (figura de M. Gleba y B. Marín-Aguilera).

Traducción e interpretación: José Manuel Illán


Casas del Turuñuelo es un yacimiento de finales de la Edad del Hierro que en muy poco tiempo se ha hecho conocido. Se trata de un gran edificio del siglo V a.C., de dos pisos con paredes de adobe sobre cimientos de piedra. Una gran escalera conduce a una sala que cumplió una función ritual y contaba en su interior con un altar con forma de piel de buey situado en el centro de la estancia, además de un banco largo a lo largo de su pared norte. Después de un opulento banquete se dio paso a un complejo ritual en el que se sacrificaron cuatro vacas, cuatro cerdos, un perro y hasta 52 caballos. También fueron encontrados los restos de una persona, que por la posición en la que se le encontró y los objetos que llevaba, se ha asociado a la figura de un guardián. Después de todos lo rituales que se debieron de realizar, el complejo fue incendiado y enterrado bajo un enorme túmulo de tierra apisonada.
En esta ocasión, Beatriz Marín-Aguilera, Esther Rodríguez-González y Margarita Gleba firman un artículo publicado en la revista científica Antiquity de la Universidad de Cambridge. En este artículo se centran en los ricos tejidos de lana y sarga que se encontraron dispuestos intencionadamente junto a los animales sacrificados y que formaban parte de las ofrendas junto a las herramientas para su producción, 24 espirales de huso y 36 pesos de telar.
Estos tejidos de lana y de sarga son los más antiguos conocidos en la Península Ibérica. La preservación excepcional de textiles y herramientas en Casas del Turuñuelo ofrece una visión única de la producción textil y las ofrendas relacionadas con los sacrificios rituales en el siglo V a. C. en Iberia.
En Cancho Roano se pudieron atestiguar un buen número de herramientas para la producción de textiles en un contexto ritual, pero en Casas del Turuñuelo es la primera vez en la Iberia prerromana que se han podido encontrar, tanto las herramientas como los propios tejidos relacionados directamente con ofrendas rituales.Este tipo de tejidos se encuentran generalmente asociadas con prendas de culturas europeas anteriores y contemporáneas
Los textiles con hilos muy finos y numerosos eran extremadamente valiosos. Para este tipo de textiles se requerían materias primas de alta calidad, tiempo y un alto grado de habilidad para su producción.
La alta calidad y el valor de estas prendas las convirtió en una ofrenda enormemente apreciada. De hecho, las prendas eran ofrendas de sacrificio comunes en Grecia y otras regiones mediterráneas. Sin embargo, en Casas del Turuñuelo, no solo se ofrecieron prendas terminadas de alta calidad, sino también los productos realizados en las etapas intermedias del proceso de producción textil (por ejemplo, fibra o hilo), así como las herramientas con las que se realizaron.
La asociación de textiles de lino y lana, e hilados de lino y fibra de lino, probablemente todos hechos localmente, con cuentas de cristalería púnica muy fina, situados en las inmediaciones de los animales domésticos sacrificados, sugiere su deposición deliberada como parte de un sacrificio de tipo fenicio-púnico. Dichos rituales están bien atestiguados en la Península Ibérica debido al establecimiento del comercio con los fenicios desde el siglo IX a. C. Sin embargo, Casas del Turuñuelo es el único yacimiento en el Mediterráneo occidental que hasta ahora ha proporcionado evidencia material combinada para el sacrificio de animales, el consumo de alimentos y líquidos y la consagración de textiles y objetos preciosos descritos en las fuentes del Próximo Oriente y la epigrafía occidental como los 'zbḥ' (ofrenda y sacrificio).
En conclusión, lo autores afirman que la última fase de Casas del Turuñuelo representa el resultado de una enorme ofrenda a los dioses, en la que grandes cantidades de valiosos textiles, cerámicas, cereales y animales fueron retirados permanentemente de la circulación con el incendio intencionado y el enterramiento del complejo. El sacrificio representó una renuncia ostentosa del poder social que estos objetos podrían haber transmitido de otra manera. Además, es testigo de como esta élite posee el poder y el control sobre los recursos del entorno.

Leer Más

martes, 6 de agosto de 2019

La necrópolis íbera de Alarcos (Ciudad Real) cuenta con 25 tumbas de aristócratas guerreros
by JMI Paleorama - 0

Tumba de príncipe íbero hallado en Alarcos

Se da a conocer un estudio de las tumbas de un príncipe y 24 aristócratas guerreros íberos en la necrópolis íbera de Alarcos

Hace un año, investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha publicaron un estudio sobre la necrópolis íbera de Alarcos. Esta se encuentra situada a los pies del cerro que preside el castillo de Alarcos y donde varios siglos después tuvo lugar la famosa batalla entre tropas cristianas y musulmanas. Hoy, el diario El País se hace eco de ese estudio en el que destacaba la documentación de 25 tumbas de aristócratas guerreros íberos, incluida la de un príncipe, excavadas en el periodo histórico en el que Amílcar fallece en la batalla de Heliké (posiblemente, Elche en Alicante o Elche de la Sierra en Albacete) en el 228 a.C.

Fecha de Publicación
6 de agosto de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
El Paísencastillalamancha.es
Fuente de las imágenes
El País
Palabras clave:
Alarcos, Ciudad Real, íberos, protohistoria, época celtibérica, edad del hierro, necrópolis
Bibliografía científica, publicación original
Dialnet

  • Falcatas halladas en Alarcos
  •  
  • Arqueólogos trabajando en algunas de las tumbas halladas en Alarcos
  •  
  • Cerro de Alarcos. A la izquierda, ubicación del yacimiento íberos
  •  
El antiguo Oppidum íbero, ya citado en las fuentes romanas por su participación en su bando en las guerras púnicas, constituyen uno de los conjuntos arqueológicos más importantes y más extensos de Castilla-La Mancha y de España. Situado en un enclave geoestratégico, en un cerro en la margen izquierda del río Guadiana, fue un lugar idóneo para el asentamiento de grupos humanos, que lo ocuparon desde la Edad del Bronce.
Este enclave, seguramente el centro o uno de los lugares más importantes del área de influencia de los oretanos, participó en la II Guerra Púnica a favor de Roma y contra Asdrúbal Barca, hermano del Anibal Barca, como lo han atestiguado los hallazgos de armamento romano como “soliferrum”, lanzas “Pilum”, cascos y escudos en las tumbas íberas aparecidas en Alarcos, cerca del Guadiana en el verano de 2013.
En 2018, los investigadores de la Universidad de Castilla-La Mancha: María del Rosario García Huerta, Francisco Javier Morales Hervás y David Rodríguez González publicaron un estudio con los resultados de la excavación y análisis de las tumbas halladas en esta necrópolis íbera. Destaca la presencia de 25 tumbas, una de ellas más significativa y que podría indicar la presencia de un príncipe.
La cronología y otros indicios hacen pensar a los investigadores que estos guerreros murieron en la batalla de heliké (posiblemente, Elche en Alicante o Elche de la Sierra en Albacete) en el 228 a.C. En dicha batalla, también se dio muerte al general cartaginés Amílcar Barca, hecho que marca uno de los puntos más importantes del inicio del dominio romano en la Península Ibérica.
Un año después de la publicación de ese estudio, un artículo del diario El País, se hace eco de él con todo lujo de detalles, lo cual es de agradecer.
En declaraciones a este diario, David Rodríguez, profesor de prehistoria de la Universidad de Castilla-La Mancha, afirma que “no sabemos el papel concreto de estos íberos de Alarcos en los sucesos de la época de la Segunda Guerra Púnica” para sopesar poco después que "es muy tentador imaginar que estuvieran con el cartaginés o quizá lucharon al lado del rey oretano Orisón u Orisos en Heliké, ciudad sitiada por Amílcar a la que acudieron diversos contingentes de oretanos [pueblo íbero] para liberarla de los cartagineses. Pero no debe ser casualidad que la mayoría de las tumbas más ricas de la necrópolis de Alarcos y adscritas a aristocracias guerras sean precisamente de este período y posteriores", entre los años 220 y 90 antes de nuestra era.
De las 25 tumbas -dos de ellas corresponden a mujeres enterradas con armas- destacan tres enterramientos por su riqueza, tanto por la calidad como por la abundancia del armamento (falcatas, escudos, lanzas…), la evidencia de poseer caballos (bocados), orfebrerías de lujo (oro, plata, colgantes de cornalina) y por los sacrificios hechos tras su fallecimiento. Una de las tumbas guardaba 453 tabas (astrágalos) de cordero, para lo que hubo que sacrificar 222 animales, según los cálculos de los expertos. Los cuerpos fueron incinerados según los ritos de estos pueblos y posteriormente guardados en urnas, a las que acompañaban el ajuar ya comentado según el estatus y riqueza del difunto/a.
Para la tumba del príncipe se emplearon grandes bloques de piedra, escalonados y bien trabajados. No se ha podido recuperar ningún tipo de ajuar, ya que fue saqueada en la antigüedad. En el resto de sepulcros se han encontrado 327 objetos, de los que el 9% fue fabricado con oro. También se ha hallado otra tumba, que en realidad es un cenotafio, que corresponde a un enterramiento sin cuerpo, ya que el guerrero habría muerto muy lejos del poblado y no se pudo recuperar sus restos. Sin embargo, se le abrió una tumba con todo el ajuar que le correspondía como aristócrata y guerrero.
Las significativas diferencias respecto a otras necrópolis íberas hace pensar en la importancia y diferencias culturales de este núcleo tan estratégico, ya que aquí apenas se han encontrado enterramientos más humildes o de grupos sociales diversos.

Leer Más

martes, 30 de julio de 2019

'Estoy sin blanca, aquí tienes un bolígrafo'
by LB Paleorama - 0

Stilus de hierro con mensaje grabado, datado hacia el año 70 d.C., y recuperado en el centro de Londres. Foto: MOLA Museum.

Este stilus romano encontrado en Londres porta un sorprendente mensaje de 2000 años de antigüedad

Cada pequeño gran hallazgo como este nos reafirma aún más en el sentimiento de que los romanos fueron los primeros contemporáneos. Si piensas que el slogan 'He estado en ..... y todo lo que te he traído es este .....' es muy original, te vas a llevar una pequeña sorpresa. ¡Hace 2.000 años ya regalábamos souvenirs baratos!

Fecha de Publicación
28 de julio de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
CNNMuseum of London Archaeology (MOLA)
Fuente de las imágenes
CNNMuseum of London Archaeology (MOLA)
Palabras clave:
mundo grecorromano, romanos, stilus, Londres, souvenir, Roma, inscripción, moda
Traducción: Laura Benito Díez.

En la mayoría de las ocasiones, visitar una ciudad extranjera y traer de vuelta un bolígrafo no será muy bien recibido por el destinatario. Pero esta táctica podría tener unas raíces más profundas de lo que pensamos. Los arqueólogos han descubierto un stilus de hierro en Londres, con una dedicatoria inscrita, que data de hace unos 2.000 años.

De los 200 stilus encontrados en la excavación para la construcción del nuevo cuartel general de Bloomberg en Europa, solo uno de ellos, datado hacia el año 70 d.C., tenía un mensaje grabado.

Tras una difícil transcripción, se ha recuperado este mensaje:
‘ab urbe v[e]n[i] munus tibi gratum adf(e)ro
acul[eat]um ut habe[a]s memor[ia]m nostra(m)
rogo si fortuna dar[e]t quo possem
largius ut longa via ceu sacculus est (v)acuus’

que el MOLA de Londres ha traducido así:
‘I have come from the City. I bring you a welcome gift
with a sharp point that you may remember me.
I ask, if fortune allowed, that I might be able (to give)
as generously as the way is long (and) as my purse is empty.’

En español, el texto sería algo así:
'He venido de la ciudad [Roma]. Te traigo un regalo de bienvenida
con una punta afilada para que me recuerdes.
Pido, si la fortuna me lo permite, poder darte
tan generosamente ya que el camino es largo y mi bolsa está vacía.

En otras palabras, 'estoy sin blanca, pero aquí tienes un boli'.

Ya que la expresión 'urbe' solía referirse a Roma, este stilus sugiere un vínculo directo entre la capital y la provincia de Britannia, según refleja el MOLA en su blog, tras supervisar la excavación.

'En aquel momento Londinium se encontraba en los confines del imperio romano, pero lejos de ser un enclave sin importancia, había crecido hasta convertirse en un gran centro comercial y de gobierno, interconectado con el vasto mundo romano', añaden en su web.

El stilus y su inscripción subrayan el papel crucial que la escritura y la literatura jugaron en el mantenimiento de contacto entre comerciantes, legionarios y oficiales, y sus amigos, familia y conocidos, de los que les separaban miles de kilómetros.

La excavación en la sede de Bloomberg ha revelado más de 14.000 objetos arqueológicos bajo las calles de Londres. Unos 600 se exponen actualmente en el London Mithraeum Bloomberg SPACE. El nuevo edificio ganó el pasado octubre el más prestigioso premio de arquitectura de Reino Unido, el Stirling Prize. En él se ha recuperado una antigua calzada romana, y se ha creado un museo en el que poder contemplar el antiguo templo de Mitra en su ubicación original, donde fue descubierto hace 60 años.

Leer Más

viernes, 26 de julio de 2019

Un paseo subterráneo 'en familia' hace 14.000 años
by LB Paleorama - 0

Pisadas de hace 14.000 años en Grotta della Bàsura (Italia). Foto: Marco Avanzini

Pisadas, huellas de manos y rodillas conservadas durante 14.000 años que condensan un día en el tiempo

Eran cinco, dos de corta edad, un preadolescente y dos adultos. Y sus huellas por el suelo de la Grotta della Bàsura (Italia) nos permiten reconstruir su paseo por las profundidades de la cueva hace unos 14.000 años. Un recorrido no exento de dificultades que parece sorprendente para los pequeños de corta edad desde nuestros ojos modernos.

Fecha de Publicación
14 de mayo de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Live Science
Fuente de las imágenes
Live ScienceeLIFE
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, Grotta della Bàsura, Italia, huellas, adultos, niños, gente
Bibliografía científica, publicación original
eLIFE
Hace unos 14.000 años, un grupo de 5 personas descalzas (dos adultos, un preadolescente, y dos niños), caminaron e incluso se arrastraron por un oscuro pasaje a través de la cueva, según el estudio que ha analizado las huellas de de manos y pies que dejaron estos individuos.
Para iluminar su camino, estas gentes del Paleolítico superior usaron antorchas de pino, que los arqueólogos también han encontrado en la Grotta della Bàsura, en el norte de Italia.
El techo de la cueva es tan bajo, que en una parte, estos antiguos exploradores se vieron forzados a arrastrarse, dejando "las primeras evidencias nunca encontradas de huellas de pies dejadas mientras se movían a gatas", según ha dicho Marco Romano, investigador postdoctoral en el Evolutionary Studies Institute de la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica.
Los investigadores han sabido de la presencia humana en la cueva desde la década de 1950. Pero este nuevo análisis es la primera aproximación de alta tecnología sobre estas huellas. El equipo ha utilizado escáner láser, análisis de sedimentos, geoquímica,arqueobotánica y modelado 3D para estudiar las improntas.
Había tantas huellas (180 en total) que los investigadores han podido reconstruir lo que pasó aquel día de hace 14.000 años.
Según los distintos tamaños de huellas, parece que había 5 individuos, de 3, 6, 8-11 años de edad y dos adultos.
Todos ellos llevaban los pies descalzos y no parece que llevasen ropa, porque no ha quedado ningún tipo de marca en la cueva. Tras recorrer unos 150 metros en el interior de la cueva, el grupo llegó al bautizado como "Corridoio delle Impronte" y se colocaron en fila, con el pequeño o pequeña de 3 años en la parte de atrás.
Poco después, el techo de la cueva cae a una altura de 80 centímetros, forzando a estos exploradores a gatear, "colocando sus manos y rodillas en el sustrato de arcilla", dice Romano.
El grupo atravesó un cuello de botella de estalagmitas, una pequeña poza en la que dejaron profundas huellas en el suelo sumergido, escalaron una pequeña loma más allá del "Cimitero degli Orsi", y finalmente llegaron a la estancia final, la "Sala dei Misteri".
Una vez en esta estancia, "el adolescente y los niños comenzaron a recoger arcilla del suelo y la extendieron sobre una estalagmita a diferentes niveles, de acuerdo a sus alturas", explica Romano. Las antorchas que llevaban dejaron distintas marcas de carbón en las paredes. Tras esto, salieron de la cueva.
Lo variado de sus edades nos muestra que "niños muy pequeños eran miembros activos de las poblaciones del Paleolítico superior, incluso en actividades aparentemente peligrosas y sociales.

Leer Más

jueves, 18 de julio de 2019

El cráneo más antiguo de H. sapiens en Europa estaba con un neandertal mucho más joven
by LB Paleorama - 0

Reconstrucción del cráneo Apidima 1. / Katerina Harvati, Eberhard Karls University of Tübingen

Este cráneo hallado en una cueva de Grecia tendría unos 210.000 años de antigüedad

Nuevo giro a la teoría sobre la evolución y salida de África de nuestra especie. Los cráneos de Apidima (Grecia), excavados en 1978 y estudiados ahora con tecnologías del siglo XXI, están proporcionando grandes sorpresas al respecto. Aparte de haberse identificado el cráneo de Homo sapiens más antiguo de Europa, nada menos que 210.000 años, se ha podido constatar que se encontraba a escasos 30 centímetros de un cráneo neandertal, aunque separado de él en realidad por un abismo de 40.000 años.

Fecha de Publicación
10 de julio de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SINCNature news
Fuente de las imágenes
SINC
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, evolución humana, neandertales, Homo sapiens, cueva de Apidima, Grecia, Europa, cráneo, gente
Bibliografía científica, publicación original
Nature
La cueva de Apidima (Grecia) proporcionó en la década de 1970 el hallazgo de dos cráneos fosilizados, Apidima 1 y Apidima 2, que han podido ser recientemente reconstruidos y estudiados con actuales técnicas de análisis, como la radiometría. El estudio ha sido publicado recientemente en Nature y ha resultado un revulsivo para la historia de la expansión fuera de África de nuestra especie, ya que los investigadores han concluido que uno de los cráneos, perteneciente a nuestra especie (Homo sapiens sapiens), tiene una antigüedad de 210.000 años. Pero vayamos por partes.

Hasta hace relativamente poco, se otorgaba a nuestra especie una antigüedad de unos 200.000 años, y se consideraba que su evolución se habría producido enteramente en África, ubicando su salida masiva del continente hace unos 90.000 años. Distintos hallazgos en los últimos años van matizando profundamente esta interpretación, como el hallazgo de fósiles arcaicos de nuestra especie datados en 300.000 años de antigüedad en Marruecos, muy lejos de la llamada 'cuna de la humanidad', o los restos identificados en Sudáfrica (Florisbad) con una antigüedad de unos 260.000 años. También la aparición de una mandíbula de H. sapiens en Israel que fue datada entre 200.000 y 175.000 años de antigüedad.

En el contexto actual, el cráneo parcial de Homo sapiens recuperado en Apidima es el fósil más antiguo de nuestra especie localizado en Europa, y es más de 160.000 años más antiguo que el siguiente fósil de humano moderno conocido en el continente. Lo más curioso es que se recuperó junto con otro cráneo, muy cerca uno de otro, pero en este caso perteneciente a un neandertal 'tan solo' 40.000 años más joven.

Ambos cráneos fueron recuperados de un mismo bloque de roca en el año 1978, pero entonces no fue posible su análisis ni su datación precisa. Apidima 2 conserva parte de la región facial y fue clasificado morfológicamente ya como neandertal, pero de Apidima 1 solo se recuperó la calota o parte posterior del cráneo y no había sido posible identificar su atribución a ninguna especie concreta.

El equipo liderado por Katerina Harvati ha usado la tomografía computerizada para escanear los fósiles, y ha generado una recosntrucción virtual 3D de cada especímen. Han analizado cada fósil para comprobar aspectos de su forma, y poder determinar sus similitudes con los de otras especies.

El extenso análisis comparado de Apidima 1 indica que es un ejemplar temprano de Homo sapiens. La parte posterior del cráneo es redondeada como la de esta especie, y carece de la clásica protuberancia o 'moño' que se observa en cráneos neandertales.

La datación anterior de un fragmento de Apidima 2 por el método de series de uranio le atribuía una edad mínima en torno a 160.000 años. Harvati y sus colegas han realizado un conjunto más extenso de dataciones por series de uranio, que sorprendentemente han revelado que Apidima 1 y Apidima 2 son de diferente antigüedad, a pesar de haber sido encontrados muy próximos entre sí.

Apidima 2 está en torno a 170.000 años de antigüedad, dentro del rango de otros fósiles neandertales hallados a lo largo de Europa. Apidima 1 está datado en al menos 210.000 años, lo que supone una antigüedad mucho mayor que ningún otro fósil de Homo saliendo ampliamente aceptado encontrado fuera de África.

Este hallazgo revela que al menos dos especies de homónimos habitaron el sudeste europeo hace aproximadamente 200.000 años. El descubrimiento de un fósil de Homo saliendo en Apidima suscita preguntas sobre qué le pasó a esta población. Teniendo en cuenta que este Homo sapiens existió en un momento en que hay claras evidencias de la presencia de neandertales en otros yacimientos europeos, ¿era parte de una población incapaz de competir de forma exitosa con los neandertales, especialmente en el clima inestable de la época?

Quizá más de una vez ambas especies se fueron remplazando una a la otra como el grupo principal de homónimos en esta región.

Leer Más

martes, 9 de julio de 2019

La Marmotta, neolítico sumergido en el corazón de Italia
by LB Paleorama - 0

Yacimiento neolítico subacuático de La Marmotta, cerca de Roma. Foto: Museo delle Civiltà.

Piraguas, arcos, cuencos, cucharas, hoces, o cestos preservados durante más de 7.000 años por las aguas del Lago de Bracciano

Un lugar condensado en el tiempo desde hace más de 7.000 años, preservado bajo 12 metros de agua en el lecho del Lago de Bracciano, donde la materia orgánica se conserva como si hubiese sido abandonada anteayer. Eso es La Marmotta, un yacimiento neolítico que puede guardar muchas respuestas sobre el desarrollo tecnológico y su transmisión entre las comunidades neolíticas y las sociedades indígenas con las que interactuaron, o sobre el medio ambiente en el que se desenvolvían. Un proyecto conjunto del CSIC y el Museo delle Civiltà de Roma busca aplicar a este yacimiento excepcional las técnicas de análisis más innovadoras del momento.

Fecha de Publicación
17 de abril de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Dicyt
Fuente de las imágenes
Dicyt
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, La Marmotta, Lago de Bracciano, Italia, subacuático, materia orgánica, madera, cuerda, hueso, fibras vegetales, internacional
Piraguas, arcos, cuencos, cucharas, hoces, cestos...todo ello va surgiendo del fondo del Lago de Bracciano, conservado como por arte de magia durante más de 7.000 años. Piezas que en otros lugares solo podemos imaginar, se encuentran casi en el mismo estado que cuando fueron dejadas allí por las personas que las fabricaron y utilizaron. Es el yacimiento neolítico de La Marmotta, situado a unos 60 kilómetros de la ciudad de Roma, oculto bajo las aguas del lago.

Este fabuloso enclave, similar al yacimiento de La Draga (Banyoles, Girona) por sus características y cronología, fue localizado en 1989, e investigado mediante excavaciones arqueológicas hasta 2006. Ahora el CSIC y el Museo delle Civiltà de Roma desarrollan allí un proyecto internacional para estudiar la tecnología y las técnicas de conservación de alimentos desarrolladas por estas comunidades.

Juan Francisco Gibaja es investigador del CSIC en la Institución Milá y Fontanals y uno de los responsables de este proyecto. Gibaja lo describe como un 'yacimiento excepcional', por la oportunidad que nos da para conocer objetos realizados en materiales perecederos, que en otro tipo de yacimientos es impensable poder recuperar. Dentro de este proyecto se van a aplicar al yacimiento las técnicas de análisis más innovadoras, como la microscopía confocal, los análisis isotópicos o los estudios de fitolitos.

Mario Mineo, conservador del Museo delle Civiltà y resposable también del proyecto, considera que 'Los resultados obtenidos en una excavación como ésta no sólo son útiles para reconstruir la vida en la prehistoria sino también para conocer el medio ambiente y los cambios que se han producido a lo largo del tiempo. Todo ello tiene aplicaciones prácticas, incluso en la actualidad'.

El proyecto se estará desarrollando hasta diciembre, y cuenta con la colaboración de la Escuela Española de Historia y Arqueología del CSIC en Roma.

Leer Más