Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

miércoles, 8 de agosto de 2018

Conjunto de zapatos de hierro para caballos encontrados en Vindolanda (UK)
by LB Paleorama - 0

Las cuatro piezas protectoras para cascos de caballo halladas en Vindolanda. Están siendo limpiadas en el fuerte. Foto: Vindolanda Trust.

>No es frecuente encontrar un set completo de este tipo de protectores para los cascos de los caballos

Los propios romanos fueron los culpables, con su actividad constructora, de que Vindolanda sea una cápsula del tiempo excepcional. Ellos mismos sellaron los restos de cada uno de los fuertes construidos en el lugar con arcilla y turba, para construir uno nuevo sobre los restos del anterior. Y año tras año, las excavaciones en Vindolanda nos asombran con sus hallazgos. En esta ocasión nos regalan con un conjunto completo de cuatro protectores de hierro para cascos de caballos, con su dibujo antideslizante excepcionalmente intacto.

Fecha de Publicación
4 de agosto de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
BBC
Fuente de las imágenes
BBC
Palabras clave:
mundo clásico, romanos, caballos, calzado, hierro, Vindolanda, Northumberland, Reino Unido, moda
Bibliografía científica, publicación original


  • El calzado de caballo, encontrado por un voluntario, está muy bien conservado, aunque una de las piezas tiene una pequeña fractura. Foto: Vindolanda Trust.
  •  
  • El conjunto data de entre 140 y 180 d.C. Foto: Vindolanda Trust.
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Los "zapatos" de hierro para caballos de época romana desenterrados durante una excavación en el fuerte de Vindolanda, junto al Muro de Adriano van a ser expuestos para su visita.
Barbara Birley, conservadora en Vindolanda, cerca de Hexham (Northumberland), afirma que es "increíblemente raro" hallar un conjunto completo de cuatro de estos protectores de hierro.
Birley ha explicado que estos protectores para los cascos están tan bien conservados que el grabado para evitar que los caballos se resbalen es claramente visible.
Como los romanos estuvieron asentados en Britania entre 400 y 500 años, en palabras de birley, los equipos arqueológicos podrían excavar en este lugar durante los próximos 150 años y seguir desenterrando tesoros romanos.
"Básicamente, a lo largo de los años, nueve fuertes fueron construidos en este lugar. Cada vez que se producía una nueva llegada de población, cubrían los restos del último fuerte con arcilla y turba para conseguir unos cimientos sólidos para su fuerte", explica Birley.
"Esto significa que las cosas quedaron bien conservadas. Uno de los protectores tiene una fina fractura así que el conjunto pudo ser arrojado al foso porque una de las piezas estaba dañada".
El conjunto de "zapatos", datado entre 140 y 180 d.C., se expondrá en el cercano Museo del Ejército Romano, en Greenhead, en febrero de 2019, con la reapertura del museo.

Leer Más

viernes, 3 de agosto de 2018

Huesos pintados intencionalmente en un enterramiento femenino de 4.500 años de antigüedad
by LB Paleorama - 0

Foto: D. Żurkiewicz

La decoración de los huesos tuvo que hacerse tras la muerte y el proceso de descomposición del cuerpo, y los huesos fueron recolocados después

Los grandes túmulos de las culturas nómadas que poblaron el este de Europa y las grandes estepas en la Edad del Bronce reflejan una gran importancia de su mundo funerario frente a lo efímero de sus viviendas en vida. Pero este hallazgo realizado en la actual Ucrania revela una complejidad inédita en los rituales funerarios del momento. Una mujer de unos 25-30 años de edad enterrada en uno de estos túmulos monumentales presentaba decoraciones pintadas sobre los huesos de los brazos, que necesariamente fueron realizadas en un momento muy posterior a su muerte y enterramiento, cuando su cuerpo ya se había descompuesto. Este tipo de evidencias nos permiten apenas vislumbrar unas prácticas que nos resultan actualmente chocantes, y que aún no podemos comprender en toda su dimensión.

Fecha de Publicación
23 de julio de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
Science in Poland
Fuente de las imágenes
Science in Poland
Palabras clave:
ritual funerario, decoración, hueso, enterramiento, Porohy, Dniester central, Ucrania, Edad del Bronce, moda
Bibliografía científica, publicación original


  • Foto: D. Żurkiewicz
  •  
  • Foto: M. Podsiadlo
  •  
  • Foto: D. Żurkiewicz
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Unas decoraciones únicas, que incluyen líneas paralelas, cubren los huesos de una mujer joven enterada hace 4.500 años en un túmulo en la región del Dniester central, en la actual Ucrania. Según los científicos, las marcas fueron realizadas tras la muerte y el proceso de descomposición del cuerpo.
Hace varios años, un equipo de arqueólogos ucranianos y polacos estudiaban un conjunto de montículos en Porohy (Dniester central). En uno de ellos recuperaron los restos de una mujer de unos 25 a 30 años de edad.
2Mientras dibujábamos y fotografiábamos el enterramiento, unos patrones regulares llamaron nuestra atención, como líneas paralelas visibles en ambos codos. En primer lugar, tomamos el hallazgo con cautela, quizá las marcas fueron dejadas por animales, pensamos", dice Danuta Żurkiewicz, del Instituto de Arqueología de la Universidad Adam Mickiewicz en Poznań, que ha preparado un artículo sobre las decoraciones.
Solo los análisis recientes desarrollados por expertos de la Facultad de Química de la misma universidad y del Departamento de Medicina Forense dela Universidad de Ciencia Médica de Poznán han arrojado luz sobre este asunto. Según Żurkiewicz, los patrones son claramente antrópicos. Para ello los investigadores creen que se usó una sustancia negra, probablemente similar a un alquitrán obtenido de madera.
"Es sorprendente que la decoración de los huesos tuviera que ser realizada tras la muerte y el proceso de descomposición del cuerpo. Así lo indican claramente la ubicación de la decoración directamente en la superficie del hueso y el modo en que el tinte fue aplicado", dice la arqueóloga. En su opinión, estos hallazgos revelan cuán complicados eran los rituales funerarios hace milenios.
"Un tiempo después de la muerte de la mujer la tumba fue reabierta, se realizó la decoración de los huesos yéstos fueron recolocados en su lugar anatómico", describe la investigadora sobre el proceso de creación de las decoraciones.
Según Żurkiewicz, este descubrimiento es único. Por el momento no se ha registrado ninguna costumbre comparable entre las comunidades prehistóricas europeas. "Hasta ahora, los pocos descubrimientos similares han sido interpretados como restos de tatuajes, pero ninguno de ellos ha sido analizado usando estas metodologías modernas, por lo que no pueden ser confirmados con total confianza", argumenta.
La comunidad que habitaba la región media del Dniester hace aproximadamente 4.500 años se dedicaba al pastoreo nómada, y usaba carros para desplazamientos a grandes distancias. Como resultado, no construían asentamientos permanentes, lo que se refleja en la ausencia de descubrimientos de casas de este periodo. En contraste, en el caso de los cementerios se construían túmulos monumentales que jugaban un importante papel en la vida de estas comunidades.
"En cualquier caso, las mujeres eran raras veces enterradas en ellos. La fallecida, cuyos huesos estaban decorados con patrones, tuvo que ser un miembro importante de la comunidad", opina Żurkiewicz.
Los hallazgos se publicarán con mayor detalle en el volumen 22 de Baltic-Pontic Studies, que estará disponible online en la plataforma abierta De Gruyter en agosto.

Leer Más

lunes, 30 de julio de 2018

Qué sonidos emitía un animal hace 1,5 millones de año gracias a un pequeño hueso en Orce
by JMI Paleorama - 0

Hueso hallado en Orce aporta datos vida hace millón y medio de años

Hallan en Orce más de 1.500 registros para avanzar en el origen del poblamiento humano en Eurasia

La campaña de excavación de este año en el yacimiento de Venta Micena en Orce (Granada) ha dado como resultado el hallazgo de más de 1.500 registros arqueológicos de enorme importancia para avanzar en la investigación sobre el origen del poblamiento humano en Eurasia. En la presentación de los resultados han destacado la localización de un hueso hioides de apenas 14 milímetros perteneciente a un animal carnívoro que vivió hace 1,5 millones de años, que podría aportar nuevos datos acerca de qué tipo de sonido emitían y cómo se comunicaban estas especies ancestrales. Este pequeño hueso es muy difícil de encontrar en estas cronologías por su pequeño tamaño y porosidad (apenas se han hallado una docena en todo el mundo), y resulta clave para la vocalización.

Fecha de Publicación
30 de julio de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
dicyt.comUniversidad de GranadaEuropa Press
Fuente de las imágenes
Universidad de Granada
Palabras clave:
Pleistoceno, prehistoria, paleontología, mascotas, Venta Micena, Orce, Granada,

  • Proceso de excavación en Orce
  •  
  • Equipo de excavación en Orce. 2018
  •  
  • Algunos de los hallazgos realizados en Orce durante la campaña de excavación del 2018
  •  
  • Proceso de excavación en Orce
Un equipo internacional de científicos, liderado por la Universidad de Granada, ha hallado en el yacimiento de Venta Micena en Orce (Granada) un hueso hioides de apenas 14 milímetros perteneciente a un animal carnívoro que vivió hace 1,5 millones de años, que podría aportar nuevos datos acerca de qué tipo de sonido emitían y cómo se comunicaban estas especies ancestrales.
Este pequeño hueso es muy difícil de encontrar en estas cronologías por su pequeño tamaño y porosidad (apenas se han hallado una docena en todo el mundo), y resulta clave para la vocalización. El hioides se encuentra en la parte anterior del cuello, debajo de la lengua y tiene forma de U mayúscula.
Se trata de uno de los hallazgos de la campaña 2018 del Proyecto General de Investigación ProyectOrce, que lidera el profesor de Prehistoria de la UGR Juan Manuel Jiménez Arenas. Los investigadores han encontrado también en las últimas semanas una minúscula tercera falange de carnívoro, una minúscula garra de 5 milímetros que, al igual que el hioides, “sirve para ilustrar la precisión quasi cirujana con la que operamos en los yacimientos de Venta Micena y Barranco León, cuyos registros serán clave para avanzar en la investigación sobre el origen del poblamiento humano en Eurasia”.
En la campaña de este año, que ha durado 21 días y finalizó el día 30 de julio, se han hallado más de 1.500 registros arqueológicos de enorme importancia. En Orce han trabajado más de 50 personas, entre voluntarios y miembros del equipo de investigación, procedentes de 15 centros internacionales como las universidades de Granada (de donde proceden más de la mitad de los investigadores), Autónoma de Barcelona, La Sapienza (Italia), Helsinki (Finlandia), Tübingen (Alemania), Zurich (Suiza), Cambridge (Reino Unido) y del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES)
Los investigadores han hallado también en el yacimiento de Venta Micena, a apenas dos metros del hioides señalado, un fémur de mamut (Mamutus meriodionalis) de más de 70 centímetros de longitud, “el primer hueso de estas características que aparece completo en Orce, perteneciente a un mamut pequeño, de unas 5,5 toneladas, peso mayor que el de los elefantes africanos actuales aunque pequeño si lo comparamos con las 9 toneladas que debió tener el mamut que encontramos en Fuente Nueva 3 el año pasado”, ha destacado Jiménez Arenas.
El análisis de este fémur permitirá realizar estimaciones sobre la masa corporal de este tipo de elefante, para conocer nuevos datos sobre su comportamiento y la ecofisiología del animal.
Restos de animales en Venta Micena
El yacimiento de Venta Micena, el primero de los yacimientos descubiertos hace más de 40 años, es el espejo que refleja la exuberante fauna que vivió en Orce en aquellos remotos tiempos. Este año se han recuperado restos de mamuts, hipopótamos, rinocerontes, bóvidos de gran tamaño, ancestros de las cabras, ciervos –uno de gran tamaño y otro de menor talla-, caballos y licaones –perros manchados africanos-, entre otras especies.
Sin embargo, esta simple enumeración, no haría justicia a la calidad del registro de 2018. Así, en una zona concreta del yacimiento se acumularon varios individuos infantiles de mamut, rinoceronte y caballo. Contiguamente, se han extraído dos cuernas de ciervo gigante, una especialmente completa y otra, menos aunque de un tamaño excepcional.
En otra de las cuadrículas del yacimiento han aparecido dos hemimandíbulas de licaón, los ‘perros pintados africanos’, grandes cazadores que actuaban en grupo y de los que se han encontrado muchos ejemplares en Venta Micena.
Por su parte, el yacimiento de Barranco León, donde se registran las evidencias de presencia humana más antigua del continente europeo, tampoco se queda a la zaga en la aparición de registros durante esta campaña. El paleocanal que se produjo tras una rápida lluvia torrencial fue un hito para los primeros pobladores europeos en su interacción con el territorio. En aquél pudieron nutrirse de materias primas con las que configurar los útiles con los que procesaban animales y plantas.
Así las cosas, en 2018 se han registrado lascas con las que aquellos primeros hombres descarnaron grandes herbívoros y herramientas más compactas y macizas con las que fracturaron distintos materiales, fundamentalmente otras rocas –para obtener las primeras- y huesos para acceder a la médula ósea.
“Las estrellas de esta campaña que toca a su fin han sido un conjunto de lascas de sílex –cuyos filos se asemejan a escarpelos-, un núcleo muy agotado –que denota un aprovechamiento máximo del material- y un esferoide que se adapta perfectamente a la forma de una mano. Además, tenemos evidencias del uso de esta exigua pero eficiente panoplia (arma). Una tibia de caballo presenta marcas de haber sido percutido con una piedra para acceder al nutritivo tuétano”, ha destacado el director del ProyectOrce.
Este año, una vez más las nuevas tecnologías van vuelto a entreverar pasado y presente para una mejor gestión de la información generada durante esta temporada de trabajo de campo. El sistema de registro generado por la empresa malagueña ESail Vite S.L. ha permitido, desde los teléfonos móviles de los investigadores, enviar los datos desde el campo, donde se almacenan en una base de acceso inmediato. Por otra parte, se continúa con las labores de documentación gráfica para realizar un seguimiento tridimensional a la evolución de los trabajos de campo.

Leer Más

jueves, 26 de julio de 2018

Encuentran en Mendaro un colgante prehistórico de hace unos 14.000 años
by JMI Paleorama - 0

Colgante prehistórico de Mendaro

Hallan en Gipuzkoa un colgante prehistórico con un único precedente mundial

Han descubierto en Gipuzkoa un colgante prehistórico de hace unos 14.000 años, realizado en asta de ciervo, con un grabado en el que se aprecia la cabeza de una cabra montesa desde una perspectiva frontal, que cuenta con un único precedente: una pieza similar hallada en el yacimiento de Berroberria (Navarra). Este hallazgo se ha producido en la cueva de Agarre de Mendaro, donde también se han encontrado una punta de azagaya, decorada, del mismo período y unas pinturas rupestres que podrían tener una antigüedad de más de 22.000 años y sobre las que aún es preciso realizar nuevas investigaciones.

Fecha de Publicación
25 de julio de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
El PaísNoticias de GuipuzkoaEl Diario Vasco
Fuente de las imágenes
Noticias de GuipuzkoaEl Diario Vasco
Palabras clave:
Prehistoria, Paleolítico, Colgante, Guipuzkoa, Agarre de Mendaro, cueva, arte mueble

  • Presentación del colgante encontrado en la cueva de Agarre de Mendaro
  •  
  • Presentación del colgante encontrado en la cueva de Agarre de Mendaro
  •  
  • Presentación del colgante encontrado en la cueva de Agarre de Mendaro
  •  
Los arqueólogos Álvaro Arrizabalaga y Blanca Ochoa han presentado en una rueda de prensa celebrada en San Sebastián este excepcional hallazgo, que forma parte de los descubrimientos realizados, en colaboración con el grupo de espeología Antxieta, en la cueva de Agarre de Mendaro, donde también han encontrado una punta de azagaya, decorada, del mismo período y unas pinturas rupestres que podrían tener una antigüedad de más de 22.000 años y sobre las que aún es preciso realizar nuevas investigaciones.
Los investigadores han destacado la singularidad del colgante, realizado por un artista paleolítico que grabó con un buril sobre un trozo de asta de ciervo la figura de una cabra montesa, un motivo característico de este período pero que es más habitual en otras superficies como el arte parietal o en puntas de lanza, y del que, hasta ahora, sólo se conocía otro caso realizado sobre una cuerna de cérvido, en el citado yacimiento navarro.
Arrizabalaga ha explicado que la pieza, de 12 centímetros de largo y de casi cuatro de ancho, fue encontrada en un agujero probablemente realizado por un tejón en el interior de la cueva de Agarre y está incompleta y fracturada en dos partes, posiblemente debido al impacto de una garra del animal durante su excavación.
El experto ha precisado que la parte más visible de la cabra, realizada con un buril mediante incisiones repetidas en el hueso, son sus cuernos en forma de V que han sido remarcados mediante pasadas sucesivas con la herramienta sobre el hueso, aunque también son perfectamente visibles las orejas del animal.
La pieza, que cuenta con un orificio en uno de sus extremos para utilizarlo probablemente como colgante o como adorno cosido sobre algún tipo de prenda, también tiene un grabado con representaciones de pequeñas equis en sus laterales.
Junto a este colgante, los expertos localizaron también una azagaya, una punta de lanza que constituye un hallazgo más "simple" que el colgante, pero que, según Arrizabalaga, también tiene cierta "importancia" porque está decorada con un grabado en su parte inferior, probablemente de época Magdaleniense.
Blanca Ochoa ha centrado sus explicaciones en las pinturas rupestres halladas en la gruta de Agarre, una cueva que ya fue explorada en 1966, y en la que ahora se han localizado una serie de puntos realizados con ocre rojo que definen una serie de líneas que parecen dar forma al lomo y los cuartos traseros de un animal.
Ochoa ha precisado que los estudios realizados sobre este "panel" son aún muy incipientes por lo que no ha descartado que próximamente se puedan llevar a cabo nuevos hallazgos porque se han detectado otros restos de pigmentos en la pared de la cueva.
La especialista ha precisado que la técnica para realizar las pinturas de Agarre es característica del período Premagdaleniense y consiste en la realización de líneas mediante puntos hechos mediante la impronta de la huella de un dedo pintado con ocre rojo directamente en la pared.
La arqueóloga ha recordado que existen otros ejemplos de esta técnica pictórica por toda la cornisa Cantábrica y, en concreto, en el País Vasco, en las cuevas de Danbolinzulo de Zestoa (Gipuzkoa) y de Askondo de Mañaria (Bizkaia), entre otras localizaciones.
Con el descubrimiento realizado en la gruta de Agarre, ya son 13 las cuevas con arte parietal prehistórico descubiertas en los últimos años en Gipuzkoa, un territorio en el que hasta 2006 sólo se conocían dos grutas con pinturas rupestres: Altxerri y Ekain.

Leer Más

martes, 24 de julio de 2018

Hallado en la cueva de El Pendo un fragmento de bastón de mando de hace 16.000 años
by JMI Paleorama - 0

Bastón de mando con cabezas de ciervas hallado en la cueva de El Pendo

Ha sido una de las piezas encontradas durante la tercera campaña arqueológica del Instituto de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria

En la cueva de El Pendo en Escobedo (Cantabria) han encontrado un fragmento de bastón de mando de hace casi 16.000 años, el primero que se encuentra en esta cavidad desde hace más de 60 años. Todavía no se ha publicado ninguna fotografía del fragmento encontrado en esta tercera campaña de excavación. La imagen que mostramos es de otro bastón de mando también encontrado en El Pendo, y quizás uno de los más famosos. Es una pieza de asta de reno, tallada, provista de un tramo redondo en la parte más saliente. Se han dado gran cantidad de interpretaciones sobre las posibles funciones que pudo desempeñar. Con el uso de calor, algunos interpretan que pudo servir para enderezar palos que pudieran servir como flechas, y también otros materiales orgánicos como fragmentos de hueso o asta. Las interpretaciones más clásicas afirman que representan un cierto orden o jerarquía social, o mostrar un significado religioso, con gran carga simbólica. El agujero pudo servir como propulsor para lanzar azagayas. De todos modos, son piezas de gran belleza artística que presentan una interesante decoración como varias cabezas de ciervas en el fragmento de hace 60 años.

Fecha de Publicación
24 de Julio de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
El Diario Montañés20 MinutosEuropa Press
Fuente de las imágenes
El Diario Montañés
Palabras clave:
Prehistoria, Paleolítico, El Pendo, Cueva, Cantabria, bastón de mando, bastón
Los primeros análisis que el Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria (IIIPC) de la Universidad de Cantabria ha realizado del material extraído de la Cueva de El Pendo durante la tercera campaña llevada a cabo el pasado mes de junio, han permitido encontrar ya varias piezas de gran relevancia, que van a hacer que esta cavidad enclavada en Escobedo de Camargo se consolide como un lugar clave para comprender la evolución de nuestra especie y conocer cómo era el planeta hace miles de años. Las campañas que se están realizando desde 2016 se están centrando en el estudio de las formas de vida del Homo sapiens durante el Paleolítico superior, y la del Homo neanderthalensis durante el Paleolítico medio.
El fragmento de bastón de mando hallado por el equipo de investigadores dirigido por Edgard Camarós, Marián Cueto y Pablo Arias constituye la duodécima pieza de este tipo recogida hasta la fecha en el conjunto de excavaciones efectuadas en esta cavidad en toda su historia.
Además, esta campaña de investigaciones ha permitido recoger otras piezas de «gran interés» que ya han podido ser catalogadas, como una lasca de sílex de hace unos 70.000 años o tres puntas de flecha de hace unos 20.000 años de antigüedad, junto a otras herramientas como una azagaya acanalada y adornos decorativos, además de piezas de restos de animales como mamuts, leones, panteras, hienas, o conchas marinas.
Estos son los primeros resultados que se han obtenido tras analizar las 1.500 primeras piezas catalogadas del total de más de 20.000 piedras, huesos, etc.
Las primeras piezas recogidas han sido analizadas en el laboratorio de campo que se habilitó en la Bodega El Pendo pero, debido a la gran densidad de materia prehistórico que se ha localizada, el resto de material ha sido procesado y clasificado para su evaluación.
Este trabajo de análisis se efectuará durante un año en el laboratorio de la Universidad de Cantabria, donde se datarán con exactitud el resto de las piezas acumuladas y se determinará su importancia, si bien se espera que los resultados que se obtengan sean excepcionales a tenor del material recopilado.

Leer Más

lunes, 23 de julio de 2018

Encuentran en Atapuerca los restos del cráneo de una homínida de más de 300.000 años
by JMI Paleorama - 0

la homínida Sara en Atapuerca

Los restos hallados son de una joven menor de 13 años que han llamado 'Sara'

El final de la campaña de excavación en Atapuerca siempre nos trae alguna novedad. Este año, el equipo investigador nos ha enseñado los restos del cráneo de una homínida adolescente de más de 300.000 años de antigüedad. El hallazgo se ha producido en la Sima de los Huesos y ha venido a completar la mitad derecha del cráneo que ya se había encontrado en otra campaña. Los análisis aseguran que se trataba de una adolescente de unos 13 años de edad, a cuyos restos han puesto el nombre de 'Sara'. Este año era la 40 campaña de excavación que ha servido para recordar que durante todo este tiempo se han recuperado más de 340.000 restos de nuestro pasado.

Fecha de Publicación
23 de Julio de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
RTVEEcodiarioNoticias de la Ciencia
Fuente de las imágenes
Antena 3 TV
Palabras clave:
Atapuerca, Burgos, prehistoria,excavación, evolución, hominidos, Sara
Según ha explicado Arsuaga, "se trata de la mitad izquierda de un cráneo del cual ya teníamos la parte derecha, que pertenece a una chica de unos 13 años de edad".
En concreto, se trata del maxilar izquierdo, el segundo molar, el pómulo y la zona de la oreja, todos ellos encontrados en la misma zona de la Sima de los Huesos donde con anterioridad hallaron la parte derecha de este cráneo.
"Con todas las piezas encontradas a lo largo de los últimos años reconstruiremos a Sara para que, quizá algún día, tenga una segunda vida en el Museo de la Evolución Humana", ha señalado Arsuaga, quien ha añadido que el objetivo también será el de estudiar la causa de la muerte.
La campaña de excavaciones en la Sima de los Huesos ha arrojado otros descubrimientos, como restos de varios animales en la Sima del Elefante, como castores y pigargos, que apuntan a la existencia de un ambiente húmedo en la sierra hace 1,3 millones de años, así como restos de un ciervo gigante y de un gamo.
En el yacimiento de Gran Dolina, por su parte, los investigadores han descubierto una muestra significativa de instrumentos de piedra, entre los que destacan elementos característicos del Achelense como bifaces y hendedores, y de fauna mal conservados debido a las condiciones ácidas sobre las que se apoya el nivel en el que se han realizado los trabajos de esta campaña.
En La Paradeja, uno de los nuevos espacios en los que se ha excavado este año, se han identificado diferentes unidades estratigráficas con varios niveles arqueológicos que contienen herramientas de piedra fabricadas con sílex y cuarcita, así como algún resto de fauna.
En El Mirador se han excavado los niveles correspondientes al final del Neolítico, de unos 5.000 años de antigüedad, relacionados con el uso de la cavidad como cueva redil, por lo que en los distintos niveles identificados se han hallado restos de ovicápridos, principalmente fetos, neonatos e infantiles, relacionados con la estabulación de animales en periodos de gestación y lactancia.
Las excavaciones también han incidido este año en Cueva Fantasma, donde se han encontrado numerosos restos fechados durante el pleistoceno superior, es decir de una antigüedad de unos 50.000 años.
En el yacimiento de la Sima del Elefante, este año se han hallado diferentes restos de animales entre los que destacan el pigargo y el castor, los cuales “apuntan a la existencia de un ambiente húmedo en la Sierra hace 1,3 millones de años”, explica el equipo de investigación, que también ha recuperado restos de ciervo gigante y de gamo. Aunque, hasta el momento, en el nivel 7 no se han obtenido evidencias directas o indirectas de presencia humana, el equipo “se encuentra en la fase inicial de excavación y es posible que en futuras campañas aparezcan”.
En el caso de Galería, la campaña ha permitido alcanzar la base de la Unidad GII caracterizada por ser una rica asociación de abundantes restos de fauna e industria lítica de una antigüedad de unos 300.000 años. Principalmente, se han localizado restos de caballos y ciervos (huesos axiales y craneales) asociados a bifaces y a núcleos utilizados para extraer lascas con las que procesar a estos animales. Se han documentado además abundantes cantos de río utilizados como machacadores de huesos y percutores para la talla. También se han recuperado restos de carnívoros, entre los que destaca una hemimandíbula derecha de león en perfecto estado de conservación.
Los restos encontrados son de caballos, bovinos, mustélidos y algunos pequeños carnívoros, mientras que en El Portalón los trabajos realizados han permitido la recuperación de objetos de adorno, como varias cuentas de un collar, e industria lítica confeccionada en sílex.
Finalmente, los trabajos han permitido identificar restos de animales, como ciervos, hienas y équidos, así como aves e industria lítica en la Galería de las Estatuas, mientras que en la Galería han aparecido más restos de animales como caballos y ciervos.
Este año era la 40ª campaña de excavación que ha servido para recordar que durante todo este tiempo se han recuperado más de 340.000 restos de nuestro pasado.

Leer Más

jueves, 19 de julio de 2018

Los neandertales ya controlaban técnicas 'modernas' para hacer fuego
by JMI Paleorama - 0


Los neandertales podrían hacer fuego, al igual que nuestros ancestros modernos

Los neandertales pudieron hacer fuego a gran escala con la ayuda de pirita y hachas de mano. Esto significa que podían decidir cuándo y dónde querían hacer un fuego y no dependían del fuego natural, como se pensó anteriormente. Esto ya se suponía pero un estudio de la Universidad de Leiden afirma haber corroborado empíricamente esta hipótesis. En cambio, otros autores afirman que se deberían encontrar muchas más evidencias, como restos significativos de pirita, sobre todo en los sitios donde hay fuegos, y eso no sucede. La polémica está servida.

Fecha de Publicación
19 de julio de 2018
Fuentes de información digital utilizadas
Leiden UniversityEl PaísThe Washington Post
Fuente de las imágenes
Leiden UniversityThe Washington Post
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, neandertales, economía, sílex, pirita, arqueología experimental, traceología,
Bibliografía científica, publicación original
Scientific Reports

  • Los neandertales ya controlaban técnicas 'modernas' para hacer fuego
  •  
  • Los neandertales ya controlaban técnicas 'modernas' para hacer fuego
  •  
  •  
Estudios previos habían concluido que los neandertales, al igual que los humanos modernos, utilizaban el fuego de forma habitual en el Paleolítico Medio. Sin embargo, la forma mediante la cual lo obtenían –ya sea natural o produciéndolo ellos mismos– era un tema de debate.
En muchos yacimientos de Homo Sapiens de toda Eurasia se han recuperado evidencias de fuegos con pirita (un mineral que contiene hierro). Pero no se habían hallado tales herramientas en yacimientos neandertales. Una investigación publicada en la revista Scientific Reports demuestra que también utilizaron herramientas golpeadas repetidamente para crearlo.
Sorensen, investigador de la Universidad de Leiden (Países Bajos), plantea que las pruebas de la capacidad para dominar el fuego de los neandertales podían estar ocultas entre otras herramientas empleadas para diferentes usos. Las hachas utilizadas por los neandertales para despiezar animales o cortar cuero para hacer ropa eran precisamente de sílex, un material que, golpeado con pirita, puede producir chispas adecuadas para encender fuego.
Los autores del trabajo analizaron algunas de estas herramientas encontradas en yacimientos franceses de neandertales de hace unos 50.000 años y encontraron marcas que, según ellos, se podrían explicar si se hubiesen empleado como parte de un encendedor. Sorensen trató también de recrear la actividad de hacer fuego con aquellos útiles y explica que puede encender un fuego en menos de un minuto. Las marcas que quedaron en las hachas de sílex después de golpearlas para hacer fuego son, según él, comparables a las encontradas en los yacimientos del paleolítico.
El equipo identificó rastros de minerales que sugieren que habían sido golpeados continuamente con un material mineral duro. Posteriormente, utilizaron réplicas de ocho sílex para rastrear los materiales al usarlos para diferentes funciones, incluida la fabricación de fuego con fragmentos de pirita. Al examinar las huellas en las réplicas, concluyeron que las de fuego son las más cercanas a las halladas en las herramientas neandertales, lo que sugiere que las utilizaron para este fin.
Para otros expertos en el origen del fuego como Sandgathe, sus pruebas no son convincentes. “No hay restos de pirita en los yacimientos pese a que estamos estudiando periodos de decenas de miles de años. Hay un puñado de piezas de pirita, pero no se tienen pruebas sólidas de que se utilizasen para hacer fuego. Deberíamos encontrar muchas más evidencias, sobre todo en los sitios donde hay fuegos, y eso no sucede. Además, el tipo de desgaste que ellos asocian a la producción del fuego no me parece convincente, podría ser cualquier cosa”, apunta.
Sorensen ofrece algunas explicaciones para estas ausencias. Por un lado, considera que, al ser multiusos como una navaja suiza, las hachas de pedernal empleadas para hacer fuego en un sitio pudieron llevarse hasta otro donde nunca encendieron fuego. Además, apunta que la habilidad para hacer fuego en el momento deseado, evitando tener un fuego encendido todo el rato, reduciría los residuos de la actividad, especialmente en épocas de frío, cuando la madera era un recurso más valioso.
En opinión de Sandgathe, además de que los restos de herramientas con las que hacer fuego no abundan como debieran, la ausencia de restos de fuego en las grutas neandertales en épocas frías particularmente, cuando es menos frecuente encontrar incendios y más necesario es el calor de una llama, sugiere que aquellos humanos no habían controlado la técnica de encender fuego. Para él, por lo conocido hasta ahora, esta técnica solo fue controlada por los sapiens y es posible que sea una de las diferencias definitivas que permitieron a nuestra especie sobrevivir a los neandertales.

Leer Más