Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

miércoles, 23 de octubre de 2019

Neandertales en la isla griega de Naxos
by LB Paleorama - 0

Localización del yacimiento arqueológico de Stelida e hipotéticas rutas de dispersión de homininos durante el mínimo glaciar MIS8. Foto: Justin Holcomb.

Herramientas de tipo musteriense parecen señalar su presencia en el complejo de extracción de materias primas de Stelida (Naxos, Grecia)

La evolución de nuestra relación con el medio acuático, nuestra capacidad para adentrarnos en el mar, es algo que llama poderosamente nuestra atención. Las excavaciones en la cantera de materias primas de Stelida, en la isla de Naxos (Grecia) han permitido recuperar más de 9.000 artefactos líticos distribuidos en una amplia cronología que va desde hace 200.000 años hasta hace 13.000. En ese intervalo, además, los cambios en el nivel del mar hicieron que las islas griegas estuvieran en determinados momentos parcialmente unidas al continente. Entre los hallazgos se encuentran herramientas de tipo musteriense, que podrían indicar la presencia de neandertales en la ahora isla.

Fecha de Publicación
17 de octubre de 2019
Fuente de las imágenes
Europa PressScience Advances
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, paleolítico superior, Stelida, Naxos, Grecia, neandertales, musteriense, Homo sapiens, auriñaciense, glaciación, MIS8, gente
Bibliografía científica, publicación original
Science Advances

  • Estructura geoarqueológica e interpretación estratigráfica de la colina de Stelida y la unidad DG-A/001. Foto:  Justin Holcomb y Panagiotis Karkanas.
  •  
  • Artefactos selectos recuperados durante la excavación arqueológica. Foto: J. Lau y N. Thompson.
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.

Las islas griegas se han considerado durante mucho tiempo un área marginal en la dispersión de los distintos homínidos fuera del continente africano. Pero investigaciones como las que se vienen realizando en la cantera de sílex de Stelida, en la isla de Naxos, pueden cambiar profundamente esta visión.

Naxos se encuentra en mitad de la Cuenca del Egeo, donde diferentes dataciones sugieren que hubo homininos habitando la zona hace unos 200.000 años. Estos grupos accedieron a la cantera de Stelida probablemente durante un mínimo glaciar que propició la conexión de las islas con Anatolia y el sureste de Europa. Pudieron llegar allí a través de las tierras emergidas, empleando cierta navegación o combinando ambas formas. Durante el resto del Pleistoceno, esta región fue ocupada y/o atravesada al menos esporádicamente, incluyendo Homo sapiens tempranos hace entre 40.000 y 30.000 años (que pudieron llegar allí en barco). Posteriormente, a comienzos del Holoceno, se observan evidencias de poblaciones mesolíticas de cazadores-recolectores, que habrían llegado indiscutiblemente a través de la navegación.

La investigación iniciada en 2013 en el yacimiento de Stelida, y recientemente publicada en Science Advances presenta la primera secuencia estratigráfica excavada en el Egeo central con hallazgos procedentes de contextos sellados y datados desde el Pleistoceno medio hasta el Holoceno.

La cultura material recuperada es exclusivamente lítica, ya que la materia orgánica tiene serias dificultades para conservarse en los suelos calcáreos de Stelida. Las axcavaciones han permitido recuperar aproximadamente 12.000 piezas, de las que más de 9.000 proceden de estratos sellados y datados del Pleistoceno.

Como sucede en otras canteras prehistóricas, los conjuntos recuperados contienen principalmente materiales en las primeras fases de su procesado. Los objetos acabados que frecuentemente se utilizan para asignaciones cronológicas y culturales apenas aparecen, presumiblemente porque habrían sido transportados para su uso en cualquier otro lugar.

Las excavaciones, análisis de los artefactos y las dataciones obtenidas en Stelida proporcionan la primera evidencia de actividad cultural en el Pleistoceno medio en el Egeo central. Previamente, solo se consideraban la Grecia continental y Anatolia como lugares habitados por neandertales y homininos anteriores en la región.

La posibilidad de que los neandertales, u otras poblaciones de homininos, fueran capaces de acceder a la cuenca del Egeo sugiere que las poblaciones de pre-sapiens tenían opciones alternativas para alcanzar la Europa continental, y no habrían tenido que usar necesariamente la ruta Mármara-Tracia tradicionalmente aceptada. Su presencia en Stelida es además consistente con actuales modelos de rutas de dispersión de homininos en Eurasia, que parecen indicar una preferencia por entornos que ofrezcan materias primas para la fabricación de herramientas y acceso a agua dulce.

Leer Más

lunes, 21 de octubre de 2019

Los microlitos más antiguos del sur asiático
by LB Paleorama - 0

Microlitos de la cueva de Fa-Hien Lena (Sri Lanka). Foto: Wedage et alii.

Excavaciones en la cueva Fa-Hien Lena (Sri Lanka) revelan herramientas de este tipo de más de 45.000 años de antigüedad

Una tecnología muy avanzada para sobrevivir en un medio tan complejo como las selvas del sur de Asia. Los microlitos se suelen interpretar como partes de proyectiles complejos que permitieron a Homo sapiens mejorar sus estrategias de caza. Estos localizados en una cueva de Sri Lanka son igual de antiguos o incluso más que los conocidos en Europa, y nos dan una idea de cómo estos antepasados de nuestra especie lograron adaptarse al entorno en estas grandes selvas.

Fecha de Publicación
21 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
La VanguardiaEuropa Press
Fuente de las imágenes
Plos One
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, industria lítica, microlitos, Fa-Hien Lena, Sri Lanka, Asia, adaptación, tecnología, economía
Bibliografía científica, publicación original
Plos One

  • Núcleos de las fases D y C. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
  •  
  • Lascas de las fases D y C. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
  •  
  • Herramientas microlíticas en la fase D. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
  •  
  • Núcleos de las fases B y A. Cueva de Fa-Hien Lena, Sri Lanka. Foto: Wedage et alii.
El eurocentrismo impidió que ya en la década de 1980 se comprendiese adecuadamente la presencia de este tipo de útiles en el registro arqueológico de Sri Lanka. Afortunadamente, la progresión de los trabajos arqueológicos en yacimientos como la cueva de Fa-Hien Lena va aportando importantes datos arqueológicos que dibujan un nuevo panorama sobre cómo vivían los primeros grupos de Homo sapiens en este ambiente de selvas, que durante décadas se interpretó como una barrera natural para su expansión.

Las evidencias recuperadas en Fa-Hien Lena han sido objeto de un estudio publicado en Plos One, donde sus investigadores aportan datos que revelan que se trata de los microlitos más antiguos documentados hasta ahora en el sur de Asia, con una antigüedad de c. 48,000–45,000 años cal. BP. Junto a estas herramientas, los trabajos han proporcionado también sólidas evidencias de la explotación de presas arbóreas de pequeño-mediano tamaño y plantas selváticas.

Los microlitos aparecen desde los primeros momentos de la ocupación de la cueva, hace unos 48.000 años, y se mantienen en el registro arqueológico hasta momentos mucho más recientes, hace cerca de 4.000 años. Para los investigadores, estos conjuntos de herramientas serían parte de la plasticidad ambiental que permitió a los grupos de Homo sapiens colonizar y especializarse en toda una diversidad de circunstancias ambientales durante su expansión a lo largo de África y más allá.

Siendo tan antiguos como los que se conocen en Europa (unos 45.000 años), los conjuntos de microlitos de Sri Lanka proporcionan una aproximación a su análisis más allá de los entornos costeros, sabanas o bosques. Parece que en el contexto de Sri Lanka, los microlitos habrían formado parte de tecnologías de proyectiles complejos que permitieran la captura especializada de presas arbóreas y semiarbóreas. Futuros trabajos sobre huellas de uso podrán confirmar estas suposiciones.

La milenaria estabilidad tecnológica en las industrias de piedra de las selvas tropicales asiáticas podría tener que ver con un alto uso de herramientas realizadas sobre materiales orgánicos, y por tanto perecederos.

Leer Más

jueves, 17 de octubre de 2019

El molde de Gánovce y la evolución del cerebro neandertal
by LB Paleorama - 0

Molde interior natural de cráneo neandertal hallado en Gánovce (Eslovaquia). Foto: Eisova et al.

Un fósil ya conocido y revisitado ahora para acercarlo a la comunidad científica

Este interesante fósil, el molde del interior del cráneo de un individuo neandertal que vivió hace 105.000 años, fue hallado en Eslovaquia en 1926, pero el hecho de que los escasos estudios sobre él fueran publicados en checo o eslovaco ha provocado que fuese relativamente desconocido. Un nuevo estudio publicado en Journal of Anthropological Sciences lo trae de nuevo a la actualidad.

Fecha de Publicación
17 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
DicytCENIEH
Fuente de las imágenes
CENIEH Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, neandertal, endocast, molde craneal, cerebro, Gánovce, Eslovaquia, evolución, gente
Bibliografía científica, publicación original
Journal of Anthropological Evolution

Lóbulos parietales pequeños y achatados, lóbulos occipitales pronunciados, y lóbulos frontales muy anchos. Estas son las principales características del molde de Gánovce, un molde endocraneal que se formó por procesos naturales de sedimentación, y que nos permiten identificar que perteneció a un individuo neandertal.

Este tipo de moldes naturales no se encuentran con frecuencia, pero son de gran utilidad para estudiar la morfología y los rasgos evolutivos del cerebro de nuestros antepasados, que por sus propias características no podríamos conocer de otro modo.

Este fósil no es de reciente aparición, sino que fue encontrado hace casi un siglo en Gánovce (Eslovaquia). Su existencia ha pasado bastante desapercibida para la comunidad científica internacional, ya que aunque se publicaron distintos estudios sobre él en las décadas de 1940 y 1960, fueron escritos en checo y eslovaco, lo que dificultó su alcance.

Una de la sprincipales características del fósil es que conserva su forma completa, aunque su nivel de detalle es pobre.

Un nuevo estudio recopila la literatura existente sobre el molde, que pertenece a un individuo que vivió hace 105.000 años, y añade un nuevo análisis mediante tomografía computerizada. Se han estudiado además sus características paleoneurológicas teniendo en cuenta el estado actual de la materia.

De las conclusiones del estudio, en el que ha participado Emiliano Bruner (CENIEH), se desprende que la morfología endocraneal neandertal estaba ya establecida hace más de 100.000 años. De este modo, las proporciones cerebrales neandertales habrían evolucionado mucho antes de que se produjese el aumento de tamaño cerebral descrito para poblaciones neandertales posteriores.

Leer Más

martes, 15 de octubre de 2019

Al otro lado del filo
by LB Paleorama - 0

Seminario Internacional Al otro lado del filo. Armas, herramientas y piedras de afilar desde la Prehistoria

Armas, herramientas y piedras de afilar desde la Prehistoria


Fecha de Publicación
15 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
COTES Project
Fuente de las imágenes
COTES Project
Palabras clave:
agenda, seminario internacional, armas, herramientas, piedras de afilar, mundo grecorromano, prehistoria, edad de los metales, COTES project, Universidad Complutense de Madrid

El proyecto COTES (CASTING ON TIMEWORNED EUROPEAN SHARPENING-STONES) se centra en la identificación de las canteras de procedencia de las antiguas piedras de afilar y en posibles líneas de investigación derivadas como cualidades físicas, sistemas y técnicas de explotación, consecuencias ambientales, políticas, económicas e incluso ideológicas del control de estas materias primas a nivel local y regional en época romana.

Los días 22, 23 y 24 de octubre el proyecto organiza un seminario internacional titulado 'Al otro lado del filo. Armas, herramientas y piedras de afilar desde la Prehistoria', que tendrá lugar en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Complutense de Madrid.

20 ponencias de expertos y expertas de dentro y fuera de nuestras fronteras que se distribuyen a lo largo de los tres días de seminario, y que aportan distintos ejemplos desde la Edad del hierro hasta época moderna.

Consulta el programa completo aquí

Leer Más

lunes, 14 de octubre de 2019

Recordando los zapatos de Ötzi
by LB Paleorama - 0

Réplica del calzado de Ötzi. Foto: Josef Chlachula CC BY-SA 3.0

El experto en calzado antiguo Petr Hlavacek los recreó en 2017

Casi todo en el hallazgo de Ötzi resulta fascinante. Su asombrosa conservación nos ha llevado a conocer increíbles detalles sobre su vida y su muerte. El estudio de su indumentaria y herramientas nos asombra por la variedad y calidad de los detalles. Nos acercamos hoy a la recreación de sus zapatos realizada por el experto checo Petr Hlavacek.

Fecha de Publicación
14 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
The Vintage NewsVanilla Magazine
Fuente de las imágenes
The Vintage News
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, otzi, momia, Ötztal, Alpes, Italia, calzado, zapatos, cuero, heno, reproducción, moda

Traducción: Laura Benito Díez.

Los 28 años transcurridos desde su hallazgo en los Alpes han dado para todo tipo de estudios y congresos en torno a Ötzi, el 'Hombre de los Hielos', que vivió y murió hace más de 5.000 años en la cordillera más alta del continente europeo.

Sus zapatos son unos de los más antiguos que se conocen hasta ahora en el mundo, solo superados en antigüedad por un par de mocasines de piel recuperados en la cueva armenia de Areni-1, con una antigüdad de 5.500 años.

En 2017, el experto en calzado antiguo Petr Hlavacek, de la Universidad Tomas Bata (Zlin, República Checa) se propuso recrear los zapatos que llevaba Ötzi en el momento de su muerte.

En un primer momento, Hlavacek tuvo que enfrentarse a un cuero desgarrado y parcialmente descompuesto, mezclado con heno ennegrecido y pequeños fragmentos de cuerda, como un pegote de excremento de caballo. Junto a sus colegas de universidad, Hlavacek dedicó mucho tiempo y esfuerzo tratando de identificar el origen del cuero para realizar una reconstrucción fidedigna. Los estudios microscópicos del cuero revelaron que la parte de las ataduras era de piel de becerro, la cubierta de piel de ciervo y las suelas de piel de oso.

Siguiendo la estructura de las botas, los investigadores recrearon una red hecha con finas tiras de corteza de abedul y la rellenaron con heno, formando un relleno que mantenía el pie cálido y cómodo.

Según Hlavacek, estas botas ofrecían más contacto con la superficie del suelo que el calzado moderno, produciendo la sensación de caminar descalzo 'pero mejor'. El poco atractivo exterior de los zapatos se compensa por su comfort y practicidad, proporcionando protección contra los terrenos duros y climatología extrema.

Para el curtido del cuero, el equipo utilizó hígado de cerdo hervido y cerebro de cerdo sin procesar. El cuero curtido es resultado de un sofisticado proceso: debe ser salado, empapado, raspado y después tratado con alguna sustancia que lo endurezca y preserve. Este método se usaba de forma tradicional en algunas regiones de Sudamérica en la Prehistoria, embadurnando la piel con la mezcla para su curtido y dejándola así durante tres días.

La complejidad estructural y técnica de los zapatos de Ötzi llevó a Hlavacek y su equipo de investigación a la conclusión de que incluso hace 5.300 años la gente se convertía en verdaderos zapateros cuando necesitaban un nuevo par de zapatos. Hlavacek decidió probar personalmente sus reproducciones, recorriendo unos 20 kilómetros a altitudes de 3.000 metros. Tras su propia experiencia, Hlavacek los define como 'el calzado perfecto para el invierno'.

Durante la prueba, el científico los utilizó sin calcetines, a temperaturas de -6º Celsius, pero incluso en estas condiciones sus pies se mantuvieron calientes y sin signos de congelación.

El heno fuincionó perfectamente como aislante, alejando la humedad de los pies. Las suelas no son resistentes al agua, pero las tiras de cuero que las cruzan proporcionan un sólido agarre en suelos helados.

El comportamiento de las botas fue también testado por escaladores experimentados en condiciones extremas. Vaclav Patek, montañero checo que tomó parte en las pruebas, las describió como sorprendentemente cómodas, cálidas y confortables, quizá incluso mejores que algunos modelos modernos de calzado.

Leer Más

jueves, 10 de octubre de 2019

El túetano, la carne en lata de la Prehistoria
by LB Paleorama - 0

Huellas de corte identificadas en huesos de animales en Cueva Quesem y su comparación con huellas experimentales. Foto: Ruth Blasco.

Hallazgos en Cueva Quesem (Israel) indican que los huesos con tuétano eran almacenados un tiempo como reserva de alimento

Nos cuesta imaginar a nuestros recolectores-cazadores antepasados planificando el consumo de alimentos y gestionando su almacenaje, pero hace 400.000 años los grupos humanos de cueva Quesem seleccionaban partes concretas de los animales, huesos con tuétano y recubiertos solo por piel y tendones, y los almacenaban durante semanas. Toda una reserva de nutrientes que sería entonces muy valorada, algo así como tener carne en conserva.

Fecha de Publicación
9 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SincCENIEH
Fuente de las imágenes
Science Advances
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, cueva Quesem, Israel, alimentación, almacenaje, tuétano, hueso, despensa
Bibliografía científica, publicación original
Science Advances
El estudio detallado de huesos de animales consumidos en Cueva Quesem hace unos 400.000 años ha deparado una interesante sorpresa. Los grupos humanos que vivían entonces en la cueva seleccionaban y almacenaban durante semanas huesos con tuétano en su interior para para después alimentarse de ellos. Es la evidencia más antigua que se conoce de este tipo de comportamiento, según comenta Jordi Rosell, investigador del IPHES y miembro del equipo que ha llevado a cabo el estudio.

La investigación ha sido publicada en Science Advances, y en ella han participado científicos del IPHES, el CENIEH, la Universidad de Lleida y la Universidad de Tel Aviv. Rosell explica que "los grupos humanos de Qesem llevaban a la cueva partes seleccionadas de los cuerpos de los animales que cazaban. Los más comunes eran los gamos, de los que solo transportaban el cráneo y las patas. Por su parte, el tronco era despojado de carne y grasa en el lugar de la cacería".

Al observar en detalle los huesos de esas extremidades transportadas hasta la cueva, los científicos comenzaron a identificar una serie de huellas de corte peculiares. Su aspecto no era el de las marcas que se producen al procesar los huesos en fresco.

“Las marcas parecían evidenciar la existencia de piel seca y es entonces cuando planteamos la hipótesis de un posible almacenamiento de huesos para un posterior consumo diferido de la médula, es decir, pasado un tiempo”, añade Rosell.

Ruth Blasco, investigadora del CENIEH señala que esta práctica refleja una alta capacidad de planificación, al ser capaces de almacenar esos huesos aún con la piel para alimentarse de ellos en un momento posterior.

Estos huesos utilizados para su almacenaje no estarían cubiertos de músculo, es decir, solo habrían utilizado los huesos que están recubiertos de tendones y piel. La propia piel del animal facilitaría su conservación.

Para comprobar su teoría se han llevado a cabo una serie de experimentos con partes de animales actuales, que han evidenciado marcas similares en su procesado tras un almacenaje de hasta 9 semanas.

No deja de asombrarnos descubrir que hace 400.000 años nuestros ancestros eran capaces de gestionar los recursos con antelación.

Leer Más

Arqueología de los espacios domésticos en la Península Ibérica
by LB Paleorama - 0

Seminario Arqueología de los espacios domésticos en la Península Ibérica. UC3M y USAL

Interesante seminario sobre 'otras arqueologías' en la Universidad Carlos III de Madrid


Fecha de Publicación
10 de octubre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Universidad Carlos III de Madrid
Fuente de las imágenes
Universidad Carlos III de Madrid
Palabras clave:
agenda, seminario, arqueología doméstica, península Ibérica, Universidad Carlos III, Madrid, Universidad de Salamanca
Más allá de los espacios de poder y representación, de templos o de necrópolis, la arqueología se llena de las vidas de las personas, de su cotidianidad, de lo más humano de cada uno.

Este seminario está organizado por el Instituto de Cultura y Tecnología de la Universidad Carlos III y el Departamento de Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología de la Universidad de Salamanca. Su objetivo es abordar en España esta cuestión con más trayectoria en otros países. Para ello se reunirán especialistas en el estudio de las actividades domésticas de los diversos periodos de la Prehistoria e Historia de la Península. Se orienta a profesionales de la arqueología, gestores patrimoniales, estudiantes de los grados de Historia y Arqueología, posgraduados, así como para aquellas personas interesadas en las aproximaciones más novedosas y fructíferas al patrimonio cultural.

El seminario tendrá lugar el 29 de noviembre de 2019 en el Salón de Grados (Edificio Rectorado) de la Universidad Carlos III, C/Madrid, 126, en Getafe.

La asistencia es gratuita, puedes solicitar más información a través del correo fernmore@hum.uc3m.es


Leer Más

jueves, 3 de octubre de 2019

Las heces de hiena cuentan la historia de Denisova
by LB Paleorama - 0

Muestra de sedimento de Cueva Denisova. Foto: Flinders University.

La cueva famosa por haber dado a conocer al mundo a los denisovanos fue ocupada con más frecuencia por carnívoros que por nuestros ancestros

La cueva de Denisova alcanzó fama mundial tras el descubrimiento en 2010 de los primeros restos de una especie humana desconocida, conocida desde entonces como denisovanos, aunque parece que su presencia en la cueva fue bastante marginal comparada con las ocupaciones de grandes carnívoros. ¿Y quién se ha chivado? Pues nada menos que las deposiciones conservadas en el sustrato.

Fecha de Publicación
27 de septiembre de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Cosmos
Fuente de las imágenes
Cosmos
Palabras clave:
prehistoria, arqueología, paleolítico inferior, Paleolítico medio, Cueva Denisova, Altai, Rusia, grandes carnívoros, coprolitos, hienas, sucesos
Bibliografía científica, publicación original
Nature Scientific Reports
Traducción: Laura Benito Díez.

Durante la mayoría de los últimos 300.000 años, los verdaderos ocupantes de la cueva de Denisova en el sur de Siberia fueron grandes carnívoros, especialmente hienas de las cavernas, nada adecuadas como compañeras de piso para los humanos.

Un nuevo estudio realizado por investigadores rusos y australianos, y liderado por Mike Morley (Flinders University, Australia) muestra que la ocupación humana del lugar parece haber sido esporádica, a pesar del volumen de fragmentos de herramientas. Y estos humanos antiguos que se refugiaron en la cueva probablemente usaron el fuego menos de lo que se esperaba.

La excavación, a los pies de los montes Altai, alcanzó fama mundial tras el descubrimiento en 2010 de los desconocidos hasta entonces denisovanos, que utilizaron la cueva entre 200.000 y 50.000 años atrás, y pudieron haberla compartido con neandertales en ocasiones. Descubrimientos recientes incluyen al primer descendiente conocido de ambas especies.

Aunque este dato es relevante en si mismo, la reciente publicación en Scientific Reports señala que el ADN y los fósiles humanos encontrados en el yacimiento solo son una pequeña parte de todo el material recuperado, y por tanto solo una fracción de la historia de la cueva.

El resto, especialmente la abundancia de coprolitos, ayudan a completar la imagen de lo que estuvo sucediendo en este importante refugio durante el Pleistoceno medio y después.

El estudio microscópico de bloques de sedimento intactos recogidos en las cámaras Principal y Este muestra que la cueva estuvo ocupada prácticamente de manera continua por grandes animales durante los tres últimos ciclos glaciares-interglaciares.

Los investigadores han podido atribuir el grueso de los coprolitos a hienas de las cavernas (Crocuta crocuta speleans). A ninguno nos gustaría encontrarnos con uno de estos animales en una cueva oscura. Eran mucho más grandes que sus primas africanas y cazaban caballos, bisontes y rinocerontes lanudos. Este formidable y antaño abundante predador de la edad de hielo se extinguió hace unos 14.000 años por razones que aún no comprendemos del todo.

Otros coprolitos fueron dejados por lobos , y también hay signos de alteración de los sedimentos por parte de grandes animales como los osos de las cavernas.

En comparación, los microscópicos restos de la actividad humana son muy fragmentarios, lo que quizá no es sorprendente teniendo en cuenta la compañía.

Mientras que el carbón encontrado en las muestras muestra que estos humanos antiguos usaban el fuego, la pequeña cantidad descubierta sugiere que los denisovanos no fueron muy prolíficos al respecto.

Los investigadores destacan que esto podría estar relacionado con los lugares donde se recogieron las muestras, espacios confinados no muy adecuados para las hogueras, aunque la escasez de evidencias de fuego sigue siendo intrigante.

El coautor Richard Roberts, de la Universidad de Wollongong, indica que el estudio es muy significativo porque muestra cómo la microscopía y otras herramientas de la ciencia arqueológica moderna pueden extraer importante conocimiento del material sedimentario.

"Con el uso de análisis microscópicos, nuestro último estudio revela las visitas esporádicas de homínidos, ilustradas por las trazas de uso de fuego consistentes en minúsculos fragmentos, pero con un uso continuo del lugar por parte de carnívoros cavernarios... que muy improbablemente habrían cohabitado con humanos".

Nuevas investigaciones serán necesarias para descubrir qué tipo de materiales orgánicos, como ADN o lípidos, pueden recuperarse de los fragmentos de coprolitos.

Leer Más