Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

martes, 11 de febrero de 2020

El pozo de madera más antiguo sorprende por su técnica constructiva
by LB Paleorama - 0

Pozo de madera del Neolítico inicial documentado en la República Checa. Foto: Universidad de Pardubice.

Se ha localizado en la República Checa, y tiene una antigüedad de más de 7.000 años

Este hallazgo y su fantástico estado de conservación han permitido documentar técnicas constructivas en madera que han sorprendido a sus investigadores dada la antigüedad del pozo. Al haber permanecido enterrado en una zona encharcada, los tablones se encuentran en tan buen estado que ha sido posible datarlo por dendrocronología en más de 7.000 años de antigüedad. Para evitar que las piezas de madera se deformen al secarse, los conservadores del equipo están utilizando sacarosa como conservante.

Fecha de Publicación
4 de febrero de 2020
Fuentes de información digital utilizadas
National GeographicCNNEuropa PressUNIVERSITY OF PARDUBICE
Fuente de las imágenes
National GeographicCNN
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, construcción, madera, roble, pozo, Ostrov, Bohemia Oriental, República Checa, dendrocronología, vivienda
Bibliografía científica, publicación original
Journal of Archaeological Science
Las obras para la construcción de una autopista cerca de la ciudad checa de Ostrov, en la Bohemia oriental, dejaron al descubierto en el año 2018 una curiosa estructura de madera, que había sobrevivido durante milenios a varios metros de profundidad, en un área inundada por el elevado nivel freático. Estas condiciones permitieron su excelente conservación, a pesar de tratarse de material perecedero.

Con el aspecto de un arca de madera, la estructura resultó ser el revestimiento interior de un pozo construido para obtener agua hace más de 7.000 años. Las obras de esa misma autopista han dejado al descubierto evidencias de otros 7 pozos de distintas cronologías prehistóricas en la región, aunque este de Ostrov ha resultado ser el más antiguo de los encontrados, y a la vez la estructura de madera más antigua conservada que se haya documentado hasta la fecha.

La maravilla de la dendrocronología

La parte conservada de la estructura mide 1,40 metros de altura. Está compuesta por cuatro postes que componen las esquinas, tallados para que los tablones laterales encajen en ellos. El pozo tenía 80 centímetros de lado. La buena conservación de los tablones ha permitido identificar que la madera utilizada pertenece principalmente a roble y castaño.

Gracias al buen conocimiento del grosor de los anillos de crecimiento (TRW) de roble en la zona, ha sido posible datar de forma precisa el momento en que fue cortada la madera usada para construir el pozo, en los años 5256/55 a.C. Esta fecha lo sitúa en el Neolítico inicial de la zona, junto con otros dos pozos de este periodo documentados en los últimos cuatro años en la República Checa.

Una cadena operativa avanzada

A través de la forma de los elementos estructurales del pozo, y del análisis de las marcas de herramientas preservadas en su superficie, el equipo de investigación ha podido confirmar el uso de técnicas de carpintería sofisticadas, que han sorprendido por su antigüedad. Basándose en estas observaciones, han elaborado un modelo de cadena operativa, desde el uso de los bosques hasta la obtención del objeto final, a comienzos del Neolítico inicial. Para ello resulta asombroso que sólo disponiendo de herramientas de piedra, hueso, cuerno o madera, lograsen un acabado de las superficies tan preciso.

El desafío de su conservación

El agua ha sido el factor crucial de la excelente conservación de la madera del pozo. Por ello, ahora el desafío es no dejar que se seque y se deforme. Karol Bayer, vicedecano de la Facultad de Restauración de la Universidad de Pardubice explica en una nota de prensa que "por eso sustituiremos gradualmente el agua por un nuevo conservante que todos conocemo y usamos. Es la sacarosa. Así que aumentaremos la concentración de la solución de azúcar".

Este proceso llevará al equipo, formado por expertos de la Facultad de Restauración en colaboración con el Departamento de Tecnología Química de Conservación de Monumentos de UTC Praga, varios meses.

Leer Más

lunes, 10 de febrero de 2020

Gran conjunto de grabados paleolíticos documentados en Tarragona
by LB Paleorama - 0

Documentación de grabados rupestres prehistóricos en Cova de la Font Major (L'Espluga de Francolí, Tarragona). Foto: ACN.

El inesperado hallazgo se produjo el pasado octubre después de unas fuertes lluvias

El pasado viernes se daba a conocer este impactante hallazgo realizado por el investigador Josep Maria Vergès. La cavidad de Cova de la Font Major, en el municipio de L'Espluga de Francolí ha entrado de lleno en la lista de las principales muestras de arte paleolítico peninsular, con una antigüedad estimada de 15.000 años.

Fecha de Publicación
10 de febrero de 2020
Fuentes de información digital utilizadas
Diari de TarragonaEl PaísLa Vanguardia
Fuente de las imágenes
Diari de Tarragona
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, Magdaleniense, arte rupestre, grabados, Cova de la Font Major, L'Espluga de Francolí, Tarragona, moda

El pasado 30 de octubre, tras las dramáticas riadas que afectaron a la comarca en la que se enclava L'Espluga de Francolí, un equipo de investigación del IPHES y GRESEPIA se adentraba en la Cova de la Font Major, una cavidad ya musealizada, para realizar labores de documentación. Josep Maria Vergès, investigador del IPHES y la Universitat Rovira i Virgili, dirige el proyecto de investigación, y ha explicado a la prensa que no sabían si había aún margen para hallazgos en la cueva, con lo que la sorpresa ha sido generalizada.

En un pequeño espacio, el equipo ha documentado más de un centenar de grabados para los que se estima una antigüedad en torno a 15.000 años (Magdaleniense), aunque se aprecian algunos más antiguos y muchos otros posteriores, esquemáticos y de época moderna. La cueva ha sido un punto muy transitado por rutas de aventura antes de su protección y musealización. Esto ha provocado que muchos de sus visitantes hayan alterado con su tránsito los grabados, afectándolos incluso con grafitis.

Vergès ha declarado al Diari de Tarragona que "en el contexto de Catalunya y el nordeste peninsular es excepcional, no hay nada igual". Es el primer conjunto de estas características que se documenta en el noreste peninsular. Unas cuarenta de figuras representan animales como ciervos, caballos y bueyes. El resto de los grabados son símbolos y motivos abstractos.

Para una mejor documentación del hallazgo se ha procedido a hacer un escaneado 3D de la cavidad en la que se han localizado los grabados, que no será visitable por motivos de conservación y por su reducido tamaño. Este escaneado permitirá generar imágenes de alta resolución de los grabados, y quizá en un futuro reproducir la cavidad en algún punto cercano para que pueda ser visitada por el público.

Por ahora, el lugar solo será visitable a través de gafas de realidad virtual, a través de ese escaneado en detalle.

La cueva, que fue re-descubierta en 1853, es una de las cuevas formadas en conglomerados más largas del mundo. Actualmente discurre bajo el suelo del casco urbano del municipio, y junto con la Cova de la Vila, integra lo que se conoce como les Coves de l'Espluga.

Leer Más

miércoles, 5 de febrero de 2020

Por primera vez documentan cerebro humano vitrificado
by LB Paleorama - 0

Pequeño fragmento de cerebro humano vitrificado por la erupción del Vesubio en el año 79 d.C. Foto: Pier Paolo Petrone.

Los restos pertenecen a una víctima de la erupción del Vesubio en la ciudad romana de Herculano

La erupción del volcán Vesubio en la bahía de Nápoles el año 79 de nuestra era es sin duda una de las más célebres de nuestra civilización, destruyendo y a la vez preservando las ciudades romanas de Pompeya y Herculano de forma diferente en cada caso. Precisamente en Herculano se han documentado por primera vez fragmentos de cerebro humano vitrificados, debido a la forma en que los gases procedentes del volcán afectaron a la ciudad.

Fecha de Publicación
23 de enero de 2020
Fuentes de información digital utilizadas
20 minutosNational Geographic (1)National Geographic (2)
Fuente de las imágenes
National Geographic
Palabras clave:
mundo clásico, romanos, Herculano, cerebro, erupción, Vesubio, sucesos
Bibliografía científica, publicación original
The New England Journal of Medicine

  • El hallazgo procede del Colegio de los Augustales de la ciudad de Herculano, y la víctima, probablemente dormida, se encontraba acostada en un lecho. Foto: Pier Paolo Petrone
La erupción del volcán Vesubio en la bahía de Nápoles el año 79 de nuestra era es sin duda una de las más célebres de nuestra civilización. Su potencia destructora alcanzó de lleno a las ciudades de Pompeya y Herculano, con distintos efectos sobre cada una de ellas, además de a pequeñas poblaciones de los alrededores. En Pompeya, la gran cantidad de cenizas sepultó a la ciudad y a los habitantes que aún permanecían en ella. Pero en Herculano, una rápida nube de gas a gran temperatura barrió a todos los seres vivos de la zona, quemándolo todo a su paso.

En octubre de 2018, el antropólogo forense Pier Paolo Petrone se encontraba examinando restos óseos procedentes de las excavaciones de Herculano, concretamente fragmentos de cráneo, cuando vio entre ellos unos pequeños fragmentos de color negro brillante, con aspecto vitrificado, que llamaron poderosamente su atención. “Estaba seguro de que era un cerebro humano”, ha declarado el científico.

Los restos pertenecían a un hombre cuyo esqueleto fue recuperado en la década de 1960 en el interior de un edificio identificado como el Colegium Augustalis de la ciudad. Fue encontrado acostado en un lecho completamente carbonizado. Es posible que estuviese al cuidado del edificio y se encontrase allí acostado en el momento de la erupción.

Herculano se encuentra a menor distancia del Vesubio que Pompeya, y la nube de gas que alcanzó en primer lugar la ciudad elevó súbitamente la temperatura hasta unos 520 grados centígrados, cayendo de nuevo de golpe poco después. Esa situación hizo que en primer lugar se quemasen los tejidos y la grasa de los cuerpos, y la caída rápida de la temperatura propició la vitrificación.

Para comprobar la naturaleza del hallazgo, los fragmentos vitrificados han sido analizados por un centro de biotecnología avanzada de Nápoles. Los resultados del análisis han revelado la presencia de proteínas y ácidos grasos que indican que la sustancia está compuesta por cabello y materia cerebral. Cuando enviaron su investigación para ser publicada en The New England Journal of Medicine, les pidieron ampliar los análisis, ya que los tipos de grasas identificados también podrían indicar tejidos de animales o vegetales. Un segundo análisis permitió documentar siete proteínas altamente representadas en el tejido cerebral humano.

La conservación de tejido cerebral es extremadamente rara en la arqueología. “Si logramos calentar material y obtener un líquido, tal vez podríamos encontrar su ADN”, ha explicado Petrone a National Geographic.

Leer Más

martes, 4 de febrero de 2020

Ídolos. Miradas milenarias en el MARQ
by LB Paleorama - 0

Imagen de la exposición Ídolos. Miradas milenarias en el Museo Arqueológico de Alicante. Foto: MARQ.

Casi tres años de trabajo para condensar en esta exposición la fascinante riqueza de las culturas prehistóricas peninsulares

Tras la inauguración de esta gran exposición fruto de la colaboración entre el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) y el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid (MAR), aprovechamos para charlar con Primitiva Bueno Ramírez, catedrática de Prehistoria y comisaria de la exposición, para que nos cuente de primera mano los significados y singularidades que encierra esta muestra pionera en su temática.

Fecha de Publicación
4 de febrero de 2020
Fuentes de información digital utilizadas
MARQ
Fuente de las imágenes
MARQ
Palabras clave:
exposición, ídolos, oculados, ojos-soles, prehistoria, neolítico, calcolítico, MARQ, Museo Arqueológico de Alicante, agenda
La profesora Bueno nos atiende por teléfono, está muy satisfecha, y se nota, del resultado del trabajo de casi tres años que ha llevado producir y estrenar 'Ídolos. Miradas Milenarias', la última exposición temporal inaugurada en el MARQ. Primitiva Bueno es comisaria de la muestra junto con Jorge A. Soler, que ha supuesto un trabajo conjunto del Museo Arqueológico de Alicante y el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid.

Las figurillas antropomorfas son una expresión artística común ya desde el Paleolítico superior a lo largo de Europa, donde se pueden identificar ya en el Neolítico grandes áreas con rasgos morfológicos comunes. La gran particularidad de las producciones de la Península Ibérica es que tienen una variedad enorme dentro de un área geográfica relativamente reducida, el sur peninsular. Para poder reflejar este hecho, los organizadores de la exposición han sido ambiciosos a la hora de seleccionar piezas, y han logrado reunir un total de 226 de estas figurillas. Pero no se trata de cantidad, Bueno hace hincapié en que cada una de estas piezas es un elemento destacado dentro de las colecciones de sus museos de origen. Contar con ellas en la muestra es todo un privilegio, a la vez que ha supuesto un gran trabajo de coordinación y un alto esfuerzo de producción.

"Nos dimos cuenta que al final en casi todas las publicaciones aparecían las mismas piezas, así que hemos tratado de reunir todas las más conocidas, pero añadir además otras muchas que el público aún no conoce", señala Bueno, con la idea de transmitir que hay muchas más representaciones de las que han ido trascendiendo hasta ahora.

Pero no solo se trata de representaciones ricas en variedad, la reconocida prehistoriadora nos cuenta que además las figurillas proceden de contextos muy variados: recintos de foso, recintos amurallados, cementerios, casas, lugares de extracción de materias primas... Esto nos habla de su uso, muy cercano a las personas que se sintieron representadas en su poderosa simbología. Las piezas seleccionadas para la exposición responden a la tipología de oculados, u ojos-soles, que se caracterizan por representar los ojos de forma muy destacada, con una serie de radios a su alrededor que recuerdan al disco solar.

Estas representaciones tienen su sustrato ya en el Neolítico antiguo, hace cerca de 8.000 años, y se relacionan con pinturas rupestres que nos proporcionan un importante contexto para ampliar nuestra comprensión sobre ellas. Partiendo de estos precedentes, las piezas que podemos ver en 'Ídolos' abarcan una cronología entre 3900 y 2200 antes de nuestra era, coincidiendo con el florecimiento de las grandes culturas calcolíticas del sur peninsular.

Aunque la variedad de materiales y soportes también es sorprendente en estas figurillas, Bueno nos habla de tendencias regionales, cómo en el área occidental tienen más presencia los cilindros y las placas, mientras que los huesos son más utilizados en el área occidental. Todas estas representaciones bien pudieron estar ligadas a determinados linajes y familias con una importancia destacada en cada territorio.

Una ventana a la historia de las mujeres

Estadísticamente, las figuras representan a mujeres en mayor número que a hombres o a zoomorfos. Muchas de ellas aparecen en contextos domésticos, pero también aparecen de forma abundante en otros emplazamientos. Quizá su aparición en contextos funerarios pueda señalar que ésta fuese una esfera asociada a lo femenino, reflejando que las mujeres fuesen las encargadas de cuidar y mantener estos contextos y de la preparación de los difuntos. Pero además, a través de las representaciones podemos acercarnos a ellas, a su cotidianidad.

La repetición de ciertas características refleja cómo querían proyectar su imagen las personas que las realizaron: los ojos-soles, las líneas bajo ellos que pueden ser tatuajes, maquillajes, escarificaciones... podría tratarse también de máscaras. En muchos casos se representan también peinados, que suelen consistir en una especie de trenzado. Y también se puede vislumbrar, como nos señala la profesora Bueno, el uso de largos mantos hasta los pies, un aspecto que coincide con los hallazgos arqueológicos de Montelirio, donde se han documentado enterramientos femeninos con ricos mantos bordados, decorados con conchas y pigmentos como el cinabrio.

Otro aspecto interesante es que las representaciones femeninas reflejan a las mujeres en distintos estados de fertilidad a lo largo de sus vidas.

Las investigaciones más recientes

La exposición también ha servido para contar con los proyectos de investigación más recientes en este campo, e incorporar sus descubrimientos y avances. Bueno destaca la buena disposición de los distintos equipos investigadores que han aportado novedades destacadas de sus intervenciones arqueológicas, reflejando que la arqueología española es ahora mismo puntera en muchos aspectos.

Junto a la exposición, todo el trabajo realizado ha permitido producir un gran compendio de artículos en español que abarcan las representaciones antropomorfas en todo el ámbito europeo, y se ocupan en detalle de todas las tipologías ibéricas. Esta visión de conjunto era muy necesaria para abordar de forma global este fenómeno y dibujar una imagen clara del mismo. La profesora Bueno nos adelanta que se encuentra ahora inmersa en la producción de un volumen en inglés en la publicación Zona Arqueológica que permita la difusión de todo este conocimiento fuera de nuestras fronteras, contribuyendo a reflejar el papel destacado de la Península Ibérica en la Prehistoria reciente europea como centro emisor de cultura, de ideología y de simbología.

La exposición

'Ídolos. Miradas Milenarias' se podrá visitar en el Museo Arqueológico de Alicante hasta el 19 de abril de 2020. Los horarios generales del museo son los siguientes:

De martes a viernes: De 10:00 a 19:00h.
Sábados: De 10:00 a 20:30h.
Domingos y festivos: De 10:00 a 14:00h.
Lunes: cerrado.

  •  
Leer Más

viernes, 31 de enero de 2020

Maquillaje romano de origen vegetal conservado en su estuche 2.000 años
by LB Paleorama - 0

Estuche de maquillaje de época romana localizado en una tumba en la ciudad de Mérida. Foto: Consorcio de Mérida.

El maquillaje se encontró en Mérida dentro de una concha de vieira cerrada

El ajuar nos puede contar detalles muy personales de la persona depositada en un enterramiento, y del cariño y cuidado con que sus seres queridos prepararon su tumba. Pero además, a veces nos sorprende con objetos cotidianos que no suelen soportar el paso de los milenios, que nos ponen cara a cara con el pasado de una forma increíblemente cercana. Es el caso de este pequeño estuche de maquillaje fabricado con una concha de vieira, que se ha mantenido cerrado durante 2.000 años, y que ha preservado en su interior un cosmético vegetal muy especial, una laca de granza del tipo "rose madder".

Fecha de Publicación
30 de enero de 2020
Fuentes de información digital utilizadas
SINCDICYTUniversidad de Granada
Fuente de las imágenes
Universidad de Granada
Palabras clave:
mundo clásico, romanos, maquillaje, concha, vieira, enterramiento, ajuar, Mérida, moda
Bibliografía científica, publicación original
SAGVNTVM

  • Estuche de maquillaje fabricado con las dos valvas de una vieira hallado en el interior de una tumba de época romana en la ciudad de Mérida. Foto: Consorcio de Mérida
  •  
  • Detalles de las distintas fracciones granulométricas del relleno de la vieira y de los granos de cosmético de mayor tamaño . Foto: IPCE.
La tumba fue descubierta en el año 2000, el proyecto de construcción de una nave industrial motivó la intervención arqueológica, que permitió conocer un área de enterramientos datada en el siglo I d.C. Y ya entonces esta inhumación femenina llamó la atención de los investigadores debido a los objetos que formaban el ajuar funerario.

Entre ellos se encontraban numerosas piezas de vidrio: ungüentarios, botellitas, alguna copa realmente llamativa. También vistosas copas de cerámica, husos de hueso utilizados en la fabricación de tejidos y una cajita desmontable realizada en hueso.

Junto a todo ello, una concha de vieira conservaba sus dos valvas en posición, preservando en su interior el preciado contenido depositado allí hace casi 2.000 años. Desde el exterior algunas pistas indicaban ya el uso especial de este elemento, como por ejemplo las perforaciones en las aletas de la concha, probablemente realizadas para pasar un hilo metálico que mantuviese las dos piezas en su sitio y facilitase su uso como cajita. De hecho, en el interior de la concha se han encontrado fragmentos de filamento de plata.

En su interior, entre una importante cantidad de sedimento procedente del interior de la tumba, que se habría ido filtrando a lo largo de los milenios, se encontraba algo muy especial. Unos pequeños granos de un material de un vivo color rosa. Como se trataba de un material muy frágil, que se disgregaba con facilidad, se ha procedido a su extracción para conservarlo de forma adecuada. El procesado del sedimento del interior de la concha ha permitido obtener fracciones muy pequeñas del material disgregadas entre la tierra, que se han aprovechado para realizar análisis de composición, y varios gránulos de mayor tamaño, que han sido conservados.

Laca de granza, cosmético de origen vegetal

El material cosmético ha sido analizado por parte de especialistas del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) con complejas técnicas como difracción de rayos X (XRD), microscopía electrónica de barrido acoplada con microanálisis mediante espectrometría de dispersión de energías de rayos X (SEM-EDX), cromatografía plana o en capa fina de alta eficacia y Cromatografía Líquida de Alta Eficiencia (HPLC) acoplada a un detector de diodoarray (DAD) y Espectró-metro de Masas Quadrupolo-Tiempo de Vuelo (Q-TOF-MS).

A través de la difracción de rayos X se comprobó la ausencia de pigmentos minerales responsables del color (ocres rojos, bermellón), así como de un sustrato mineral (yeso, calcita, filo-silicatos) como soporte absorbente sobre el que se podría haber fijado el colorante. Tocaba seguir indagando sobre el origen del pigmento rosa.

La Cromatografía Líquida de Alta Eficiencia permitió identificar la presencia de purpurina, lo que convierte al preparado romano en una laca de granza, aunque con ciertas peculiaridades, ya que estos preparados, que se obtienen habitualmente de las raíces de plantas de la familia Rubiaceae, suelen tener una coloración roja o roja anaranjada.

En busca del origen de este pigmento rosa, los investigadores dieron con un preparado del siglo XIV denominado “rose madder” (rosa de granza), que parece seguir una tradición de la antigüedad. Pigmentos hechos de granza se han encontrado en objetos egipcios, persas, griegos y romanos. Sin embargo, no se han encontrado descripciones claras de la preparación de estos pigmentos en la antigüedad. En Europa, las fuentes más importantes de granza son dos especies de Rubia, la rubia salvaje (R. peregrina L.) y la cultivada (R. tinctorum L.), ambas nativas del este del Mediterráneo, Próximo Oriente y África del Norte. Pero en este caso probablemente se habría utilizado otra variedad de Rubiácea.

Las distintas características de las especies vegetales utilizados para obtener tintes de granza provocan diferencias en la composición de los pigmentos resultantes. También influyen en el color obtenido el método de cultivo de las plantas, la edad de los ejemplares utilizados, la temperatura o la técnica de obtención del pigmento.

Leer Más

miércoles, 29 de enero de 2020

Los neandertales también eran campeones de buceo
by LB Paleorama - 0

Herramientas fabricadas sobre conchas marinas por neandertales, Grotta dei Moscerini (Italia). Foto: Villa et alii.

Los hallazgos en Grotta dei Moscerini (Italia) así lo atestiguan

Durante largo tiempo se han considerado los mares como una barrera para los neandertales, un elemento del que no obtenían recursos y en el que no eran capaces de aventurarse, pero la investigación va transformando totalmente esta imagen que teníamos de nuestros parientes. La revisión de los materiales excavados en Grotta dei Moscerini a mediados del siglo XX nos indica que incluso pudieron sumergirse a profundidades de 2 a 4 metros para obtener en el lecho marino las mejores conchas para fabricar sus herramientas.

Fecha de Publicación
29 de enero de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Sinc
Fuente de las imágenes
PLoS ONE
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, neandertales, Grotta dei Moscerini, Lacio, Italia, moluscos, buceo, herramientas, piedra pómez, economía
Bibliografía científica, publicación original
PLoS ONE
En 1949 un equipo arqueológico realizó excavaciones en el interior de Grotta dei Moscerini (Lacio, Italia), un enclave con ocupaciones de neandertales. Entre los materiales recuperados en aquella campaña se encontraban 171 fragmentos de conchas marinas, que han resultado ser de una especie local, Callista chione, más conocida como almeja lisa. Hace unos 90.000 años estos grupos neandertales las recogieron y transformaron para fabricar herramientas.

Como sucede a menudo, el reestudio de materiales procedentes de excavaciones antiguas con técnicas y perspectivas actuales puede proporcionar importantes y novedosos datos para la investigación. En este caso, un equipo de la Universidad de Colorado ha revisado todos los materiales procedentes de la excavación de la cueva, y a lo largo del proceso las herramientas producidas sobre conchas marinas han ido adquiriendo protagonismo.

Al observar detenidamente los distintos fragmentos de conchas, el equipo se percató que mientas algunas piezas tenían la superficie exterior erosionada, como las conchas que podamos recoger ya en la playa, otras mantenían sus superficies brillantes. Estas segundas habrían sido arrancadas del lecho marino mientras sus organismos aún estaban vivos.

Paola Villa, autora principal del estudio publicado en PLoS ONE, ha declarado a Sinc que es muy posible que estos grupos neandertales buceasen a profundidades de 2 a 4 metros para obtener estos ejemplares.

Para fabricar sus herramientas, habrían golpeado las conchas con piedras a modo de martillo. Mediante esta práctica se obtenían fracturas con filos muy cortantes que han permanecido afilados durante largo tiempo.

Junto a las conchas, en la cueva se documentaron abundantes fragmentos de piedra pómez. Esta piedra de origen volcánico podría haber sido otro recurso proporcionado por el mar, ya que podría haber llegado hasta la playa de Moscerini procedente de las erupciones de los volcanes en el área del Golfo de Nápoles, que se encuentra a unos 70 kilómetros de distancia del yacimiento. Otro ejemplo de explotación de recursos marinos, sin alcanzar tales profundidades, lo tenemos en el Abrigo del Cuco (Cantabria), donde hace 45.000 años sus habitantes neandertales disfrutaban del consumo de lapas y erizos de mar.

Leer Más

lunes, 20 de enero de 2020

Los Homo erectus fueron la especie homínida con más perduración
by LB Paleorama - 0

Paladar original de un Homo erectus datado en 1,6 millones de años conservado en el Senckenberg-Museum de Fráncfort, Alemania.Foto: Gerbil - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0

Casi 2 millones de años separan a los primeros individuos de esta especie en África de los más recientes en Java

La investigación actual consigue dar respuesta a un viejo dilema, tan antiguo como el hallazgo de restos fósiles de Homo erectus en Ngandong (Java) en la década de 1930, y de paso nos revela que esta especie tuvo una enorme perduración, la mayor que conocemos para una especie homínida sobre la faz de la Tierra.

Fecha de Publicación
14 de enero de 2020
Fuentes de información digital utilizadas
SINCNational Geographic
Fuente de las imágenes
Wikipedia
Palabras clave:
prehistoria, evolución humana, homo erectus, fósil, datación, extinción, Ngandong, río Solo, Java, Indonesia, gente
Bibliografía científica, publicación original
NatureCell
No ha sido una datación sencilla, pero 90 años después de su hallazgo, los fósiles de Homo erectus y los sedimentos que los rodeaban nos cuentan su antigüedad, y gracias a ello sabemos que hace entre 117.000 y 108.000 años aún pisaban la superficie terrestre en la isla de Java. El complejo estudio, liderado por Russell L. Ciochon (Universidad de Iowa, EE.UU:), ha sido publicado en Nature.

En primer lugar, las dataciones obtenidas han convertido a Ngandong en el yacimiento de Homo erectus más reciente que se conoce hasta ahora. Pero además, se cierra la puerta a dataciones mucho más recientes de ejemplares de esta especie, sobre la que aún existen diversas incógnitas.

¿Cómo han conseguido datar los fósiles?

Uno de los logros clave para datar los hallazgos ha sido poder identificar la ubicación exacta de las antiguas excavaciones en la estratigrafía del yacimiento, puesto que al parecer existía cierta confusión al respecto. Tras situar los hallazgos, se procedió a datar directamente los restos óseos de fauna presentes en el sedimento mediante series de uranio con luminiscencia y resonancia de espín electrónico.

La datación del sedimento con luminiscencia es una novedad con la que no contaban otros estudios anteriores. Con los datos obtenidos, el equipo ha combinado todos los resultados a través de modelado bayesiano.

Posibles causas de la deposición de los restos

Los fósiles aparecieron en su moemnto desarticulados, y aparentemente depositados por las aguas del río Solo. Ante esta situación, los científicos se plantean que sucediese un episodio de muerte masiva aguas arriba. Si se trató de una inundación, una erupción volcánica o alguna otra causa es algo que aún no se conoce con seguridad.

Fuese lo que fuese lo que acabó con la vida de estos homínidos, se produjo en un momento de grandes transformaciones en su hábitat. En ese periodo se estaba produciendo en la isla un cambio de bosques abiertos a espesas selvas tropicales, lo que podría estar relacionado en última instancia con la desaparición de la especie. Quizá este nuevo entorno supuso una mayor dificultad para acceder a sus alimentos habituales, o los nuevo depredadores generaron una situación de vulnerabilidad.

Como resultado, Homo erectus se habría extinguido en esa parte del mundo antes de la llegada de nuestra especie hace unos 50.000-60.000 años, según concluye el mismo estudio. Por tanto, se acabaría así con el debate sobre si ambas especies convivieron en Asia. Por otro lado, con el conocimiento actual sobre ADN antiguo en el continente asiático, es posible que H. erectus hubiese entrado en contacto en algún momento con los denisovanos.

Leer Más