Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

lunes, 15 de abril de 2019

¡Un brindis por el príncipe!
by LB Paleorama - 0

Conjunto cerámico de tipo campaniforme recuperado en la Cueva número 5 del Valle de las Higueras (Huecas, Toledo).

Ya está abierta esta esperada exposición sobre el Campaniforme en el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, situado en Alcalá de Henares

Asistimos a la inauguración de la exposición ¡Un brindis por el príncipe! El Vaso Campaniforme en el interior de la Península Ibérica (2500 – 2000 a. C.), y nos ha dejado fascinados. La muestra reúne muy interesantes piezas de distintas instituciones, y expone interesantes hallazgos de yacimientos destacados como Humanejos (Parla, Madrid), la Necrópolis del Valle de las Higueras (Huecas, Toledo) o las salinas de Espartinas (Ciempozuelos, Madrid) entre muchos otros. Un viaje por la vida y la muerte de las comunidades que fabricaron y utilizaron los conocidos vasos campaniformes desde Centroeuropa hasta las Islas Británicas.

Fecha de Publicación
15 de abril de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Museo Arqueológico Regional
Palabras clave:
agenda, exposiciones, campaniforme, museo arqueologico regional, alcala de henares, prehistoria, calcolítico


  • Visita inaugural a la exposición ¡Un brindis por el príncipe! con la comisaria Elisa Guerra. Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid.
  •  
  • Conjunto cerámico procedente del yacimiento Cuesta de la Reina (Ciempozuelos, Madrid). Campaniforme tipo Ciempozuelos.
  •  
  • Copa con decoración de tipo campaniforme procedente del yacimiento de Humanejos (Parla, Madrid).
  •  
  • Cráneo con bandas de pigmento de cinabrio procedente de la necrópolis de Humanejos (Parla, Madrid).
El Campaniforme, ese fenómeno que aún no comprendemos en su conjunto, que empezó a vislumbrarse hace más de 100 años a través de la arqueología, y que aún seguimos descubriendo. Importantes hallazgos en los últimos años en la Comunidad de Madrid han motivado esta importante síntesis en forma de exposición producida por el Museo arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid y comisariada por Germán Delibes y Elisa Guerra (Universidad de Valladolid).

Se trata de una muestra muy completa, que se inicia con las primeras intervenciones en las que se empieza a identificar este complejo cultural. Entre la gran cantidad de piezas prestadas por otras instituciones podemos ver espectaculares piezas pertenecientes a la Real Academia de la Historia y que proceden del conocido yacimiento de Cuesta de la Reina, en la localidad madrileña de Ciempozuelos. Precisamente las piezas recuperadas allí dieron origen a la definición del Campaniforme 'tipo Ciempozuelos'.

También podemos contemplar el alcance continental del fenómeno, cuya extensión ha sido objeto de encendidas discusiones en torno a si estaría ligada a invasiones/movimientos poblacionales o se debe a contactos culturales. Un amplio estudio genético publicado el pasado año proponía como conclusión que en su mayor parte su difusión se habría producido por intercambios culturales.

La gran mayoría de los elementos más representativos del Campaniforme proceden de contextos funerarios, por lo que parecen ligados a algún sistema de creencias. Las intervenciones en las últimas décadas en yacimientos como el de Humanejos (Parla, Madrid) o el Valle de las Higueras (Huecas, Toledo) han permitido recuperar espectaculares conjuntos cerámicos, acompañados de elementos de cobre, oro, o marfil, que no dejan de subrayar el alto estatus de las personas enterradas.

El estudio detallado del interior de los vasos campaniformes localizados en estos enterramientos ha revelado que en muchos casos contenían bebidas alcohólicas como cerveza o hidromiel, que habrían jugado algún papel dentro del rito funerario asociado a estos enterramientos.


  • Ajuar funerario campaniforme procedente de la necrópolis de Humanejos (Parla, Madrid).
  •  
  • Alabarda de cobre procedente de la necrópolis de Humanejos (Parla, Madrid).
  •  
  • Cinta de oro con decoración repujada procedente de Quinta da Água Branca, Lobelhe (Vila Nova de Cerveira, Portugal).
  •  
  • Ajuar funerario recuperado en el Túmulo de La Sima (Miño de Medinaceli, Soria).
La exposición cuenta con gran número de piezas de diversas procedencias más allá de la Comunidad de Madrid. Podemos ver un ajuar funerario con elementos relacionados con la metalurgia procedente de la República Checa, la cinta de oro repujado recuperada en Quinta da Água Branca (Portugal) o también otro con un interesante conjunto de puntas de flechas de sílex y una cuenta de ámbar recuperado en Inverness (Reino Unido). Además encontramos importantes conjuntos procedentes de Castilla y León, tanto en contextos funerarios (Perro Alto en Valladolid, El Virganzal en Burgos, Dolmen de La Ermita en Salamanca, Túmulo de La Sima en Soria, entre otros) como en contextos de producción de materias primas como la sal, este es el caso de Molino Sanchón (Villafáfila, Zamora). De Castilla-La Mancha destacan varios conjuntos cerámicos recuperados en la necrópolis del Valle de las Higueras, situada en Huecas (Toledo).


  • Recreación de la explotación de sal en el yacimiento de Molino Sanchón II (Villafáfila, Zamora)
  •  
  • Fragmentos de cerámicas con decoración incisa de ciervos y soles procedentes de los yacimientos calcolíticos de Las Carolinas (Madrid) y La Calderona (Valdemoro).
  •  
  • Fragmentos de cerámicas con improntas de antiguos cestos, procedentes de Molino Sanchón II (Villafáfila, Zamora)
  •  
  • Puntas de flecha de cobre tipo 'palmela' procedentes del yacimiento de Perro Alto (Fuente Olmedo, Valladolid)
El recorrido se acompaña de varios audiovisuales que recrean diferentes procesos de producción de algunas de las piezas que se ven en la exposición. Podemos ver cómo se realizaban los vasos cerámicos campaniformes, las bandas o diademas de oro, los cuchillos de cobre, las puntas de sílex, y los brazales de arquero. -las imágenes han sido rodadas por Javier Trueba y Gabriela Villecco de Madrid Scientific Films y recogen las recreaciones realizadas por Paleorama.

Como colofón a todas estas espectaculares piezas y su contexto histórico, nos encontramos con una recreación de la tumba de Perro Alto (Fuente Olmedo, Valladolid), acompañada de las piezas originales del ajuar y de una proyección donde se recrea cómo pudo ser una de estas ceremonias funerarias.

Visitar la exposición

'¡Un brindis por el príncipe! El Vaso Campaniforme en el interior de la Península Ibérica (2500 – 2000 a. C.)' se podrá visitar hasta el 29 de septiembre de 2019 en la sede del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid (Plaza de las Bernardas s/n, Alcalá de Henares). El acceso es gratuito. El horario de apertura de la exposición es el mismo que el del museo:

De martes a sábados: de 11 a 19 h (Se permite el acceso al Museo hasta las 18:45 h)
Domingos y festivos: de 11 a 15 h (Se permite el acceso al Museo hasta las 14:45 h)
Lunes cerrado

Leer Más

jueves, 4 de abril de 2019

Todo lo que siempre quisimos saber sobre el Megalitismo y nunca nos atrevimos a preguntar
by LB Paleorama - 0

Mesa redonda Nuevas Investigaciones en los Grandes Megalitos Ibéricos, Museo Arqueológico Nacional.

Este es el sugerente título de una mesa redonda que se celebra el jueves 11 de abril en el Museo Arqueológico Nacional

Fecha de Publicación
04 de abril de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Museo Arqueológico Nacional
Fuente de las imágenes
Museo Arqueológico Nacional
Palabras clave:
agenda, prehistoria, megalitismo, mesa redonda, museo arqueológico nacional, dolmen de menga, dolmen de soto, dolmen de montelirio
Nuevas Investigaciones en los Grandes Megalitos Ibéricos o todo lo que siempre quisimos saber sobre el Megalitismo y nunca nos atrevimos a preguntar

El mediático Manuel Pimentel modera en el Museo Arqueológico Nacional una mesa redonda en la que se abordarán las últimas novedades proporcionadas por los trabajos de investigación que se llevan a cabo en tres grandes monumentos megalíticos de la Península Ibérica. Se trata de los dólmenes de Menga, Montelirio y Soto. Este último ha sido noticia muy recientemente por haber sido construido con los ortostatos de un monumento circular anterior, un anillo de grandes piedras del tipo comúnmente conocido como henge, y por conservar en su interior interesantes decoraciones pintadas que convierten a un gran número de piedras de su corredor en eternos centinelas vigilantes.

La mesa, que desde su título anima a la participación y al debate, contará con la presencia de Primitiva Bueno Ramírez, Catedrática de Prehistoria de la Universidad de Alcalá, Leonardo García Sanjuán, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Sevilla, Pedro Díaz del Río, científico titular del Instituto de Historia adscrito al CSIC, y María del Carmen Pizarro Moreno, de la Junta de Andalucía. La presentación correrá a cargo de Ruth Maicas, conservadora del Departamento de Prehistoria del MAN.

La cita será a las 18:00 en la sala de conferencias del Museo Arqueológico Nacional. La asistencia será libre y gratuita hasta completar aforo.

Leer Más

miércoles, 3 de abril de 2019

'Cabezas cortadas. Símbolos del poder' llega al Museo Arqueológico Nacional
by LB Paleorama - 0

Cráneo enclavado procedente del yacimiento indiketa de Puig Sant Andreu (Ullastret, Girona). Foto: Laura Benito Díez - Jansá

La muestra, producida por el Museu d'Arqueologia de Catalunya, se puede ver en Madrid hasta el 1 de septiembre

Un símbolo enormemente potente que nos acompaña desde la Prehistoria hasta la actualidad. La cabeza como elemento de veneración o de escarnio, como símbolo de homenaje o de victoria guerrera. Partiendo de las cabezas decapitadas y enclavadas en lugares públicos y destacados de los poblados ibéricos de Puig Castellar (Barcelona) y Puig de Sant Andreu (Girona), los comisarios de esta exposición nos invitan a una reflexión sobre estos símbolos de violencia entre grupos humanos que no se circunscriben a la antigüedad. Esta costumbre documentada entre celtas meridionales, layetanos e indiketas, ha tenido su reflejo a lo largo de nuestra historia, alcanzando a los más recientes conflictos bélicos de nuestro mundo actual. Junto a la simbología y significación de las cabezas cortadas, nos adentramos también en el mundo funerario y la iconografía de estas tribus iberas, y en la reconstrucción del aspecto de sus gentes. Muy recomendable tanto desde el punto de vista histórico como antropológico.

Fecha de Publicación
2 de abril de 2019
Palabras clave:

agenda, exposiciones, cabezas cortadas, museo arqueológico nacional, iberos, cráneo, trofeo

  • La comisaria de la exposición, Carme Rovira-Hortalà, durante la visita de presentación a los medios de 'Cabezas cortadas. Símbolos de poder' en el Museo Arqueológico Nacional. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • El comisario de la exposición Gabriel de Prado durante la visita de presentación a los medios de 'Cabezas cortadas. Símbolos de poder' en el Museo Arqueológico Nacional. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Cráneos de Puig Castellar y Ullastret, visita inaugural de la exposición 'Cabezas Cortadas. Símbolos de poder'. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Inauguración oficial de la exposición 'Cabezas cortadas. Símbolos de poder' en el Museo Arqueológico Nacional. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
Trata esta exposición de un símbolo de carácter universal, y así nos lo transmiten sus comisarios a través de la parte inicial de la muestra, donde se recogen ejemplos de muy diversas partes del mundo que reflejan la importancia de las cabezas de los difuntos. Entre ellas observamos dos vertientes, como señalaba Carme Rovira-Hortalá, comisaria de la exposición por parte del Museu d'Arqueologia de Catalunya. Por un lado las cabezas de los antepasados, veneradas, tratadas con especial cuidado para su conservación, y a las que se trataba de reconstruir sus rasgos vitales mediante añadidos. Y por otro, las cabezas de los enemigos, los vencidos, que reciben un trato humillante, y que simbolizan el poder de quien las posee.

Cráneo trofeo, se portaba dentro de una bolsa de cáñamo. Pueblo Bunum, Taiwan, siglo XIX, de los fondos del Museo Nacional de Antropología. Foto: Laura Benito Díez - Jansá

Mirando a las raíces de nuestra cultura cara a cara

Desde este contexto general, que atraviesa culturas y cronologías por todo nuestro mundo, llegamos al núcleo de la muestra, constituido por los conjuntos de 'cráneos enclavados' procedentes de dos importantes poblaciones del noreste peninsular, el poblado layetano de Puig Castellar (Santa Coloma de Gramanet, Barcelona) y el yacimiento indiketa de Puig de Sant Andreu (Ullastret, Girona). Estos cráneos se caracterizan por haber sido intencionalmente separados del resto del cuerpo y posteriormente atravesados por grandes clavos de hierro, de los que se conocen ejemplos de hasta 23 centímetros de longitud. La función de estos clavos era fijar los cráneos, una vez desollados y preparados, en lugares destacados de los poblados, donde sirviesen como muestra de poderío y como advertencia.

Esta tradición se ha documentado en un área muy concreta, en el noreste peninsular y sur del actual territorio francés, junto con algún hallazgo esporádico en Centroeuropa. Las fuentes clásicas siempre han asociado este tipo de ritos a la cultura celta de la Galia meridional, y las excavaciones arqueológicas demuestran que se extendía por el territorio ibérico adyacente, donde cada vez se hallan más evidencias de esta práctica. En esta zona se asentaban las tribus de layetanos e indiketas.


  • Conjunto de cabezas enclavadas procedentes de los yacimientos de Puig Castellar (Santa Coloma de Gramanet, Barcelona) y Puig de Sant Andreu (Ullastret, Girona). Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Cráneo enclavado y clavo procedentes del yacimiento de Puig Sant Andreu (Ullastret, Girona). Siglo III a.C. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Visitantes contemplando las cabezas enclavadas de Puig Castellar (Santa Coloma de Gramanet, Barcelona) y Puig de Sant Andreu (Ullastret, Girona). Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Vista posterior de los cráneos enclavados de Puig Castellar y Ullastret. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
Recuperando el aspecto de los iberos

Curiosamente, estas cabezas constituyen la mejor oportunidad para los investigadores para recuperar las fisonomías de estas gentes. Esto se debe principalmente a sus costumbres funerarias. Por un lado, solo se daba sepultura a un pequeño porcentaje de la sociedad. Y aquellos que eran enterrados pasaban primero por un proceso de cremación que reducía sus huesos a diminutos fragmentos y cenizas.

En 2012 se inició un profundo proceso de estudio y análisis para recuperar la mayor cantidad posible de información de las cabezas mejor conservadas. Se han identificado y analizado traumatismos probablemente recibidos en combate y marcas de corte derivadas del proceso realizado previamente a su exposición pública, se han analizado evidencias de patologías, y se ha identificado el sexo y la edad de los restos. También se han realizado pruebas de ADN en busca lazos de parentesco, y análisis de isótopos para tratar de determinar su procedencia y sus pautas alimenticias.

Un rostro del pasado

En el caso de uno de los cráneos procedentes de Ullastret, se ha llevado a cabo una hipótesis de reconstrucción facial. Se trataba de un hombre joven, de entre 16 y 18 años, que murió a finales del siglo III o principios del siglo II a.C. Uno de los audiovisuales de la exposición muestra el proceso hasta el acabado fotorrealista, para el que se recrean rasgos como los ojos o el cabello, de los que no hay evidencias.

El complejo mundo funerario y ritual ibérico

La exposición dedica un importante espacio a las costumbres funerarias de las tribus iberas, durante las que el cadáver pasaba por un complejo proceso para acabar depositando sus cenizas dentro de una urna, acompañada de armas amortizadas, elementos de adorno, comida y ofrendas.


  •  
  • Detalle de vaso cerámico con danza guerrera, siglo III-II a.C., procedente de Tossal de Sant Miquel, Llíria, Valencia. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Joya de oro con roseta central y rostros humanos estilizados repujados, Penya Roja, Llíria, Valencia, s. V-II a.C. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
  •  
  • Puñal de hierro con restos de su vaina expuesto en 'Cabezas cortadas. Símbolos de poder'. Foto: Laura Benito Díez - Jansá
Las representaciones iconográficas que nos han llegado de los pueblos iberos pertenecen a la esfera de la ritualidad, y son representaciones marcadamente idealizadas. Los exvotos femeninos representan rasgos genéricos frente a un cuidadoso detallismo en los ropajes y elementos de adorno. Y los masculinos suelen representar a guerreros portando su panoplia.

Una de las piezas cerámicas decoradas que se pueden ver en la exposición exhibe la única representación de una decapitación que se conoce hasta la fecha. Desafortunadamente se trata de una pieza muy fragmentada, de la que solo se conserva una pequeña parte.

Una simbología que traspasa fronteras espaciotemporales

La última parte de la exposición propone una reflexión sobre la iconografía de las decapitaciones desde el mundo antiguo hasta la actualidad. Como recordaba Gabriel de Prado, comisario de la exposición, durante la visita, en los más recientes conflictos bélicos hemos podido ver imágenes en las que los combatientes aún exhiben las cabezas de sus enemigos, tanto para infundir terror como para expresar superioridad. Las diferentes reproducciones de imágenes que integran este bloque final, donde las cabezas cortadas son protagonistas, ilustran los paralelismos de este fenómeno a lo largo del espacio y el tiempo, convertido en icono de conflictos a nivel universal.

Sobre la exposición

'Cabezas cortadas. Símbolos de poder' permanecerá en la sala de exposiciones temporales del Museo Arqueológico Nacional hasta el próximo 1 de septiembre. Su horario de visita es el mismo que el del propio museo, de martes a sábado de 9:30 a 20:00, y domingos y festivos de 9:30 a 15:00. También cuenta con visitas guiadas (aforo de 20 plazas) los miércoles y viernes a las 18:00. Más información en la web del propio museo.

Leer Más

lunes, 1 de abril de 2019

Canibalismo para honrar a los muertos en el Torcal de Antequera
by LB Paleorama - 0

Cuenco/cráneo documentado en El Torcal de Antequera (Málaga). Foto: Junta de Andalucía.

Nuevos hallazgos profundizan en la historia de estas comunidades neolíticas del sur peninsular

Una práctica prehistórica que desde nuestra perspectiva actual nos resulta especialmente chocante es el canibalismo, que parece no haber sido muy infrecuente entre nuestros antepasados. Interpretado muchas veces como episodios de violencia entre grupos humanos, las evidencias documentadas en El Torcal de Antequera (Málaga) y en otros yacimientos neolíticos del sur de la Península Ibérica parecen apuntar a que estas prácticas se insertan dentro de los ritos funerarios realizados dentro de los mismos grupos humanos. En esta ocasión, ha sido posible incluso establecer un estrecho grado de parentesco entre dos de los individuos canibalizados.

Fecha de Publicación
11 de marzo de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
La VanguardiaEl Sol de AntequeraLa Opinión de Málaga
Fuente de las imágenes
El Sol de Antequera
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, El Torcal de Antequera, Málaga, Andalucía, canibalismo, hueso, enterramiento, ADN, familia, sucesos
Bibliografía científica, publicación original
American Journal of Physical AnthropologyNature
La cueva del Toro, en el Torcal de Antequera (Málaga) se revela como un yacimiento de gran importancia para el establecimiento de secuencias arqueológicas fiables que nos permitan entender mejor el desarrollo del Neolítico en la Península Ibérica. El paraje, especialmente emblemático, está además declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los trabajos de investigación sobre el Neolítico se desarrollan aquí en un entorno que posee además de su potencial arqueológico, una enorme relevancia paisajística, plasmando una especial relación del enclave con su territorio cercano.

Las últimas investigaciones en la cueva han sido dirigidas por Dimas Martín Socas y María Dolores Camalich Massieu. En ellas participa un equipo multidisciplinar de las universidades de Durham (Reino Unido), Santander (España) y La Laguna (España). Arqueólogos, paleogenetistas y antropólogos han desarrollado sus investigaciones sobre un total de 7 individuos que forman dos grupos diferenciados. Los restos óseos han sido datados mediante radiocarbono, y tienen una antigüedad de 7000 años.

El estudio en detalle de estos huesos ha revelado que fueron manipulados como útiles y ofrendas. Las evidencias apuntan a que uno de los cráneos fue usado como copa, y que una de las mandíbulas fue depositada como ofrenda junto con otros objetos.

El cráneo/copa fue cuidadosamente procesado, retirando la piel, fragmentando las partes óseas faciales y la base del cráneo, y percutiendo de forma controlada los bordes de la calota para lograr una forma regular. Posteriormente fue hervido durante un cierto tiempo en un contenedor que generó un pulimentado en una zona específica. Los otros huesos humanos aparecieron desperdigados por la zona de habitación, mezclados con otros restos de actividad doméstica. Algunos de estos huesos muestran marcas de corte, daños por percusión para extraer el tuétano, y marcas de dientes/masticación.

Uno de los resultados más sorprendentes de la investigación ha sido constatar la existencia de un parentesco muy cercano entre dos de los individuos. El estudio de su ADN ha revelado que dos de las personas canibalizadas tenían una relación de consanguinidad de primer grado entre sí.

Los dos conjuntos óseos identificados presentan dataciones próximas en el tiempo, por lo que el equipo de investigación considera probable que se trate de acciones realizadas por un mismo grupo humano. En cuanto a las motivaciones del acto de canibalismo en sí, actualmente se contemplan dos posibilidades. Por un lado podría tratarse del resultado de un enfrentamiento entre grupos rivales, lo que se consideraría 'canibalismo agresivo'. Otra posibilidad es que se trate de una parte de un complejo ritual funerario desarrollado en diferentes etapas. Esta opción gana credibilidad a la luz de evidencias similares obtenidas en otros yacimientos neolíticos de la región, y que sugieren que el canibalismo y los cráneos/copa eran elementos ampliamente extendidos ente estas comunidades.

Leer Más

miércoles, 27 de marzo de 2019

Un grabado sorprendente en L'Hort de la Boquera (Tarragona)
by LB Paleorama - 0

Muestra de arte rupestre hallada en el yacimiento de L’Hort de la Boquera. Foto: Domingo et al.

Documentan un tema infrecuente en el Paleolítico europeo, una escena donde aparecen aves y humanos

Es la tercera escena de estas características que se documenta en Europa, y la primera en el Paleolítico peninsular. Hace unos 12.500 años, alguien grabó sobre una placa de caliza los contornos de dos aves, junto con dos figuras humanas. La imagen podría estar vinculada con la caza y con la maternidad, y sitúa al yacimiento de L'Hort de la Boquera en las corrientes artísticas mediterráneas del Paleolítico superior. Pero además nos habla del nacimiento de un arte narrativo, acercándonos a las sociedades del Paleolítico superior que desarrollaron este tipo de representaciones.

Fecha de Publicación
11 de marzo de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
SincPúblico
Fuente de las imágenes
Sinc
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, arte rupestre, grabado, placa, aves, figuras humanas, l'hort de la boquera, tarragona, cataluña, moda
Bibliografía científica, publicación original
L'Anthropologie
Una pequeña piedra caliza, de apenas 30 centímetros de longitud, protagoniza este hallazgo. Sobre su superficie se adivina una escena pocas veces contemplada dentro de las manifestaciones artísticas del Paleolítico superior europeo.

Las conclusiones del estudio realizado sobre estos grabados hallados en el abrigo de L’Hort de la Boquera (Tarragona) apuntan a que se trate de una posible escena de caza de hace 12.500 años, en la que también aparecerían elementos relacionados con la maternidad. El estudio, realizado por un equipo de investigación de la Universidad de Barcelona, ha sido publicado en la revista L'Anthropologie.

La utilización del arte como medio de comunicación social es una cuestión aún en debate. Diversos autores han analizado el arte paleolítico desde su capacidad como lenguaje de comunicación. A pesar del gran número de motivos animales, humanos y abstractos conocidos, su atribución a escenas concretas no siempre resulta fácil de establecer. Por tanto, el descubrimiento de ejemplos artísticos distribuidos en escenas resulta de gran importancia a la hora de comprender estas manifestaciones artísticas como elementos emisores de mensajes.

Inés Domingo es investigadora de la UAB y la primera firmante de la investigación. Domingo ha explicado a diferentes medios que este grabado es especialmente relevante porque nos da pistas sobre la aparición de un arte narrativo. Además, aparte de la escasez de representaciones de aves y personas en una misma escena, el tema representado sería único, ya que parece aunar una escena de caza con el tema de la maternidad. En el grabado se adivina la figura de un ave adulta con su cría.

La pieza encontrada en Tarragona muestra dos humanos en actitud de rastreo o de imitación de dos aves, interpretadas en el estudio como grullas. Este tipo de representación parece indicar que las aves habrían tenido un valor simbólico para estas sociedades del Paleolítico superior.

El estudio pormenorizado de la pieza indica que el grabado fue realizado sobre la caliza mediante incisiones con un buril de sílex.

Junto a su magnífica conservación y lo infrecuente de la escena, este hallazgo resulta especialmente relevante porque está perfectamente contextualizado dentro del área de excavación del abrigo, lo que desafortunadamente no sucede con muchas otras piezas de arte mueble prehistórico.

Otros ejemplos europeos

La representación documentada en L’Hort de la Boquera constituye el tercer ejemplo en Europa de una escena con pájaros y humanos datada en el Paleolítico. Los otros ejemplos conocidos son un bastón perforado recuperado en el abrigo de Mège, en Francia, y la plaqueta conocida como del gran cazador del yacimiento de Gönnersdorf, en Alemania.

Leer Más

miércoles, 20 de marzo de 2019

Equinoccio arqueológico de primavera en Jaén
by LB Paleorama - 0

Actividades del programa 'Viaje al Tiempo de los Íberos' para celebrar el equinoccio de primavera.

Del 22 al 24 de marzo en Puente Tablas, Cástulo y la Cueva de La Lobera


Fecha de Publicación
20 de marzo de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
20 MinutosEl MundoViaje al tiempo de los íberos
Fuente de las imágenes
Viaje al tiempo de los íberos
Palabras clave:
agenda, equinoccio, primavera, Puente Tablas, Cástulo, Cueva de La Lobera, Jaén, iberos
Para este fin de semana, la Diputación de Jaén nos propone experimentar el equinoccio de primavera en tres de los más importantes enclaves íberos de la provincia: Puente Tablas (Jaén capital), Cástulo (Linares) y la Cueva de la Lobera (Castellar).

Los ciclos anuales y el paso de las estaciones eran un elemento clave en las sociedades previas a la revolución industrial, basadas en las necesidades agrícolas de sus comunidades. De esta manera, los fenómenos astronómicos como solsticios y equinoccios constituían manifestaciones sociales en los que la comunidad se contemplaba a si misma dentro del transcurrir del año.

Estas actividades se engloban dentro de la conmemoración de las 20 años del programa cultural “Viaje al Tiempo de los Íberos”. Se trata de vivir los yacimientos como entornos dinámicos donde la difusión del Patrimonio Histórico pueda ser experimentada de manera diferente.

Así, el viernes 22 y el sábado 23 de marzo, en el opidum de Puente Tablas, Manuel Molinos, director del Centro de Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén, realizará una visita guida por el enclave aprovechando la primera luz del amanecer. El viernes el yacimiento será el escenario de una reconstrucción del ritual ibérico, realizada por el grupo teatral La Paca, mientras que el sábado la intervención de Manuel Molinos se ambientará con la actuación de la arpista Carmen Escobar. Posteriormente, el grupo de fusión Vandalia Trío actuará también en el propio yacimiento.

En la ciudad íbero-romana de Cástulo actuará el grupo La Factoria del Cuento con su espectáculo “Suelos con Historia(s)”, y también Ricardo Fernandez del Moral, con sus cantes de minería.

Por último, en la Cueva de La Lobera, el atardecer del equinoccio de primavera permitirá ver cómo la luz que penetra en la cueva proyecta un juego de sombras que recuerda a los clásicos exvotos femeninos ibéricos. Para el domingo 24 de mayo, el grupo teatral La Paca realizará una visita teatralizada de la cueva.

Para asistir a las actividades es necesario reservar, hasta el jueves 21 de marzo, a través del teléfono 953 229668 o en la web Viaje al tiempo de los íberos.

Leer Más

martes, 19 de marzo de 2019

¿Herramientas polinesias para tatuar hechas con huesos humanos?
by LB Paleorama - 0

Profesor asociado Geoffrey Clark. Foto: Jack Fox / ANU

Los arqueólogos documentan el más antiguo kit de tatuaje que se conoce, de 2700 años de antigüedad

Los tatuajes son uno de los elementos más representativos de la cultura polinesia. Relacionados con la religiosidad y la posición social en el grupo, la práctica del tatuaje en la región es de gran interés, ya que las técnicas utilizadas se remontan a miles de años atrás. Los últimos datos obtenidos sobre un conjunto de peines de tatuaje de 2700 años de antigüedad nos pueden servir de guía sobre muchos aspectos relevantes del pasado. Un dato curioso, algunos de los huesos utilizados para fabricarlos podrían ser de origen humano.

Fecha de Publicación
5 de marzo de 2019
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressAustralian National University
Fuente de las imágenes
Australian National UniversityThe Journal of Island and Coastal Archaeology
Palabras clave:
prehistoria, Tonga, Polinesia, Oceanía, tatuajes, herramientas, hueso, sucesos
Bibliografía científica, publicación original
The Journal of Island and Coastal Archaeology

  • Vistas dorsal y ventral de los peines de tatuar TO.1 excavados por Jens Poulsen. Los peines 1 y 3 están hechos sobre huesos de ave y los peines 2 y 4 están hechos probablemente con huesos humanos. Destacan la estructura ósea neumática típica de las aves en el peine 3 (cara A) y los vasos sanguíneos expuestos en el peine 2 (cara B). Foto: W. Ambrose.
  •  
  • Distribución de los tipos de peines de tatuaje en Oceanía (adaptado de Robitaille, 2007). Imagen: Clark & Langley, 2019.
  •  
  • Trazas de la fabricación y el uso de los peines de tatuar de Tongtapu. Imagen: Clark & Langley, 2019.
  •  
La práctica del tatuaje y la decoración del cuerpo con motivos pictóricos nos ha dejado numerosas muestras que se remontan a milenios de antigüedad. A veces sugerida en las fuentes de manera ambigua como en el caso de los pueblos celtas, otras veces directamente encontradas en los restos humanos recuperados como sucede con Ötzi, el hombre del Neolítico final encontrado congelado en los Alpes, y otras veces como persistencia de una tradición milenaria como la que conocemos en los pueblos de la Polinesia.

Por esta razón, los nuevos datos obtenidos sobre un equipo de tatuaje descubierto en 1963 en Tonga, constituyen una aportación de gran importancia, que nos ofrece un vínculo con los modos de vivir y pensar que tuvieron las sociedades prehistóricas de la zona. El conjunto se compone de 4 piezas fabricadas en hueso, que estaban acompañadas también por un tintero. Lamentablemente, este elemento se perdió en 2003 en un incendio en Camberra (Australia).

Estos útiles han sido fechados mediante análisis de radiocarbono, y tienen unos 2700 años de antigüedad. El interés de esta fecha radica en la gran similitud que se observa entre estas antiguas herramientas y los útiles utilizados para tatuar en Polinesia en nuestros días. Por tanto, tenemos a nuestro alcance un testimonio de primera mano de la continuidad no sólo de la fabricación de herramientas, sino de estos saberes y formas artísticas a lo largo de los siglos.

El equipo de arqueólogos coordinado por el profesor Geoffrey Clark de la Escuela de Cultura, Historia y Lengua de la ANU (Australian National University), lanza también otra interesante hipótesis. Los estudios confirman que una de las piezas esta tallada en hueso de ave marina, pero los demás útiles de tatuar están trabajados a partir de huesos de grandes mamíferos. Hasta la fecha, el estado de la investigación descarta la existencia de grandes mamíferos en las islas, por lo que los autores del estudio sospechan que los huesos tallados en forma de herramientas podrían ser humanos.

Esta posibilidad nos lleva a la pregunta de si la fabricación a partir de restos humanos pudo tener algún significado ritual asociado a la práctica del tatuaje, o bien corresponde a factores más prosaicos como la escasa disponibilidad de materiales. En todo caso, la definición de estos materiales como fósil de referencia, ayudará a descubrir contextos arqueológicos en los que se aporten más datos sobre la organización de las sociedades polinesias.

Leer Más