Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

viernes, 2 de diciembre de 2016

Encuentran betún de Próximo Oriente en el barco de Sutto Hoo
by LB Paleorama - 0


El barco forma parte de un gran enterramiento del siglo VII d.C. en Reino Unido

El yacimiento de Sutton Hoo es famoso por su espectacularidad, en él se documentó un enterramiento en un barco excepcionalmente conservado y acompañado de espectaculares tesoros. Pero entre todos esos llamativos hallazgos, unos pequeños fragmentos de betún han proporcionado la mayor sorpresa casi un siglo después de su descubrimiento. Inicialmente identificados como alquitrán de producción local, un detallado análisis ha revelado que se trata de betún de Próximo Oriente, revelando el mayor alcance comercial de este producto conocido hasta el momento.

Fecha de Publicación
1 de diciembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Eurekalert
Fuente de las imágenes
EurekalertGoogle Atrs & Culture
Palabras clave:
medieval, alta edad media, Sutton Hoo, Suffolk, Reino Unido, betún, Próximo Oriente, economía, destacados
Bibliografía científica, publicación original
Plos One

  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
El betún o bitumen de Próximo Oriente, un raro material parecido al alquitrán, está presente en el barco del siglo VII d.C. enterrado en Sutton Hoo, según un estudio publicado en Plos One por un equipo de investigación del British Museum y la Universidad de Aberdeen.
El barco del siglo VII hallado en el interior de un túmulo funerario en Sutton Hoo, Reino Unido, fue excavado por primera vez en 1939 y es célebre por el espectacular tesoro que contenía, incluyendo joyería, objetos de plata, monedas y elementos de armadura ceremonial. Se considera que este yacimiento es un ejemplo de los ritos de enterramiento en barco en la Europa del momento, y también incluye una cámara funeraria donde se habría depositado el cadáver.
Fragmentos de un material orgánico negro hallados en el interior de esa cámara funeraria fueron originalmente identificados como "Alquitrán de Estocolmo" producido localmente, y que estaría relacionado con las reparaciones y el mantenimiento del barco. Los autores del actual estudio volvieron a estudiar estas muestras previamente identificadas, además de otros materiales similares al alquitrán hallados en el yacimiento, usando técnicas de imagen y de análisis isotópico, y vieron que las muestras fueron identificadas de modo erróneo.
Al comparar las muestras de Sutton Hoo con varios materiales de referencia, el análisis de los investigadores he revelado que lo que se identificó previamente como pedazos de "Alquitrán de Estocolmo" tenía de hecho las características moleculares e isotópicas del bitumen o betún arqueológico, y en concreto bitumen procedente de Próximo Oriente, no procedente de una fuente local. El hallazgo de bitumen de este periodo en Gran Bretaña es extremadamente raro y los autores afirman que el hallazgo es la primera evidencia material de comercio de bitumen de Próximo Oriente hacia el norte alcanzando las Islas Británicas.
Mientras que la forma original y el propósito del bitumen no ha podido discernirse a partir de los fragmentos conservados, los autores sugieren que pudo haber sido incluido deliberadamente en la cámara funeraria, posiblemente sean los componentes que han quedad de objetos ornamentales que adornasen la tumba, o quizá fuera incluido como una materia prima de prestigio.

Leer Más

El "Árbol de la Vida" cumple 150 años
by LB Paleorama - 0


El biólogo Ernst Haeckel creó el primer árbol filogenético en 1866, basándose en las ideas de Darwin

Hoy nos hacemos eco del homenaje que desde Nature realizan a Ernst Haeckel, el creador del primer árbol filogenético evolutivo hace 150 años. Haeckel partió de la base de las teorías enunciadas por Darwin unas décadas antes, y aplicó la forma de representación que su colega August Schleicher había utilizado para explicar la evolución de las lenguas indo-germánicas. 150 años después, los distintos diagramas que explican la biodiversidad de la Tierra siguen hundiendo sus raíces en este centenario árbol.

Fecha de Publicación
1 de diciembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressFriedrich Schiller University Jena
Fuente de las imágenes
NatureEuropa PressFriedrich Schiller University Jena
Palabras clave:
evolución humana, árbol de la vida, efemérides, aniversario, universidad de jena, Ernst Haeckel
Bibliografía científica, publicación original
Nature

  •  
  •  
Desde la revista Nature, los investigadores Uwe Hosfeld y Georgy S. Levit de la Universidad Friedrich Schiller de Jena (Alemania) rinden cumplido homenaje al biólogo alemán Ernst Haeckel, miembro de la misma universidad, en el 150 aniversario de la publicación del primer árbol filogenético evolutivo creado por él, y siguiendo los planteamientos de Charles Darwin.
El árbol respondía al deseo de representar la biodiversidad de un modo entendible y sistematizado. Aunque las ideas de Darwin fueran la base fundamental del trabajo, Haeckel también contó con la inspiración de un colega lingüista en la Universidad de Jena donde trabajaba, August Schleicher, quien había publicado en 1863 un árbol para representar el desarrollo de las lenguas indo-germánicas. Haeckel encontró que era una estupenda forma de visualización para sus propósitos.
Darwin dibujó en su diario una primera idea de un árbol de la vida en 1837, y lo presentó en forma de diagrama en su obra pionera "Sobre el origen de las especies" en 1859. Haeckel retomó la teoría de la evolución de Darwin en su obra de 1866 'Morfología general de los organismos', y dibujó el primer árbol genealógico filogenético, o árbol de la vida.
"Filogenia es la historia evolutiva de los organismos", explica Hosfeld. "Ya que Haeckel fue el primero en definir este término, en esa misma obra, él fue también la única persona capaz de representar el primer árbol de vida de este tipo".
Desde entonces la teoría evolutiva ha experimentado importantes avances, y el árbol como tal ha ido cambiando su aspecto, pasando a diagramas mucho más complejos, aunque siempre aplicando la misma base. Se ve que es un árbol con sólidas raíces.

Leer Más

jueves, 1 de diciembre de 2016

Elaborados enterramientos rituales en Lapa do Santo (Brasil)
by LB Paleorama - 0


Este complejo funerario de 9.500 años de antigüedad revela un complicado procesado de los cadáveres que podría incluir el canibalismo

La región de Lagoa Santa, en el centro-este de Brasil, atesora sorprendentes hallazgos del periodo Arcaico inicial que nos hablan de una gran complejidad social hace unos 10.000 años. En esta región se han sucedido las investigaciones desde principios del siglo XIX en busca de fósiles, pero ha sido ahora cuando han comenzado a documentarse unas elaboradísimas técnicas de procesado de los muertos que se producían hace unos 9.500 años. Reducciones de cadáveres en fresco, mutilaciones, descarnamientos, y muy probablemente canibalismo, se producían en estas enigmáticas sociedades, que depositaban a sus muertos en la cueva de Lapa do Santo.

Fecha de Publicación
30 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Phys.orgSeeker
Fuente de las imágenes
Phys.orgSeeker
Palabras clave:
arqueología americana, Lapa do Santo, Brasil, rito funerario, hueso, mutilaciones, canibalismo, sucesos
Bibliografía científica, publicación original
Antiquity

  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Los hallazgos de Lapa do Santo muestran la más antigua evidencia en el continente americano de humanos realizando elaborados rituales funerarios basados en la manipulación y reducción de los cadáveres frescos y la reorganización de partes del cuerpo.
En el este de Sudamérica, los restos esqueletales de hace 10.000 años son de por sí raros, sin entrar siquiera a valorar las dimensiones rituales de los hallazgos. En un estudio publicado esta semana en la revista Antiquity, una investigación internacional liderada por el Instituto Max Planck de Leipzig y la Universidad de São Paulo ofrece nuevos hallazgos acerca de 26 enterramientos humanos que datan de este periodo y fueron descubiertos en la cueva arqueológica de Lapa do Santo, en el centro-este de Brasil.
"La región de Lagoa Santa es conocida desde principios del siglo XIX debido al trabajo del naturalista danés Peter Lund. Durante las siguientes décadas, muchos equipos de investigación internacionales acudieron a la región buscando evidencias de la coexistencia entre humanos y megafauna", dice André Strauss del Instituto Max Planck. "A pesar de que cientos de esqueletos del Holoceno inicial fueron exhumados en el proceso, se han recuperado muy pocos datos sobre rituales funerarios. Por ello, la amplia diversidad y elevada elaboración de los enterramientos en Lapa do Santo nos golpeó inicialmente como una gran sorpresa".
El uso de Lapa do Santo como un lugar de enterramiento comenzó hace entre 10.300 y 10.600 años con la deposición de esqueletos completos. hace entre 9.400 y 9.600 años la reducción del cuerpo a través de la mutilación, descarnamiento, retirada de dientes, exposición al fuego y posiblemente canibalismo, se seguían de la deposición secundaria de los restos de acuerdo a unas estrictas reglas, y se convirtieron en un elemento central en el tratamiento de los muertos.
En ausencia de una arquitectura monumental o de ajuares, estos grupos usaban partes de cadáveres sin descomponer para elaborar sus rituales, lo que muestra que esta práctica no se restringía a la región andina a comienzos del Holoceno. Hace entre 8.600 y 8.200 años se produjo un nuevo cambio, ya que comienzan a aparecer hoys rellenados con huesos desarticulados de un único individuo pero sin signos de manipulación del cuerpo. Estos cambios demuestran que durante el periodo Arcaico temprano, Lagoa Santa era una región habitada por grupos dinámicos que estaban en constante transformación a lo largo de varios siglos.
"En la reconstrucción de la vida de las poblaciones del pasado, los enterramientos humanos dan gran cantidad de información sobre la conducta simbólica y ritual. Dentro de ese contexto, el registro funerario presentado en este reciente estudio resalta que los grupos humanos que habitaban el este de Sudamérica hace 10.000 años eran más diversos y sofisticados que lo que se pensaba previamente", dice Strauss. "El gran esfuerzo en la reducción de cadáveres frescos explica por qué estas fascinantes prácticas mortuorias no fueron reconocidas durante casi dos siglos de investigaciones en la región".

Leer Más

Un puñal que ya era reliquia hace 2.200 años
by LB Paleorama - 0


Encuentran en el yacimiento de La Lanzada (Pontevedra) un espectacular puñal de bronce

El yacimiento arqueológico de La Lanzada (Pontevedra) es una auténtica lasaña arqueológica en la que se suceden ocupaciones de diversas épocas. Actualmente la Diputación de Pontevedra está realizando una campaña de excavaciones iniciada ya el pasado verano y que está arrojando numerosos datos que nos cuentan que este fue un importante enclave comercial marítimo mucho antes de la llegada de los romanos. Uno de los objetos más destacados es un destacado puñal de bronce que acaba de aparecer, que dataría al menos del siglo IV a.C. pero ha aparecido en un contexto del siglo II a.C., por lo que ya para los antiguos pobladores habría sido una reliquia digna de veneración.

Fecha de Publicación
30 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
La Voz de GaliciaLa InformaciónEl País
Fuente de las imágenes
La Voz de Galicia
Palabras clave:
edad de los metales, edad del hierro, La Lanzada, Sanxenxo, Pontevedra, España, puñal, bronce, moda
Bibliografía científica, publicación original


Desde la Diputación de Pontevedra se ha dado a conocer este espectacular hallazgo, localizado en las excavaciones que esta institución realiza desde hace meses en el yacimiento arqueológico de La Lanzada, situado en un saliente costero junto a la ermita medieval del mismo nombre.
La pieza que ha captado toda la atención es un puñal de bronce, que puede datar del siglo IV a.C., aunque aún no se ha completado su catalogación, que podría revelar una antigüedad mucho mayor (incluso siglo VIII a.C.). Se especula que podría pertenecer a una clase denominada puñales de antenas y que eran comunes en la Edad del Hierro, o bien podría ser un arma que sigue un modelo propio del Mediterráneo oriental, en torno a Chipre, lo que incrementaría su interés histórico de forma espectacular.
Es una pieza espectacular, de 33 centímetros de largo, que el propio director de los trabajos, el arqueólogo de la Diputación de Pontevedra, Rafael Rodríguez, describe como "una reliquia; un objeto especial, impactante".
La profusión de materiales que van apareciendo a lo largo de las excavaciones, invitan a pensar a los investigadores que este fue un importante enclave comercial mucho antes de la llegada de los romanos a este confín del mundo. Junto a los objetos procedentes de diferentes culturas mediterráneas, hace seis años también se excavó uno de los recintos más importantes del conjunto: una fábrica de salsas y salazón datada entre los siglos III y II antes de Cristo.

Una reliquia ya en el siglo II a.C.
Una cuestión llamativa del hallazgo es su aparición en un nivel datado arqueológicamente por los materiales encontrados en el siglo II a.C. Pero la pieza en cuestión es claramente anterior. ¿Por qué aparece entonces en este contexto?
El personal que trabaja en el yacimiento cree que el puñal es "una especie de reliquia que quizás situó en ese espacio concreto por una cuestión votiva". Un objeto ya para ellos procedente del pasado, venerado y valioso, que tendría un uso ritual.

Meses de importantes hallazgos
Desde verano se viene desarrollando una fructífera campaña de excavación que ha revelado la presencia de varios enterramientos, muchos de ellos infantiles, broches, o cerámicas con grafitos de época romana. Se ha identificado una villa romana muy temprana, además de varios recintos de los que se desconoce su funcionalidad, y un secadero de pescado.
En cuanto a los enterramientos, los infantiles aparecieron agrupados en una misma zona, 11 niños y niñas enterrados en la misma arena. Algo separados aparecierno tres enterramientos adultos, sepultados en cajas de madera y sin ajuar.
Las dataciones por radiocarbono indican que los enterramientos infantiles datan de los siglos I-II d.C. Pero para los enterramientos adultos, se dató el esqueleto de una mujer, bautizada por el equipo como Cornelia, que arrojó una fecha del siglo V d.C. En principio esta datación no coincide con la interpretación arqueológica del yacimiento, ya que el enterramiento se encontraba bajo un conchero del siglo II d.C., por lo que se van a realizar nuevos análisis que aporten nuevos datos para reconstruir este pedacito de historia.

Leer Más

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Representaciones de la fertilidad de hace 3.000 años en Arizona
by LB Paleorama - 0


Varias figurillas modeladas en arcilla han sido interpretadas como representaciones de la fertilidad

Hace unos 3.500 años se iniciaba en el suroeste americano un periodo en el que grupos de cazadores-recolectores comenzaron a cultivar cereales al mismo tiempo que continuaban realizando actividades de forrajeo. En este contexto se han localizado unas figurillas antropomorfas de arcilla, especialmente en el entorno de Tucson, que inicialmente se interpretaron como de culto a los ancestros por paralelismos con otras culturas posteriores. Pero sus rasgos son muy diferentes, y uno de sus descubridores apunta a que podría tratarse de representaciones duales de la fertilidad, con rasgos tanto masculinos como femeninos. Por ahora se desconoce su posible uso, aunque al aparecer en ocultaciones intencionales, se cree que podrían servir para rituales ocasionales.

Fecha de Publicación
22 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Western Digs
Fuente de las imágenes
Western Digs
Palabras clave:
arqueología americana, Arizona, Estados Unidos, periodo agrícola temprano, Early Agricultural period, arcilla, fertilidad, moda
Bibliografía científica, publicación original
KIVA: Journal of Southwestern Anthropology and History

  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Unas curiosas figurillas encontradas en el sur de Arizona parecen ser símbolos de fertilidad utilizados por agricultores del desierto hace unos 3.000 años, según ha revelado una nueva investigación.
Tan solo se han hallado unas pocas de estas figurillas, principalmente en dos asentamientos excavados cerca de Tucson.
Los objetos, alargados y bulbosos, son aparentemente las más antiguas figurillas de arcilla halladas hasta ahora en el suroeste de Norteamérica. Y esde que se dio a conocer la primera de ellas en 2005, distintos expertos han especulado acerca de qué eran, con teorías que van desde amuletos de sanación hasta juguetes infantiles.
La teoría predominante sostiene que eran objetos de veneración de los ancestros, quizá representaciones de familiares fallecidos o parientes lejanos.
Pero nuevas investigaciones basadasen las figurillas descubiertas más recientemente sugieren que son símbolos distintivos de fertilidad, empleando simbolismos tanto masculinos como femeninos para significar la dualidad sexual.
Estos últimos hallazgos fueron descubiertos entre restos que datan del denominado Periodo Agrícola Temprano, una época que va desde hace 3.500 a 1.850 años. Fue entonces cuando los pobladores de esta zona del desierto de Sonora comenzaron a cultivar a la vez que forrajeaban, pero mucho antes de la llegada del desarrollo agrícola de los Hohokam, mucho más avanzado, ya que precticaban la irrigación.
El doctor Mark Chenault, de la empresa que ha llevado a cabo las intervenciones, comenta: "He realizado algunas investigaciones limitadas sobre las figurillas Hohokam en el pasado, pero nunca he visto nada como estas figurillas del período Agrícola Temprano. Como son tan inusuales, pensé que necesitaban un estudio más profundo".
Ligeramente antropomorfas en su forma, las figuras consisten en un largo cuerpo a veces decorado con atributos humanos como ojos o cabello trenzado. En la parte inferior hay dos bultos ovalados que se han interpretado como piernas o nalgas.
Las figurillas fueron realizadas con arcilla sin cocer o ligeramente cocida, y tienen una longitud de entre 7 y 10 centímetros. Pero mientras que las figurillas de arcilla hechas por los Hohokam son interpretadas de forma generalizada como forma de homenajear a los ancestros, estos objetos más antiguos no parecen ajustarse a ese propósito, o eso opina Chenault.
"La idea de veneración de los ancestros se aplica principalmente a las figurillas Hohokam, y las figurillas del Agrícola Temprano tienen un aspecto muy diferente", ha dicho. De hecho, las figuras de Tucson parecen representar prominentes rasgos sexuales. Su forma es claramente fálica, como resalta Chenault, pero algunas han resultado tener también rasgos femeninos, como pechos.
Esto hace pensar a Chenault que estos objetos podrían representar ambos sexos al mismo tiempo, dando cuerpo a la dualidad entre la sexualidad masculina y la femenina en una sola figura. "La apariencia de las figurillas, con las características sexuales masculinas/femeninas, sugiere algo diferente de la veneración a los ancestros", ha dicho.
Esta fluidez de género no aparece en ningún otro lugar en el registro arqueológico del periodo Agrícola Temprano, en palabras de Chenault, pero el concepto de dualidad sexual aparece en un lugar destacado en otras culturas mesoamericanas del mismo periodo, como la cultura Tlatilco del Valle de México. "Creo que debió haber cierta similitud de creencias en un área muy amplia en aquel periodo", afirma.
El hecho de que algunas de ellas hayan aparecido en ocultaciones, intencionalmente almacenadas o escondidas, sugiere que podrían haberse usado únicamente para ciertos rituales puntuales. Pero para cuáles en concreto es algo queaún no ha podido ser averiguado.
"No hay evidencias reales que yo conozca sobre rituales específicos, mas allá de la evidencia de que eran parte de una ocultación. [...] De todos modos creo que las características sexuales son un fuerte argumento de su uso en la pubertad o en ritos de fertilidad", añade Chenault.

Leer Más

Astorga está rodeada de yacimientos achelenses
by LB Paleorama - 0


Esta industria lítica se data en Europa hace entre 700.000 y 100.000 años aproximadamente

Para llegar a Atapuerca, quizá había que pasar por Astorga a probar unos mantecados. En el entorno de esta ciudad de fundación romana, se han localizado varios depósitos de herramientas achelenses, una industria lítica pre neandertal, que se asocia con el Homo heidelbergensis, del que tenemos un famoso ejemplo en ese mocetón prehistórico que es Miguelón. Este tipo de herramientas aparecen en el sur de Europa hace ya unos 700.000 años, así que los romanos llegaron antesdeayer, como quien dice. Además, se han localizado también ejemplos de industria musteriense, esta ya asociada a neandertales, que también debieron campar a sus anchas por la zona.

Fecha de Publicación
29 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Diario de León
Fuente de las imágenes
Diario de León
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, achelense, paleolítico medio, musteriense, Astorga, León, España, industria lítica, economía
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
La ciudad de Astorga, fundación romana, está rodeada de yacimientos prehistóricos en superficie, muchos de ellos de gran antigüedad. Se acaba de dar a conocer la existencia de varios depósitos de herramientas de piedra de tipo achelense, una industria asociada al Paleolítico inferior, y que en el sur de Europa aparece ya hace 700.000 años, extendiéndose hasta hace unos 100.000.
Estos hallazgos resultan excepcionales por su antigüedad, y hablan de la presencia de homínidos anteriores a los neandertales habitando la comarca. En los distintos yacimientos se han recogido piezas de distintos tipos, como bifaces, raederas y puntas de lanza. Estas herramientas habrían sido utilizadas por homínidos como el Homo heidelbergensis, del que se recuperó un cráneo completo, Miguelón, en Atapuerca. Estos yacimientos de Astorga se encuentran a 200 kilómetros en línea recta del famoso hogar de Miguelón.
También se han localizado piezas de tipo musteriense, esta industria perteneciente ya al Paleolítico medio y asociada a los neandertales. En total se han recuperado más de un centenar de herramientas, como los bifaces, auténticas "navajas suizas" de la Prehistoria, que ya han sido depositadas en la Museo de León.
El alcalde de Astorga, Arsenio García, profesor de Historia, califica de «impagable» la labor de localización de este Patrimonio, y ha confesado su interés por «difundir estos hallazgos» cuando el Museo de León haga el inventario de todos los objetos y autorice una exposición temporal.

Leer Más

martes, 29 de noviembre de 2016

Tallando hueso en cueva Qesem (Israel) hace 300.000 años
by LB Paleorama - 0


Documentan la talla de hueso con fines distintos a la alimentación

Durante mucho tiempo se ha mantenido la hipótesis de que Homo sapiens era el único homínido capaz de transformar el hueso con herramientas específicas con fines diferentes a alimentarse de él. Sin embargo, una serie de hallazgos en cueva Qesem (Israel) vienen a apoyar que este tipo de conductas fueron ya desarrolladas por homínidos más antiguos. Se acaba de publicar en Nature el estudio de dos útiles de sílex y un fragmento de tibia de gamo que muestra que hace más de 300.000 años, probablemente casi 400.000, los homínidos que ocupaban la cueva ya usaban los huesos para fabricar útiles y lo hacían con herramientas específicas. Ya sabéis, no hemos inventado nada.

Fecha de Publicación
25 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Nature
Fuente de las imágenes
Nature
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, cueva Qesem, Israel, hueso, talla, desgaste, ciencia
Bibliografía científica, publicación original
Nature

  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez
Durante mucho tiempo, la controversia que rodeaba a diversas herramientas de hueso procedentes de contextos anteriores al Paleolítico superior favoreció la visión de Homo sapiens como la única especie del género Homo capaz de modificar los huesos de animales para crear herramientas específicas. Sin embargo, evidencias como los huesos modificados del Paleolítico inferior en Sudáfrica, las herramientas de hueso del Paleolítico inferior europeo, junto con los retocadores de hueso del Pleistoceno final, han llevado a una reevaluación del concepto de Homo sapiens como el creador exclusivo de herramietas de hueso especializadas.

Herramientas para trabajar el hueso
Las evidencias procedentes de la cueva de Qesem, y que han sido objeto de un profundo análisis recientemente publicado en la revista Nature, están compuestas por dos herramientas de sílex, que presentan huellas de uso asociadas con el trabajo del hueso y residuos de hueso aún conservados en sus filos, y una tibia rota de gamo que presenta una marca de serrado que no tiene fines alimenticios. Estos restos tienen al menos 300.000 años de antigüedad, aunque probablemente se acerquen más a los 400.000, y son potencialmente algunas de las evidencias más tempranas del trabajo en hueso intencional con herramientas de piedra y con un propósito no alimenticio.
Gracias al uso de espectroscopía Micro-FTIR (Micro Fourier Transform Infra-Red), los investigadores han podido identificar residuo de hueso conservado en los bordes cortantes de ambas herramientas de sílex. Y la hidroxiapatita, componente mineral del hueso, se ha encontrado en la superficie dorsal de los bordes de las herramientas también.
Otros residuos, morfológicamente comparables con tejidos óseos, también han sido identificados, via microscopio, en el borde y las superficies de una de las herramientas.

Huesos con cortes en Qesem
Junto con la evidencia lítica, los investigadores presentan un ejemplar de hueso que refuerza la hipótesis del desarrollo de una actividad de trabajo en hueso, realizada utilizando herramientas específicas. Se trata de un fragmento distal de tibia perteneciente a un gamo. Aunque este hueso procede de un punto más elevado en la estratigrafía que los dos útiles de sílex, es relevante ya que está asociado al mismo contexto cultural y al mismo repertorio tecno-tipológico de sílex. La tibia rota probablemente formaba parte de una extremidad de gamo que fue llevada hasta la cueva, procesada como alimento, desechada, y posteriormente modificada con una herramienta de sílex. El hueso tiene una serie de incisiones cortas y profundas, concentradas en un mismo punto y superpuestas, que se han identificado como una marca de serrado.
Las características de rotura de este hueso indican que fue roto en fresco. La marca de serrado se localiza parcialmente en uno de los planos de rotura del hueso, y por tanto debió ser realizada tras la rotura del mismo. Cuando el propósito del corte es el procesado para obtener alimento, los cortes se producen antes de la rotura del hueso para la extracción del tuétano. Una vez que el hueso es fracturado, poca o ninguna carne queda en él, por lo que no se necesita realizar nuevos cortes.
Por tanto, la explicación más plausible en este caso es que la profunda marca de serrado sea el resultado de una acción con fines no alimenticios que se llevó a cabo después de que el hueso hubiera sido desprovisto de carne y de tuétano para el consumo.
Los resultados del estudio permiten a sus investigadores argumentar que en cueva Qesem, los homínidos estaban transportando a la cueva partes seleccionadas de animales cazados, y, después de consumir la carne, grasa y tuétano, ocasionalmente utilizaban los huesos de animales desechados para usos diferentes a la alimentación.
Este hecho puede relacionarse con la inclusión de nuevos materiales en la cadena operativa. Los datos presentados en el estudio, representan una conducta innovadora, precticada hace entre 420.000 y 300.000 años, y posiblemente la más antigua evidencia relacionada con la modificación intencional de hueso con fines no alimenticios a través del uso de herramientas específicas de piedra. Es más, los resultados de la investigación están en perfecta concordancia con evidencias adicionales relacionadas, como el uso de fragmentos de hueso como retocadores.

Leer Más

lunes, 28 de noviembre de 2016

Los códigos lingüísticos detrás del arte "geométrico" paleolítico
by LB Paleorama - 0


Una investigación trata de sistematizar las formas abstractas que acompañan al arte figurativo paleolítico

Aparecen en todas las cuevas con arte rupestre figurativo, son esos elementos identificados como geométricos porque no son representaciones naturalistas, y que resultan prácticamente imposibles de identificar. La paleoantropóloga Genevieve von Petzinger se ha propuesto catalogarlos y estudiarlos bajo una nueva mirada, y en su investigación ha podido identificar unos 32 signos que se repiten prácticamente en todas las cuevas que ha inspeccionado, más de 50. La repetición y la extensión geográfica de estos signos hace pensar que pudiera tratarse del más antiguo código escrito, aunque por ahora no podamos descifrar su significado.

Fecha de Publicación
27 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
BBCDaily MailBradshaw Foundation
Fuente de las imágenes
BBC
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico, arte rupestre, símbolos abstractos, lenguaje, código, moda
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
La primera lengua escrita considerada como tal data de hace 5.000 años y apareció en Mesopotamia, pero las cuevas que atesoran arte rupestre paleolítico por toda Europa contienen una serie de signos abstractos que hasta ahora nunca habían sido sistematizados y que podrían constituir el más antiguo código lingüístico escrito de la humanidad.
La paleoantropóloga Genevieve von Petzinger, de la Universidad de Victoria (Canadá), decidió iniciar una investigación sistemática de todos esos signos abstractos que aparecen prácticamente en todas las cuevas con arte rupestre prehistórico pero que los focos dejan en un segundo plano debido a la espectacularidad de las representaciones naturalistas de animales.
Para realizar su estudio ha recorrido gran cantidad de cuevas europeas, ya que los inventarios de pinturas no suelen ser muy detallados cuando se refieren a estas representaciones. Después de un trabajo concienzudo y minucioso, Petzinger ha identificado 32 signos que se repiten con profusión prácticamente en todas las cuevas.
"Me interesan los grandes patrones, las posibles interconexiones entre dibujos y regiones, y eso sólo lo podemos estudiar a gran escala", declara.
El alcance geográfico del proyecto es muy ambicioso: abarca más de 350 yacimientos arqueológicos, "lo cual no es tanto si se tiene en cuenta que son 30.000 años de historia". Pero además, implica posar la mirada en lo que muchos otros científicos han pasado por alto antes.

Más allá de caballos y bisontes
La paleoantropóloga canadiense no está interesada en las representaciones más espectaculares -los bisontes, las escenas de caza, las representaciones claramente antropomórficas-, sino en inventariar y analizas esas otras figuras que han sido catalogadas de forma genérica como "geométricos", por falta de un término más apropiado. "Son los dibujos descuidados, ignorados", se ríe.
Estos dibujos esquemáticos han estado ahí desde el Paleolítico, hace entre 40.000 y 10.000 años, y representan parte de uno de los legados artísticos más antiguos del mundo, en la fase final del último período glacial en Europa.
Podrían estar hablándonos de "un cambio fundamental en las habilidades mentales de nuestros ancestros", en palabras de Von Petzinger. La investigadora se refiere a la capacidad de articular un código, la misma que se requiere para desarrollar una escritura como hicieron luego los humanos modernos.
"Pero los inventarios ni siquiera decían qué tipo de signos son, los consideran secundarios y no había manera de compararlos". Por eso, hace tres años, la científica se embarcó en un viaje por los fondos subterráneos, en compañía de su marido fotógrafo. 52 cuevas en total, en muchos casos de difícil acceso por las condiciones geográficas o porque están en manos privadas, como El Portillo, Santián o Las Chimeneas, en España, y Niaux y Marsoulas en Francia, más otras en Italia y Portugal.
"En muchas cuevas incluso encontramos nuevo arte, que no había sido descubierto antes", apunta Von Petzinger. "Como no tienen el atractivo obvio de las figuraciones, nadie se encargó de registrar estos trazos. Cuando empezamos a hacerlo, vimos que se repiten, que hay un patrón". Los fueron catalogando meticulosamente hasta extraer un corpus o tipología que se reitera sobre las paredes rocosas aquí y allá: 32 símbolos en total./br> "Lo que es realmente interesante es que son tan específicos que cada uno es muy diferente del otro. E incluso los más inusuales se repiten [en otras cuevas] de manera idéntica. Las posibilidades de que eso sea una coincidencia son bien pocas", señala la experta.
Esta hipótesis implicaría que estaríamos en presencia de un código, preestablecido y compartido por distintos grupos del Paleolítico con una amplia distribución geográfica.
"Sabemos que en Europa había una activa red de intercambio, y esto nos da una señal de cuán sofisticada era su estructura social", dice la científica, que hace unos meses publicó un libro con sus hallazgos ("The First Signs: Unlocking the mysteries of the world's oldest symbols", en inglés.)

Mensajes probablemente indescifrables
"Por mucho que quisiera, nunca vamos a poder estar en la cabeza de gente vivió hace 30.000 años", dice Von Petzinger. "Incluso si no sabemos qué significan, sí sabemos que debían tener un sentido. Eso lo indica la repetición". Lo que importa, insiste Von Petzinger, es el patrón. "No se trata de un código como el egipcio ni como la escritura cuneiforme, no es algo tan organizado. En ese sentido, nunca vamos a poder descifrarlo, no tenemos material de referencia para poder hacerlo".
Pero lo primero que hay que erradicar, señala la científica, es esa idea de que los trazos de las cuevas europeas constituyen figuras geométricas.
"Usamos esa comparación porque no tenemos una mejor. Pero eso condiciona la manera en que los miramos. Por ejemplo, deberíamos pensar que encontramos dibujos de animales y humanos, pero ¿qué falta? ¿Dónde está la naturaleza en todo lo que vemos pintado en las cuevas: es que nunca pintaron un árbol o un río, que son elementos muy importantes en la vida de una sociedad recolectora y cazadora?".
Así, la hipótesis es que estas figuras inexplicadas pueden referirse a cosas que no figuran en los dibujos de una manera obvia: una montaña, las estrellas, un arma, etc.
Para seguir avanzando en sus hipótesis, Petzinger se ha propuesto como próxima etapa calzarse el neopreno para recorrer las cuevas sumergidas e inexploradas de la costa de Cantabria, para buscar más signos, más trazos, que aporten nuevas pistas sobre cómo los humanos modernos aprendieron a escribir.

Leer Más

Gran cocodrilo momificado contiene también las momias de 47 crías
by LB Paleorama - 0


La tomografía computerizada de alta resolución ha revelado la presencia de las pequeñas momias en su interior

Esta gran momia cocodrilo de 3 metros de largo ocupaba su lugar en las vitrinas del Museo Nacional de Antigüedades de Leiden (Holanda) desde 1928, aunque sus secretos se han ido revelando poco a poco, en función de los avances científucos que permiten estudiarla si dañarla en absoluto. Ya en la década de 1990 un escáner de la época permitió conocer que su interior no albergaba un gran cocodrilo sino dos más pequeños, pero ahora una tomografía computerizada de alta definición ha permitido saber que en sus laterales se alojan al menos 47 pequeñas crías de cocodrilo, momificadas una a una de manera individual. El dios cocodrilo Sobek exigía sus ofrendas hace 2.500 años.

Fecha de Publicación
28 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Efe FuturoBBCNational Geographic
Fuente de las imágenes
Efe FuturoBBCNational Geographic
Palabras clave:
mundo clásico, egipcios, momificación, cocodrilo, Sobek, El Fayum, Egipto, Museo Nacional de Antigüedades de Leiden, mascotas
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
El Museo Nacional de Antigüedades de Leiden atesora en su colección desde 1928 la momia de un gran cocodrilo que procede del área de El Fayum (Egipto) y que estaría relacionada con el culto al dios cocodrilo Sobek. Esta gran momia de 3 metros de largo ha sido estudiada en numerosas ocasiones, aunque no todos sus secretos habían sido descubiertos hasta ahora.
Una tomografía computerizada de alta resolución practicada a esta momia de 2.500 años de antigüedad ha permitido descubrir la presencia de al menos 47 pequeñas crías de cocodrilo momificadas de forma individual y colocadas en los laterales de la momia.
En opinión de Lara Weiss, investigadora del museo, se trata de un descubrimiento “sorprendente y extraño” en un animal de 3 metros de largo, que ya ha sido sometido a decenas de pruebas anteriores.
En la década de 1990, la momia fue sometida a un primer escáner, que reveló que en su interior había en realidad dos cocodrilos colocados uno detras de otro, para alcanzar el volumen de un gran cocodrilo adulto. Estos ejemplares fueron momificados usando trozos de madera, lino, tallos de plantas y cuerda.
En los laterales de la momia se adivinaban dos "paquetes" alargados cuyo contenido permanecía indescifrable. Y precisamente ahí es donde el escáner CT se ha revelado fundamental para la investigación. En estos dos paquetes se encuentran las pequeñas momias individuales de al menos 47 crías de cocodrilo, cada una de ellas momificada de manera individual.
En cuanto a los motivos para colocarlos en el interior de la momia, Weiss se muestra sorprendida al respecto y solo puede aventurar alguna hipótesis. “Quizás no había cocodrilos grandes suficientes en el momento en el que se estaba realizando la ofrenda“, sugiere la experta, que recuerda que un cocodrilo puede poner entre cincuenta y sesenta huevos.
La gran momia fuer localizada por egiptólogos en el desierto de El Fayum, al sur de El Cairo, una región conocida por su culto al cocodrilo.

Una ofrenda al dios Sobek
Gracias al escáner CT de alta resolución, se ha podido comprobar que cada uno de los pequeños cocodrilos fue momificado de forma individual antes de ser introducido entre los vendajes de la gran momia.
La explicación de esta “extraña momificación”, según la investigadora, es que se trata de una “ofrenda al dios cocodrilo Sobek”, encarnación del reptil que navegaba por las aguas del río Nilo y que era adorado, respetado y temido por los antiguos egipcios.
Además, este descubrimiento confirma la creencia de los antiguos egipcios en la resurrección, la vida después de la muerte.
“Es muy raro y fue totalmente inesperado, y eso lo hace mucho más interesante”, asegura sobre un animal tan adorado como temido por los antiguos egipcios.

Una autopsia virtual interactiva en la visita al museo
“La exploración del cocodrilo tenía el objetivo de tomar nuevas fotografías del animal para una exposición llamada autopsia virtual interactiva“, reconoce Weiss, y añade que “nadie sospechaba lo más mínimo” sobre este descubrimiento.
El museo ha colocado en su sala de colecciones egipcias una pantalla que permite realizar una “autopsia virtual” a los visitantes, que podrán descubrir las características físicas y el proceso de momificación.

Leer Más

viernes, 25 de noviembre de 2016

Aquí fue enterrado el rey noruego Olaf I Haraldsson, San Olaf
by LB Paleorama - 0


Encuentran la iglesia en que fue depositado, tal y como narra la saga de Snorri Sturlusson

Ya lo contaba Snorri Sturluson en sus sagas, que después de morir, el rey noruego Olaf Haraldsson fue enterrado en la catedral de San Clemente en Trondheim, y tras atribuírsele varios milagros su cuerpo fue exhumado y expuesto allí mismo. Pero era tal el número de peregrinos que finalmente fue trasladado y la catedral de San Clemente destruida, quedando su ubicación en el olvido. Ahora la arqueología ha venido en auxilio de la leyenda, y se han localizado en Trondheim los restos de la iglesia, incluyendo una plataforma de piedra junto al altar donde habría estado el féretro del monarca, tan importante para la historia de Noruega. Este hallazgo confirma la validez e importancia de las sagas noruegas e islandesas como fuentes históricas veraces.

Fecha de Publicación
24 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
RTHeritage Daily
Fuente de las imágenes
Norsk institutt for kulturminneforskning
Palabras clave:
medieval, vikingos, Olaf I Haraldsson, Trondheim, Noruega, sagas, Snorri Sturluson, internacional
Bibliografía científica, publicación original
Norsk institutt for kulturminneforskning

  •  
  •  
Arqueólogos noruegos han presentado recientemente el hallazgo de los cimientos de una iglesia de madera situada en la ciudad de Trondheim, y que contiene la tumba del rey Olaf Haraldsson. Así se ha informado desde el Instituto Noruego de Patrimonio Cultural (NIKU). El centro subraya la importancia del descubrimiento porque "confirma la información presentada en las sagas nórdicas sobre acontecimientos importantes que tuvieron lugar en los inicios del cristianismo en Noruega".
Según los expertos del Instituto Noruego de Patrimonio Cultural, el templo fue construido aún en vida del célebre monarca. En su interior, los arqueólogos han encontrado una plataforma rectangular de piedra, que probablemente formaba parte del altar, sobre la que se habría colocado el ataúd del rey. Dese el NIKU se ha elaborado un modelo 3D de los elementos encontrados y que está disponible en Sketchfab.

De rey noruego a mártir y santo del cristianismo
Según el historiador medieval islandés Snorri Sturluson, el rey Olaf Haraldsson fue enterrado en la ciudad de Trondheim tras ser martirizado en el año 1030. Muy pronto, escribe Sturluson en su saga, las gentes de la zona empezaron a atribuir milagros al monarca fallecido. Un año más tarde, decidieron exhumar el féretro en presencia de su sucesor en el trono y de un obispo, y se encontraron con un cuerpo en muy buen estado de conservación.
A raíz de ello Olaf fue considerado un santo y enterrado en la catedral de San Clemente, que el propio rey había erigido. El cuerpo del santo fue enterrado posteriormente en un nuevo emplazamiento para facilitar el acceso de los cada vez más numerosos peregrinos que acudían a visitar su tumba, y la catedral de San Clemente fue destruida, permaneciendo su ubicación en el olvido hasta la actualidad.
Las excavaciones han permitido recuperar ese primer emplazamiento del enterramiento de San Olaf, patrón de Noruega y figura clave de su identidad nacional en épocas posteriores.
La jefa de las excavaciones, Anna Petersén, asegura del hallazgo que "es un lugar único en la historia noruega en cuanto a la religión, cultura y política. Una gran parte de la identidad nacional noruega ha sido establecida a partir del culto de santidad que rodeó a San Olaf; es donde comenzó todo".

Leer Más

Herramientas para cosechar cereales en Galilea hace 23.000 años
by LB Paleorama - 0


Documentan las herramientas compuestas para cosechar más antiguas y elementos de molienda

En un pequeño campamento de cazadores-recolectores a las orillas del Mar de Galilea, hace 23.000 años un grupo humano preparaba sus herramientas para cosechar cereales, debían apresurarse antes de que estuviesen maduros del todo para perder menos grano en el proceso. Así que tallaban sílex y preparaban mangos para insertarlo. La moledera ya estaba preparada en el suelo de la cabaña, esperando al grano que pronto llegaría al campamento....Esta instantánea nos llega del estudio de las herramientas del yacimiento de Ohalo II, en Israel, donde se han identificado las más antiguas evidencias de herramientas complejas tipo hoz para la recolección de cereales. Estos pobladores planificaban sus cosechas 8.000 años antes del inicio del Natufiense, y 12.000 años antes de la generalización de los cultivos.

Fecha de Publicación
23 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Plos One
Fuente de las imágenes
Plos One
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, Ohalo II, Mar de Galilea, Israel, cultivo, cereales, recolección, herramientas compuestas, gastronomía, economía
Bibliografía científica, publicación original
Plos One

  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
El análisis del desgaste por uso de cinco hojas de sílex con pátina brilante halladas en el yacimiento de Ohalo II, un campamento de cazadores-recolectores-pescadores de 23.000 años de antigüedad situado en las orillas del Mar de Galilea, al norte de Israel, ha proporcionado las evidencias más antiguas del uso de herramientas compuestas para la cosecha de cereales. Así se recoge en el estudio recién publicado en Plos One por el equipo de investigación de Ohalo II, que han aplicado análisis comparativos para identificar los patrones de desgaste y los posibles usos de las piezas recuperadas.
Aún no se han documentado mangos de hoz pre natufienses, y el hallazgo de hojas aisladas con algo de lustre por el uso son también raras. Pero el estudio publicado en Plos One recoje la presencia de cinco hojas de sílex con lustre en Ohalo II. Y lo que es más, las evidencias de desgaste por la cosecha de cereales se combinan con huellas de enmangado en algunas de las cuchillas. Es la más temprana evidencia de este tipo de elementos de recolección compuestos, un tipo de herramienta que se convirtió en la marca identitaria de los repertorios de herramientas del Neolítico inicial unos 12.000 años después.
Las huellas de uso indican que las herramientas fueron utilizadas para recolectar cereales salvajes semi maduros, poco tiempo antes de que los granos estuviesen maduros y se dispersasen de manera natural.
Las herramientas estudiadas no fueron utilizadas de modo intensivo, y reflejan dos tipos de cosechado: cuchillos de sílex cogidos con la mano o piezas insertadas en un mango. Los hallazgos arrojan nueva luz sobre las técnicas de recolección de cereales unos 8.000 años antes del Natufiense, y 12.000 años antes del establecimiento de comunidades sedentarias de agricultores en Próximo Oriente.

Analizando las evidencias
La metodología empleada para realizar el análisis se basa en los principios de la tribología para interpretar patrones de desgaste observados en herramientas arqueológicas. La tribología es la ciencia que estudia la fricción, el desgaste y la lubricación que tienen lugar durante el contacto entre superficies sólidas en movimiento. Las características tribológicas de desgaste se usan para inferir el modo en que se usaron las herramientas, incluyendo la acción realizada, el material sobre el que se usaron y el modo en que se sujetaban o eran enmangadas.
Dentro de este estudio, se han llevado a cabo 12 experimentos de cosechado de cereal, tanto en estado salvaje como en campos domesticados, en distintas ubicaciones que incluyen las laderas del Monte Carmelo, al norte de Israel, y en el Negev occidental, al sur de Israel.

Las hojas con lustre
Dentro del conjunto de hallazgos procedentes de Ohalo II, conservados en el Instituto Zinman de Arqueología, en la Universidad de Haifa, se han identificado cinco ejemplos que presentan un lustre visible a simple vista.
Los bordes brillantes de las hojas no han sido modificados y el brillo, evidente en un examen sin instrumentos de aumento, se muestra como una fina banda a lo largo del borde. El examen con lupas de aumento muestra que el pulido coincide con las características del pulido por desgaste al cosechar cereales semi maduros, similar a las trazas observadas en las herramientas utilizadas para el análisis experimental.
Tres de las hojas de sílex tienen marcas producidas por prensión, similares a las observadas en las herramientas experimentales. El pulido por prensión de cereal se habría producido por el contacto entre la herramienta y la palma de la mano con residuos de los cereales durante el proceso de cortado de las plantas.
Otras dos hojas muestran trazas interpretadas como producidas por fricción contra el mango. Comparadas con las cuchillas de sílex interpretadas como usadas con la mano, las huellas de enmangado se circunscriben al borde opuesto al que muestra el desgaste por uso.
Los granos de cereal hallados en Ohalo II corresponden a especies salvajes, y el hecho de que los cosechasen semi maduros indica que estas gentes ya sabían que de este modo perdían menos granos que al recoger los cereales maduros, y por tanto obtenían un mayor rendimiento de la cosecha. El uso de una hoz también mejora los resultados en cuanto a velocidad y precisión. Uno de los logros de esta técnica fue conseguir mayores cantidades de tallos de cereal con una longitud regular, disponibles para usar en el asentamiento. Las evidencias del procesado del cereal en el campamento son especialmente claras en la cabaña denominada Brush Hut 1, donde se halló uan moledera firmemente anclada en el suelo. De su superficie se han podido obtener microscópicos granos de almidón de cereales salvajes, y se han documentado a su alrededor granos de cereal distribuidos de una manera coherente con la molienda.
Las evidencias identificadas en Ohalo II implican esfuerzos de recolección planeados un antelación, ya que se preparaban heramientas y materiales específicos con anterioridad, incluyendo el mango, las piezas de sílex y el adhesivo. No obstante, resulta intrigante que no se hallan documentado residuos de adhesivo en las hojas estudiadas, a pesar de que el yacimiento está muy bien conservado, y sí se han documentado en otros ejemplos de pequeñas hojas retocadas. Una explicación sería que las hojas de sílex fueran situadas en el mango simplemente por presión.
Por ahora no ha sido posible reconstruir los materiales con que estaban hechos los enmangues, aunque en algunos yacimientos natufienses como Kebara, el-Wad, Hayonim, Wadi Hammeh y Zawi Chemi Shanidar estaban realizados con huesos largos y con cuernos.

Leer Más

jueves, 24 de noviembre de 2016

Descubren en Abidos una ciudad de época de la Dinastía I de Egipto
by LB Paleorama - 0


La ciudad y su cementerio tienen más de 5.000 años de antigüedad

Del Egipto faraónico podemos decir que sabemos mucho más de cómo se moría que de cómo se vivía. Afortunadamente, de vez en cuando, entre tanto templo y tanta tumba monumental aparecen evidencias de la vida cotidiana como el asentamiento de la I Dinastía que se ha localizado en Abidos, muy cerca del templo del faraón Seti I. Cerámicas, útiles de piedra y modestas construcciones constituyen el grueso de los hallazgos, que probablemente pertenecieron a los trabajadores que construyeron las tumbas faraónicas de la zona. Se trata de una ocasión única para asomarnos a la vida de comienzos del Egipto faraónico.

Fecha de Publicación
24 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Efe FuturoEgypt Independent
Fuente de las imágenes
RT
Palabras clave:
mundo clásico, egipcios, Abidos, Egipto, ciudad, necrópolis, vivienda
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
El Ministerio Egipcio de Antigüedades ha anunciado el hallazgo de una ciudad residencial y una necrópolis de 5.300 años de antigüedad, pertenecientes al inicio de la I Dinastía faraónica (3300-2850 a.C.). El hallazgo se ha producido en la provincia de Sohag, al sur del país.
Los vestigios se han localizado a unos 400 metros al sur del templo del faraón Seti I, en la ciudad de Abidos, según ha explicado el director del departamento de Egiptología en el ministerio, Mahmud Afifi, a través de un comunicado.
El equipo de investigación ha documentado un conjunto de chozas y utensilios de uso diario, como vasijas de cerámica e instrumentos de piedra, lo que indica la existencia de una ciudad de los trabajadores encargados de la construcción de las tumbas faraónicas, se agrega en la nota.
Afifi destacó la importancia del hallazgo, ya que es posible que los descubrimientos “revelen nuevas informaciones de la historia de la ciudad de Abidos”.

Mastabas de adobe
Hasta ahora se han descubierto “quince tumbas enormes de adobe, con diferentes estilos y diseños arquitectónicos“, según ha indicado por su parte el jefe del departamento de Antigüedades del Alto Egipto (sur), Hani Abu al Azam, dentro del mismo comunicado.
El tamaño de las sepulturas supera en algunos casos al de las tumbas halladas de la zona de Abidos, “lo que denota la importancia, influencia y prestigio social de sus propietarios“, agrega Al Azam.
Por otro lado, el jefe de la misión arqueológica, Yáser Mahmud Huseín, ha indicado que “las tumbas (con forma de mastabas) son únicas en su estilo arquitectónico, ya que contienen más de un nivel llegando alguna a tener hasta cuatro”. Se trata de la primera ocasión en que se documentan tumbas de tipo mastaba de la dinastía I en Abidos.
Su estructura interna las distingue de otras, pues “es conocido que la primera aparición de los sepulcros construidos en forma de mastabas fueron las tumbas y construcciones de la realeza de la dinastía I en Sakara, (cerca de El Cairo) y luego en la época de la dinastía III (2676-2556 a.C)”.

Leer Más

Reflexionando durante casi 4.000 años
by LB Paleorama - 0


Hallan en Tel Aviv una vasija con una estatuilla de una persona en actitud pensativa de la Edad del Bronce

Cosas del último día de excavación. A punto de cerrar la intervención para dar paso a las máquinas, aparecía este hallazgo sin precedentes en una excavación arqueológica en un barrio de Tel Aviv. Se trata de una jarra de cerámica con una figurilla que representa a una persona sentada con la cabeza apoyada en la mano, en actitud de reflexión. Así fue depositada hace casi 4.000 años en un ajuar funerario y así aparece hoy. Si pudiera contar lo que vieron sus ojos...

Fecha de Publicación
23 de noviembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
The Times of IsraelThe Jewish PressArchaeology News Network
Fuente de las imágenes
The Times of IsraelThe Jewish Press
Palabras clave:
prehistoria calcolítico, Yehud, Tel Aviv, Israel, cerámica, antropomorfo, moda
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
Arqueólogos israelíes han desenterrado una jarra cerámica de 3.800 años con una estatuilla de una persona que parece profundamente pensativa, sentada con las rodillas dobladas y la cabeza apoyada en la mano.
La IAA (Israel Antiquities Authority) ha explicado que la vasija, que data de la Edad del Bronce Medio, fue hallada durante una excavación en Yehud, un barrio de Tel Aviv. La estatuilla tiene unos 18 centímetros de altura.
Gilad Itach, el arqueólogo que dirige las excavaciones, afirma que justo en el último día de la intervención antes de iniciar la construcción de un edificio en el solar, hallaron la figurilla de 18 centímetros de altura, acompañada de un variado conjunto de objetos.
"Ocurrió literalmente en el último día de excavación, cuando justo ante nuestros ojos y los de los entusiasmados estudiantes, una rara vasija cerámica de unos 18 centímetros de altura quedó al descubierto, decorada con la imagen de una persona. Parece que la jarra, que es típica de este periodo, fue preparada primero, y despúes la escultura única en su tipo (no se había encontrado ninguna igual con anterioridad) fue añadida", declara Itach.
"El nivel de precisión y atención por los detalles para crear esta escultura de casi 4.000 años es verdaderamente impresionante", añade, "el cuello de la jarra sirvió como base para formar la mitad superior de la figura, después de lo cual los brazos, piernas y la cara fueron añadidos a la escultura. Uno puede ver que la cara de la figura parece estar descansando sobre su mano como en un estado de reflexión. No está claro si la figura fue realizada por el alfarero que preparó la jarra o por otro artesano".
Además de esta vasija única, otros recipientes cerámicos y objetos de metal han sido recuperados en el yacimiento, como dagas, puntas de flecha, una cabeza de hacha, huesos de oveja y lo que parecen muy probablemente los huesos de un burro. Según Itach, "Parece que estos objetos son ofrendas funerarias que fueron enterradas en honor de un importante miembro de esta antigua comunidad. Era común en la antigüedad creer que los objetos que eran enterrados junto al individuo le acompañarían en el otro mundo. Hasta donde yo conozco, un ajuar de tal riqueza que incluye también tan excepcional vasija cerámica nunca había sido descubierto en nuestro país".
Junto a estos hallazgos de la Edad del Bronce, gran variedad de evidencias relacionadas con el tipo de vida que llevaban los pobladores del lugar hace 6.000 años (Calcolítico) ha quedado al descubierto. Entre otros restos, se han documentado hoyos y pozos que contenían miles de fragmentos cerámicos, cientos de objetos de sílex y basalto, huesos de animales, y una mantequera, un tipo de recipiente ampliamente usado en el Calcolítico para fabricar mantequilla.
Durante este mismo años, los arqueólogos que excavan en Yehud, en las cercanías del hallazgo de la estatuilla, hallaron una necrópolis del Bronce Medio que albergaba 94 tumbas de hombres, mujeres y niños junto con ofrendas funerarias como ollas, dagas, agujas, escarabeos, huesos de animales y joyería. El lugar fue utilizado como zona funeraria durante siglos.

Leer Más