Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

martes, 27 de septiembre de 2016

¿Coleccionaban monedas romanas en el Japón medieval?
by JMI Paleorama - 0


El misterioso hallazgo de un conjunto de monedas de cobre bajoimperiales en el castillo medieval de Katsuren abre muchos interrogantes

A veces, un pequeño hallazgo nos recoloca la perspectiva sobre la realidad histórica a una escala sorprendente. Esto es lo que ha sucedido en las excavaciones del castillo medieval de Katsuren, en Okinawa (Japón), isla mundialmente conocida gracias al señor Miyagi. Allí, en un edificio ocupado entre los siglos XII y XV han aparecido varias monedas acuñadas en el imperio romano mil años antes de su destrucción por las tropas del reino de Ryukyu. ¿Qué clase de intercambios económicos y culturales se esconden tras este hallazgo? ¿O es que los japoneses medievales coleccionaban monedas romanas?

Fecha de Publicación
26 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
20 MinutosJapan TimesJapan Update
Fuente de las imágenes
CNN
Palabras clave:
mundo clásico, medieval, romano, bajomedieval, Katsuren, Okinawa, Japón, numismática, economía
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
Cuatro monedas de cobre de la antigua Roma han sido encontradas en las ruinas de un castillo en la isla de Okinawa (sur), lo que supone el primer hallazgo de este tipo en Japón.
Las monedas, que miden entre 1,6 y 2 centímetros de diámetro, podrían datar de los siglos III o IV después de Cristo, según han informado las autoridades de la localidad de Uruma.
El hallazgo se produjo en las ruinas del castillo de Katsuren, que estuvo en pie del siglo XII al XV, y que en el año 2000 fue declarado Patrimonio de la Humanidad como parte de las propiedades del reino de Ryukyu.
El reino tenía extensos lazos comerciales con China y el Sudeste Asiático por aquella época, y el hallazgo constituye "un preciado material histórico que sugiere un vínculo entre Okinawa y el mundo occidental", según el comunicado de las autoridades.
Aunque el diseño del cuño de las monedas no se distingue debido al desgaste, los análisis con rayos X muestran una imagen que podría ser la del emperador Constantino I y la de un soldado portando una lanza. Junto a estas monedas romanas se ha encontrado otra del siglo XVII originaria del Imperio Otomano.
La moneda del Imperio Otomano fue aparentemente acuñada en 1687, mucho despúes de que el ejército del reino de Ryukyu destruyese el castillo en 1458, y fuese abandonado. En qué circunstancias llegó allí la moneda es algo que aún se desconoce.
Las monedas serán expuestas hasta el próximo 25 de noviembre en el Museo de Historia de la ciudad de Uruma.

Leer Más

lunes, 26 de septiembre de 2016

El clima nos empujó a escala global
by JMI Paleorama - 0


El más completo estudio hasta la fecha asocia cambios climáticos por variaciones en la órbita terrestre con grandes oleadas migratorias

Los estudios sobre el clima, sus variaciones y su impacto sobre antiguos homínidos se multiplican, también impulsados por un intento de comprender lo que nos sucede en la actualidad. La revista Nature acaba de publicar el estudio más completo hasta la fecha sobre la evolución global del clima y su relación con las grandes oleadas migratorias de la Prehistoria. Los cambios más globales, motivados por variaciones en la órbita terrestre, tuvieron un impacto mucho más generalizado que otros fenómenos más bruscos pero con un alcance regional. Los homínidos habrían aprovechado las etapas más húmedas para avanzar por actuales desiertos, que entonces habrían contado con abundante vegetación.

Fecha de Publicación
22 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Efe Futuro
Fuente de las imágenes
Efe Futuro

Palabras clave:
prehistoria, paleolítico inferior, paleolítico medio, cambio climático, gente, tiempo
Bibliografía científica, publicación original Nature (1)  Nature (2)

Científicos de la Universidad de Hawái (Estados Unidos) han elaborado un modelo numérico que cuantifica los efectos del clima y el cambio en el nivel del mar en los patrones de las migraciones humanas durante decenas de miles de años.
Su trabajo sugiere que una larga glaciación impulsó los movimientos hacia Asia y Europa, a través de la península arábiga y la región del levante mediterráneo, debido a la caída de las temperaturas y el aumento de la humedad en el norte de África.
Las principales migraciones se produjeron durante cuatro periodos: hace entre 106.000 y 94.000 años, de 89.000 a 73.000 años, de 59.000 a 47.000 y de 45.000 a 29.000.
Los ancestros de los humanos modernos aprovecharon las etapas más húmedas de la era glacial para avanzar a través de lo que en la actualidad son desiertos en el norte de África, que en aquel momento tenían vegetación y permitían acometer largos desplazamientos sin que faltaran recursos.
Estudios previos ya habían propuesto que los cambios en el clima debido a variaciones orbitales del planeta durante el periodo Tarantiense (Pleistoceno Superior) habían influido en la expansión del Homo Sapiens desde África.
Los escasos datos paleoambientales en regiones africanas clave, así como la falta de precisión en las simulaciones climáticas y en la datación del registro fósil, habían obstaculizado sin embargo los avances en este campo.
La revista Nature subraya que el estudio liderado por Alex Timmermann sirve para documentar el papel esencial que juegan las variaciones climáticas a “escala orbital” en la distribución de las poblaciones.
Los cambios climáticos abruptos, con una escala de unos pocos milenios, han demostrado tener efectos regionales más limitados, según los investigadores.
Timmermann y su grupo han utilizado “el modelo más completo hasta ahora, que incluye datos sobre el clima, la vegetación y los movimientos humanos”, afirma el investigador de la Universidad de Columbia (EE.UU.) Peter B. Demenocal en un artículo que acompaña al estudio en la revista científica.
“Hoy en día, los desiertos del Sahara y de Arabia forman una barrera efectiva contra la dispersión de la fauna africana. Pero, en el pasado, los cambios de orientación en el axis terrestre provocaron un clima monzónico y establecieron condiciones más húmedas, lo que permitió la migración hacia el exterior por caminos con vegetación”, argumenta Demenocal.

  • IFRAME
  •  
  • IFRAME
Leer Más

viernes, 23 de septiembre de 2016

Dientes de sapiens en los dominios del Homo floresiensis
by JMI Paleorama - 0


Este hallazgo aporta nuevos argumentos a quienes culpan a los sapiensa de la desaparición de los homínidos de Flores

La especie Homo floresiensis ha visto durante este año su historia completamente redibujada, al revisarse las dataciones de la cueva de Liang Bua, de donde proceden sus restos. Al datar la especie en unos 50.000 años de antigüedad, se reabrió el debate sobre las causas de su extinción, y la posible interacción entre los "hobbits" y los primeros sapiens en llegar a esta zona. El estudio de dos molares probablemente pertenecientes a Homo sapiens y ligeramente más modernos que los restos de Homo floresiensis añade datos a esta teoría, aunque expertos como María Martinón cuestionan la adscripción a Homo sapiens de estas piezas dentales, por lo que la polémica está servida.

Fecha de Publicación
21 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
La InformaciónEuropa PressNature
Fuente de las imágenes
Nature
Palabras clave:
prehistoria, paleolitico medio, Liang Bua, Isla de Flores, Homo floresiensis, extinción, sucesos
Bibliografía científica, publicación original


Las excavaciones en la cueva de Liang Bua, en la isla de Flores en Indonesia, siguen proporcionando nuevos datos que pueden arrojar nueva luz sobre la llegada de los sapiens y la desaparición del Homo floresiensis. Se ha publicado ahora la noticia de la aparición de unos dientes de Homo sapiens, ligeramente más recientes que los restos de los también conocidos como 'hobbits', debido a que su estatura rondaba el metro, lo que refuerza el argumento de que los humanos modernos fueron responsables de la desaparición de la especie.
El hallazgo lo ha comunicado el equipo dirigido por el arqueólogo Thomas Sutikna y el geocronólogo Richard Roberts, de la Universidad de Wollongong, Australia, en una conferencia en la reunión anual de la European Society for the study of Human Evolution en Madrid. El descubrimiento de H. floresiensis en 2003 ya desconcertó a los investigadores, en parte debido a que algunos de los restos fueron fechados en hace 11.000 años. Para entonces, el Homo sapiens había colonizado el sureste de Asia, y algunos científicos imaginaron que los humanos pudieron haber co-existido con los hobbits durante miles de años.
Pero este año, el trabajo de redatación en la cueva movió las fechas de extinción de los hobbits hasta hace unos 50.000 años. Roberts, quien dirigió ese estudio, señaló que los humanos modernos ya podrían estar viviendo en el sureste de Asia alrededor de ese tiempo, y que podría haber una relación causa efecto entre ambos procesos.
Los dientes, un premolar superior y un molar inferior, fueron descubiertos en 2010 y 2011, y han sido datados en alrededor de 46.000 años de edad utilizando muestras de carbón de las inmediaciones, según dijo Sutikna a los asistentes a la reunión. El equipo cree firmemente que los dientes son de H. sapiens. Por ejemplo, son más grandes que los de H. floresiensis.
María Martinón-Torres, paleoantropóloga del University College London, piensa que el molar inferior se parece a los de H. sapiens, aunque el premolar parece un poco más primitivo. Para demostrar de manera concluyente que los dientes son humanos, dijo que le gustaría ver comparaciones con una amplia gama de restos de H. sapiens y también de H. erectus (que podrían haber sobrevivido en Indonesia, hasta hace unos 50.000 años). "Creo que tienen un trabajo bastante difícil. Hay muchos factores a tener en cuenta", comentó.
Otra evidencia presentada por Sutikna sitúa a los humanos en Liang Bua muy poco después de que H. floresiensis desapareciera, lo que añade peso a la posibilidad de que los seres humanos desempeñaron un papel en la extinción de los hobbits, posiblemente por la competencia por los recursos limitados de Flores. Los restos de animales que podrían haber sido presa de los cazadores-recolectores humanos, tales como cigüeñas gigantes (Leptoptilos robustus), buitres (Trigonoceps) y elefantes en miniatura llamados stegodons (Stegodon florensis insularis), desaparecen de las capas de sedimentos de la cueva después de hace alrededor de 46.000 años. Al mismo tiempo, conchas de moluscos de agua dulce comienzan a aparecer en los sedimentos. Tales moluscos son comunes en los hábitats de los primeros humanos a través de Eurasia y África.
Las herramientas de piedra hechas de sílex (que también se encuentran con frecuencia en otros yacimientos humanos) y las pruebas de fuego también son más recientes que los restos de Hobbit en Liang Bua.
"Lo que aún no sabemos es si hubo al menos un pequeño solape en las poblaciones, lo que plantea la cuestión una vez más de la posible función de los humanos modernos en la extinción de floresiensis," dice Chris Stringer, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres, quien asistió a la reunión. Si hobbits y seres humanos coincidieron en el tiempo, incluso podrían haberse cruzado, dice Stringer.
El próximo mes de abril, Sutikna, Roberts y su equipo regresarán al Liang Bua para investigar estratos de hace entre 46.000 y 50.000 años, y que podrían contener los restos de sapiens que contemplaron a los últimos de los hobbits.
Leer Más

jueves, 22 de septiembre de 2016

Ötzi, un toscano asesinado a traición
by JMI Paleorama - 0


El 3º Bolzano Mummy Congress está revelando nuevos datos sobre la vida y muerte de la momia más famosa del mundo 25 años después de su hallazgo

La momia más famosa y estudiada de la historia vuelve a la carga con nuevos datos sobre su vida y su muerte. El Tercer Mummy Congress celebrado en Bolzano (Italia) en estas fechas, 25 años después de su hallazgo, continúa aportando nuevas investigaciones que generan nuevas hipótesis y destierran otras previas. ¿Se dedicaba a trabajar el cobre? ¿Era de los Alpes o de la Toscana? ¿Tuvo un altercado violento pocos días antes de su merte? ¿Fue asesinado a traición? ¡El misterio está sevido!

Fecha de Publicación
20 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
ABC
Fuente de las imágenes
ABC
Palabras clave:
prehistoria, calcolítico, Ötzi, Valle de Ötz, Alpes, Italia, violencia, enfermedades
Bibliografía científica, publicación original
Eurac Research

Ötzi, el «hombre de hielo», es sin ninguna duda la momia más estudiada del mundo. Desde que fue encontrada congelada en los Alpes el 19 de septiembre de 1991, no ha dejado de fascinar a los científicos, quienes han conseguido arrancar muchos de sus secretos. Para celebrar el 25 aniversario de su descubrimiento, investigadores de todo el mundo se reúnen estos días en un congreso en Bolzano, Italia, donde han presentado las últimas novedades sobre este viejo europeo que vivió hace 5.300 años. Para empezar, podía no ser de los Alpes, como se creía hasta ahora, sino de la Toscana; probablemente no trabajaba el metal, como los altos niveles de arsénico y cobre hallados en su pelo han llevado a asumir, y lo que es más fascinante: pudo ser asesinado debido a un conflicto personal sucedido unos pocos días antes de su fallecimiento. Además, a pesar de su peso normal y estilo de vida activo, sufría una extendida calcificación vascular.
«En términos de su importancia para la ciencia, Ötzi no es solo una momia. Podría ser visto como un europeo típico de tiempos remotos y es valioso sólo por este motivo», ha explicado el antropólogo Albert Zink, de Eurac Investigación, responsable científico del congreso. «Ötzi está tan bien conservado como momia glaciar que sirve a los investigadores como modelo para el desarrollo de métodos científicos que luego pueden ser utilizados en otras momias».
Pero lo que más preocupa a los expertos es saber quién era el «hombre de hielo», qué papel jugó en la sociedad y lo que le ocurrió en los últimos días de su vida. «Procedimientos sofisticados, ahora disponibles para los científicos, nos están suministrando continuamente nuevas pruebas», apunta Angelika Fleckinger, directora del Museo de Arqueología del Tirol del Sur, que ha participado en la organización del congreso.

Nada de montañas
Un nuevo hecho sorprendente descubierto sobre Ötzi viene de algo que portaba: su valiosa hacha de cobre. En contraste con lo que antes se presumía, el cobre utilizado en la hoja no viene de la región de los Alpes (se había sugerido el este o el norte del Tirol como la procedencia más probable) sino del centro de Italia. El equipo de Gilberto Artioli, de la Universidad de Padua, ha descubierto que el metal había sido obtenido a partir de un mineral extraído en el sur de la Toscana.
Con el fin de determinar su origen, los científicos italianos tomaron una pequeña muestra de la hoja y compararon la proporción de isótopos de plomo -una especie de «huella digital» de los depósitos de mineral que se mantiene inalterada en cualquier objeto posteriormente hecho a partir del mineral- con los datos correspondientes de numerosos depósitos de minerales en Europa y en toda la región mediterránea. El resultado indicó de manera inequívoca al sur de la Toscana.
«Nadie estaba preparado para este hallazgo. Vamos a encargar nuevos análisis con el fin de volver a verificar estos primeros resultados», reconoce Fleckinger. Si se confirman los resultados originales, esta nueva evidencia puede plantear una hipótesis emocionante: ¿Era Ötzi un comerciante que viajaba por el área que hoy es Florencia? ¿Qué tipo de vínculos comerciales había con el sur? ¿El intercambio de mercancías también implicaba movimientos de la población?

¿Fabricante de cobre?
Otra cuestión largamente debatida entre la comunidad científica es si Ötzi estaba involucrado en el proceso de fundición del cobre. Los científicos han defendido esta tesis, por los niveles de arsénico y cobre medidos en el pelo de la momia, un hecho que posiblemente se podría explicar, por ejemplo, al respirar el humo que se libera al fundir el metal.
Wolfgang Müller, de la Universidad de Londres, ha utilizado espectrometría de masas con láser y otras técnicas novedosas para examinar no sólo el pelo, sino también muestras de las uñas, piel y órganos de Ötzi para comprobar una posible contaminación con metales pesados.
Los hallazgos, hasta ahora todavía provisionales, sugieren que la hipótesis de que Ötzi estuviera involucrado en el procesamiento del metal era prematura. Müller encontró valores de arsénico ligeramente elevados en la uña, pero no en otras muestras de tejido. Los niveles de cobre planteados sólo estaban presentes en las extremidades y esto se correlaciona con otros indicadores de cambio, por lo que es dudoso establecer una contaminación con metales pesados para el tiempo de la vida real de Ötzi: los valores planteados también podrían ser debidos a las influencias ambientales durante los 5.000 años desde su muerte.

Una patología congénita
Una nueva tomografía computarizada (TC) del «hombre de hielo» fue realizada por los radiólogos Paul Gostner y Patrizia Pernter en enero de 2013 en el Hospital de Bolzano. Para ello se utilizó un escáner CT de la última generación que, gracias a su gran abertura, permitió a los médicos desplazar a Ötzi rápidamente a través de la máquina de pies a cabeza a pesar de la forma en ángulo en la que cuelga su brazo. Además de la calcificación vascular en las arterias de su estómago y las piernas ya conocida, la prueba permitió detectar tres pequeñas áreas de calcificación cerca de los tractos de salida del corazón, que hasta entonces habían escapado del escrutinio de los médicos. Esto corrobora la idea de que Ötzi tenía una fuerte predisposición genética a las enfermedades cardiovasculares, razón principal de su arterioesclerosis general.

¿Quién mató a Ötzi
Ötzi fue asesinado. Una punta de flecha fue descubierta en 2001 clavada en su hombro izquierdo. Pero, ¿cuáles fueron las circunstancias que rodearon su muerte? En 2014, Alexander Horn, inspector jefe del Departamento de Investigación Criminal de Munich, investigó el «caso del asesinato de Ötzi» utilizando los últimos métodos criminológicos.
Los resultados de esa investigación fueron que Ötzi probablemente no se sentía amenazado poco antes de su asesinato, porque la situación en el lugar Tisenjoch donde fue encontrado indica que había estado descansando mientras disfrutaba de una buena comida. No se imaginaba lo que se le venía encima. En los días previos al asesinato había sufrido una lesión en su mano derecha, probablemente como resultado de defenderse durante el curso de un altercado físico. No hay más lesiones, y esto podría servir para indicar que no había sido derrotado. La flecha que recibió después, que era probablemente mortal, parece haber sido lanzada desde una gran distancia y se llevó a la víctima por sorpresa, de lo cual se puede inferir que se trataba de un acto a traición.
Otros resultados médicos sugieren que la víctima cayó y que el autor del crimen no utilizó más violencia. Probablemente no quería correr el riesgo de un altercado físico, así que en su lugar optó por un ataque a larga distancia para matar al «hombre de hielo». Como objetos de valor como el hacha de cobre fueron encontradas en la escena del crimen, el robo puede ser excluido como motivo. La razón puede deberse a algún tipo de conflicto personal, como el encontronazo anterior, «un patrón de comportamiento que prevalece aún hoy en día en la mayor parte de los delitos de asesinato», según explica Horn.

Leer Más

lunes, 19 de septiembre de 2016

Así era el anzuelo de un pescador japonés de hace 23.000 años
by JMI Paleorama - 0


Encuentran en la isla japonesa de Okinawa los anzuelos más antiguos del mundo

Dos anzuelos de hace 23.000 años han sido descubiertos en la cueva de Sakitari en la isla japonesa de Okinawa. Los dos anzuelos en buen estado de conservación, uno completo y el otro incompleto, fueron elaborados a partir de unas conchas del género Trochus ("caracol de mar"), puliendo sus bases planas. El anzuelo completo es de 1,4 centímetros de longitud y con forma de media luna, y supone un raro descubrimiento sobre las técnicas de pesca del Paleolítico. Tanto que se considera, el anzuelo más antiguo jamás encontrado. También se han hallado restos humanos, animales y de comida que indican una ocupación en la isla desde hace al menos 30.000 años

Fecha de Publicación
19 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
El MundoScience MagazineCNN
Fuente de las imágenes
Science MagazineNational Geographic
Palabras clave:
Prehistoria, Paleolítico, cueva de Sakitari, Okinawa, Japón, anzuelos, economía, moda
Bibliografía científica, publicación original
PNAS

  •  
  •  
  •  
En un estudio publicado en la revista PNAS, los investigadores describen cómo los anzuelos de 23.000 años de antigüedad, que se encontraron en la cueva de Sakitari en el extremo sur de la isla de Okinawa en Japón, se fabricaron meticulosamente con conchas de caracol de mar.
La herramienta fue descubierta en 2012 y los investigadores determinaron la edad del anzuelo mediante la datación por radiocarbono (un método de datación radiométrica que utiliza el isótopo carbono-14 para determinar la edad de materiales que contienen carbono hasta unos 50.000 años) del carbón vegetal del estrato en el que se encontró el instrumento.
Junto al anzuelo completo de 1,4 centímetros, los investigadores japoneses también han encontrado un anzuelo sin terminar de entre 13.000 y 23.000 años, así como fragmentos de gravilla que creen que se utilizó para afilarlo.
"Es un valioso material que ilustra un nuevo aspecto del período Paleolítico, durante el que habíamos pensado que la gente cazaba principalmente en tierra", explicaron fuentes del museo a Kyodo.
Antes se pensaba que los primeros humanos habrían tenido dificultades para sobrevivir por largos períodos de tiempo en lo que se consideraba una isla pobre de recursos. Sin embargo, los anzuelos fueron descubiertos entre otras piezas, incluyendo cuentas y herramientas, así como restos de su posible dieta no tan pobre como se pensaba, como ranas carbonizadas, pájaros y anguilas. Para los investigadores, se destaca el descubrimiento de los restos de cangrejos de agua dulce, que habrían sido capturados y consumidos en otoño, la mejor época para su consumo, lo que sugiere que se adaptaron perfectamente al entorno y al consumo de alimentos de temporada
"Las niveles estratificadas de la Cueva Sakitari han proporcionado un conjunto abundante de objetos realizados con conchas marinas, incluyendo herramientas correctamente talladas, cuentas y los anzuelos más antiguos del mundo", informa el artículo científico, cuyo principal autor es Masaki Fujita, del Museo Prefectural y Museo de Arte de Okinawa. Estos anzuelos fechados en el Pleistoceno Superior son tan antiguos o más antiguos que otros similares hallados en Timor (Indonesia), de entre 23.000 y 16.000 años de antigüedad, y Nueva Irlanda (Papúa Nueva Guinea), de entre 20.000 y 18.000 años de antigüedad.
En la Cueva Sakitari también se han excavado algunos restos humanos (los huesos de un niño), restos animales (jabalís y cérvidos extintos) y residuos de comida (pescado, cangrejos y caracoles de agua dulce), que indican una ocupación humana en la isla, y una tecnología marítima avanzada, desde hace al menos 30.000 años. "Contrariamente a las predicciones anteriores, la gente paleolítica de Okinawa probablemente encontró sustento en esta isla pequeña y de pocos recursos durante 25.000 años o más hasta la aparición del Neolítico hace unos 10.000 años", sostienen los investigadores.

Leer Más

Unos "vaqueros" de más de 6.000 años
by JMI Paleorama - 0


Hallan un tejido teñido con índigo de 6.200 años de antigüedad en Perú

Algo tan contemporáneo como los pantalones vaqueros podría tener un origen mucho más remoto de lo que podríamos pensar al pasear por cualquier tienda de moda actual. Eso es lo que parece indicar el hallazgo en Huaca Prieta (Perú) de un fragmento de tejido de algodón teñido con índigo hace 6.200 años. El hallazgo parece encontrarse en un contexto ceremonial, en lo que se ha interpretado como un templo, y muestra la gran capacidad tecnológica de las culturas andinas en cuanto a la fabricación de textiles muchísimo antes de la llegada de las poblaciones europeas.

Fecha de Publicación
15 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressLa Información
Fuente de las imágenes
Science Advances
Palabras clave:
arqueología americana, cultura andina, Huaca Prieta, Perú, tejido, índigo, moda
Bibliografía científica, publicación original
Science Advances

Una tela de azul índigo de 6.200 años de antigüedad ha sido hallada en Huaca Prieta (Perú). Se trata de uno de los tejidos de algodón más antiguo en el mundo y el primero en usar el añil o índigo como tinte, base de la moderna ropa vaquera.
Para Selon Jeffrey Splitstoser, autor principal de un artículo sobre el descubrimiento y profesor asistente de Antropología en la Universidad George Washington, el hallazgo habla de la sofisticada tecnología textil que las culturas andinas desarrollaron hace 6.200 años.
"Algunos de los más importantes logros tecnológicos del mundo se desarrollaron por primera vez en el Nuevo Mundo", ha señalado Splitstoser. "Muchas personas, sin embargo, desconocen las contribuciones tecnológicas significativas hechas por los nativos americanos, posiblemente debido a que muchas de estas tecnologías fueron reemplazadas por sistemas europeos durante la conquista. Sin embargo, la fibras finas y las prácticas de teñido, hilado y tejido sofisticados desarrollados por antiguos sudamericanos fueron rápidamente asimiladas por los europeos".
El tejido fue descubierto durante una excavación de 2009 en Huaca Prieta, una zona desértica que facilita la preservación arqueológica casi virgen en la costa norte de Perú. Los expertos creen que el yacimiento fue probablemente un templo donde se colocaron una variedad de textiles y otras ofrendas, posiblemente como parte de algún ritual. Los artefactos bien conservados dan una visión de la antigua civilización y el estilo de vida y ofrecen una conexión inesperada hasta el siglo XXI.
El desarrollo del colorante índigo fue crítico para las futuras tendencias en la moda, tejidos y artes textiles, en palabras de Splitstoser. Además, este ejemplo de su uso antecede en 1500 años a la más antigua evidencia de su uso en el "viejo Mundo", concretamente perteneciente a la V Dinastía del antiguo Egipto.
"El algodón utilizado en las telas de Huaca Prieta, Gossypium barbadense, es la misma especie cultivada hoy en día conocida como el algodón egipcio. Y esa no es la única conexión del algodón que hemos hecho en esta excavación: podríamos no haber tenido pantalones vaqueros azules si no hubiera sido por los antiguos sudamericanos", ha comentado.
El textil se encuentra ahora en la colección del Museo Cao en el Perú. La investigación se ha dado a conocer a través de su publicación en Science Advances.

Leer Más

viernes, 16 de septiembre de 2016

Las sofisticadas joyas y adornos del chatelperroniense fueran realizados por neandertales
by JMI Paleorama - 0


Las paleoproteínas ayudan a diferenciar entre los humanos modernos y los neandertales

El chatelperroniense del centro de Francia y el norte de España es fundamental para el debate con respecto a la cognición Neandertal, saber quien realmente fabricó los artefactos que típicamente se han asociado con los humanos modernos y, por último, conocer las circunstancias de su extinción. A pesar de la intensa investigación, la naturaleza biológica exacta de las personas del llamado horizonte Chatelperroniense sigue siendo discutida. Un nuevo método basado en el análisis de las proteínas halladas en pequeños fragmentos de hueso han permitido identificar directamente a los neandertales y el chatelperroniense. Con este sistema se ha podido comprobar que los minúsculos fragmentos de hueso hallados en la Grotte du Renne, y asociados a restos chatelperronienses, proceden de neandertales y en concreto, a una bebé lactante.

Fecha de Publicación
16 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Instituto Max Planck de Antropología EvolutivaScience MagazineEuropa Press
Fuente de las imágenes
Instituto Max Planck de Antropología EvolutivaScience Magazine
Palabras clave:
Prehistoria, Pleistoceno medio, Paleolítico, neandertales, Chatelperroniense, Grotte du Renne, Francia, paleproteínas, biología, Evolución humana, joyas, tecnología, moda
Bibliografía científica, publicación original
PNAS

  •  
  •  
  •  
La Grotte de Renne fue descubierta en 1949, convirtiéndose en un tesoro arqueológico donde se encontraron huesos y otros artefactos que fueron fechados en hace 40.000 años, el período en el que se cree que los seres humanos modernos sustituyeron a los neandertales que vivían en la zona.
Los restos de masas de péptidos (proteínas) halladas en pequeños fragmentos de huesos ha resultado esencial para la identificación de los homínidos que habitaban en la Grotte du Renne, en la región de Arcy-sur-Cure, en el centro de Francia. Con esta técnica, que además es de bajo coste, el equipo ha sido capaz de analizar lo que previamente se creía que eran lo restos de 28 especímenes de homínidos entre los fragmentos de hueso previamente no identificables en los niveles Chatelperronienses del sitio. Se han combinado los métodos de análisis paleogenéticos y de paleoproteínas para demostrar la ascendencia neandertal de estos fragmentos, que muy probablemente representan los restos de un solo individuo, una bebé, aún inmadura y lactante. La datación radiocarbónica directa obtenida con este individuo es totalmente coherente con su asociación directa al conjunto chatelperroniense del sitio.
Por primera vez, se demuestra la viabilidad de los análisis de paleoproteínas para discriminar entre clados del Pleistoceno tardío, es decir, la diferenciación de homínidos diferentes por las secuencias de aminoácidos de la proteínas halladas en pequeños restos óseos. "Para diferenciar entre los humanos modernos, los neandertales y denisovanos a partir del análisis de proteínas antiguas, realmente, se ofrecen interesantes oportunidades para futuras investigaciones sobre los orígenes de nuestra y su historia evolutiva", dice el autor principal Frido Welker, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva y de la Universidad de York. "Estas proteínas de homínidos antiguos en los huesos del Pleistoceno tienen valiosa información filogenética y fisiológica."

Los huesos provienen de un bebé Neandertal
Por ejemplo, los investigadores fueron capaces de proporcionar líneas morfológicas, isotópicas y proteómicas independientes de las pruebas que sugieren que las muestras de hueso analizados se derivan de un bebé que era lactante. "Identificar las proteínas relacionadas con determinadas etapas del desarrollo de la formación de hueso pone de relieve uno de los principales puntos fuertes de la investigación de las proteínas antiguas, especialmente en un contexto multidisciplinar", dice Matthew Collins, de la Universidad de York. El estudiante de doctorado Frido Welker añade "la naturaleza dinámica del proteoma del hueso tiene mucho que ofrecer a la hora de estudiar la fisiología y la ontogenia de los mamíferos del Pleistoceno, incluyendo los homínidos."
Al proporcionar una fecha radiocarbónica directa para uno de los especímenes de homínidos, los autores sostienen que estos especímenes de homínidos se pueden atribuir a los artefactos Chatelperronienses avanzados que se encuentran en este y otros sitios arqueológicos del mismo horizonte cultural. Esto confirma que los neandertales eran responsables de algunos tipos de artefactos que previamente se creían exclusivos de las capacidades cognitivas de los humanos modernos.
Jean-Jacques Hublin, director del Departamento de Evolución Humana en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, explica "El proceso de sustitución de las poblaciones locales arcaicas por los seres humanos modernos en Eurasia aún es poco conocida, los fabricantes de muchos conjuntos de instrumentos paleolíticos de este período siguen siendo desconocidos. Este tipo de investigación nos permite extraer fragmentos humanos irreconocibles de grandes conjuntos arqueológicos y volver a examinar el modo y el tempo de este importante evento en la evolución humana con material fresco ".
Estos resultados sitúan estas piezas de joyería con los huesos de neandertal más o menos en el mismo tiempo y lugar. Por ello, los investigadores sugieren una fuerte evidencia de que los neandertales fueron sus creadores. Sin embargo, los investigadores no descartan la posibilidad de que los neandertales se limitaran a tomar las joyas de los seres humanos con los que se habían encontrado o las recibieron como regalos.

Leer Más

miércoles, 14 de septiembre de 2016

La moda de los brazaletes de piedra del Neolítico a estudio
by JMI Paleorama - 0


Aportan nuevos datos sobre las primeras sociedades del Neolítico Antiguo en la Península Ibérica a partir del estudio de brazaletes de piedra

Un investigador de la Universidad de Granada (UGR) ha aportado nuevos datos sobre el modo de vida de las primeras sociedades del Neolítico Antiguo (hace 7500-6800 años) en la Península Ibérica, a partir del estudio de los brazaletes de piedra. Estos adornos eran empleados tanto por niños como por adultos de ambos sexos, y suponían un indicador cronocultural de las primeras comunidades neolíticas de Iberia. A partir de su tipología y distribución indican aspectos de la difusión del Neolítico en las zonas donde se asientan y por ejemplo, las reparaciones y el tiempo prolongado de su uso indican el gran valor social que aquellas comunidades conferían a estos objetos.

Fecha de Publicación
14 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Universidad de Granadalainformacion.comEuropa Press
Fuente de las imágenes
Universidad de Granada
Palabras clave:
Prehistoria, Neolítico, Neolítico final, brazalete, moda, cultura,

  •  
  •  
  •  
Un investigador de la Universidad de Granada (UGR) ha aportado nuevos datos sobre el modo de vida de las primeras sociedades del Neolítico Antiguo (hace 7500-6800 años) en la Península Ibérica, a partir del estudio de los brazaletes de piedra.
Su trabajo, pionero hasta la fecha, supone el estudio más completo realizado sobre estos adornos, y ha servido para determinar que eran empleados tanto por niños como por adultos de ambos sexos, y suponían un indicador cronocultural de las primeras comunidades neolíticas de Iberia.
Francisco Martínez Sevilla, investigador del departamento de Prehistoria y Arqueología de la UGR, ha analizado un total de 2549 objetos procedentes de 126 yacimientos, como canteras, contextos de producción, asentamientos y lugares ritualizados. Las dataciones absolutas y las secuencias estratigráficas estudiadas sitúan que dichos brazaletes de piedra se empleaban entre el 5500-4800 cal. a.C., con una máxima representación a partir del 5300/5200 cal. a. C.
Esta delimitación temporal responde a un cambio cultural en las poblaciones neolíticas del sur de Iberia: los brazaletes aparecieron con el surgimiento del Neolítico, su consolidación y máximo apogeo se da en el Neolítico Antiguo, y desaparecieron durante el Neolítico Reciente.
La distribución geográfica de los brazaletes ha permitido definir dos grandes grupos culturales denominados tradicionalmente como el Neolítico andaluz y el Neolítico valenciano. Esta distribución y su cronología los convierte en un definidor cultural de primer orden de las sociedades del Neolítico Antiguo en los diferentes ámbitos geográficos de Iberia. Al igual que, su artesanía, circulación y uso convierte los brazaletes de piedra en un elemento destacable para determinar el devenir socioeconómico de estas primeras poblaciones neolíticas.

Un destacado fenómeno arqueológico
El uso de los brazaletes de piedra es uno de los fenómenos arqueológicos más destacados asociado a las primeras sociedades neolíticas en gran parte del Occidente Mediterráneo. “En el caso de Iberia, los brazaletes se distribuyen principalmente por las zonas de la costa, proyectándose hacia el interior, donde se produce la neolitización más temprana y un desarrollo cultural más destacado en los primeros momentos de la agricultura y la ganadería”, explica Martínez Sevilla.
El estudio tipológico y tipométrico ha permitido al investigador de la UGR establecer fundamentalmente cuatro tipos de brazaletes: estrechos, medios, anchos y decorados con líneas paralelas. Dentro de cada uno de ellos se han podido definir tres grupos, según el tamaño de su diámetro interior que estaría relacionado con los individuos que los usaron.
Según la tipología de los brazaletes, los estrechos son los que tienen una distribución geográfica más uniforme entre Andalucía y el Levante. En Andalucía, aunque aparecen en toda el área, se concentran principalmente en el valle del Almanzora y en la zona de Sierra Harana de Granada.
Los brazaletes medios, igualmente, tienes una distribución homogénea en las dos zonas geográficas, pero son más característicos del Levante especialmente los de sección cuadrada y plana, que aparecen exclusivamente en esta zona. Los brazaletes anchos y decorados con líneas paralelas son característicos de Andalucía mientras que en el Levante tienen muy poca representación.

Contacto con la piel
De modo general, estos adornos se elaboraban principalmente en materiales autóctonos y la litología más valorada por sus cualidades físicas y su distribución es el mármol. Su funcionalidad queda patente en las huellas de uso y las comparaciones antropométricas realizadas: eran usados en contacto con la piel un tiempo lo suficientemente prolongado para que aparezcan trazas de utilización en la cara interior.
Los brazaletes estrechos se reparan como brazaletes articulados y los fragmentos se reutilizan como colgantes. Además, las huellas de las reparaciones muestran que los brazaletes se usaban durante un tiempo prolongado después de su reparación.
“Las reparaciones en los brazaletes son más representativas porcentualmente en la zona del Levante que en Andalucía, lo que nos permite interpretar un mayor valor social de estos adornos en el Levante, ya que se trata de piezas que, en la mayoría de los casos, llegarían por intercambios. Este valor social distintivo se observa igualmente entre diferentes regiones de Andalucía, ya que el número de piezas reparadas es mayor en un tipo donde es menos frecuente”, destaca Martínez Sevilla.

Leer Más

Queso quemado, un descuido de hace 3000 años aporta datos sobre el modo de vida
by JMI Paleorama - 0


Arqueólogos daneses encuentran en Jutland, una olla de la Edad del Bronce con los restos de un fracaso en la elaboración de queso

Una olla intacta de la Edad del Bronce hallada en una zona de vertedero del yacimiento danés de Jutland contenía algo inesperado, una capa de tonalidades amarillentas muy difícil de identificar. Los análisis con un espectrómetro de masas han identificado que la "costra" proviene de grasas bovinas quemadas, seguramente se trataría de algún tipo de cuajada o un proceso para la elaboración de queso. Lo que parece claro es que a esta familia de la Edad del Bronce se les quemó la receta y debió ser tal desastre que no se molestaron en limpiar el recipiente y lo tiraron directamente, a los arqueólogos del s. XXI este descuido ha facilitado interesantes datos sobre la alimentación, dieta y modos de vida de la época.

Fecha de Publicación
14 de septiembre de 2016
Fuentes de información digital utilizadas
Science NordicDaily Mailthelocal.dk
Fuente de las imágenes
Science Nordic
Palabras clave:
Prehistoria, edad de los metales, Edad del bronce, Jutland, Dinamarca, gastronomía, sucesos,
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
Un momento de descuido, hace 3.000 años ha dado a los arqueólogos daneses un fuente de datos muy interesante.
Una olla cerámica descubierta durante una excavación arqueológica en el centro de Jutland, Dinamarca, contiene los posibles restos de un intento fallido en la elaboración de queso. Algo salió mal durante el proceso y el fabricante de queso tiró directamente el recipiente que está siendo analizado miles de años más tarde.
"Hemos encontrado la olla en lo que fue un pozo. Esto es bastante inusual, ya que estaba en un estado casi impecable y el recipiente en sí es un gran hallazgo", dice el conservador y arqueólogo Kaj F. Rasmussen de Museo de Silkeborg, Dinamarca.

La olla contenía algo inesperado
Según cuenta el conservador, la olla resultó ser aún más interesante de lo que pensaban. Cuando la limpiaban, descubrieron una capa amarillenta de alguna sustancia que fue quemada en el interior.
"Normalmente, se encuentran en los restos de ollas, depósitos carbonizados negros que son típicamente de semillas. Pero aquí nos encontramos con una corteza de color amarillenta que no habíamos visto antes", dice Rasmussen.
Para averiguar de que se trataba el contenido, se enviaron muestras para su análisis al Museo Nacional de Dinamarca con un espectrómetro de masas a cargo de Mads Chr. Christensen. En un primero momento se pensaba que sería algún rastro de material vegetal, carne o pescado.

Grasas de animales que se alimentan de hierba
"Tomamos una muestra microscópica de los restos y los estudiamos mediante espectrometría de masas. Después consultar la bibliografía en este campo tomamos con cautela la sugerencia de que en realidad se trataba de grasa bovina", dice Christensen.
"Es un hallazgo inusual. En general, es muy raro encontrar este tipo de rastros en estos objetos tan antiguos ".
"Con suerte encontraremos otras piezas que contengan más información con las que podamos comparar, y concluir con mayor precisión, lo que está en la olla", dice Christensen.
"La grasa puede ser una parte de los últimos restos de cuajada utilizados durante la producción de un queso duro tradicional. Durante el proceso, el suero de leche se hierve y contiene una gran cantidad de azúcares, de esta manera puede ser conservado y almacenado para el invierno ", dice Rasmussen.
"Es el mismo método utilizado para hacer el queso marrón, un queso fresco noruego, en el que el suero se cocina para conseguir su reducción y lo que queda es una masa similar al caramelo que después se convierte en el queso de color marrón que conocemos hoy en los supermercados".
El descubrimiento de la olla con sus restos quemados arroja luz en la vida diaria de la gente Edad de Bronce, hace 3.000 años.
"No puedo dejar de preguntarme quien fue el culpable y si tuvo algún problema. El suero está verdaderamente quemado y debía oler fatal, casi puedo imaginar lo rápido que debieron actuar para deshacerse de esa olla", dice Rasmussen.

Leer Más