Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

jueves, 25 de mayo de 2017

La cueva de Aitzbitarte (Gipuzkoa) alberga pinturas rupestres
by LB Paleorama - 0


El hallazgo se suma a los grabados localizados el pasado año, y podría motivar el cierre total de la cueva

La cueva de Aitzbitarte (Renteria, Gipuzkoa) es una cavidad muy visitada por sus propias características geológicas, se estima que por ella pasan al año unas 10.000 personas. Hace un año y medio se localizaron en ella grabados rupestres desconocidos hasta el momento, que añadieron un valor patrimonial al lugar. Y ahora ese hallazgo se completa con la localización de pinturas rupestres, bisontes modelados, que pueden tener una antigüedad de entre 14.000 y 16.000 años. La naturaleza frágil de las pinturas prehistóricas hace que se esté barajando el cierre al público de la cueva.

Fecha de Publicación
22 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Cadena Ser
Fuente de las imágenes
Cadena Ser
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, Aitzbitarte, Renteria, Gipuzkoa, Euskadi, España, arte rupestre, pinturas, bisontes, moda
Bibliografía científica, publicación original
Ocupaciones Humanas en Aitzbitarte III (País Vasco) 26.000 - 13.000 BP (Zona Profunda de la cueva)[monografía]

Hace año y medio comenzó a vislumbrarse la importancia de las evidencias paleolíticas que guarda la cueva de Aitzbitarte en su interior. Importantes grabados desconocidos hasta entonces fueron documentados en la cavidad, pero no son las únicas manifestaciones artísticas escondidas en su interior.
Según ha publicado la cadena Ser, aunque los hallazgos aún no han sido presentados de manera oficial, se han podido documentar en la cueva unas pinturas de bisontes modelados, que tendrían una antigüedad de unos 14.000 años.
Jesús Tapia, del departamento de Arqueología Pre-Histórica de Aranzadi, explicaba a la emisora que las pinturas son más llamativas y fáciles de localizar que los grabados, pero a su vez su conservación es mucho más delicada por ser de una naturaleza muy frágil. Al ser menos resistentes, son al mismo tiempo un fantástico indicador del estado de conservación del entorno en que se encuentran.
El hecho de que Aitzbitarte sea una cueva por la que se calcula que pasan 10.000 personas al año ha disparado las alarmas con respecto a la conservación de las recién descubiertas pinturas. De hecho, parece ser que incluso se está valorando cerrar la cueva para proteger este patrimonio. Tapia recalca que estas pinturas se han conservado entre 14.000 y 16.000 años por manteneres en un entorno prácticamente inalterado, o que ha experimentado variaciones muy graduales. "Su propio descubrimiento puede ser una puesta en peligro para su conservación", afirma.

Leer Más

El corazón momificado del visir Ipi
by LB Paleorama - 0


Espectaculares hallazgos del equipo del Middle Kingdom Theban Project

Sabemos cómo era el proceso de embalsamado en el antiguo Egipto gracias a abundantes textos y a las momias que conocemos en detalle, pero los miembros del Middle Kingdom Theban Project han localizado un hallazgo excepcional dentro de una cámara auxiliar de la tumba del visir Ipi. 56 vasijas cerámicas aguardaban pacientemente durante milenios con su contenido compuesto por los materiales utilizados en el embalsamamiento del cuerpo de Ipi. 300 sacos de natrón, vendas de más de seis metros, pañuelos de lino de más de 10 metros de longitud...todo ello asombroso, aunque lo más espectacular sea el corazón embalsamado del visir.

Fecha de Publicación
22 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
La InformaciónEuropa PressEl Periódico
Fuente de las imágenes
El Periódico
Palabras clave:
mundo clásico, egipcios, Reino Medio, Dinastía XII, Ipi, tumba, embalsamado, vendas, sales, órganos, corazón, Luxor, Egipto, sucesos
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
El director del proyecto The Middle Kingdom Theban Project, Antonio J. Morales, daba a conocer hace escasos días los fabulosos hallazgos realizados por su equipo en Luxor, mientras estudiaban las tumbas de Henenu e Ipi y la cámara funeraria de Harhotep, personajes relevantes del periodo conocido como Reino Medio, y ligados al reinado del faraón Amenemhat I, de la Dinastía XII.
La mayoría de las misiones arqueológicas que investigan en Luxor se dedican a estudiar vestigios del Reino Nuevo, por lo que ya dedicarse a enterramientos del Reino Medio constituye en sí mismo una cierta novedad. Pero además esta campaña ha regalado al equipo un conjunto de hallazgos verdaderamente excepcional.
La pieza más llamativa probablemente sea el corazón embalsamado de Ipi, visir de Amenemhat I, hallado en el interior de una vasija de cerámica. Este hallazgo resulta excepcional porque no era habitual extraer y embalsamar el corazón, ya que según las creencias del antiguo Egipto, éste debía permanecer con el difunto para pasar el juicio de Osiris, que consistía en pesar este órgano en una balanza para comprobar que no superase el peso de una pluma. Este tratamiento diferente del corazón de Ipi aún resulta una incógnita para el equipo arqueológico, que se plantea la posibilidad de que se tratase de una preparación especial, o quizá que hubiese sido extraído por error.
El corazón ha sido reconocido por la especialista egipcia Salima Ikram, profesora de Egiptología de la Universidad Americana de El Cairo, quien señala que lo habitual era extraer los órganos que facilitaban la putrefacción, como es el caso de los intestinos o del estómago.

Tejidos y materiales de embalsamamiento
La vasija que contenía el corazón formaba parte de un depósito de 56 vasijas repletas de materiales de embalsamamiento, entre los que se encuenta la colección de tejidos egipcios más extensa que se conoce, superando incluso a la que posee actualmente el Museo Metropolitano de Nueva York, que procedía del complejo de Meketre, también situado en Luxor.
Llaman la atención varios sudarios y sábanas de lino, pañuelos (uno de ellos, con flecos, de más de 10 metros de largo), varios tipos de vendas (de más de seis metros de largo), telas y piezas para cubrir dedos, manos, y otras partes del cadáver del difunto. Además había 300 sacos de natrón, la sal natural utilizada para desecar el cuerpo en el proceso de momificación, algunos utilizados para colocar internamente en el cadáver, y otras piezas de tela que también se colocaban formando paquetes dentro del cuerpo.
Aunque todo este material utilizado realmente para embalsamar un cuerpo es ya de por sí espectacular, los arqueólogos destacan las vasijas que albergan los restos, realizadas con arcillas y margas del Nilo, y algunas de ellas con inscripciones de alfarero realizadas en escritura hierática.

Un tesoro pasado por alto
Quizá lo más chocante de este descubrimiento sea que en realidad es un redescubrimiento. Es decir, entre 1921 y 1922 el egiptólogo estadounidense Herbert Winlock dio con otra cámara situada en el mismo patio que albergaba parte de estos materiales. Recogió varias jarras cerámicas, cuencos, escalpelos e incluso una mesa de momificación, y lo envió todo al Metropolitan.
Movido por el deseo de encontrar otras piezas más espectaculares y valoradas por los museos de la época, Winlock no prestó demasiada atención a este hallazgo, por lo que 56 vasijas con todo su contenido quedaron sin excavar hasta ser halladas por el Middle Kingdom Theban Project.
Los materiales probablemente fueron depositados en esta cámara auxiliar por los embalsamadores y los sacerdotes porque se consideraba que no eran lo suficientemente puros para acompañar al difunto en su vida en el más allá.

Leer Más

miércoles, 24 de mayo de 2017

El origen de la columna vertebral humana hace 3,3 millones de años
by JMI Paleorama - 0


El origen de la columna vertebral que nos hizo humanos

Un esqueleto fósil de 3,3 millones de años ha dado a los científicos la clave para establecer que varios millones de años antes de lo pensado el ser humano había desarrollado ya partes de la columna vertebral que le permitían movimientos para caminar de manera eficiente. El fósil conocido como Selam es un esqueleto casi completo de una niña de unos dos años y medio que fue descubierto en Etiopía en el año 2000. El análisis de estos restos revelaron la columna vertebral más completa de homínido encontrada hasta ahora y que incluye vértebras, cuello y caja torácica.

Fecha de Publicación
24 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
University of ChicagoEFE FuturoLive Science
Fuente de las imágenes
Courtesy ofZeray Alemseged -University of Chicago-
Palabras clave:
prehistoria, Salam, Etiopía, evolución, gente, Australopithecus, columna vertebral
Bibliografía científica, publicación original
PNAS

  •  
  •  
  •  
El fósil conocido como Selam es un esqueleto casi completo de una niña de unos dos años y medio que fue descubierto en Etiopía en el año 2000 por el profesor Zeray Alemseged de la Universidad de Chicago (EEUU) y director del estudio que publica PNAS.
Selam, que en amárico etíope significa “paz”, fue un humano temprano de la especie Austrolpitecus afarensis, la misma que la famosa Lucy.
El análisis de los restos fósiles revelaron la columna vertebral más completa de homínido encontrada hasta ahora y que incluye vértebras, cuello y caja torácica.
“Investigaciones continuas y meticulosas de Selam mostraron que la estructura general de la columna vertebral humana surgió hace unos 3,3 millones de años, lo que arroja luz sobre uno de los rasgos distintivos de la evolución humana“, señaló Alemseged en un comunicado de la Universidad de Chicago.
El experto destacó además que el fósil de Selam presentaba un estado de conservación sin precedentes, “especialmente para un individuo joven que aún no tiene sus vértebras totalmente fusionadas”.
La columna vertebral de los humanos comparte características con la de otros primates, pero tiene otras que le son propias y le permiten caminar erguido, como que tiene menos vértebras torácicas, pero más vertebras dorsales. Pero la columna vertebral también refleja el modo distintivo de los seres humanos de caminar erguido sobre dos pies. Por ejemplo, los seres humanos tienen un menor número de costillas que soportan las vértebras que los de nuestros parientes primates más cercanos. Los seres humanos también tienen más vértebras en la espalda baja, lo que les permite caminar con eficacia. ¿Cuándo y cómo este patrón ha evolucionado? se desconocía hasta ahora porque juegos completos de vértebras rara vez se conservan en el registro fósil.
Sin embargo era muy difícil establecer dónde y cuándo evolucionó ese patrón pues encontrar un conjunto fósil de vértebras completo y bien preservado es algo muy extraño.
Durante años se conocían fragmentos de restos fósiles de algunas especies tempranas que “sugerían” un desplazamiento de las vértebras torácicas a las lumbares.

Selam, el primer vistazo
“Selam nos ha proporcionado el primer vistazo a cómo estaba organizada la columna vertebral de nuestros antecesores tempranos”, indicó Carol Ward, de la facultad de Medicina de la Universidad de Misuri (EEUU).
Los restos de Selam fueron llevados al Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotón en Grenoble (Francia), donde Alemseged y su equipo de investigación usaron tecnología de imágenes en alta resolución para visualizar los huesos.
Así los expertos pudieron examinar, de manera virtual, aspectos de las vértebras que era “imposible lograr con la muestra original”, indicó el coautor del estudio Fred Spoor, del departamento de Biociencia de la University College de Londres.
Los estudios señalaron que Selam es el primer ejemplar en el que, al igual que los humanos modernos, nuestros primeros antepasados tenían solo doce vértebras torácicas y doce pares de costillas. Es decir, menos que la mayoría de los simios.
Esta configuración poco habitual en un humano temprano puede ser la clave para desarrollar escenarios más precisos sobre la evolución de la bipedestación y la forma moderna del cuerpo humano”, según el estudio.

Leer Más

martes, 23 de mayo de 2017

Prehumanos fuera de África hace 7 millones de años
by LB Paleorama - 0


Restos hallados en los Balcanes introducen la posibilidad de que el surgimiento de los humanos sucediese fuera de África

Una mandíbula inferior y un premolar de Graecopithecus freybergi, procedentes de Grecia y Bulgaria respectivamente, están desafiando las teorías establecidas sobre la separación entre chimpancés y humanos, y también sobre el desarrollo de los primeros prehomínidos, principalmente sobre el lugar geográfico de su aparición. El estudio mediante tomografía de los fósiles indica que tienen rasgos prehumanos en las raíces de sus molares. Y el minucioso estudio de las secuencias sedimentarias de donde proceden les atribuye una antigüedad de 7,2 millones de años, cientos de miles de años antes de los fósiles de prehomínidos africanos más antiguos. Los investigadores han planteado una nueva teoría sobre el surgimiento de los prehomínidos fuera de África, concretamente en el área de los Balcanes, vinculado además a la aparición del desierto del Sahara y su impacto en el clima europeo. Una vez más, toca reprensar nuestra historia más antigua.

Fecha de Publicación
22 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
SincABC
Fuente de las imágenes
SincABCPlos One (1)
Palabras clave:
paleontología, prehomínidos, Graecopithecus freybergi, Balcanes, Grecia, Bulgaria, evolución humana, divergencia, chimpancés, internacional
Bibliografía científica, publicación original
Plos One (1)Plos One (2)

  •  
  •  
  •  
Graecopithecus freybergi es un homínido extinto que vivió hace 7,2 millones de años. Sus restos, especialmente una mandíbula inferior hallada en Grecia, puede reescribir la historia de nuestros antepasados tal y como la concebíamos hasta ahora.
Los investigadores le han apodado "El Graeco", y junto con un premolar superior procedente de Bulgaria, han impulsado a sus investigafores a pensar que los primeros prehumanos no evolucionaron en África, tal y como se asume actualmente.
Hasta el momento, se consideraba que la divergencia entre humanos y chimpancés, nuestros primos más cercanos, se había producido hace entre 5 y 7 millones de años en África, y que los primeros prehumanos se desarrollaron allí.
Pero dos estudios recién publicados en Plos One, realizados por científicos del Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoambiente de la Universidad de Tubinga (Alemania), y la Academia Búlgara de Ciencias, proponen que la división entre chimpancés y humanos se produjo en el Mediterráneo oriental, y además cientos de miles de años antes.
Los científicos han aplicado la tomografía computerizada a la mandíbula de "El Graeco" y al premolar búlgaro, para lograr ver su estructura interna. A través de este análisis pudieron constatar que las raíces de los premolares estaban ampliamente fusionadas. Esta es una característica propia de Homo sapiens sapiens, de los primeros humanos y de varios prehumanos como Ardipithecus y Australopithecus. Sin embargo, los grandes simios tienen dos o tres raíces, claramente separadas entre sí y con orientaciones divergentes.
Además, la mandíbula de G. freybergi presenta raíces dentales adicionales. Esta característica hace que la especie pueda situarse en el linaje de los prehumanos. Este tipo de evidencias sólo se conocían en el África subsahariana, por lo que resultan especialmente sorprendentes. Además de su ubicación geográfica, también resulta chocante su antigüedad, varios cientos de miles de años mayor que la de los fósiles de Sahelanthropus de Chad, el más antiguo prehumano potencial documentado en África.
La datación absoluta de las secuencias sedimentarias de ambos fósiles ha proporcionado unas dataciones muy coherentes entre sí, con fechas casi sincrónicas, 7,24 y 7,175 millones de años.

El papel del desierto del Sahara
El análisis detallado de los sedimentos relacionados con ambos fósiles ha revelado la presencia de partículas de polvo sahariano en estos enclaves del sur de Europa hace ya 7,2 millones de años, fecha en torno a la cual habría durgido este desierto. Los científicos creen que este cambio climático podría haber estado relacionado con el surgimiento de los primeros prehumanos.
Por otra parte, la gran cantidad de partículas de polvo sahariano identificadas indica que en aquel momento las nubes de polvo del desierto llegaban al sur de Europa en mucha mayor cantidad que en la actualidad.
Junto a la formación del desierto, habrían aparecido zonas de sabana en suelo Europeo. Así lo evidencia la presencia de fitolitos derivados de un tipo de gramíneas conocido como C4, comunes en pastizales y sabanas. Estas gramíneas se explandieron desde la India hace 8 millones de años y previamente se desconocía su presencia en Europa.
Esta sabana encaja con los restos de jirafas y rinocerontes asociados a Graecopithecus. "La incipiente formación de un desierto en el África septentrional hace más de siete millones de años y la expansión de las sabanas en el sur de Europa pueden haber desempeñado un papel central en la división de los linajes humanos y chimpancés", explica Madelaine Böhme, del Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoambiente de la Universidad de Tubinga (Alemania) y directora de la investigación.

Leer Más

lunes, 22 de mayo de 2017

Documentan en Japón un enterramiento de 27.000 años de antigüedad
by LB Paleorama - 0


Se encuentra en la isla de Okinawa, y es el enterramiento más antiguo que se conoce hasta ahora en el archipiélago japonés

La isla japonesa de Okinawa atesora los restos humanos más antiguos que se conocen en el país. A las evidencias de restos humanos anteriormente conocidas y datadas en 22.000 años de antigüedad, se ha sumado un nuevo esqueleto, casi completo, hallado en la cueva de Shirahosaonetabaru. Sus descubridores creen que fue depositado sobre el suelo de la cueva de forma intencional, hace 27.000 años, por lo que nos encontraríamos ante el ritual funerario más antiguo que se haya documentado en Japón hasta la fecha.

Fecha de Publicación
20 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
The MainichiThe Japan Times
Fuente de las imágenes
The Japan Times
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, cueva de Shirahosaonetabaru, Isla de Ishigaki, Okinawa, Japón, enterramiento, necrológicas
Bibliografía científica, publicación original


Traducción: Laura Benito Díez.
Un esqueleto humano incompleto, considerado el más antiguo cobnocido en Japón ha sido hallado en una cueva colapsada en Okinawa, según ha dado a conocer recientemente un museo local. El comunicado informaba además que el esqueleto parece tener unos 27.000 años de antigüedad.
El esqueleto casi completo, del Paleolítico superior, parece haber sido depositado en la cueva de manera intencional, lo que lo convierte en la primera evidencia de la realización de un ritual funerario de esta antigüedad en todo Japón, según el Centro de Arqueología de la Prefectura de Okinawa.
Con anterioridad se conocían restos humanos de unos 22.000 años de antigüedad, y fueron hallados en la zona sur de la isla de Okinawa.
El esqueleto fue descubierto en la cueva de Shirahosaonetabaru, en la isla de Ishigaki, durante las investigaciones realizadas en este yacimiento entre 2010 y 2016.
"Este es un importante descubrimiento que podría abrir un nuevo capítulo de la historia humana de Japón", ha dicho en una conferencia Kamenobu Kinjo, director del Centro de Arqueología de la prefectura.
Desde el centro han dado a conocer que el esqueleto fue encontrado depositado boca arriba sobre el suelo, por lo que parece que no había constumbre de enterrar los cuerpos en aquel momento.
El yacimiento ha proporcionado hasta ahora más de 1.000 fragmentos de huesos humanos pertenecientes a al menos 19 individuos.

Leer Más

Las ocupaciones neandertales del entorno de Cieza (Murcia)
by LB Paleorama - 0


Los últimos trabajos de investigación en el Cañón de los Almadenes revelan importantes vestigios del Paleolítico medio y superior

En la década de 1990, unas incipientes prospecciones arqueológicas en el Cañón de Ls Almadenes (Cieza, Murcia) daban a conocer una serie de pinturas rupestres que en 2015 se vieron amenazadas por un incendio forestal en la zona. Tras el incendio, los trabajos para evaluar el estado de las pinturas no han dejado de revelar sorpresas. Al hallazgo de herramientas de piedra de época neandertal se suman restos relacionados con humanos anatómicamente modernos, entre los que destaca el hallazgo in situ de un hogar completo del periodo gravetiense, datado hace 30.500 años. El equipo prevé continuar con los trabajos, y quizá documentar evidencias de las interacciones entre neandertales y humanos modernos.

Fecha de Publicación
19 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
La Opinión de MurciaLa Opinión de Murcia
Fuente de las imágenes
La Opinión de Murcia
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, paleolítico superior, neandertales, gravetiense, Cueva del Arco, Los Almadenes, Cieza, Murcia, España, arte rupestre, industria lítica, gente
Bibliografía científica, publicación original


En 2015 un incendio asolaba el entorno del Cañón de Los Almadenes, cercano a Cieza (Murcia). Allí se habían documentado en la década de 1990 pinturas rupestres prehistóricas, por lo que tras el incendio se pusieron en marcha trabajos de inventariado y evaluación de posibles daños del patrimonio en la zona.
Las investigaciones han sido impulsadas por Joaquín Salmerón Juan, actual director del Servicio de Museos y Patrimonio Arqueológico del Ayuntamiento de Cieza, quien ya tomó parte en el estudio de los hallazgos a finales del siglo pasado. Lo que iba a ser una comprobación del estado de las pinturas se ha convertido en un estudio mucho más amplio, ya que el equipo de investigación ha localizado nuevos e interesantes hallazgos, que se centran principalmente en el conjunto de abrigos de "Cueva del Arco".
A partir de ahora, los trabajos se van a centrar especialmente en los enclaves denominados "Arco 1" y "Arco 2", donde han aparecido los restos de mayor entidad. Se ha localizado industria lítica asociada a grupos neandertales y cromañones, además de un hogar de época Gravetiense (30.500 BP).
Una novedad muy importante con respecto a los anteriores estudios es que el foco ya no está puesto únicamente en los hallazgos de arte rupestre, sino en la cultura material y los modos de vida de las comunidades que produjeron estas manifestaciones artísticas.
Un dato fundamental lo constituye la cronología documentada en Abrigo del Arco, ya que sus niveles más recientes se ubican en el Neolítico antiguo (7.000 - 4.000 BP), abarcando hasta niveles del Paleolítico medio (150.000 - 35.000 BP).
En los trabajos participan expertos de distintas disciplinas, como las materias primas, la formación de los depósitos de sedimentos, la fauna, los restos vegetales o el polen, que permiten reconstruir de manera integral el entorno de estas comunidades.
Los hallazgos más destacados hasta la fecha incluyen pinturas rupestres paleolíticas, cerámicas decoradas del Neolítico inicial, puntas de flecha solutrenses, una raedera convergente del periodo Musteriense, y el mencionado hogar gravetiense, una estrucutra de combustión completa y muy bien conservada, que ha podido ser datada de manera precisa.
Ignacio Martín Lerma, Doctor en Prehistoria y profesor de la Universidad de Murcia, y director de los trabajos arqueológicos, afirma que entre sus objetivos se encuentra documentar posibles interacciones entre neandertales y humanos modernos.

Leer Más

viernes, 19 de mayo de 2017

Localizan gran campamento vikingo para conquistar Inglaterra
by LB Paleorama - 0


Localizan en Lincolnshire el campamento del primer gran contingente vikingo en suelo británico

Casi un siglo después del primer saqueo vikingo en suelo británico, que daría comienzo a la denominada Era Vikinga, una numerosa expedición vikinga llegó a las Islas Británicas para quedarse. Estaba formada por mujeres, hombres y niños. Miles de personas que ubicaron su campamento en Torksey, a orillas del río Trent. Su asentamiento ha sido por fin localizado, asombrando a los científicos con sus 55 hectáreas de extensión. Allí reparaban sus barcos, fundían su botín en lingotes y jugaban a juegos de tablero para pasar los meses de invierno.

Fecha de Publicación
19 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressUniversity of Sheffield
Fuente de las imágenes
University of Sheffield
Palabras clave:
medieval, vikingos, Torksey, Lincolnshire, Reino Unido, campamento, invasión, vivienda
Bibliografía científica, publicación original
The Antiquaries Journal

A orillas del río Trent, en el enclave de Torksey, arqueólogos de las universidades de Sheffield y York han localizado un campamento vikingo de gran extensión, que habría sido ocupado para pasar el invierno en suelo británico y preparar la conquista de la isla.
El campamento habría sido creado y ocupado a finales del siglo IX, en los años 872-873. Desde casi cien años antes, expediciones vikingas habían atacado enclaves costeros, pero esta sería la primera ocasion en que no regresaran a pasar el invierno a sus hogares, sino que acamparon en territorio británico hasta que llegasen los meses cálidos.
Los investigadores están sorprendidos por la extensión del asentamiento, se estima que ocupaba al menos 55 hectáreas. Incluso se ha identificado una zona donde procederían a realizar reparaciones en sus barcos. También había zonas donde fundir el metal obtenido en sus saqueos en forma de lingotes para comerciar con él.
La expedición que dio lugar a este campamento habría sido más numerosa que las anteriores, formada por grupos familiares que incluían a niños. En la zona se han localizado más de 300 piezas de juego, que indican que los miles de ocupantes del campamento habrían pasado en él largos meses y habrían practicado distintos juegos para entretener el tiempo.
La existencia de este campamento en la zona ya era conocida por los científicos, que debatían su posición y extensión exactas. Los hallazgos muestran una ocupación temporal, con la población alojada en tiendas de campaña, aunque sus dimensiones son mayores que las de la mayoría de ciudades británicas del momento.

Leer Más

Nuestra relación con el sol escrita en la vitamina D de los dientes
by LB Paleorama - 0


Hallan un método fiable para medir los niveles de vitamina D y comprender nuestras adaptaciones en regiones con menos radiación solar

Resulta asombrosa la cantidad de datos que actualmente podemos obtener a partir de los fósiles. Algo que no había sido logrado hasta ahora era medir los niveles de vitamina D de los individuos actuales o antiguos a través de sus huesos. Desde la Universidad McMaster de Canadá han desarrollado un método que identifica las marcas en la dentina de los dientes provocadas por periodos de fuerte deficiencia de vitamina D (raquitismo) y que permite escribir una nueva parte de la historia de la evolución humana, abriendo la puerta al estudio de las adaptaciones de los primeros homínidos fuera de África.

Fecha de Publicación
18 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressEurekalert
Fuente de las imágenes
Eurekalert
Palabras clave:
prehistoria, homínidos, fósiles, vitamina D, dentina, salud, raquitismo, migraciones, radiación solar
Bibliografía científica, publicación original
Current Anthropology

La historia de nuestra relación con el sol, especialmente con la radiación solar, está grabada en los huesos de nuestros antepasados, y también bajo el esmalte de sus dientes.
Desde la Universidad McMaster, en Hamilton, Ontario (Canadá), se ha presentado un método para el análisis de esta huella solar en huesos y dientes antiguos y actuales, que ya empieza a revelar su interesante potencial.
"Resulta emocionante porque ahora contamos con una fuente comprobada que podría finalmente proporcionar respuestas definitivas a cuestiones fundamentales acerca de los desplazamientos más tempranos y las enfermedades de las poblaciones humanas, y además nueva información sobre la importancia de la vitamina D en poblaciones actuales", afirma Megan Brickley, antropóloga y autora principal del estudio presentado en la revista científica Current Anthropology.
Ya en 2016, los investigadores lograron establecer que la dentina, el material que forma el cuerpo del diente, contiene un registro permanente de la deficiencia de vitamina D, o raquitismo. Durante periodos de deficiencia severa, las nuevas capas de dentina no pueden mineralizarse, dejando marcas microscópicas que los científicos pueden leer como los anillos de los árboles.
Estas micro marcas pueden contar la historia de la adaptación experimentada por los primeros humanos en salir del continente africano, desplazándose de la franja ecuatorial hacia conas con menos cantidad de luz solar. También podría explicar los cambios en la pigmentación de la piel con el fin de metabolizar mayor cantidad de sol, o el modo en el que vivir en lugares cerrados ha dañado silenciosamente nuestra salud.
Este método se ha revelado válido para comprender una dolencia que en la actualidad afecta a más de un billón de personas.

Leer Más

jueves, 18 de mayo de 2017

Cuentas de collar hechas de metal de meteorito hace 2.000 años
by LB Paleorama - 0


Los Hopewell de Havana (Illinois) fabricaron cuentas cilíndricas con el hierro de un meteorito caído en Minnesota

Los enterramientos antiguos a menudo nos dan a conocer los objetos considerados más valiosos por las culturas que los colocaron allí. En 1945 el descubrimiento de una tumba de la cultura de Hopewell en Havana (Illinois) reveló, entre más de mil cuentas de collar hechas con conchas y perlas, 22 cuentas cilíndricas de hierro realizadas con material procedente de un meteorito. Un análisis detallado actual del hierro-níquel de las cuentas ha permitido identificar como materia prima al meteorito Anoka, caído en mitad de Minnesota, a más de 700 kilómetros de distancia del enterramiento. Hallazgos como este nos permiten apenas vislumbrar la complejidad de sociedades pasadas.

Fecha de Publicación
15 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Nature
Fuente de las imágenes
Nature
Palabras clave:
arqueología americana, cultura Hopewell, enterramiento, Havana, Illinois, EE.UU., cuentas de collar, hierro, meteorito, Minnesota, moda
Bibliografía científica, publicación original
Journal of Archaeological Science

  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Ennegrecidas e irregulares, las cuentas de collar prehistóricas encontradas en una tumba de varios siglos de antigüedad en Illinois no parecen nada del otro mundo. Pero los últimos análisis muestran que fueron realizadas con un material muy exótico: fragmentos de un meteorito que cayó a la Tierra a más de 700 kilómetros de distancia del lugar donde fueron encontradas.
La relación entre el meteorito de Anoka, que cayó en la zona centro de Minnesota, y las cuentas de collar de Illinois confirman que "hace 2.000 años, los materiales y las ideas se desplazaban cientos de kilómetros a través del este de Norteamérica", según afirma Timothy McCoy, coautor del análisis y conservador de meteoritos del Museo Nacional de Historia Natural en Washington DC.
Las cuentas de collar fueron hechas por personas de la cultura de Hopewell, que floreció en el Medio Oeste estadounidense entre 100 a.C. y 400 d.C., extendiéndose desde su epicentro en Ohio hasta incluso Mississippi. La cultura es conocida por sus construcciones rituales terraplenadas y por objetos hechos con materiales foráneos como la mica.
Las cuentas de hierro fueron descubiertas en 1945 en un enterramiento Hopewell cerca de Havana (Illinois), junto a más de mil cuentas realizadas con conchas y perlas. En conjunto, indican que el ocupante de la tumba era de alto rango, dice el arqueólogo Bret Ruby del Hopewell Culture National Historical Park de Chillicothe (Ohio), que no ha tomado parte en el análisis. "Tienes que abrir un montón de ostras para encontras mil perlas".
Los científicos sabían desde hace décadas que las 22 cuentas de hierro-níquel de la tumba procedían de un meteorito, pero no sabían de cual. Una investigación anterior había descartado al Anoka, un meteorito de hierro-níquel hallado en 1961 durante la excavación de una fosa séptica cerca de Anoka, Minnesota.

Coincidencia de meteorito
Entonces un segundo fragmento del Anoka fue encontrado en 1983, y el museo de McCoy lo compró. Cuando lo examinaron al microscopio, McCoy y sus colegas pudieron ver que el meteorito contenía gránulos de hierro del tamaño de micrómetros enriquecidos con níquel, justo como las cuentas. El análisis por espectroscopía de masas y otras técnicas de análisis revelaron que la composición química de las cuentas coincide de forma casi perfecta con el leteorito de Anoka, tal y como ha publicado el equipo científico en un artículo en Journal of Archaeological Science.
El equipo también percibió que el meteorito Anoka está atravesado por bandas de un mineral quebradizo llamado schreibersita. Los artesanos Hopewell podrían haber roto la amalgama de hierro-níquel por esas bandas, en opinión de McCoy. Él ha fabricado su propia cuenta de collar a base de calentar repetidamente un trozo del Anoka en un fuego hecho con leña hasta unos 600ºC, martillearlo hasta aplanarlo con una piedra y martillear la hoja de metal hasta darle forma cilíndrica. Fabricar así las cuentas "probablemente llevó bastante tiempo", dice. "Uno se pregunta cuántos experimentos fallidos hubo".
El estudio revela datos consistentes para la conexión estre el meteorito Anoka y las cuentas, en opinión de Diane Johnson de la Open University de Milton Keynes (Reino Unido), que ha tomado parte en el estudio de objetos egipcios meteóricos y no forma parte del equipo de McCoy. Ella resalta que las técnicas de los Hopewell son similares a las usadas por los antiguos egipcios, que fabricaron cuentas cilíndricas con un diseño casi idéntico unos 3.000 años antes.
El análisis resulta útil porque señala un camino entre dos puntos distantes en el mundo de los Hopewell, dice el arqueólogo Brad Lepper, del Ohio History Connection de Columbus, un grupo de investigación histórica sin ánimo de lucro. "Cuantos más puntos en el mapa podamos identificar, más claramente se percibirán las redes de interacción", dice.
Lepper y Ruby están de acuerdo en que los Hopewell de Havana probablemente no obtuvieron su fragmento de objeto extraterrestre a través de algo tan mundano como el comercio. Habría sido un regalo para sellar una alianza, o una ofrenda de peregrinos religiosos. Quizá un chamán lo halló y lo transportó, en barca o a pie, hasta Havana. Cualquiera que fuese su camino, dice Ruby, "señala una complejidad en su sociedad que tendemos a no atribuir a gentes que vivieron hace 2.000 años" en Norteamérica.

Leer Más

Un encendedor de hace 9.000 años hallado en Israel
by LB Paleorama - 0


Esta pieza muestra el uso del fuego por fricción y atestigua los avances tecnológicos del momento

Las obras de construcción de la autopista 38 en Israel han propiicado la excavación arqueológica de un yacimiento del Neolítico Precerámico B, con una antigüedad de unos 9.000 años. Durante los trabajos, los arqueólogos dieron con un curioso artefacto, una pieza de caliza con dos agujeros en uno de sus lados, conectados por unos finos canales superficiales. Algunos pensaron que se trataba de algún tipo de tablero de juego, pero parece que más bien se trata de un encendedor de "bolsillo". Los agujeros servirían para rotar una ramita a gran velocidad, como si fuese un perforador, hasta conseguir un gran aumento de temperatura en la cavidad, y después introducir algún material inflamable para lograr la llama. Aunque se conocen más piezas similares de época neolítica en Israel, su aparición es muy inusual.

Fecha de Publicación
15 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Jewish PressIsrael Antiquities AuthorityArchaeology News Network
Fuente de las imágenes
Israel Antiquities Authority
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, precerámico B, Israel, fuego, tecnología, fricción, economía
Bibliografía científica, publicación original


Traducción: Laura Benito Díez.
Un hallazgo excepcional descubierto hace algo más de una semana muestra cómo encender un fuego en el campo sin cerillas ni encendedor. Un extraño fragmento de piedra aparentemente utilizado por los antiguos habitantes del lugar para encender fuego hace 9.000 años ha sido descubierto en una excavación desarrollada Por la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA). Las excavaciones se sitúan en la intersección de la Autopista 38 con el Bulevar Virginia, en Ramat Bet Shemesh, y han puesto de manifiesto la existencia de tecnología avanzada para encender fuego a comienzos del Neolítico.
Según la prehistoriadora Anna Eirikh-Rose, directora de la excavación por parte de la IAA, "las gentes antiguas que vivieron aquí durante el Neolítico Precerámico B, prepararon un fragmento grueso de caliza con dos depresiones horadadas en él, y unos canales entre ellas que conectaban los agujeros. Algunos pensaron que se trataba de un antiguo tablero de juego pero los investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, este tipo de piedras eran utilizadas para prender fuego. Este dispositivo permitía rotar una rama de madera a gran velocidad en uno de los agujeros, de modo similar a un taladro. La energía rotacional se convertía en calor, y cuando entraba en contacto con un material inflamable colocado dentro del agujero, comenzaba a arder y el fuego ya estaba encendido. Solo se conocen unas 10 piezas similares de este periodo en el fonod arqueológico nacional israelí (National Treasures), por lo que se consideran objetos poco frecuentes".
Otros objetos procedentes de la excavación incluyen un fragmento de brazalete, herramientas de sílex, y numerosos huesos de animales.
Evidencias del uso del fuego en la región, en forma de cenizas y carbones, ya habían sido documentadas y datadas hace unos 800.000 años. Semillas quemadas y lascas de sílex se habían recuperado con anterioridad en Gesher Bnot Ya'akov, al norte del país. El uso del fuego se volvió mucho más importante hace unos 10.000 años, durante el Neolítico. Evidencias de ello se reflejan en distintos hallazgos de la época que están relacionados con diferentes técnicas de encendido de fuego.

Leer Más

miércoles, 17 de mayo de 2017

El Portus Victoriae estaba en la Bahía de Santander
by LB Paleorama - 0


Un nuevo campamento militar a escasos 20 kilómetros confirma el desembarco de tropas romanas en la zona

La huella militar romana es aún visible por todos los rincones de su vasto imperio, y aunque los romanos fuesen proclives a establecer pactos y alianzas, también poseían una poderosa maquinaria militar que se desplegaba sobre el terreno en caso necesario. Así sucedió en el norte peninsular, donde cántabros y astures presentaron batalla a las tropas romanas entre los años 29 y 19 a.C., quedando como evidencia un elevado número de campamentos militares, cada vez mejor conocidos en las zonas de montaña, pero más difusos al acercarnos a la costa. El hallazgo de un nuevo campamento en Castañeda, a menos de 20 kilómetros de Santander, ha llevado a sus investigadores a considerar que en el entorno de esta ciudad se encontraba el Portus Victoriae, enclave fundado por los romanos tras su victoria en la contienda.

Fecha de Publicación
15 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
El Diario MontañésLa InformaciónLa Vanguardia
Fuente de las imágenes
La Información
Palabras clave:
mundo clásico, romanos, guerras cántabras, portus victoriae, bahía de Santander, campamento militar, La Cabaña, Castañeda, Cantabria, España, vivienda
Bibliografía científica, publicación original


La arqueología ha ido descubriendo año a año, hallazgo a hallazgo, la realidad sobre el terreno de los enfrentamientos entre cántabros y romanos a finales del siglo I a.C., en las denominadas Guerras Cántabras. La evidencia arqueológica había ido dibujando el panorama sobre todo en las zonas de interior, en los pasos de montaña hacia la meseta, pero al aproximarse a la costa los rastros de la contienda se esfumaban, y complicaban la ubicación de Portus Victoriae, el asentamiento fundado por los romanos una vez que obtuvieron la victoria.
Varios enclaves se disputaban su localización, entre ellos Santander, Santoña, Suances o San Vicente de la Barquera, aunque Santander siempre resultó la candidata mejor considerada por los historiadores. Y un nuevo hallazgo ha inclinado la balanza hacia la Bahía de Santander como lugar elegido para la fundación de este asentamiento que encarnaba el triunfo romano.
En el paraje de La Cabaña, en el municipio de Castañeda, el equipo arqueológico coordinado por Enrique Gutiérrez Cuenca ha localizado los restos de un campamento militar, datado en torno al año 25 a.C. A pesar de haber sufrido un incendio en 2015, los arqueólogos han recuperado numerosas piezas arqueológicas, entre las que destaca una moneda romana acuñada en Colonia Lépida Celsa (Velilla del Ebro, Zaragoza), y datada entre 44 y 36 a.C.
Además, se han recuperado un elemento de suspensión de una vaina de puñal y una fíbula de omega, útiles usados por los legionarios como una dolabra (herramienta para cavar) y un fragmento de molino de mano portátil para convertir en harina la ración de cereal de cada día.
El perímetro del campamento estaba protegido por una triple línea de fosos y terraplenes en la zona norte, que se combinaba con una fortificación más sencilla en el resto del campamento. Abarca una extensión de dos hectáreas, con lo que tendría capacidad para albergar a 1500 soldados.
En las cercanías del enclave, la fotografía aérea ya había permitido identificar con anterioridad otro campamento de mayores dimensiones, a un kilómetro escaso de distancia. Ambos se integran en un mismo dispositivo militar romano, a orillas del río Pas, junto a los yacimientos de Campo de Las Cercas y Cildá, o el castro de la Espina del Gallego. Todos ellos tienen conexión visual entre sí.
Para los investigadores, la ubicación de estos campamentos señala hacia la bahía de Santander como la más probable ubicación del Portus Victoriae, ya que están a menos de 20 kilómetros de distancia. El desembarco de tropas en este punto habría inclinado la balanza del lado del ejército romano, facilitando así su victoria y el fin de la guerra.

Leer Más

Hallan gran conjunto termal imperial en Ilici (Elche, Alicante)
by LB Paleorama - 0


Las nuevas termas se añaden a las ya conocidas, y dan sentido a la enorme natatio excavada con anterioridad

Las termas de Ilici, el asentamiento romano situado junto a la actual Elche (Alicante) tienen junto a ellas una gran piscina o natatio, de enormes dimensiones, que sorprendía por su tamaño a los arrqueólogos. Pero la última campaña de excavaciones ha revelado el por qué, junto a las termas ya conocidas de época de Augusto, se ha descubierto un conjunto termal monumental, de finales del siglo I d.c., que revela el ascenso en importancia de Ilici, a medida que Lucentum (Alicante) iba decayendo en importancia. Además de reflejar la presencia de familias acaudaladas que financian este tipo de obras, dentro del conjunto se ha encontrado un fragmento de muro con graffitti realizados por los usuarios habituales del espacio, que aún están en fase de estudio.

Fecha de Publicación
16 de mayo de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
La InformaciónDicyt20 minutos
Fuente de las imágenes
20 minutos
Palabras clave:
mundo clásico, romanos, Imperio, Ilici, La Alcudia, Elche, Alicante, Comunidad Valenciana, España, termas, vivienda
Bibliografía científica, publicación original


El gran tamaño de la natatio (piscina) situada junto a las termas de Ilici, la Elche romana, siempre había llamado la atención de los arqueólogos, ya que el tamaño de las termas era proporcionalmente bastante más reducido.
Durante la última campaña de excavación, se emprendieron trabajos arqueológicos en el entorno de estas termas de época de Augusto, en busca de la calle que las delimitase. Y la calle apareció, pero por el camino aparecieron también unas termas monumentales, mucho más acordes al tamaño de la natatio que ya se conocía, y que según el equipo arqueológico es una de las mayores de Hispania.
El nuevo conjunto resulta espectacular por sus proporciones, pero también por la presencia de elementos de lujo como mosaicos. Su construcción se habría llevado a cabo ya en época imperial, entre los años 75 y 100 d.C.
Durante el siglo I d.C., evidencias como estas muestran que Ilici se estaba convirtiendo en una ciudad muy destacada, frente al declive que fu experimentando la vecina Lucentum (Alicante), cuyos restos se sitúan en el Tossal de Manises.
El tráfico marítimo comenzó a desviarse hacia el Portus Ilicitanus (Santa Pola), avivando el comercio en Ilici, donde detectamos la presencia de familias de alto poder adquisitivo por la construcción de grandes infraestructuras de uso público como estas termas.
Los trabajos están coordinados por Jaime Molina Vidal, profesor del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico (INAPH). En palabras de este investigador: "esto significa que la ciudad está creciendo, que es mucho más rica y hay mecenas que pagan estas obras".
El hallazgo de un mosaico con teselas de diferentes colores confirma la hipótesis de que se trata de un edificio de gran lujo, ya que se trata de elementos decorativos especialmente caros. Los maestros musivarios debían desplazarse y trabajar directamente sobre el terreno, y además algunos colores sólo podían obtenerse en canteras muy concretas, como los verdes procedentes de Túnez, especialmente valorados.
En la zona de acceso a las termas, los arqueólogos dieron con uno de esos pedacitos de pasado que humanizan la labor arqueológica. Localizaron un bloque de pared caído en cuya superficie se podían ver varios graffitti. La pieza está en el Museo de La Alcudia, en pleno proceso de análisis, aunque las observaciones iniciales hacen pensar que se trata de nombres propios, al menos cinco, realizados por manos diferentes.
El hallazgo de estas importantes estructuras ha estado acompañado de numerosos materiales arqueológicos, como son monedas, lucernas y otros recipientes cerámicos, restos de vidrios o fragmentos de pinturas y estucos, que completan la imagen de estas termas monumentales y su uso en el siglo I d.C.

Leer Más