Últimas noticias

Tu periódico del Pasado

Tu periódico del Pasado

Slider Area 1

Slider Area 2

Slider Area 3

Agenda

Economía

Gente y Sociedad

lunes, 23 de octubre de 2017

Hallado en Alemania diente de gran simio de 9,7 MA
by LB Paleorama - 0


El diente parece pertenecer a una especie de simio que sólo se conocía en África varios millones de años después

El equipo de especialistas que ha documentado este hallazgo en un antiguo cauce del río Rin quedó tan descolocado con la naturaleza del hallazgo que han pospuesto su presentación en sociedad durante más de un año. Un conjunto de dientes datado hace 9,7 millones de años presenta una morfología que por ahora sólo se asemeja a restos fósiles de homininos hallados en África con unas cronologías mucho más recientes, como es el caso de los restos de Lucy (Australopithecus afarensis) o Ardi (Ardipithecus ramidus). El hallazgo promete generar abundantes ecos en el entorno científico y mediático. Pero una vez que se disipe la tormenta habrá que continuar analizando e interpretando para dimensionar su alcance.

Fecha de Publicación
19 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Deutsche WelleAllgemeine ZeitungMerkurist
Fuente de las imágenes
Deutsche Welle
Palabras clave:
diente, simio, Eppelsheim, Renania-Palatinado, Alemania, evolución humana, gente
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Un equipo de arqueólogos alemanes ha descubierto un sorprendente conjunto de dientes en un antiguo cauce del río Rin, según ha sido anunciado en el Museo de Historia Natural de Mainz la pasada semana.
Los dientes no parecen pertenecer a ninguna especie descubierta previamente en Europa o en Asia. Su parecido razonable más cercano se encuentra en los esqueletos de los homininos tempranos Lucy (Australopithecus afarensis) y Ardi (Ardipithecus ramidus), dos célebres hallazgos procedentes de Etiopía.
Pero estos nuevos dientes, hallados cerca de la ciudad de Eppelsheim, en el oeste de Alemania, son al menos 4 millones de años más antiguos que los esqueletos africanos, lo que ha dejado a los científicos completamente descolocados que han retrasado su presentación al público durante más de un año.
Un equipo de especialistas va a continuar realizando nuevos análisis en los dientes.

Un gran misterio
"Son claramente dientes de simio", ha declarado el director del equipo Herbert Lutz al periódico local Merkurist. "Sus características recuerdan a hallazgos africanos que tienen entre cuatro y cinco millones de años menos que los fósiles excavados en Eppelsheim. Es un tremendo golpe de suerte, pero a su vez un gran misterio".
En la conferencia de prensa en la que se anunció el hallazgo, el alcalde de Mainz Michael Ebling declaró que el hallazgo forzará a los científicos a reconsiderar la historia de la humanidad temprana.
"No quiero sobre dramatizar, pero hipotetizaría que tendremos que comenzar a reescribir la historia de la humanidad después de hoy", recoge el diario sobre las palabras de Ebling.
El arqueólogo regional en el estado de Renania-Palatinado Axel von Berg ha declarado a agencias de medios que está seguro que los hallazgos van a tener un montón de repercusión. "Esto asombrará a los expertos", ha dicho a Allgemeine Zeitung.

En exposición
El primer artículo sobre el hallazgo será subido al portal Researchgate en el plazo aproximado de una semana. Los dientes aún están siendo estudiados en detalle, pero desde finales de octubre estarán expuestos en la exposición del estado de Renania-Palatinado "vorZEITEN", y posteriormente se mostrarán en el Museo de Historia Natural en Mainz.
Los dientes fueron hallados por cientificos entre grava y arena en el lecho del Ur-Rhine, el antiguo curso del río Rin. El área ha sido un punto de aparición de restos fósiles desde 1820, cuando se halló el primer fósil de un simio. Desde 2001, se han descubierto 25 nuevas especies.
Los dientes fueron hallados cerca de los restos de un género extinto de caballo, que han contribuído a datar el hallazgo.

Leer Más

viernes, 20 de octubre de 2017

El genoma de Tianyuan recoloca las relaciones entre humanos antiguos
by LB Paleorama - 0


La secuenciación del ADN antiguo de hace 40.000 años procedente de la cueva china de Tianyuan abre nuevas incógnitas sobre la separación entre poblaciones asiáticas y europeas

Cada nueva secuenciación de ADN antiguo abre más caminos de los que completa, ya que se trata de un campo muy fragmentario y con muy poca cantidad de ejemplos, por lo que cada nuevo individuo estudiado multiplica la cantidad de variables a analizar. Se acaba de dar a conocer el estudio del genoma de un individuo hallado en la cueva de Tianyuan (Beijing, China), que vivió allí hace unos 40.000 años, y que añade nuevos componentes a la interpretación de cómo se produjo la separación entre poblaciones europeas y asiáticas, y guarda además relación con las primeras oleadas poblacionales americanas. Una vez más, toca asumir que tratar de crear diagramas que simplifiquen los flujos e interrelaciones de población es una tarea realmente difícil, y que las poblaciones mundiales están desde antiguo mucho más conectadas de lo que podríamos pensar.

Fecha de Publicación
16 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressScience MagazineChinese Academy of Sciences
Fuente de las imágenes
Europa PressScience MagazineChinese Academy of Sciences
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico superior, Tianyuan, China, Asia, homínidos, ADN, evolución, gente
Bibliografía científica, publicación original
Current Biology

  •  
Hace unos 40.000 años, los restos de un hombre quedaron depositados en la cueva de Tianyuan, cerca de la ciudad de Beijing, en China. Su buen estado de conservación ha permitido realizar sobre ellos la secuenciación del ADN antiguo que contienen, aportando el primer genoma antiguo completo del extremo oriental de Asia.
Como no podía ser de otro modo, este genoma ha deparado varias sorpresas en cuanto a dispersión y contactos entre antiguos homínidos, abriendo nuevos interrogantes y enriqueciendo el diagrama evolutivo tal y como lo conocíamos. Paso a paso, con cada nuevo análisis, la realidad nos muestra una vez más que no es en absoluto lineal, y que las interconexiones de la "maraña" de homínidos aún pueden sorprendernos mucho.
La revista Current Biology recoge este estudio de ADN recién publicado, en el que se ha podido observar que este individuo guarda una relación más cercana con los asiáticos actuales que con los habitantes contemporáneos de Europa.
Desde 2013, los estudios de ADN antiguo europeo han ido ilustrando cómo los europeos actuales derivan en parte de una población prehistórica que se separó de otras poblaciones tempranas no africanas poco después de su salida de África.
La mezcla de antepasados de los europeos actuales podría generar un sesgo en los tests de similitud genética, incluyendo el caso de los resultados procedentes de los restos óseos de Tianyuan. Con los datos que se acaban de dar a conocer, sin embargo, el laboratorio de la Profesora Fu Qiaomei (Laboratorio de Paleontología Molecular de la Academia de Ciencias de China) ha demostrado que la similitud genética del individuo de Tianyuan con la población asiática sigue apareciendo en las comparaciones que incluyen a antiguos europeos sin ascendencia mezclada. Por ello, han podido confirmar que la relación más cercana que comparte el individuo de Tianyuan es con los asiáticos actuales. En cualquier caso, este no ha sido el hallazgo más emocionante de todos.
Dada su relación con los asiáticos actuales, los científicos esperaban que su ADN se comportase de igual forma que los suyos con respecto a los genomas de origen europeo. Sin embargo, la comparación con el genoma de GoyetQ116-1, un individuo que vivió hace 35.000 años en la zona de la actual Bélgica, y cuyo ADN se comporta en otros aspectos como el de un antiguo europeo, ha revelado que comparte cierta similitud geneética con los restos de Tianyuan, más que ningún otro genoma antiguo europeo estudiados hasta ahora.
¿En qué se traduciría todo esto? Estos resultados podrían indicar una cercanía de ambas poblaciones, pero como geográficamente esto resulta complicado, y además son resultados que no se repiten con otros genomas antiguos europeos, los científicos proponen que las dos poblaciones representadas por los individuos Tianyuan y GoyetQ116-1 derivaron parte de su ascendencia de la misma subpoblación antes de su separación entre las poblaciones europea y asiática.
Por otra parte, también se han identificado interesantes similitudes entre el individuo de Tianyuan y poblaciones del sur del Asia continental, como la Papuana melanesia y la Onge andamanesa. Curiosamente, estas poblaciones tienen relaciones con poblaciones sudamericanas actuales, como reveló un estudio realizado en 2015, cuyos resultados inducían a pensar que una o más poblaciones, relacionadas pero distintas, cruzaron alrededor del mismo período de tiempo hacia América, y al menos uno de estos grupos tenía lazos adicionales con una población asiática que también contribuyó a los actuales Papuano y Onge.
El nuevo estudio confirma de manera directa que los múltiples linajes representados en los nativos americanos proceden en su totalidad de poblaciones del Asia continental. Lo que resulta intrigante, en todo caso, es que la migración a América sucedió hace aproximadamente 20.000 años, pero el individuo de Tianyuan tiene el doble de antigüedad. Por tanto, la diversidad poblacional representadas en América habría persistido en el Asia continental en dos o más poblaciones diferenciadas desde hace 40.000 años.
El hombre de Tianyuan es solo un individuo, pero la secuenciación profunda de su genoma por parte de la profesora Fu y su equipo pone de manifiesto la complejidad de la separación entre europeos y asiáticos antiguos y apunta hacia un paisaje genético diverso entre los humanos de Asia oriental. Su estudio también revela que Tianyuan procede de una población que está relacionada con los asiáticos orientales actuales, pero no es su ancestro directo, lo que sugiere que varias poblaciones genéticamente diferenciadas estaban establecidas en Asia desde hace 40.000 años hasta la actualidad.
El genoma del hombre de Tianyuan nos muestra que entre hace 40.000 años y el presente, hay cantidad de preguntas sin respuesta acerca de las poblaciones pasadas de Asia, y el ADN antiguo puede aportar mucho para encontrar las respuestas.

Leer Más

miércoles, 18 de octubre de 2017

El pecio de Anticitera alberga aún grandes estatuas de bronce
by LB Paleorama - 0


El yacimiento es célebre por el hallazgo del llamado "mecanismo de Anticitera", una máquina que predice fenómenos astronómicos

Casi 120 años después de localizar un gran pecio de época clásica junto a la pequeña isla griega de Anticitera, entre cuyos restos apareció un sofisticado mecanismo para predecir fenómenos astronómicos, y que desde entonces se conoce como Mecanismo de Anticitera, nuevas excavaciones revelan importantes hallazgos bajo los restos del infortunado barco. A las estatuas de bronce recuperadas a principios del siglo XX se suma ahora un brazo masculino ya recuperado, y la sospecha de haber localizado un conjunto de entre 7 y 9 estatuas de tamaño natural. Este tipo de hallazgos de estatuas de bronce es especialmente importante porque durante la Antigüedad y la Edad Media estos materiales se reutilizaban y la mayor parte de estatuas realizadas con metal no han sobrevivido hasta nuestros días. La próxima primavera se reanudarán los trabajos subacuáticos, y el equipo tratará de retirar los grandes bloques de roca que sepultan parcialmente el pecio, y que probablemente se depositaron allí al producirse un fuerte terremoto en la zona en el siglo IV d.C.

Fecha de Publicación
4 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
The Guardian
Fuente de las imágenes
The Guardian
Palabras clave:
mundo grecorromano, griegos, Anticitera, Grecia, pecio, estatua, bronce, mecanismo, moda
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
Arqueólogos subacuáticos han recuperado un brazo de bronce de un antiguo barco hundido junto a la isla griega de Anticitera, donde se cree que yacen los restos de al menos otras siete estatuas de valor incalculable procedentes del periodo Clásico.
Los buceadores encontraron el brazo derecho, cubierto de concreciones y óxido verde, bajo medio metro de sedimento en la loma de rocas diseminadas donde el barco y su carga descansan en la actualidad. La enorme nave, quizá de 50 metros de eslora, navegaba desde Asia Menor hacia Roma en el año 1 a.C. cuando naufragó cerca de esta diminuta isla entre Creta y el Peloponeso.
El equipo del proyecto, del eforado griego de arqueología subacuática y la universidad sueca de Lund, descubrió el brazo enterrado con un detector de metales submarino que ha revelado la presencia de otros grandes objetos de metal ocultos bajo el lecho marino en las inmediaciones del hallazgo.
"Lo que estamos viendo es que estas esculturas están entre medias y debajo de los bloques de roca", ha declarado Brendan Foley, codirector de las excavaciones por parte de la Universidad de Lund. "Pensamos que esto implica que un mínimo de siete, y potencialmente nueve, esculturas de bronce aún nos esperan ahí abajo". Los bloques que recubren los objetos de metal detectados pesan varias toneladas y podrían haber caído sobre el pecio durante un gran terremoto que golpeó Anticitera y las islas del entorno en el siglo IV d.C.
El brazo de bronce, probablemente perteneciente a una estatua de un varón, es la pieza estrella de la campaña de excavación de este 2017. Entre otros objetos los buceadores han recuperado un fragmento decorado de mármol rojo, una jarra de plata, secciones de madera encsamblada procedentes de la estructura del barco y un hueso humano. El pasado año, el equipo encontrço el cráneo, dientes, costillas y otros huesos de un individuo que murió en el naufragio. Desde entonces se ha podido extraer ADN del cráneo y averiguar el sexo del individuo y su procedencia. Hasta que estos datos sean publicados, la persona ha sido bautizada como Pamphilos, ya que los buceadores encontraron este nombre, que significa "amigo de todos", grabado en una copa enterrada que estaba decorada con una escena erótica.
El pecio de Anticitera se dio a conocer por primera vez en 1900 cuando recolectores de esponjas griegos localizaron los restos a 50 metros de profundidad. Los arqueólogos han recuperado desde entonces espectaculares estatuas de mármol y bronce, vidrios y cerámicas decorados, asombrosas piezas de joyería, y un sorprendente dispositivo, el "mecanismo de Anticitera", que recreaba el movimiento de los cielos. Durante las excavaciones de 2017, los buceadores han hallado un disco de bronce que puede ser una nueva pieza de este mecanismo.
Pero también previamente se habían recuperado valiosas estatuas del barco hundido. En la década de 1900, los arqueólogos que trabajaban en el yacimiento sacaron a la superficie fragmentos de un bello bronce helenístico, llamado el Joven de Anticitera. La estatua se conserva en la actualidad en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas junto con una impresionante cabeza de bronce bautizada como el Filósofo de Anticitera, también procedente del pecio. Ambas estatuas datan del siglo IV a.C., lo que plantea la cuestión de cómo llegaron a estar abordo del infortunado barco 300 años después.
Jens Daehner, conservador asociado de antigüedades en el Museo J Paul Getty de Los Ángeles, ha declarado que el pecio de anticitera ya ha proporcionado importantes estatuas de bronce. "La oportunidad de recuperar otro conjunto de estatuas de tamaño real asociado al pecio es extraordinario, porque los bronces suelen aparecer aleatoriamente bajo el mar, enganchados por redes de pesca o encontrados casualmente por buceadores", dice. "Esos hallazgos no son excavados como en Anticitera, donde los arqueólogos pueden excavar y documentar el contexto completo, lo que proporciona todo tipo de valiosos datos como por ejemplo cuándo fueron transportadas las esculturas y por qué estaban en el barco: para comerciar, como botín, o como metal para reciclar".
La industria de reciclado de bronce era enorme en época clásica y posteriormente en el periodo medieval, provocando la destrucción de incontables estatuas y otros objetos. Por esta razón, muchos de los ejemplares de estatuas de bronce que sobreviven estuvieron alguna vez perdidos bajo el mar. "Las esculturas de bronce antiguas en general son raras debido al reciclaje de metal en la antigüedad y después. Pensamos en aquellas procedentes del mar como las que se libraron", dice Daehner. "Cualquier oportunidad de recuperar más esculturas griegas en cualquier material, pero particularmente en bronce, no debería perderse".
Para recuperar las estatuas hará falta un gran esfuerzo. Los buceadores tendrán primero que retirar los bloques de roca, ya sea desplazándolos o taladrando agujeros en las rocas y rellenándolos con un mortero que se expande hasta fracturar la piedra. Otra opción es romper los bloques con pequeñas cargas que suelen utilizarse en rescates de personas atrapadas en cuevas submarinas que se derrumban. Pero incluso si las estatuas pueden ser sacadas a superficie, se romperán y necesitarán costosas reconstrucciones y trabajos de conservación muy prolongados en el tiempo.
Las estatuas no son los únicos objetos que los excavadores esperan encontrar. Las últimas excavaciones descubrieron una amalgama de material con un disco de bronce que coincide en tamaño con las ruedas dentadas que conforman el mecanismo de Anticitera. Dañado por un mango de herramienta, el dispositivo mostraba el movimiento del sol, la luna y los planetas en el cielo, pero no todas sus piezas han sido aún recuperadas. "El disco tiene un aspecto realmente emocionante", dice Andrew Ramsey, experto en tomografía computerizada en Nikon Metrology, que ha usado este tipo de escáneres para leer las inscripciones de las piezas originales del mecanismo. Pero este disco podría ser algo completamente diferente. Las imágenes preliminares de rayos x no revelan dientes, sino la imagen de un toro, lo que podría indicar que el disco era en realidad un elemento decorativo.
Mike Edmunds, profesor emérito de astrofísica en la Universidad de Cardiff y miembro del Antikythera Mechanism Research Project, afirma que los hallazgos son impresionantes. "Están logrando ser muy buenos en la detección de elementos de bronce, lo que genera la posibilidad de que sean capaces de encontrar o las piezas que faltan del mecanismo y que sabemos que existieron por el análisis de sus inscripciones, o una nueva pieza de mecanismo, o incluso otro ejemplar que estuviera siendo transportado, y eso sería muy emocionante".
El equipo regresará al pecio en primavera, esperando encontrar nuevas piezas relevantes. "No se trata solo de las esculturas de bronce", dice Foley. "Estamos dentro de la bodega del barco ahora, así que todas las otras cosas que estaban siendo transportadas deberían estar también ahí abajo. Cada día va a ser como la apertura de la tumba de Tutankamón".

Leer Más

lunes, 16 de octubre de 2017

El comercio de cobre a través de los Alpes durante el Neolítico
by LB Paleorama - 0


Un hallazgo en el cantón suizo de Zug muestra la predominancia del sur europeo en la fabricación de objetos de cobre a finales del Neolítico.

El hecho de que Ötzi, el hombre neolítico hallado momificado en los Alpes, portase un hacha de cobre procedente de la zona italiana de Toscana, ha suscitado diferentes teorías sobre su origen y estilo de vida. El reciente hallazgo de una hoja de hacha de cobre de muy similares características y composición en el yacimiento palafítico de Riedmatt (Suiza) ha hecho que el hacha de Ötzi deje de ser un "unicum" y comencemos a comprender algo más de los intercambios comenrciales entre el norte y el sur de los Alpes, aparentemente una muralla infranqueable, hace unos 5.000 años.

Fecha de Publicación
3 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Swiss Info
Fuente de las imágenes
Swiss InfoArchäologische Informationen
Palabras clave:
prehistoria, neolítico, Riedmatt, Suiza, palafito, hacha, cobre, comercio, economía
Bibliografía científica, publicación original
Archäologische Informationen

  •  
  •  
  •  
Traducción: Laura Benito Díez.
¿Tenía Ötzi parientes en Suiza? Nueva información ha emergido recientemente acerca de un descubrimiento arqueológico en Suiza que señala relaciones significativas entre áreas al norte y al sur de los Alpes hace 5.000 años.
Durante años, los arqueólogos han estado estudiando la hoja de un hacha de cobre hallada en el yacimiento palafítico de Riedmatt, en el cantón suizo de Zug en 2008. Fue probablemente depositada en el agua como una ofrenda sacrificial hace unos 5.000 años.
Recientemente, según una investigación de la Universidad de Berna, se han dado a conocer unos sorprendentes resultados: la forma y el material de la hoja son prácticamente idénticos a los que fueron utilizados por las gentes del Neolítico que habitaban mucho más al sur, incluyendo a Ötzi, el "Hombre de los Hielos" hallado en los Alpes italianos en 1991.
Este dato implica, según los investigadores, que en contra de lo asumido previamente, el uso del cobre al norte de los Alpes hace 5.000 años estaba fuertemente relacionado e influído por las prácticas realizadas en el lejano sur.
De hecho, ahora asumen que la hoja de Riedmatt viajó hacia el norte desde el sur de la Toscana, igual que la otra pieza hallada junto al cuerpo momificado de Ötzi, en la frontera italo-austriaca.
Los puntos en común entre las dos hojas de hacha hallados a través de análisis químicos sugieren que proceden de un contexto similar de extracción y procesado del cobre en el área rica en mena del entorno de Campiglia Marittima, en Toscana.
Los lazos, tanto culturales como económicos, entre las regiones al norte y al sur de los Alpes durante el Neolítico (que finalizó en torno al 2000 a.C.) eran hasta ahora "incoherentes o infraevaluados", recoge la nota de prensa. Con este hallazgo, es posible que importantes vacíos en la investigación sobre las construcciones palafíticas de la época puedan ser completados.

Leer Más

miércoles, 11 de octubre de 2017

Tecnología lítica sudafricana indica relativa sedentarización hace 58.000 años
by LB Paleorama - 0


El estudio de repertorios líticos procedentes del abrigo de Sibudu parece avalar esta teoría

En la mayoría de las ocasiones a lo largo de la historia humana, los cambios tecnológicos están acompañados de otro tipo de transformaciones que son más difíciles de identificar a partir del registro arqueológico. El estudio detallado de los conjuntos de herramientas de niveles con diferentes cronologías procedentes del abrigo sudafricano de Sibudu abre la puerta a identificar uno de esos puntos de inflexión que van marcando nuestra historia. Los investigadores han identificado un cambio tecnológico hace unos 58.000 años que parece ir acompañado de una mayor permanencia en el territorio y la explotación de recursos más cercanos al yacimiento, por lo que podríamos estar hablando de un cierto proceso de sedentarización, o al menos de reducción de la movilidad de estos grupos humanos.

Fecha de Publicación
10 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressN+1PHYS.org
Fuente de las imágenes
PLOS ONE
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, Sibudu, Sudáfrica, lítica, tecnología, Howiesons Poort, economía
Bibliografía científica, publicación original
PLOS ONE

  •  
  •  
  •  
Un equipo científico de la universidad sudafricana de Witwatersrand ha realizado un completo estudio de los repertorios de herramientas de sílex que aparecen en distintos niveles fechados con cronologías absolutas procedentes del abrigo de Sibudu, en una zona rocosa cercana a Tongaat en KwaZulu Natal (Sudáfrica).
La secuencia arqueológica del yacimiento es muy extensa cronológicamente, y además muy diversa, lo que permite realizar estudios comparativos de los distintos conjuntos de herramientas que aparecen en los niveles de ocupación.
En el trabajo desarrollado por Paloma de la Peña y Lyn Wadley, ambos pertenecientes al Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad de Witwatersrand, se han analizado las herramientas pertenecientes al horizonte denominado Howiesons Poort, datado hace entre 65.000 y 62.000 años, y se han comparado con un conjunto posterior, procedente de niveles datados en unos 58.000 años de antigüedad.
Las herramientas de Howiesons Poort se caracterizan por la abundante presencia de objetos en forma de media luna, realizadas a partir de hojas largas y finas principalmente de dolerita, y en algunas ocasiones de cuarzo. Estos objetos se enmangaban en vástagos o mangos en distintas posiciones y ángulos. Para fijarlos se empleaban diferentes adhesivos naturales que en ocasiones incluían ocre rojo.
También se conocen ejemplos de herramientas de hueso, incluyendo la que es una de las puntas de hueso más antiguas que se conocen en la actualidad.
Las herramientas características de Howiesons Poort fueron sustituidas hace en torno a 58.000 años por un repertorio mucho más sencillo tecnológicamente, y que podía producirse con mayor rapidez. Para ello se utilizaba otro tipo de piedras, como son la cuarcita y la arenisca, que se encuentran mucho más cerca del yacimiento de Sibudu que las materias primas utilizadas con anterioridad.
También se aprecia un cambio en el uso del ocre, aparecen gran cantidad de piedras de amolar, utilizadas en muchas ocasiones para moler este pigmento natural.
Las evidencias apuntan a que hace unos 58.000 años los grupos humanos de la zona comenzaron a pasar mucho más tiempo en Sibudu, y se produjo una más rápida acumulación de sedimentos en el yacimiento que en periodos anteriores. Esto unido a una mayor explotación de materias primas cercanas en detrimento de las que implicaban mayores desplazamientos subraya un punto de inflexión en las pautas de ocupación del territorio, aunque por ahora no se ha podido estimar si se produjo un aumento poblacional.

Leer Más

martes, 10 de octubre de 2017

Jornada científica sobre Olduvai en el MAN
by LB Paleorama - 0


El Museo Arqueológico Nacional acoge esta jornada de conferencias sobre la cuna de la humanidad


Fecha de Publicación
10 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Museo Arqueológico Nacional
Fuente de las imágenes
Museo Arqueológico Nacional
Palabras clave:
agenda, conferencias, prehistoria, paleolítico inferior, Olduvai, Tanzania, Museo Arqueológico Nacional, Madrid
Bibliografía científica, publicación original


La Universidad de Alcalá y el Museo Arqueológico Nacional organizan el próximo 25 de octubre esta jornada científica sobre uno de los lugares clave para comprender el desarrollo de los primeros homínidos en el corazón de África.
La garganta de Olduvai posee un importantísimo registro fósil sobre la vida de los primeros homínidos que caminaron erguidos sobre sus piernas. Desde 2006 un equipo científico compuesto por españoles y tanzanos investiga en este emblemático lugar, recuperando importantes restos fósiles para la investigación, y estudiando el origen del comportamiento humano.
Los yacimientos conocidos en torno a la garganta tienen una edad de 2 millones de años, y en el momento de su descubrimiento eran los yacimientos más antiguos conocidos con restos de homínidos.
La jornada contará con varios de los integrantes españoles del equipo de investigación, que darán a conocer los principales hallazgos de sus áreas de conocimiento. El evento tendrá lugar en el Salón de Actos del Museo Arqueológico Nacional, entre las 9.30 y las 18.30 horas.

Programa

9:30 - Presentación

Fernando Galván, Sr. Rector Magnífico de la Universidad de Alcalá de Henares
Carmen Cacho, Departamento de Prehistoria, Museo Arqueológico Nacional

9:30 - E. Baquedano (Museo Arqueológico Regional, Madrid)
Una visión historiográfica de la paleoantropología africana

10:30 - M. Domínguez-Rodrigo (Universidad Complutense de Madrid, Madrid)
Desentrañando la organización social de los primeros humanos. Un proyecto de investigación sobre un conjunto excepcional de yacimientos en el lecho I de Olduvai (Tanzania)

11:15 - Pausa café.

11:45 - J. Yravedra (Universidad Complutense de Madrid, Madrid)
Comportamientos humanos en el lecho II de Olduvai: el ejemplo de BK

12:30 - D. Uribelarrea (Universidad Complutense de Madrid, Madrid)
La importancia de los ríos en la vida de los primeros humanos: reconstrucción de dos paleopaisajes de Olduvai

13:15 - F. Diez-Martín (Universidad de Valladolid)
FLK West y el origen del Achelense en Africa

14:00 Pausa comida.

17:00 - J. Panera (Centro Nacional de Evolución Humana, Burgos)
Variabilidad en el comportamiento del Homo ergaster en la primera fase del tecnocomplejo achelense de la garganta de Olduvai: el yacimiento de Thiongo Korongo (1.3 Ma)

17:45 - J.M. Maíllo (Universidad Nacional de Educación a Distancia, Madrid)
La Middle Stone Age en el norte de Tanzania

18:30 - Debate

Leer Más

Cuándo nos dimos cuenta de los peligros de la endogamia
by LB Paleorama - 0


¿Realmente neandertales y humanos modernos tenían distintas actitudes hacia esta cuestión?

En ocasiones, las publicaciones científicas nos regalan casi al mismo tiempo con titulares excluyentes o prácticamente opuestos. Recientemente Science ha recogido dos estudios de ADN, uno centrado en una mujer neandertal procedente de Croacia,y otro el cuatro individuos de Homo sapiens sapiens inhumados en Shungir (Rusia). En el caso de los individuos de Shungir el estudio plantea la existencia hace 34.000 años de una cuidadosa estrategia de apareamientos que aportase a las poblaciones una gran diversidad genética, que habría supuesto una ventaja estratégica frente a los neandertales. El otro estudio, el de la mujer neandertal, aporta nuevos datos que rompen con la imagen previa de una alta consanguinidad en los grupos neandertales. Ante una cantidad de secuencias de ADN tan exigua frente al tamaño total de las poblaciones, solo queda ir pacientemente sumando datos e identificando tendencias, en lugar centrarnos en datos llamativos pero aislados.

Fecha de Publicación
6 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
Europa PressEfe FuturoScience News
Fuente de las imágenes
University of Cambridge
Palabras clave:
prehistoria, paleolítico medio, paleolítico superior, neandertales, homo sapiens sapiens, endogamia, intercambios sexuales, estrategias, ADN, Shungir, Rusia, Vindija 33.19, Croacia, sexo
Bibliografía científica, publicación original
Science (1)Science (2)

Recientemente se han publicado dos estudios cuyas conclusiones se relacionan con las estrategias de apareamiento de nuestros antepasados, uno de ellos se refiere a Homo sapiens sapiens, mientras que el otro se refiere a los extintos neandertales. Y una vez más, tratan de ponerse sobre la palestra las hipotéticas diferencias entre humanos anatómicamente modernos y neandertales para tratar de explicar por qué una especie desapareció y la otra prevalece.
Por un lado, ha aparecido en Science el estudio genético de una serie de individuos de comienzos del Paleolítico superior procedentes de Shungir, un célebre yacimiento paleolítico de Rusia, cuyos niveles de uso se han datado en torno a 34.000 años de antigüedad. Allí se localizaron inhumaciones de un adulto de sexo masculino y dos individuos juveniles, junto a los restos parciales procesados intencionalmente de otro individuo adulto. Todos estos restos óseos se hallaron acompañados de abundantes elementos de ajuar.
El hecho de localizar a estos individuos enterrados juntos podría inducir a pensar que existieron estrechos lazos de parentesco entre ellos, algo que la genética permite comprobar. Un equipo científico formado por investigadores de diferentes universidades europeas ha secuenciado por completo el ADN conservado en estos restos óseos, y han quedado sorprendidos al constatar que las relaciones de parentesco entre los individuos en ningún caso eran de primer grado. Al parecer, como mucho se trataría de primos segundos, incluso en el caso de los dos individuos jóvenes que aparecían depositados en la misma tumba.
A partir de estos resultados, los investigadores han inferido la existencia de un complejo sistema de redes de apareamiento que garantizase la llegada de nuevo material genético a los pequeños grupos familiares en los que se organizarían estas sociedades recolectoras. De hecho, Eske Willerslev, investigador de las universidades de Cambridge y Copenhague, está convencido de que existió todo un sistema diseñado ad hoc, intencional y planificado, ya que, según sus palabras, si estos grupos de población se hubieran mezclado al azar habría muchos más casos de endogamia.
Junto a esta propuesta, los investigadores proponen además que este tipo de estrategia habría podido ser una ventaja adaptativa de Homo sapiens sapiens frente a los neandertales que, según los genomas secuenciado hasta ahora, parecen haber tenido una alta consanguinidad.
Curiosamente, de nuevo en Science, se acaba de publicar a su vez un estudio genético sobre el ADN de una mujer neandertal, Vindija 33.19, cuyos restos fueron hallados en una cueva de Croacia, y a la que se atribuye una antigüedad de 52.000 años. Su secuencia de ADN se ha utilizado para analizar las divergencias genéticas entre los neandertales, los denisovanos, y los humanos modernos.
Entre otros datos, el ADN de Vindija 33.19 nos cuenta que los humanos actuales tenemos un mayor porcentaje de ADN neandertal de lo que se pensaba anteriormente, según este último estudio, entre un 1,8 y un 2,6%. Pero además, el ADN de Vindija 33.19 matiza la información previa disponible acerca de la consanguinidad de los neandertales en base a su ADN.
Previamente, tan solo se había secuenciado el genoma de 5 individuos neandertales. De entre ellos, destacaba por la calidad de la información obtenida, el conocido como "Neandertal de Altai". Precisamente en base a su ADN, los científicos habían determinado que los neandertales formaban comunidades de individuos compuestas por unos 3.000 miembros en edad reproductiva, y que gran parte de ellos eran medio hermanos, por lo que sería habitual que se apareasen entre miembros de una misma familia.
Sin embargo, el genoma de Vindija 33.19 no presenta este tipo de evidencias, por lo que, de haber exisitido esas prácticas, no tendrían por qué haberse dado en todos los grupos poblacionales de neandertales.
En conjunto, todos estos datos vienen a reflejar que ante un conjunto tan fragmentario y reducido de genomas, cada nuevo estudio puede dar un vuelco a las interpretaciones previas, ya que el tamaño de la muestra es ínfimo con respecto a la población total de neandertales, o de humanos modernos primitivos. Probablemente, hace 52.000 años el bagaje de los neandertales, de decenas de miles de años, les hubiese permitido deducir los inconvenientes de una fuerte consanguinidad en cuanto a la salud de los individuos. Y por otro lado, es posible que los humanos modernos de la zona de Shungir buscasen parejas fuera de sus grupos familiares sin haber desarrollado necesariamente una estrategia específica para ello. Todos estos estudios contribuyen a construir nuestro pasado, pero cada uno de ellos suma nuevas variables y perspectivas, por lo que resulta más importante buscar los puntos de unión que marquen un hilo conductor que centrarnos en datos llamativos pero aislados.

Leer Más

viernes, 6 de octubre de 2017

Gran exposición monográfica sobre el yacimiento neolítico de La Draga
by LB Paleorama - 0


La magnífica conservación de la materia orgánica en el entorno del Lago de Banyoles nos brinda una oprtunidad única de conocer el día a día de este poblado neolítico

El poblado neolítico de La Draga (Banyoles, Gerona) es un ejemplo excepcional de la vida de una comunidad del noreste peninsular hace 7.400 años. Al situarse junto a un lago, se han dado las condiciones de conservación adecuadas para que elementos como la madera o el cuero hayan sobrevivido hasta la actualidad. El Museu d'Arqueologia de Catalunya acoge actualmente la primera gran exposición monográfica sobre el yacimiento, en la que podremos observar piezas excepcionalmente conservadas y vivir la experiencia de adentrarnos en el poblado gracias a la realidad aumentada.

Fecha de Publicación
6 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
SincCSICMACBarcelona
Fuente de las imágenes
MACBarcelona, @macarqueologia, @cultura_cat, @CSICCat, @patrimonigencat
Palabras clave:
agenda, exposición, La Draga, Neolítico, Barcelona, Museu d'Arqueologia de Catalunya
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
El espectacular yacimiento neolítico de La Draga es uno de los poquísimos enclaves lacustres del periodo conocidos fuera del área alpina. Una de sus peculiaridades es la formación de ambientes anaerobios, sin oxígeno, en los que se conserva la materia orgánica en excelentes condiciones. Esta circunstancia ha permitido que las sucesivas excavaciones en el yacimiento hayan proporcionado abundantes objetos de la vida cotidiana de este poblado de 7.400 años que de otro modo no habríamos podido conocer, ya que habrían desaparecido con el paso del tiempo.
La gran relevancia de los hallazgos ha llevado al Museu d'Arqueologia de Catalunya a producir por primera vez una exposición monográfica sobre el yacimiento de La Draga, en la que además de poder ver valiosas piezas arqueológicas, se puede disfrutar de una recreación en realidad aumentada del poblado, obteniendo una experiencia mucho más inmersiva.

Fecha: del 28 de septiembre de 2017 al 4 de febrero de 2018.
Lugar: Museu d'Arqueologia de Catalunya, Passeig de Santa Madrona, 39-41, Barcelona
Contacto: Joan Muñoz
Email: joanmunoz@gencat.cat
Teléfono: 934232149

Leer Más

Los pasadizos subterráneos de Castillejo del Bonete revelan nuevos secretos
by LB Paleorama - 0


Fósiles traídos de otros lugares, pigmento rojo y grabados, entre los nuevos hallazgos en el espectacular yacimiento de Terrinches (Ciudad Real)

El complejo funerario y ritual de Castillejo del Bonete (Terrinches, Ciudad Real) nos sumerge en el mundo de las creencias de las comunidades que habitaban la comarca de La MAncha durante la Edad del Bronce. Se trata de un lugar funerario muy singular, compuesto por túmulos bajo los que hay una red de túneles subterráneos. Los enterramientos y objetos depositados allí no dejan de sorprendernos, como es el caso de un bloque de caliza cuajado de fósiles de bivalvos, tallado y grabado, y depositado allí intencionalmente. La roca del entorno no contienen fósiles, por lo que se considera un nuevo indicio de la preeminencia del lugar y su función aglutinadora de gentes de diversa procedencia. El origen de la roca aún está en proceso de localización, por lo que es posible que su procedencia pklantee nuevos retos a la investigación.

Fecha de Publicación
4 de octubre de 2017
Fuentes de información digital utilizadas
El Digital CLMLanza DigitalCLM 24
Fuente de las imágenes
El Digital CLMTerrinches Patrimonio Arqueológico
Palabras clave:
edad de los metales, edad del bronce, Castillejo del Bonete, Terrinches, Ciudad Real, mundo funerario, creencias, fósiles, horóscopo
Bibliografía científica, publicación original


  •  
  •  
  •  
El yacimiento arqueológico de Castillejo del Bonete, en Terrinches (Ciudad Real), es un espectacular complejo funerario de la Edad del Bronce, compuesto por túmulos bajo los que se extiende una red de pasadizos subterráneos que van proporcionando sorprendentes hallazgos.
Los enterramientos documentados en el complejo están acompañados por objetos de significado ritual, algunos de ellos de lejana procedencia, que han llevado al equipo arqueológico a plantearse que se trate de un lugar de gran significación cultural y en especial dentro del plano espiritual, que atrajese a gentes de diversas procedencias.
Recientemente, un equipo de expertos integrado por Primitiva Bueno y Rodrigo de Balbín, catedráticos y especialistas en Arte Prehistórico de la Universidad de Alcalá de Henares, y por Graciela Delvene y Eleuterio Baeza, paleontólogos y expertos en fósiles jurásicos, ha explorado las galerías subterráneas del conjunto, hallando rstos de pigmentos rojos y grabados esquemáticos.
Una de las premisas de la expedición era comprobar si las rocas del entorno son fosilíferas, ya que uno de los hallazgos más llamativos de las galerías es un bloque de caliza, tallado intencionalmente y acompañado de grabados, donde se observan abundantes fósiles de bivalvos.
Los paleontólogos han confirmado que la roca de la zona no contiene fósiles, por lo que el bloque de caliza habrías sido transportado desde otra localización, que por ahora se desconoce. La movilidad de objetos y personas en este contexto y cronología queda reflejada también en la alimentación de algunos de los difuntos enterrados en el conjunto, ya que en algún caso se ha podido determinar el consumo regular de proteína de pescado.
Otros objetos importados localizados en campañas arqueológicas previas son piezas de marfil talladas en forma de botón, o cuentas de collar realizadas sobre variscita.
“Estamos empezando a entender el significado de estos objetos, además de otros muchos materiales encontrados como ajuar en los enterramientos prehistóricos de estos túmulos, gracias al esfuerzo de un extenso equipo interdisciplinar de especialistas que trabajan con nosotros de forma coordinada. Existen evidencias cada vez más fundadas de que Castillejo del Bonete fue en la Prehistoria un lugar central de referencia, al cual venía gente significada procedente de lugares muy distantes a ser enterrados”, ha declarado Nicasio Peláez, alcalde de Terrinches.
El espacio sagrado de Castillejo del Bonete tiene una clara orientación solar, atestiguada por arqueoastrónomos del Instituto de Astrofísica de Canarias, y se encuentra alineado con el solsticio de invierno.

Leer Más